James es más vendedor que Zidane y Beckham

James Rodríguez es el tercer colombiano en llegar al Real Madrid. Antes estuvieron Freddy Rincón y Edwin Congo.

James Rodríguez es el tercer colombiano en llegar al Real Madrid. Antes estuvieron Freddy Rincón y Edwin Congo.

James Rodríguez se volvió en un gran vehículo publicitario para las grandes marcas por aterrizar en la Liga de las estrellas, donde podría debutar el 24 de agosto ante el Córdoba. Claro que ya se estrenó en la Supercopa de Europa ante Sevilla en el partido que jugó 70 minutos.

Su llegada al Real Madrid le abrirá al número 10 de la Selección de Colombia el abánico de ingresos por cuestiones diferentes al sueldo y premios. El marketing le podría triplicar sus ganancias.

A las cinco marcas que lo acompañan antes de ser una de las figuras del Mundial de Brasil (Adidas, Milo, Clear, Bimbo y Rexona) seguramente se le unirán más, porque su talento tendrá más difusión a partir del 12 de agosto cuando se estrene ante Sevilla por la Supercopa de Europa.

El impacto comercial es tal que el Real, a través de la firma Spork Marketing, según el diario Marca de Barcelona, vendió cerca de 350.000 camisetas en sus primeros días, lo que equivale a una suma de 33,7 millones de euros, aunque no todo el porcentaje es para el club.

Como van las cosas y teniendo en cuenta que el 1° de agosto se presentará al onceno ibérico y que hay mucha expectativa para sus primeros partidos, especialmente entre la comunidad latina que es representativa en Europa, según el colombiano Alfredo Flórez.

Alfredo, quien vive en Madrid y viene siguiendo el fenómeno James en Europa desde que llegó a Porto, destacó que “la llegada de Rodríguez a España representa un motivo especial para todos los colombianos y en especial para los que nos tocó vivir este momento histórico para nuestro país; en el estadio del mejor equipo del mundo, el Real Madrid nos miran los españoles con mucha admiración y para los que estamos fuera de nuestra patria esto significa un gran mensaje de impulso y ánimo para seguir luchando por las metas fijadas; la presentación de James fue un hecho especial que motivará a todos los muchachos ignorados por nuestro medio, que con trabajo y dedicacion están ratificando que el jugador nacional es muy bueno”. 

Superar  en ventas a leyendas como el francés Zinedine Zidane, el brasileño Ronaldo, el inglés David Beckham y el portugués Luis Figo hace que la dirigencia del Madrid se alisten a recuperar pronto la inversión hecha en el jugador (102 millones de dólares por sus derechos) que se formó en el Envigado Fútbol Club y le abrirá nuevos mercados al club, porque los seguidores del colombiano no sólo crecerán en Europa sino en Latinoamérica.

Por ello y todo el fenómeno mediático que desarrolla el 10 de la Selección de Colombia, Javier Tebas, presidente de la Liga Española de Fútbol, anticipó en Efe que el goleador del Mundial de Brasil dinamizará, le aportará y “le dará valor a la Liga Española”.

Hugo Castaño, el técnico que lo puso a debutar y tuvo que ver con su formación, porque al lado del preparador físico Juan Diego Muñoz le hicieron un trabajo especial, resalta que “tanto James como su familia tienen claro el concepto de empresa en el fútbol”. 

Aunque seguirá lejos de los 42 millones de dólares que percibe el baloncestista LeBron James por mercadeo, Rodríguez podría asegurar 12 millones de dólares por temporada, algo jamás pensado por un futbolista colombiano. Esto sin contar su salario, que se sufrió incremento del 57 por ciento en relación con lo que ganaba en Mónaco. 

Ahora lo que falta es que James Rodríguez responda en la cancha, como lo hizo en Bánfield de Argentina, Porto de Portugal y Mónaco de Francia para sus ingresos sigan creciendo y su nivel les abra nuevas puertas y genere mayor mercado a sus compatriotas que están empeñados en imitarlo, aunque lograr los 3,9 millones de dólares por mercadeo hasta el Mundial y obtener 9,4 millones de dólares al año será algo muy difícil de alcanzar por otro compatriota.

Hace 9 años que le cambiaron la vida al profe Montoya

Luis Fernando Montoya mantiene sus motivos para vivir.

Luis Fernando Montoya mantiene sus motivos para vivir.

Nueve años después del hecho violento que lo dejó cuadripléjico, Luis Fernando Montoya tiene su mente más lúcida y mantiene el temperamento que se le conoció en el fútbol y sorprende con sus progresos de salud: recuperó el tono fuerte de su voz, come de manera normal y volvió a sentirse importante gracias al cariño de la sociedad.

“Me acomodaron a otro estilo de vida; fue un cambio de 180 grados jamás solicitado, pero ya dimensionado”. Esta es la síntesis que hace de la tragedia que el 22 de diciembre de 2004, luego de ganar la Copa Libertadores con Once Caldas, lo puso a prueba y lo obligó a recorrer otros caminos para sobrevivir tras ser víctima de un ataque a bala, de parte de unos fleteros, que le quitó la movilidad.

Esos duros momentos en los que “no sabía qué pasaba a mi alrededor y tenía cero independencia” hacen parte del pasado, ya que desde 2007, cuando se propuso aprovechar la solidaridad de los colombianos para dar ejemplo con su capacidad de superación, Montoya empezó a convertirse en un líder positivo.

Es consciente de que “si me entrego, en tres o cuatro días me muero” y por ello prefiere olvidar que no tiene movilidad en sus extremidades superiores e inferiores para enrutarse en aventuras que lo ilusionan con levantarse para ratificar que la fe en Dios y la voluntad sirven para hacer milagros.

“Si volviera a caminar y pudiera mover mis manos pensaría en dirigir para ganarme otra Copa Libertadores y reanudar lo que dejé inconcluso en 2002: dirigir tres años en Europa y manejar la Selección de Colombia con protagonismo en un Mundial”.

Esos deseos podrían pasar de un simple sueño a la realidad, ya que su evolución médica ha cruzado tantas esferas que los especialistas creen posible el milagro que espera Luis Fernando, al lado de su esposa Adriana Herrera y su hijo José Fernando.

Siente cosquillas en el pie

Cinco años estuvo atado al ventilador mecánico, a la pipeta de oxígeno, a la cama silla, a una dependencia total y a comunicarse por señas. Ahora, el profe Montoya, según su esposa Adriana, respira las 24 horas por su cuenta, siente cosquillas en las plantas de los pies, recobró sensaciones a lo largo y ancho de su cuerpo,  mueve un dedo, maneja su cuello, aguanta largas conversaciones, soporta viajes largos en carro y hasta sus jornadas de trabajo. Parece que todavía estuviera dirigiendo al Once Caldas.

Y así se sienta como un mosco en la leche al lado de otros personajes que son referentes mundiales, la Personería de Bogotá lo incluyó en una pancarta junto a Nelson Mandela, la Madre Teresa de Calcuta, Mahatma Ghandi y Martín Luther King para que hiciera más evidente su capacidad de superación.

Admitiendo que solo vive la Navidad en vez de disfrutarla como antes, y asumiendo que esta época es la más difícil del año para él, el profe Montoya está empeñado en ser el Campeón de la Vida y es un convencido de que lo alcanzará poniendo en práctica una de las frases que identificó a Mandela: “la mayor gloria no es nunca caer, sino levantarse siempre”.

Vivir del cariño de la gente, sentir la misericordia de Dios y no perder la esperanza son otras premisas en la casa de los Montoya Herrera, en Caldas. Allí, Adriana vive en contacto con María Auxiliadora para que “Fernando mantenga su evolución y la ciencia avance de tal manera que él y las miles de personas que tienen limitaciones en el mundo vuelvan a caminar”.

Montoya ajustó dos años desde la última vez que amaneció en una clínica. Pero, además, recibió el visto bueno de los médicos para utilizar la bicicleta electrónica que le mejora la parte biomecánica y le permite ganar sensibilidad, aguanta 12 horas de pie en el soporte de bipedestación y hasta siente dolor en el empeine. “Sí he evolucionado, aunque me falta demasiado para tener una vida normal”, dice.

Siempre voy a intentar recuperarme, si lo logro seré feliz; si no también, porque al menos lo intenté”. Y así trata de superar la pesadilla  que no buscó, pero que aceptó porque quería seguir siendo testigo del crecimiento de su hijo José Fernando, pero también para demostrarle a la juventud que la vida sí tiene valor.

Y como un niño que apenas empieza a comprender las exigencias y la crueldad del ser humano, Luis Fernando espera con ansias la llegada de cada 24 de diciembre para hacerle al Niño Dios el mismo pedido de casi una década: “salud y movilidad”.

Y ríe. Quizás la mayor felicidad de “la vida que no pedí” -como describe su estado actual- es sentirse feliz:_ “puedo ser testigo del desarrollo de mi hijo y de seguir compartiendo momentos con Adriana, porque ella dejó de vivir su vida por vivir la mía”.

Así siguen su recuperación

 “Sus funciones intelectuales son lúcidas: memoria, concentración y capacidad de analizar. Por eso lleva una vida laboral excelente. Desde el punto de vista mental ha avanzado muchísimo, ya puede dirigir su vida, habla perfecto y maneja bien la respiración. El acompañamiento de su familia, amigos y grupo médico ha sido clave en su evolución”.

Luis Alfonso Sosa, motivador 

“Luis Fernando tiene sensaciones de cosquillas y algunos reflejos medulares que le permiten mover algunos dedos, pero no de manera voluntaria. 

Las células madres no funcionaron, pero él tiene una buena calidad de vida gracias al buen cuidado del grupo que lo atiende. Está estable, pero no evoluciona más, porque su parte motora no responde”.

Diego Lalinde Sierra, médico

 “El profesor ha mejorado en muchos aspectos: siente los pies, está comiendo normal, recuperó su sueño y habla largo y claro. Al principio solo movía los ojos, ahora le paso las uñas por la planta del pie y mueve la pierna por reflejos, recuperó parte del sistemas nervioso sensitivo y eso es mucho. Creo que con su voluntad y la ayuda de Dios podrá pararse”.

Cecilia Inés Granada Díaz

 

Macnelly prefirió el dinero y perdió el puesto de la Selección con Quintero

Juan Fernando Quintero jugará el amistoso de Serbia con Colombia.

Juan Fernando Quintero jugará el amistoso de Serbia con Colombia.

Todo el mundo tiene la libertad de actuar como quiera, siempre y cuando no afecte a la sociedad, y cada persona es libre de tomar sus decisiones, pero es un hecho que Macnelly Torres tomó una decisión poco acertada. Porque al preferir los dólares que le va a dejar su experiencia en el fútbol árabe, desistió, al menos así se ve estos días, del sueño de todo jugador profesional: jugar el Mundial.

En la última convocatoria que entregó el técnico argentino José Pekerman para el amistoso del 14 de agosto en España ante Serbia Macnelly Torres no apareció y perdió su puesto con el juvenil Juan Fernando Quintero.

“Tengo que asegurar mi futuro y esta gran oportunidad de actuar en Al-Shabab me beneficia con mi familia” fue la explicación que le dio el volante barranquillero de 28 años a la dirigencia de Nacional cuando le propusieron que se quedara para que estuviera con el equipo en la próxima Copa Libertadores y llevara a feliz término el proceso que traía con la Selección de Colombia que está a tres puntos de clasificarse al Mundial de Brasil.

Mientras Macnelly Torres se dejó seducir por el dinero, su colega Juan Fernando Quintero aseguró “me voy feliz al Porto, porque desde allá tendré más posibilidades de integrar el combinado patrio y hacer realidad de jugar el Mundial de mayores, ya que jugué el último Juvenil en Turquía y fue una experiencia inolvidable”.

Y le empezó a salir al pie de la letra su pensamiento, ya que en la lista de los 22 jugadores que actuarán en Europa él aparece con seria posibilidad de jugar y es la novedad, aunque ya ha hecho parte de varios microciclos.

De tener una buena actuación ante los serbios, Quintero podría liderar a Colombia el 6 y 9 de septiembre en los juegos ante Ecuador y Uruguay, respectivamente, por la Eliminatoria Suramericana.

Cada quien es dueño de sus decisiones, pero a veces la plata no lo es todo en la vida. Y creo que Macnelly no debió irse para el Medio Oriente, porque es casi un hecho que los convocados para enfrentar a Serbia serán los mismos que estarán en las fechas 15 y 16 de la Eliminatoria hacia Brasil-2014.

De la convocatoria de la Selección, que volvió a aparecer en el puesto 3 de la clasificación Fifa (tiene 1.219 puntos, mientras que el segundo Alemania posee 1.257 y el puntero España cuenta con 1.484) sólo hacen parte cuatro jugadores de la Liga Postobón, ya que los otros 18 actúan en el fútbol internacional, especialmente en las ligas del Viejo Continente.

 

Lista de convocados 

David Ospina, Niza de Francia

Faryd Mondragón, Deportivo Cali

Carlos Valdés, Santa Fe

Stefan Medina, Nacional

Mario Yepes, Atalanta de Italia

Aquivaldo Mosquera, América de México

Luis Amaranto Perea, Cruz Azul de México

Pablo Armero, Nápoles de Italia

Camilo Zúñiga, Nápoles de Italia

Juan Guillermo Cuadrado, Fiorentina de Italia

Carlos Sánchez, Valenciennes de Francia

Álex Mejía, Nacional

Fredy Guarín, Inter de Italia

James Rodríguez, Mónaco de Francia

Juan Fernando Quintero, Porto de Portugal

Abel Aguilar, Hércules de España

Elkin Soto, Mainz de Alemania

Aldo Leao Ramírez, Morelia de México

Jackson Martínez, Porto de Portugal

Luis Fernando Muriel, Udinese de Italia

Falcao García, Mónaco de Francia

Carlos Bacca, Sevilla de España

Los colombianos estarán otra vez de moda en Porto: Juan Fernando Quintero

Juan Fernando Quintero pasó el viernes la tarde con varios fans, entre ellos el niño Esteban Guerra.

Juan Fernando Quintero pasó el viernes la tarde con varios fans, entre ellos el niño Esteban Guerra.

Saber que uno de sus goles fue calificado como uno de los mejores de la Copa Mundo sub20 de Turquía  le genera más responsabilidad a Juan Fernando Quintero, más cuando en la presentación, el pasado 13 julio en Portugal, pudo apreciar el fervor que genera Porto para sus torcedores.

Jugar la próxima Liga de Campeones de Europa con Porto es algo que le genera cosquillas en el estómago y tiene a Quintero volando con su imaginación, así como lo hizo en sus inicios con Envigado y Nacional.

La figura de Colombia en el pasado Mundial juvenil de Turquía aprovechó sus últimos días en la capital antioqueña para estrenarse como imagen en Colombia de las tiendas Adidas y hacer pública la emoción que le generó el ser contratado por el Porto.

“Es un sueño hecho realidad llegar a un club tan grande, sin desconocer que mi paso por Pescara, pese a que nos tocaba pelear del descenso, fue fundamental para esta nueva etapa personal que iniciaré esta semana con Porto en la gira que tendremos por Suramérica”.

Quintero, feliz por sus goles y la experiencia en la Copa Mundo de Turquía, admite que sus dos próximos objetivos serán “figurar con Porto y aparecer más continuamente en la Selección de mayores para que entre todos consigamos el cupo para el Mundial de Brasil-2014”.

“El Mundial fue una experiencia maravillosa y es lindo que la gente valore nuestra actuación, pero mi felicidad hoy es Porto, donde tuve un gran recibimiento por parte de los directivos y aficionados me ponen a pensar en conseguir algo grande en el fútbol europeo, ojalá la Liga de Campeones, porque mi nuevo club está para pelear los títulos; por fortuna firmé por cuatro años”.

Juan Fernando le agradece la bienvenida que le dio Jackson Martínez y cree que con él y Héctor Quiñónez conformarán un trío de oro como lo hicieron en su momento Falcao García, Fredy Guarín y James Rodríguez para “hacer que los colombianos sigamos de moda en el onceno lusitano”.

“Tener compatriotas al lado hará más fácil la adaptación, aunque ya despegamos en el Pescara y estoy mentalizado para alcanzar grandes objetivos en esta ocasión con Porto”, conjunto que apenas se acomode en Portugal le ayudará a llevar su familia para que esté más tranquilo.

Osorio encontrará un grupo que le cree

El buen manejo de grupo, su formación europea, la propuesta ofensiva que practica y el conocimiento que tiene del fútbol colombiano le empezaron a dar puntos al risaraldense Juan Carlos Osorio sin asumir como nuevo estratega de Nacional en remplazo de Sachi Escobar, licenciado el lunes por los discretos resultados en la Liga Postobón luego de 16 meses de trabajo.

Juan Carlos de la Cuesta, presidente del club, explicó ayer que esos aspectos, más su estructura académica y humana incidieron en la contratación hasta diciembre de 2013.

Contó que “apenas hoy se firmará el contrato de trabajo en Bogotá, ya que el acuerdo inicial fue verbal”, pero De la Cuesta cree que con Osorio el conjunto verdolaga mejorará su estilo de juego y recuperará la identidad que anhelan los seguidores hace mucho rato.

Si bien la propuesta del estratega que será presentado la próxima semana poco tiene que ver con el toque-toque que ha identificado al elenco montañero en sus épocas gloriosas, el dirigente explicó que la vinculación se dio, porque “la idea es mezclar la técnica que nos caracteriza con la velocidad, explosión y el fútbol ofensivo que tanto le gusta practicar al profe Osorio”.

Consciente de que el presente deportivo es complicado, especialmente en el rentado, De la Cuesta anunció que Juan Carlos analizará lo positivo que tiene el club para proyectarlo hacia el otro semestre con la intención de “ser otra vez protagonistas en el fútbol internacional”.

Otro convencido de que con Osorio Nacional volverá a un sitial de honor en Colombia y el exterior es el lateral Elkin Calle, quien fue campeón con él en Once Caldas en 2010.

Elkin resaltó que “el profe Osorio está preparado para dirigir a cualquier equipo del mundo y por eso fue la opción verdolaga para empezar la recuperación que anhelamos en la Liga Postobón y la Copa Libertadores, torneos en los que aún tenemos vida y vamos a luchar para seguir adelante”.

Para Calle la decisión tomada fue un acierto, porque “llegará una persona que tiene buen manejo de grupo, conoce nuestro fútbol, cuenta con fogueo en el exterior y le sabe llegar al jugador”.

Ese grado alto de aceptación en el grupo, en el cual también ha dirigido a Alexis Henríquez y a Alexánder Mejía, fue lo que llevó a los dirigentes a ofrecerle un contrato de año y medio a Juan Carlos Osorio para que el verde recupere su ruta y los hinchas vuelvan a creerle al nuevo proyecto verde que tendrá de asistente técnico a Pompilio Páez y de preparador físico a Jorge Ríos.