Juanes, el rock que no se caspió

Sucedió hace 10 años. Ekhymosis.  / A-1-1285325.jpg

Juan Esteban Aristizábal Vásquez es un rockero, de verdad. Es algo que no tiene discusión, y si alguien es colombiano y si conoce la arqueología de la historia de nuestro rock nacional, lo sabe y, sobre todo, entiende su camino y su lucha.

Más allá de su contienda, hablemos de su trayectoria, de su participación en bandas de metal como Agony, Ekhymosis, y de su carrera como solista, un sueño hecho realidad, criticado y cuestionado, una utopía cantada en una canción de vida.

La guitarra ha sido su aliada en todos momento, desde que tocaba el metal más crudo y visceral, pasando por el rock latino y hasta el pop con tintes de urbano. Juanes ha sabido llevar una vida artística diversa, fuera de estereotipos y siguiendo, quizá su corazón, quizá una tendencia comercial; todo es válido y respetable, y la de él es una decisión de vida, existir a toda costa y por completo de la música, y eso más que respetable es admirable.

¡Juanes se caspió! Dijeron muchos desde los años noventa cuando el cantante decidió dejar de interpretar el sonido del metal para hacer su carrera como solista en el pop rock, sin embargo el primer género al que se dedicó no se va nunca, nada que nos pertenece con las fuerzas del corazón desaparece, y con seguridad nunca partió de él. Eso se nota aún en sus conciertos cuando toma la guitarra y es quién decide hacer de manera virtuosa los solos y riffs, como un molde perfecto que lleva con la cicatriz de su historia.

Juanes ha vivido su vida como ha querido, buscando el amor verdadero en cada género: el rock, el metal, el pop, el vallenato, la música parrandera y la raspa. Ha vivido su vida como ha querido porque no se encerró en las montañas de una Medellín radical, y decidió a espaldas de todos, realizar el sueño de vivir de su sonido, de lo que quisiera, de las ganas de que su vida fuera una canción.

Y ese sueño, ahora, se sustenta en los festivales a los que asiste, en los discos que vende, en los premios, en las giras interminables, en el cariño de la gente y sobre todas las cosas, en la felicidad de verse en la realidad que algún momento soñó ¿Qué mejor argumento que ese? la felicidad de no tener un trabajo, sino una pasión.

Y para los rockeros radicales que fundan sus críticas básicas en frases como: “el rockero que se caspió”, solo hay que recordar su paso por festivales como Lollapalooza Chile, Vivo por el Rock Perú, Vive Latino, y ahora su anuncio para el Festival Rock al Parque, sin hablar de la grandísima cantidad de conciertos en festivales rockeros en todo el mundo. También participaciones musicales con Saúl Hernández de Caifanes, Charly Alberti de Soda Stéreo, Sting, Santana, Andrés Calamaro, Steve Vai, Herbie Hancock y su invitación privilegiada a tocar con los reyes, The Rolling Stones. Todo viene y todo va, como las olas apresuradas hacia un destino incierto, gracias a Motorhead, Metallica, y demás grupos de la época nació Ekhymosis, y sin esos ingredientes, Juanes no sería lo que ahora es.

¿Increíble, no? Sí, es de no creer, que un metalero de las calles de Medellín, que siguió su sueño, que trabajó por él y ahora recoja los frutos de ir, como el salmón, contra de la corriente, y sea uno de los músicos que construye y eterniza la historia musical y rockera de nuestro continente.

Y más allá de justificar algo que no lo necesita, la propuesta es disfrutar la música, dejarse sorprender y recordar que esta es el único lugar donde nada nos puede hacer daño. Así que aplausos y voleo de cabeza para Juanes, ese rockero que no se caspió.

Juanes no se queda quieto

156700_1

Juanes toma una nueva piel, como otras cuatro que ha tomado en toda su carrera artística.

Desde el thrash metal con agrupaciones como Agony y Ekhymosis, pasando por el pop, la música carrilera, la balada y hasta el reguetón. Siempre explora, y no sabemos bien si es un exigencia de su empresa discográfica o si es iniciativa propia, pero es un mérito que le da todos los puntos a su favor. No se queda quieto en la comodidad de lo conocido.

Es un disco controversial, sin lugar a dudas, pues complace todas las exigencias de la industria actual. Los productores son Sky y Mosty y eso, de entrada, ya nos da una idea del corte sonoro y además de la apuesta estética de Juanes.

Sin embargo, más allá de eso, lo más interesante de este nuevo proyecto de Juanes es que Mis planes son Amarte, más que un disco, más que canciones o sencillos, es un álbum visual que nos presenta un viaje por el universo sonoro que recorre actualmente este músico.

Ya no sabemos que es pop, ya no sabemos que es reguetón, ya no sabemos que es rock. Pero, ¿saben? Eso también me alegra, no solo Juanes, sino Shakira, Carlos Vives y muchos otros entendieron que, simplemente, se trata de Música.

Reguetón, ¿el nuevo pop?

Maluma-Juanes-y-J-Balvin-homenaje-carlos-vives-colombia-tebanmusic-ipauta-noticias-2016

El reguetón es el nuevo pop, esa afirmación me quedó sonando en la cabeza luego de varias situaciones que llegaron como un azar a mi vida. Ver varios titulares resaltados coloridamente en un par de revistas de entretenimiento en Colombia, conversar con un interprete en ascenso del mencionado género cadencioso, ver las novedades en youtube y los servidores musicales vía streaming y además de eso, escuchar las declaraciones, por un lado de un reguetonero colombiano y por el otro, de un cantante de pop puertorriqueño.

¡Qué grande es la música!¡Qué inmensos son los gustos! Y eso sí que me alegra, pues lo que nos hace grandes a los seres humanos es que tenemos la capacidad de ser universales, y sí, en la música también. Pero es necesario evidenciar claridades, más allá de establecer límites sonoros radicales. El tango nunca podrá ser cumbia, y el rock nunca podrá ser vallenato ¿Por qué? Pues porque el sonido y la tradición musical responden no solo a cómo se mueve el cuerpo o cómo las palmas se sincronizan con un tiempo, sino que también está un factor llamado territorio, y otro llamado historia que se ancla directamente con la memoria y la idiosincrasia.

Y si bien el sentido estético, conceptual y musical del pop es supremamente amplio, también establece patrones rítmicos y conceptos desde ese “popular” tan usado por todos lados hoy en día. Hablar de pop es hablar de arte, de cultura popular, hablar de dance, también de rock, de rhythm and blues o de folk. El pop va más allá de la música. Así que históricamente el pop es un género ecléctico que puede ir desde Michael Jackson, Queen, Madonna, Britney Spears, Backstreet Boys, Camila, Alejandro Sanz, Santiago Cruz hasta Bruno Mars. Así como el reggaetón puede ir desde El general, pasando por El chombo y los Cuentos de la Cripta, Ivy Queen, Tego Calderón, llegando a la actualidad de J Balvin y Daddy Yanki. Los dos son géneros musicales bastos que han tenido su propia historia y desarrollo, y basta simplemente con disfrutarlos ¿Pero, tenemos que mezclarlos y etiquetarlos como la evolución de uno o el retroceso de otro? No creo.

Es claro que Luis Fonsi, Carlos Vives, Shakira, Piso 21, Ricky Martin entre muchos otros, además de ser referentes del pop en sus propuestas, ahora aparezcan como exponentes del reguetón en sus canciones, eso está bien, pero decir que el reguetón es el nuevo pop, significa también desconocer una carretera recorrida que ha dado surgimiento a muchos otros géneros musicales. Esa sería la reguetonización de estos artistas y la popetización de muchos otros (si me valen las expresiones).

Y bien, así el reguetón tenga derivaciones de otros géneros, en este punto del camino no se le puede relacionar ni con el reggae, ni con el dancehall, ni con la champeta, ni con el rap y mucho menos con el pop. Es reguetón, es lo que vende, es lo que suena en todo lugar, es la tendencia. Si vende, ahí está el resultado y es muy respetable, pero la esfera central de la industria musical no debería enfocarse solo en eso, simplemente es algo cíclico y solo debemos aceptar que el sol de este sistema solar actual, por más que muchos no quieran es el reguetón, como en algún momento pasó con el pop, así quisieran verlo como la nueva balada. Pero acá el llamado es otro y quizá ustedes ya lo entendieron. Música para todos. Sigan haciendo sus colaboraciones, sigan compartiendo el sonido, pero a las cosas por su nombre, para mejor claridad y mejor escucha. Una pregunta para finalizar, y más luego de tantos años, se han preguntado: ¿Qué es reguetón? .