¿Cuál será el futuro de la cultura en Antioquia?

Por Diego Londoño
@Elfanfatal

 Este año la cultura en Antioquia no empezó bien, y no quiero sonar alarmista, pero solo hasta el pasado lunes 28 de marzo, conocimos el nombre de la persona que fue elegida desde la Gobernación de Luis Pérez Gutiérrez para dirigir esta parte fundamental e imprescindible para muchos de nosotros.

 Tengo que confesar que ese mismo lunes tenía ya escrito un texto que se preguntaba ingenuamente por qué razón la Gobernación no se había pronunciado ante el tema cultural. El hecho es que ya revelaron el nombre de la persona que dirigirá por cuatro años la cultura en Antioquia, fue una de las últimas en nombrar de todo el gabinete. Se trata de la jurista Laura Emilse Marulanda, su currículum cuenta que es abogada de la Universidad de Medellín con especialización en derecho administrativo, en gerencia pública y maestría en administración. Se ha desempeñado en cargos públicos como secretaria de la Contraloría de Medellín, en la Contraloría de Antioquia y en la Contraloría del municipio de Itagüí. Además, también actuó como contralora delegada para la gestión pública y las entidades financieras de la Contraloría de la Nación.

 Este texto no pretende nada más que poner sobre la mesa de debate el perfil necesario para la dirección cultural del Departamento, esto con una única intención, que el camino lleno de música, letras, colores y movimientos, vaya por pavimento y no por carretera destapada. Los anteriores cuatro años fueron de mucha evolución gracias a un personaje que sabe, que entiende y vive la cultura, Juan Carlos Sánchez, quién tiene una carrera de más de diez años trabajando para el sector público y 22 años para la cultura, ahora es el Subsecretario de Bibliotecas de Medellín, y como cereza al helado, es el baterista de la banda de rock Nepentes. En el caso de Emilse es una persona con carrera en lo público y en lo jurídico, pero ¿Será ese el perfil para un director de cultura?

 A veces es cierto eso de que necesitamos gerentes para la cultura, para la música, pero gerentes que sean sensibles a cada manifestación, que se les haya visto en una obra de teatro, en un concierto o tocando un instrumento. Puedo pecar por atrevido, pero a la señora Emilse nunca la he visto en actos culturales, no sé ustedes. Eso en mi concepto es vital. Para dirigir cultura hay que vivirla y no uno o dos años, sino toda una vida.

 Para esta persona, evidentemente hay unos retos importantes como el cubrimiento cultural de toda Antioquia, llegar a cada rincón con formación y circulación. También, la aplicación del Plan Departamental de Cultura, y la continuación de la Política Pública de Cultura que adoptó la Asamblea Departamental. Además la apropiación del Palacio de la Cultura como eje de encuentro de los demás municipios y regiones, y la ejecución de proyectos exitosos que dejó la administración anterior como Altavoz Antioquia, Altavoz Escolar o los Estímulos al Talento Creativo.

 Ojalá esta decisión sea beneficiosa para la cultura en el Departamento, ojalá se supere el nivel de trabajo y propuesta de la dirección anterior. Eso es lo que queremos todos. Lo que sí es claro, es que debemos ser exigentes con este asunto que afecta directamente las expresiones artísticas y nuestro día a día conviviendo con la cultura.

¿Qué le espera a Altavoz?

monicaviola

Por Diego Londoño

diego@musicasomos.net

Altavoz, desde su creación en el año 2004, ha caminado aprendiendo de su experiencia, la de los músicos y también, la de todos los asistentes y partícipes no solo a los tres días de festival internacional, sino al proceso de todo el año. El festival, paso a paso se ha hecho a una historia, bien o mal, que ha aportado a la profesionalización del rock en Medellín.

Caifanes, Sepultura, Robi Draco Rosa, The Skatalites, La maldita vecindad, Carajo,  Kreator, The adicts, entre muchas otras bandas de nivel mundial; un manojo impresionante de buenas bandas de Medellín y Colombia y miles de almas vibrando con el rock, han hecho parte de estos ocho años de la voz de un festival de convivencia, cultura, rock y ciudad.

Llegó el año 2012 con un sin sabor musical, organizativo, logístico y presupuestal para el Altavoz. El año anterior no fue bueno, sin duda alguna. Todos lo saben, la ausencia de dirección y de organización experimentada en el año 2011 catapultó el festival a un hueco evidente que preocupó a las bandas y a los espectadores que año a año siguen los conciertos clasificatorios, los lanzamientos, los conversatorios especializados y por supuesto, los tres días de convivencia con el rock.

Recientemente fue nombrada la nueva directora y el productor del festival, ellos son Mónica Moreno y David Viola, los punkeros representativos de la agrupación I.R.A. La experiencia musical y de autogestión es evidente en sus años de trabajo con el punk. Esta pareja enamorada del rock, esperamos aporte orden y prioridad a las bandas y a la música, que es en realidad lo que importa.  Lo que sí puedo afirmar de entrada, es que fortalecerán las bases ideológicas del festival, como un verdadero festival de rock.

Al escuchar su nombramiento, también surgieron preguntas alrededor de la escena musical. ¿Son los personajes indicados para re direccionar el rumbo del festival?, ¿Fue una buena elección?, ¿Sacarán a Altavoz del hueco en el que se encuentra? Todas estas incógnitas se resolverán con el tiempo. El festival se construye entre todos; los bares, ensayaderos, promotores culturales, medios de comunicación, teatros, gobierno, músicos, espectadores, no solo son ellos. Hay que seguir caminando y aprendiendo de los errores, ¡Bienvenidos Mónica y Viola, cuenten con el apoyo de esta ciudad, de igual manera, esperamos resultados!