Hace 9 años que le cambiaron la vida al profe Montoya

Luis Fernando Montoya mantiene sus motivos para vivir.

Luis Fernando Montoya mantiene sus motivos para vivir.

Nueve años después del hecho violento que lo dejó cuadripléjico, Luis Fernando Montoya tiene su mente más lúcida y mantiene el temperamento que se le conoció en el fútbol y sorprende con sus progresos de salud: recuperó el tono fuerte de su voz, come de manera normal y volvió a sentirse importante gracias al cariño de la sociedad.

“Me acomodaron a otro estilo de vida; fue un cambio de 180 grados jamás solicitado, pero ya dimensionado”. Esta es la síntesis que hace de la tragedia que el 22 de diciembre de 2004, luego de ganar la Copa Libertadores con Once Caldas, lo puso a prueba y lo obligó a recorrer otros caminos para sobrevivir tras ser víctima de un ataque a bala, de parte de unos fleteros, que le quitó la movilidad.

Esos duros momentos en los que “no sabía qué pasaba a mi alrededor y tenía cero independencia” hacen parte del pasado, ya que desde 2007, cuando se propuso aprovechar la solidaridad de los colombianos para dar ejemplo con su capacidad de superación, Montoya empezó a convertirse en un líder positivo.

Es consciente de que “si me entrego, en tres o cuatro días me muero” y por ello prefiere olvidar que no tiene movilidad en sus extremidades superiores e inferiores para enrutarse en aventuras que lo ilusionan con levantarse para ratificar que la fe en Dios y la voluntad sirven para hacer milagros.

“Si volviera a caminar y pudiera mover mis manos pensaría en dirigir para ganarme otra Copa Libertadores y reanudar lo que dejé inconcluso en 2002: dirigir tres años en Europa y manejar la Selección de Colombia con protagonismo en un Mundial”.

Esos deseos podrían pasar de un simple sueño a la realidad, ya que su evolución médica ha cruzado tantas esferas que los especialistas creen posible el milagro que espera Luis Fernando, al lado de su esposa Adriana Herrera y su hijo José Fernando.

Siente cosquillas en el pie

Cinco años estuvo atado al ventilador mecánico, a la pipeta de oxígeno, a la cama silla, a una dependencia total y a comunicarse por señas. Ahora, el profe Montoya, según su esposa Adriana, respira las 24 horas por su cuenta, siente cosquillas en las plantas de los pies, recobró sensaciones a lo largo y ancho de su cuerpo,  mueve un dedo, maneja su cuello, aguanta largas conversaciones, soporta viajes largos en carro y hasta sus jornadas de trabajo. Parece que todavía estuviera dirigiendo al Once Caldas.

Y así se sienta como un mosco en la leche al lado de otros personajes que son referentes mundiales, la Personería de Bogotá lo incluyó en una pancarta junto a Nelson Mandela, la Madre Teresa de Calcuta, Mahatma Ghandi y Martín Luther King para que hiciera más evidente su capacidad de superación.

Admitiendo que solo vive la Navidad en vez de disfrutarla como antes, y asumiendo que esta época es la más difícil del año para él, el profe Montoya está empeñado en ser el Campeón de la Vida y es un convencido de que lo alcanzará poniendo en práctica una de las frases que identificó a Mandela: “la mayor gloria no es nunca caer, sino levantarse siempre”.

Vivir del cariño de la gente, sentir la misericordia de Dios y no perder la esperanza son otras premisas en la casa de los Montoya Herrera, en Caldas. Allí, Adriana vive en contacto con María Auxiliadora para que “Fernando mantenga su evolución y la ciencia avance de tal manera que él y las miles de personas que tienen limitaciones en el mundo vuelvan a caminar”.

Montoya ajustó dos años desde la última vez que amaneció en una clínica. Pero, además, recibió el visto bueno de los médicos para utilizar la bicicleta electrónica que le mejora la parte biomecánica y le permite ganar sensibilidad, aguanta 12 horas de pie en el soporte de bipedestación y hasta siente dolor en el empeine. “Sí he evolucionado, aunque me falta demasiado para tener una vida normal”, dice.

Siempre voy a intentar recuperarme, si lo logro seré feliz; si no también, porque al menos lo intenté”. Y así trata de superar la pesadilla  que no buscó, pero que aceptó porque quería seguir siendo testigo del crecimiento de su hijo José Fernando, pero también para demostrarle a la juventud que la vida sí tiene valor.

Y como un niño que apenas empieza a comprender las exigencias y la crueldad del ser humano, Luis Fernando espera con ansias la llegada de cada 24 de diciembre para hacerle al Niño Dios el mismo pedido de casi una década: “salud y movilidad”.

Y ríe. Quizás la mayor felicidad de “la vida que no pedí” -como describe su estado actual- es sentirse feliz:_ “puedo ser testigo del desarrollo de mi hijo y de seguir compartiendo momentos con Adriana, porque ella dejó de vivir su vida por vivir la mía”.

Así siguen su recuperación

 “Sus funciones intelectuales son lúcidas: memoria, concentración y capacidad de analizar. Por eso lleva una vida laboral excelente. Desde el punto de vista mental ha avanzado muchísimo, ya puede dirigir su vida, habla perfecto y maneja bien la respiración. El acompañamiento de su familia, amigos y grupo médico ha sido clave en su evolución”.

Luis Alfonso Sosa, motivador 

“Luis Fernando tiene sensaciones de cosquillas y algunos reflejos medulares que le permiten mover algunos dedos, pero no de manera voluntaria. 

Las células madres no funcionaron, pero él tiene una buena calidad de vida gracias al buen cuidado del grupo que lo atiende. Está estable, pero no evoluciona más, porque su parte motora no responde”.

Diego Lalinde Sierra, médico

 “El profesor ha mejorado en muchos aspectos: siente los pies, está comiendo normal, recuperó su sueño y habla largo y claro. Al principio solo movía los ojos, ahora le paso las uñas por la planta del pie y mueve la pierna por reflejos, recuperó parte del sistemas nervioso sensitivo y eso es mucho. Creo que con su voluntad y la ayuda de Dios podrá pararse”.

Cecilia Inés Granada Díaz

 

6 comments

  1. carlos echeverri   •  

    es un berraco, un triunfador un ejemplo de no rendirce por lo que quiere que es la vida.mis respetos

  2. Nicolas Moreno   •  

    Profe yo tengo la fe muy bien puesta y le aseguro que Dios Y Maria Auxiliadora; Te tendran Caminando yo te le digo lo que nos da Dios es muy grande y Observa la Felicidad y es muy Grande , Bendiciones para la Familia que esta contigo y conmigo por supuesto.

  3. Mauricio Albarracin   •  

    profe tenemos la fe de que para Dios nada es imposible,porque para el que cree todo es posible. hay unos productos naturales que ayudan al sistema inmunologico y hay excelentes resultados. personas con esclorosis multiple, lupus, cancer etc. sus defensas aumentan a un 435 porciento.mas informacion comunicate con migo. vivo en miami. carlos albarracin 786 975 5203 o en face book estoy Mauricio Albarracin deseo tu recuperacion pronto. bendiciones Dios esta en contro

  4. Rossy   •  

    Es muy conmovedor todo lo que vivió y esta viviendo definitivamente un ejemplo de vida, pero que siga adelante que el puede ayudar a curar su cuerpo con su persistencia y su seguridad de poder hacerlo muy pronto estará caminando, que dios lo bendiga

  5. Rossy   •  

    Es muy conmovedor todo lo que vivió y esta viviendo definitivamente un ejemplo de vida, pero que siga adelante que el puede ayudar a curar su cuerpo con su persistencia y su seguridad de poder hacerlo muy pronto estará caminando, que Dios lo bendiga Profe te admiro, eres un CAMPEÓN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>