Aguilar es el Garré del proceso colombiano

Abel Aguilar es un hombre de confianza del técnico José Pekerman.

Abel Aguilar es un hombre de confianza del técnico José Pekerman.

Antes de la Copa América de Argentina-2011 se le preguntó a Hernán Darío Bolillo Gómez, por qué Abel Aguilar encaja en todos los procesos de las selecciones. Y su respuesta fue “es el más efectivo para los técnicos y el menos vistoso para la tribuna, pero es el respaldo y balance de todos, y cumple diversas funciones en el campo”.

A esa explicación hay que agregarle que es un jugador ganador, de sacrificio, incansable, serio e inconforme, porque siempre busca más para sus equipos. Esto lo tiene hace nueve años en Europa y lo llevó al Toulouse de Francia.

En 1999 el busca talentos costeño Agustín Garizábalo se lo recomendó a Nelson Gallego para que lo respaldara en las divisiones menores del Cali, luego de verlo sobresalir en las selecciones de Bogotá, desde los doce años de edad al lado de Falcao García, Stalin Motta y Rafael Robayo.

Mi hijo ha llegado lejos, porque es un jugador todo terreno, técnico, luchador y las pelea todas en el campo”. Esa es la definición que hace su papá Álvaro Aguilar, quien recuerda que Abel arrancó en el Club Deportivo Los Andinos de número 10 y es un convencido de que será determinante en Brasil.

De ello no le quedan dudas a su mentor Garizábalo, cuando admite que este volante “ha sido el Garré de Colombia desde 2004 con méritos, porque desde que Reinaldo Rueda le dio la oportunidad de debutar a los 19 años en la Selección de mayores se ha sostenido con capacidad. Por algo fue el recuperador de más minutos en la pasada Eliminatoria”.

Si bien al principio lucía algo lento, Garizábalo cree que Kike, como le decían sus familiares en la juventud, se mantiene porque desde que “Gallego lo probó de recuperador en el Cali” se propuso aprovechar su técnica y talla para consolidarse afuera.

Ha sido de ida y vuelta

Los nueve años que lleva en el exterior fueron fundamentales para que Aguilar creciera y se consolidara como “un clásico jugador de entrenador, al ser de ida y vuelta, clave en el camerino y fundamental en la cancha para respaldar”.

Aguilar, el mismo que después de estar a punto de salir debutó en el Cali a los 16 años con Fernando Pecoso Castro y en su estreno con Colombia hizo un gol ante Costa Rica en la Copa América de 2004, resalta su progenitor, se adapta fácil a todos los esquemas.

Por eso suma dos mundiales juveniles (en 2003 fue tercero en Emiratos Árabes), ganó el Suramericano sub-20 de 2005 y además de Rueda y Bolillo Gómez, lo han tenido en sus planes Eduardo Lara, Leonel Álvarez y José Pekerman, quien siempre ha resaltado su sacrificio.

Ese respaldo ha revitalizado al recuperador capitalino con raíces costeñas, ya que su papá nació en El Difícil, población del Magdalena, y se reflejó con su presencia en 11 de los 16 partidos que llevaron al país de vuelta a la Copa Mundo luego de 16 años.

Pese a lucir en la Eliminatoria, Aguilar nunca se conformó y siempre pidió más: “tenemos que acostumbrarnos a ganar, no podemos parar así hayamos avanzado, porque nos tocar mirar hacia adelante y ratificar el buen momento haciendo un buen Mundial”. Así es este volante de contención de gran figuración en España, campeón suramericano juvenil y ahora con Toulouse de Francia.

 

1 comment

  1. oscar mauricio   •  

    Por se le llama jugador de entrenador?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>