Zúñiga tiene claro que Colombia tendrá que jugar finales en el Mundial

caminina
El dueño del puesto 84, entre los mejores 100 del mundo, según el periódico inglés The Guardian, se llama Camilo Zúñiga, empezó como delantero en 2002 cuando le peleó la titular a Iván Champeta Velásquez en Nacional y en la actualidad es uno de los referentes de la Selección.

Ya es padre de familia (su hija se llama Sofía), tiene cuatro años más de contrato en el Napoli y tiene afán de volver a la titular de su onceno para recuperar, en el calcio italiano, el nivel que añora para jugar el Mundial de Brasil-2014.

Está feliz, porque pasó “relajado y con mi gente” la Navidad y recibirá el Año Nuevo en Chigorodó, donde espera convencer a sus amigos y dejarle claro el mensaje a los seguidores del combinado patrio que la Copa Mundo “no será tan fácil como creen y nos tocará jugar una final en cada partido si queremos figurar”.

Con esa intención le pidió “salud y bendiciones” al Niño Dios el 24 de diciembre para dejar atrás la lesión de rodilla que lo tiene inactivo hace dos meses y lo hará exigirse más personalmente para que el entrenador José Pekerman no lo deje por fuera de la lista oficial que se confirmará en mayo de este año.

¿Cómo va de la lesión?

Mejor cada día, la idea es ir lento, pero seguro, sin afán para cuando vuelva a las canchas lo haga al 100 por ciento, porque el próximo año serán muchos los retos que tendremos por delante”.

¿Qué le dejó esta temporada en su carrera?

Muchas bendiciones; las cosas mejoraron todos los días y vine de menos a más. Este 2013 que termina fue el año más exitoso para mi por tantas cosas buenas: mi figuración en Europa y la obtención del cupo para el Mundial, luego de 16 años de intentos. Tuve un año inolvidable”.

¿Por qué lo eligieron entre los 100 mejores jugadores del mundo?

La verdad creo que por el trabajo que se hace en la Selección y con el Napoli; es un reconocimiento al profesionalismo y un orgullo para mi familia. Esta distinción me ayudará y dará fuerzas para seguir aportándole a nuevos logros. Eso me tiene muy contento y hay que agradecerle cada día al Señor”.

¿Cuál es su opinión sobre el grupo que le tocó a Colombia en Brasil-2014?

Por ahí dicen que la llave C será muy fácil para Colombia, pero sabemos que no será así y estamos convencidos de que será la más pareja del Mundial. Después de analizar el sorteo con calma se encuentra uno con selecciones que han ido creciendo como Grecia, Costa de Marfil y Japón; tocará prepararnos bien, pensar partidos tras partido y jugarnos una final en cada contienda”.

¿Hasta dónde puede llegar Colombia en territorio brasileño?

Hay que tratar de jugar una final en cada duelo y dejar de lado el exceso de confianza. Después que Dios decida”.

¿Se ve en el Mundial con Colombia?

Lo más importante ahora es recuperarme, estar al ciento por ciento, coger el ritmo, estar con mi equipo en la liga italiana y pedirle al de arriba bendiciones para seguir aportándole a Colombia”.

¿Conviene concentrarse en Sao Paulo?

No sé cómo es la ciudad ni el clima ni las facilidades que ofrezca. Lo importante es que nos recuperemos bien los que estamos lesionados y que los que están jugando sigan con el ritmo que tienen para llegar en el nivel ideal a esa gran cita que tendremos en 2014; seguramente nos deparará muchas alegrías a los colombianos”.

¿Ya le contó José Pekerman que en enero empezará el seguimiento para los jugadores del exterior?

Todavía no, pero lo espero en Europa para seguir preparando el Mundial, el torneo más esperado y al que debemos llegar con el ritmo y el nivel que mostramos en la Eliminatoria suramericana”.

¿Qué le pidió al Niño Dios?

Salud y bendiciones, porque quiero volver pronto a las canchas”.

¿Cómo va el interés de otros equipos por usted?

Lo único que sé es que me faltan cuatro años más de contrato con Napoli”.

¿Cuál es su mensaje para la afición?

Primero le doy gracias por el respaldo incondicional que siempre me ha brindado, especialmente en la lesión. Segundo, le deseo un 2014 lleno de bendiciones”.

 ¿Y de Nacional qué?

“Le hice fuerza y terminé feliz por los tres títulos del año, ya que todavía me siente parte del conjunto verdolaga. Me alegró mucho verlo campeón dos veces de la Liga”.