A Valencia le sobran ideas para quedar entre los 23 que irán al Mundial

Edwin Valencia le da mucho equilibrio a sus equipos.

Edwin Valencia le da mucho equilibrio a sus equipos.

En una casa hogar del América de Cali Edwin Valencia empezó a construir sus sueños en el fútbol. Llegó allí gracias al ojo clínico de Robert Carabalí, un formador que apenas lo vio llegar cargado de ilusiones de la escuela San Antonio de los Caballeros se propuso potencializar su talento.

Hoy sacando pecho, porque su pupilo es figura en Fluminense de Brasil y candidato a jugar con Colombia el Mundial, ya que estuvo entre 26 preinscritos, admite que “la única manera de evitar que se nos perdiera era acogiéndolo y brindándole facilidades, porque tenía muchos problemas familiares y dificultades económicas para desplazarse a los entrenamientos desde Florida.

Gracias a las garantías que le ofrecieron en la categoría juvenil del América, Edwin sólo tuvo que preocuparse por jugar bien y, gracias a la amistad que entabló con Pablo Armero, Hárrison Otálvaro y otros jugadores que hacían parte del semillero escarlata dejó de lado la timidez que lo caracterizaba, muy pronto se hizo notar.

Carabalí recuerda que “siempre le han sobrado ideas, pero su puesto original no era volante 6 en la que triunfa hoy; Edwin arrancó como creativo y tenía el número 10. Fue el técnico Alberto Suárez quien lo puso de recuperador en la Primera C y después jugó de lateral con Eduardo Lara en el Suramericano y Mundial Juvenil de 2005”.

Valencia marcaba tanta diferencia con su condición física y técnica que en el torneo amistoso de Gradisca, Italia, el Milán intentó ficharlo para proyectarlo en Europa.

Carabalí no olvida que “lo iba a comprar el Milán gracias a que fue el mejor en Gradisca siendo juvenil; también estaban interesados en Carlos Preciado, Adrián Ramos, Pedro Tavima y Hárrison Otálvaro, pero se metieron los empresarios y le dañaron el futuro al muchacho”.

Ese intento fallido no desanimó a Valencia en 2002, antes lo fortaleció y a los 18 años, después de superar múltiples obstáculos, debutó con América en el fútbol profesional colombiano gracias a la confianza que le cogió Alberto Suárez.

Ocurrió en 2003 y a partir de ahí terminaron los problemas económicos que tanto atormentaron en sus inicios a este morocho vallecaucano que hoy tiene 29 años de edad y cuenta en su historial con cinco partidos con el combinado patrio en la Eliminatoria.

Apunta de orden, valorando cada oportunidad, dispuesto a “jugar de cabeza de área o de zaguero cuando haya necesidad” y convencido de que “hay que trabajar bien para consolidarme todos los días”, Edwin marcó diferencia durante tres años en los Diablos Rojos hasta que sus condiciones lo llevaron al Paranaense de Brasil (fue campeón en 2009) en compañía de su amigo David Ferreira.

Al principio tuvo problemas para que la dirigencia escarlata le cediera parte de sus derechos, pero con la disciplina y “la valoración que le doy a cada una de las cosas que me ocurren”, Valencia se hizo importante en el país de la samba y fue fichado por Fluminense, conjunto en el que ha logrado cinco títulos y generó su llamado a la Selección.

De manera sorpresiva para muchos aficionados, más no para él, ya que “siempre he trabajado para llegar el combinado patrio”, Edwin apareció en los planes del seleccionador José Pekerman en 2012 y llegó dispuesto a quedarse. El año pasado una lesión de rodilla lo tuvo por fuera un buen tiempo, pero su aporte también sirvió para que Colombia volviera a la Copa Mundo.

En el combinado patrio vivo feliz y quiero ganarme un puesto entre los 23 que irán al Mundial en Brasil, una tierra donde tratan bien a los colombianos y se vive el fútbol de una manera especial” es el deseo de este volante campeón Juvenil con Valle en 2003. Ya está entre los 30 que viajarán a Argentina para hacer los ajustes en los amistosos ante Senegal y Jordania.

Robert Carabalí lamenó que una lesión dejara por fuera del Mundial a Valencia, porque “es habilidoso, ambidiestro, tiene juego aéreo, saca la pelota limpia, es práctico, hace la fácil y en la Eliminatoria le dio equilibrio a la Selección“.

Valdés le puede cumplir a Colombia en varias posiciones

Carlos Valdés compite con Mario Yepes, Amaranto Perea y Cristian Zapata por un puesto en la defensa de Colombia para Brasil-2014.

Carlos Valdés compite con Mario Yepes, Amaranto Perea y Cristian Zapata por un puesto en la defensa de Colombia para Brasil-2014.

Gracias a que su hermano Diego lo impulsó en Boca Juniors de Cali, Carlos Valdés llegó en 1998 a la categoría preinfantil a labrarse el camino que hoy lo tiene como figura del San Lorenzo de Argentina y en uno de los candidatos a jugar el Mundial con la Selección Colombia.

Un buen jugador cumple en cualquier posición”. Esa es su frase de batalla. Y la acuñó  desde que un entrenador se la dijo recién arrancaba en el profesionalismo con el América, en 2005.

Una vez alcancé a jugar de volante por un costado con ofensiva y actué con tranquilidad y lo volvería a hacer si me toca, porque conozco varias posiciones”, dice con confianza.

Y lo ha puesto tanto en práctica que ha jugado de lateral, volante recuperador y defensor central, puesto este en el  que ha alcanzado los mejores logros de su carrera, empezando con los títulos de selecciones Valle, la Primera B con Real Cartagena, la Liga Postobón con América y dos campeonatos con Santa Fe.

Julio Valdivieso fue quien lo recibió de niño en el Boca Juniors y no olvida que “llegó callado, seguro y bien recomendado por Diego; sin titubear dijo que quería ser defensor y en poco tiempo se perfiló y mostró la capacidad que lo llevó al América en apenas cuatro años de proceso”.

Allá se encontró con Robert Carabalí, un experto en proyectar jugadores, pues por sus manos también pasaron Hárrison Otálvaro, Pablo Armero, Edwin ValenciaAdrián Ramos. “Venía de una familia de principios, era serio y ordenado en sus cosas”.

Robert lo proyectó en las reservas de los Diablos Rojos, con la fortuna que en 2003 fueron campeones de la categoría y Carlos empezó a ganarse un espacio en las selecciones de Colombia.

Valdés no es muy técnico ni rápido”, señala Carabalí, aunque admite que se ganó la confianza de Eduardo Lara en las menores y luego José Pekerman, en la de mayores. Es recio en el anticipo, líder en los grupos, aplicado en la marca y efectivo en los rebotes ofensivos.

Esas cualidades le sirvieron para ser campeón suramericano juvenil en 2005 y alcanzar la medalla de oro de los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 2006 en Cartagena.

Eduardo Lara cuenta que lo tuvo en sus planes después de hacerle el seguimiento. “Constaté que Carlos, sin ser el más técnico, es un hombre que va bien arriba, es tiempista, mide la jugada y tiene panorama en su posición”.

Esas cualidades, ratificadas en Estados Unidos, Independiente Santa Fe y Argentina,  le hacen pensar a Lara que Valdés tiene serias posibilidades de quedarse con uno de los 23 cupos para la Copa Mundo.

En las últimos amistosos de Selección, el defensor vallecaucano dijo que mantiene intacto su sueño de disputar el Mundial por lo que aportó en la Eliminatoria y la capacidad que le nota al combinado patrio.

Colombia ha madurado demasiado y el profesor Pekerman supo combinar la experiencia con los jóvenes de recorrido para conformar un plantel que está en su momento ideal para disputar el Mundial y dar buenos  resultados”.

Lara no duda de la claridad y la seguridad que viene mostrando en la Copa Liberadores con San Lorenzo, situación que le permite a Valdés tener alguna ventaja sobre aquellos centrales que vienen sin ritmo por la falta de continuidad.

Carabalí también lo ve con serias posibilidades, porque en esos torneos cortos los volantes de marca y los centrales son los de más tarjetas.

Ojalá lo lleven y lo pongan a jugar, pues es un jugador que cada día nos hace sentir orgullosos por la manera como progresa y su humildad”.

Independiente de que vaya a Brasil (ya está entre los 27 que trabajan con Colombia en Argentina), Carlos Valdés vive agradecido con Dios, porque “en la Selección es donde empieza la historia de un futbolista y ya he vivido muchas cosas lindas en los combinados patrios. Ahora solo falta espera que podamos jugar el Mundial”

Colombia quedó a 2 puntos del repechaje de Brasil-2014

goleadas

Es casi imposible no pecar de optimista cuando la Selección suma cuatro victorias en línea, el técnico José Pekerman rinde al 83 por ciento, el equipo suma 19 goles a favor y sólo seis en contra, tiene seis triunfos en la Eliminatoria Suramericana, llegará a la fecha 12 como segunda con 19 puntos y goleó 5-0 a Bolivia.                                                                                                                                                                   Ya llevamos muchos años sufriendo (15 para ser más exactos) porque en las pasadas tres eliminatoria siempre faltó algo y también sé que se debe guardar prudenciac como lo pidieron Pekerman, Edwin Valencia, Abel Aguilar y casi todos los jugadores, pero nadie nos puede prohibir que el país se emocione con  la cercanía al Mundial de Brasil.                                                

 También sube el ánimo y aumenta la esperanza que ganarle 5-0 se la haya convertido en un vicio lindo a la Selección, porque en dos décadas lo ha hecho cuatro veces (en 1993 a Argentina en Buenos Aires, en la Eliminatoria para Alemania-2006 a Uruguay y Perú y la de esta semana a Bolivia).  

Esto ratifica los progresos del equipo, la claridad de Pekerman, quien se mantiene en que “siempre he creído en el talento de los colombianos, que en esta ocasión andan en un gran nivel, están muy comprometidos y le ponen mucho amor al equipo para alcanzar el objetivo que nos propusimos: Brasil-2014″.

Brasil nos hace señas

Haciendo cuentas alegres la Selección de Colombia quedó a dos puntos de asegurar el repechaje para Brasil-2014.

Con la goleada 5-0 que le metió ayer a Bolivia el combinado patrio llegó a 19 unidades y si se parte de que hacia Sudáfrica-2010 el quinto (Uruguay) necesitó de 24 unidades con un partido más, se puede deducir que esta vez apenas se requerirán de 21.

Pese a ello, el técnicoJosé Pekerman aseguró ayer que “todavía nos falta mucho, porque siempre tenemos que generar más y esto nos debe llevar a la superación para mantener el nivel importante y conseguir el lugar que nos propusimos cuando arrancamos con este proyecto”.

Mientras el timonel nacional invitó otra vez a la mesura y deja de lado la calculadora, las matemáticas aumentan la esperanza, ya que el combinado patrio está a una victoria o dos empates de asegurar el repechaje hacia Brasil-2014.

Para que el optimismo sea mayor, la otra cuenta dice que el cuarto de la Eliminatoria pasada fue Argentina con 28 unidades. Esta vez no está Brasil y eso daría 25 puntos para ir directo, lo que significa que Colombia quedó a seis de volver a la máxima cita del fútbol, en la que no está desde Francia-98.

Voces de alegría

“Todavía no se ha conseguido nada, pero este grupo está unido, vamos por buen camino y el 5-0 ante Bolivia nos motivará más para enfrentar a Venezuela en la búsqueda de nuestro objetivo: el Mundial de Brasil”.

Edwin Valencia, volante de Colombia

 

“Es un triunfo que reconforta, las cosas nos salieron bien, seguimos en la búsqueda del Mundial, el grupo está unido, desgastamos al rival en el primer tiempo y supimos rematar en segundo para llevarnos una gran victoria”.

Abel Aguilar, volante de Colombia

“Estoy feliz porque nosotros celebramos en la cancha y la gente en las graderías y en todo el país. Nuestra meta es ir al Mundial y con esta victoria nos acercamos a la meta, pero todavía nos falta y hay que mantener este nivel”.

Teófilo Gutiérrez, delantero de Colombia

“Contentos por este triunfo, feliz por el momento que vivimos, estamos bien, progresamos en cada partido. Bolivia se encerró mucho, pero en el segundo tiempo hicimos los goles, superamos al rival, el calor y las dificultades. Me tiré más al centro en el complemento y encontramos a nuestros compañeros conectados para seguir por el buen camino”.

Jame Rodríguez, volante de Colombia

 

“Venezuela será un difícil rival, hay que enfrentarlo con la misma hambre, con la sed de triunfo. Tenemos tranquilidad, sabemos que cualquiera puede jugar, los que estamos en el banco esperamos la oportunidad y estamos listos para aportar”.

Luis Fernando Muriel, delantero de Colombia

“Vamos por buen camino, pero todavía faltan puntos por conseguir y mientras no los tengamos tenemos que lucharlos. Supimos administrar el balón para desgastar a Bolivia. La amarilla me sacó del próximo juego y eso genera un sabor amargo, porque vamos a jugar con confianza y un buen equipo para sumar allá”.

 Ficha del partido Colombia 5-Bolivia 0 

Estadio: Metropolitano. / Árbitro: Carlos Vera. / Asistentes: Cristhian Lezcano y Byron Romero (ecuatorianos). / Asistencia: 40.000 personas, aproximadamente.

 Colombia

Técnico: José Pekerman.

Jugadores: David Ospina; Edwin Valencia, Carlos Valdés, Mario Yepes, Camilo Zúñiga; Juan G. Cuadrado (Pablo Armero, 78’), Abel Aguilar, James Rodríguez (Fredy Guarín, 83’), Macnelly Torres (Aldo Leao, 85’), Teófilo Gutiérrez y Falcao García Goles: Macnelly. Torres (19’), Carlos Valdés (49’), Teófilo Gutiérrez (63’), Falcao García (86’) y Pablo Armero (92’).

 Bolivia

Técnico: Xabier Azkargota.

Jugadores: Carlos Arias (Sergio Galarza, 46’); Ronny Jiménez, Edward Zenteno, Luis Gutiérrez, Marvin Bejarano; Alejandro Chumacero, Ronald García, Wálter Veizaga, Gualberto Mojica; Carlos Saucedo (Rudy Cardozo, 46’) y Marcelo Martins.

Goles: no anotó.

Expulsados: no hubo.