DIM y Bolillo también merecen aplausos

Los rojos terminaron segundos del rentado.

Los rojos terminaron segundos del rentado.

Así como Millonarios se merece muchos aplausos por llevarse la estrella 14 con demasiados méritos, hay que elogiar la campaña del Deportivo Independiente Medellín, porque como lo ratificó otra vez su técnico luego de perder la final 5-4 en los penaltis: “hicimos mucho con muy poco”.

La prueba está en que en el último partido forzó los lanzamientos desde el punto penalti con un jugador menos durante 38 minutos, fue el de más puntos en los cuadrangulares semifinales y fue a jugarle al elenco embajador en su propia casa, donde ví a muchos de los 36.000 aficionados pintados de azul llorando antes de que Luis Delgado le detuviera el cobro al juvenil Andrés Correa.

Es cierto que Millos cabalgó la Liga Postobón-II y que los bogotanos están de fiesta por ganar los dos torneos del años (el primero fue con Santa Fe), pero en Antioquia debe haber satisfacción, ya que el conjunto escarlata se levantó de las cenizas, casi no sale para el segundo semestre, y el técnico Bolillo Gómez ratificó que es uno de los mejores de este país al aprovechar sus conceptos tácticos para generarle drama a los embajadores en la disputa del título, poner a soñar a los hinchas rojos con la sexta estrella y demostrar que con orden, ganas y juventud también se puede llegar lejos.

Ya empezaron las conversaciones para reforzar el equipo hacia el centenario, pero a Bolillo y a los directivos entrantes no se les puede olvidar lo fundamental que resultó esta base, de la cual merece continuar la mayoría en el campeonato de 2013.

 

"Guerreros", así se calificaron los jugadores del DIM.

Pilares del subcampeonato

Para alcanzar su séptimo subcampeonato en el fútbol colombiano, Independiente Medellín tuvo que apoyarse en varios pilares que conformaron una columna vertebral envidiable, porque al principio sólo daba avisos de una simple recuperación y terminó siendo determinante para soportar una campaña sorpresiva y motivadora para su centenario.

La primera pieza clave fue la seguridad de su arquero Leandro Castellanos. Llegó sin muchos pergaminos, aunque sí con experiencia porque había sido campeón con Cúcuta, y con el paso de los partidos hizo olvidar a Breiner Castillo y Aldo Bobadilla, los últimos cancerberos exitosos que habían pasado por el conjunto escarlata.

Seguro por arriba, arriesgado como portero líbero y “lleno de ambición, voluntad y sed de triunfo, porque vine a hacer historia con el club”, el cancerbero escarlata se convirtió en sinónimo de seguridad. 

Coincidencialmente se perdió el partido ante su exelenco motilón, por una expulsión, y su sentido de pertenencia es de tal magnitud que “jugué los últimos partidos con problemas en un dedo, ya que no quería dejar mi club en un momento tan especial como la final”.

En la defensa el conjunto rojo sí tuvo que probar varias fórmulas hasta que el técnico Hernán Bolillo Gómez le dio la continuidad al cuarteto que respondió en la parte crucial de la Liga Postobón-II. La pareja inicial la conformaron el argentino Diego Herner con Johnnier González, dejando en las bandas a Daniel Bocanegra y Jorge Arias.

Atrás Herner no tuvo inconvenientes para ratificar su capacidad y “contribuir para hacer del DIM un elenco seguro y capaz de alcanzar cosas grandes pese a sus limitaciones”. Sin embargo le tocó probar otros compañeros hasta que terminó haciendo buena sociedad con Jéfferson Mena, de la cantera y quien por estos días anda feliz y “orgulloso, porque demostré que sí le puedo dar una mano al equipo y responder cuando me necesitan”.

Por las bandas el tolimense Bocanegra y el vallenato Arias se fueron acoplando, con la salvedad que el primero es el que dio más salida y el segundo lució mejor defendiendo, ya que esa era su posición inicial antes de probarse en un puesto al que trajeron otros que no respondieron como se esperaba.

En el medio campo fue donde estuvo gran parte del éxito de este conjunto rojo que en el 2013 cumplirá 100 años. La agresividad y experiencia de John Viáfara se complementó de gran manera con el panameño Amilcar Henríquez, quien se caracteriza “por presionar, marcar bien y no dar ningún balón por perdido, porque vinimos a conseguir grandes objetivos con esta institución”.

Al principio fue Julián Guillermo quien estuvo con Henríquez y si bien había mucho orden y seguridad, la ausencia de más variantes ofensivas y respaldo generaron la consolidación de Viáfara como capitán con voz de mando en “la búsqueda de unas metas que primero fueron salvar la categoría, clasificar a la semi y pelear el título hasta el remate final”.

A ellos se les unió la explosión y la capacidad para generar espacios desbordando por las bandas y haciendo diagonales de Felipe Pardo y William Zapata. Surtidos por William Arboleda y Sebastián Hernández, los dos media punta le hicieron mucho daño a los rivales. Lástima que no tuvieron un rendimiento parejo al igual que los dos creativos, lo que ha veces los hacía pasar desapercibidos, aunque los cuatro respondieron en la parte crucial.

Arriba el argentino Germán Ezequiel Cano empezó con timidez y terminó siendo indispensable alcanzando goles en partidos y fases determinantes para que Medallo se fuera ilusionando y le generar dramatismo a Millos en su propio estadio El Campín. 

Pese a perderse algunos juegos por dos expulsiones y a la lesión que lo sacó de los últimos cuatro encuentros, Cano le dio al Medellín “los goles que debe poner un atacante para darle una mano a su equipo y retribuirle alegrías a los hinchas que siempre respaldaron esta linda causa”.

Esos factores, más las deseos de superación, las ganas que derrochó cada jugador en todo compromiso, el orden defensivo, el contragolpe por las bandas, la suerte, en momentos muy críticos como el gol del minuto 92 con el debutante Ray Vanegas para clasificar a la final, el compromiso y la responsabilidad hicieron que Independiente Medellín pasara de la incertidumbre a la tranquilidad que produce terminar segundo en Colombia con un “grupo de obreros”, como lo señaló Castellanos, que nunca desfallecieron en las múltiples adversidades.

 

La dirigencia y la afición se sobró

Al principio del semestre era imposible asegurar que Independiente Medellín estaría en la Liga Postobón-II, porque la dirigencia estaba desgastada con tantas salidas en falso del expresidente Jorge Osorio Ciro y la afición andaba desencantada ante los tumbos y las cuatro eliminaciones consecutivas de las fases determinantes del rentado.

Fue gracias a la llegada de Julio Roberto Gómez, con experiencias positivas en el sector oficial, el rumbo del plantel empezó a cambiar y la hinchada volvió a creer. El entrante directivo aseguró la continuidad del técnico Hernán Gómez contratándole 14 refuerzos con experiencia.

Nuestra meta inicial siempre fue mantener el equipo en la primera categoría y volver a los cuadrangulares. Lo demás llegó gracias a que nunca perdimos la fe, reforzamos el trabajo en los momentos críticos, hicimos los debidos ajustes y tratamos de responderle al grupo para que funcionara en la cancha”, recordó Julio Roberto.

Y así fue, porque el DIM tuvo un buen comienzo y pese al bajón de siete fechas que casi lo deja por fuera de la semifinal logró meterse con una nómina corta pero comprometida.

Conscientes de que “teníamos un grupo reducido, pero dispuestos a buscar los objetivos”, recordó Gómez, los integrantes del conjunto rojo de Antioquia fueron superando los difíciles obstáculos y atrayendo de nuevo su afición al estadio Atanasio Girardot.

El promedio de 15.000 aficionados (fueron 3.000 abonados los que más la dieron la mano al Medallo) alcanzó para garantizar los ingresos mínimos y responderles a los jugadores y con la clasificación a las distintas fases aparecieron los nuevos inversores que se necesitan para pensar en grande en centenario venidero.

Diego Herner aceptó que “la llegada de nuevos dueños significa más garantías y mayor estabilidad, pero igual los actuales acertaron y brindaron las facilidades para que Medellín volviera a ser protagonista”.

La claridad con la que trabajó los actuales dirigentes fue determinante para que los deportistas se preocuparan sólo por rendir en la cancha y se generara el entorno positivo que terminó con la venta del 62 por ciento del club a la sociedad Equipo del Pueblo, la cual empezó a planear con su vocero Sergio Betancur lo que serán los primeros 100 años del Medellín, en los que el brillo de la sexta estrella será la meta a conseguir a partir del 5 de enero cuando regresen de vacaciones.

 

Millonarios dejó atrás 24 años de sufrimientos y se alcanzó la estrella 14.

Títulos de Millonarios

1949, 1951, 1952, 1953, 1959, 1961, 1962, 1963, 1964, 1972, 1978, 1987, 1988 y 2012-2

Subcampeonatos del Medellín

AÑO CAMPEON SUBCAMPEÓN

1959 Millonarios Medellín

1961 Millonarios Medellín

1966 Santa Fe Medellín

1993 Junior Medellín

2001 América Medellín

2008-2 América Medellín

2012-2 Millos Medellín

 

 

 

 

 

 

 

El clásico 273 perfilará el finalista

Luis Fernando Mosquera es el goleador de Nacional.

Luis Fernando Mosquera es el goleador de Nacional.

Luis Fernando Mosquera confiesa que para él la contienda de esta noche en el Atanasio Girardot “es igual a las demás”, pero Ezequiel Cano admite que este “partido es el que más anhelamos jugar en esta semi”.

Esa diferencia en los conceptos de los goleadores de Nacional e Independiente Medellín es la misma con la que afrontarán el clásico 273, ya que si los verdes ganan se pondrían muy cerca de la finalísima y si los rojos pierden casi que se estarían despidiendo de ese sueño.

Por ello Mosquera, quien suma seis tantos con Nacional y fue quien privó al DIM del triunfo en el minuto 92 el pasado 23 de septiembre, asegura que “lo único que nos interesa es tener una buena noche para quedarnos con los tres puntos y enrutarnos hacia la búsqueda de otra estrella para el club”.

Cano, el argentino que lleva siete goles con el DIM, aún se queja por “la forma como nos empataron esa vez con un penalti”, pero cree que hoy “será la ocasión ideal para demostrar nuestra capacidad y ratificar para que estamos este semestre en la Liga Postobón”.

Aunque Mosquera reconoce la capacidad del Medellín (donde estuvo en dos oportunidades), resalta que lo primordial para su club será “conservar el liderato y para ello tenemos que hacer respetar la localía”.

Cano le echa flores al rival y comenta que “el técnico Juan Carlos Osorio lo tiene practicando un buen juego y con un estilo definido”. Sin embargo, cree que “nuestro equipo tiene con qué pelear para llegar más lejos en esta semifinal y la mejor manera de demostrarlo es venciendo a Nacional”.

Si bien Mosquera es corto de palabras y Cano recién llegó al fútbol antioqueño, los dos goleadores la tienen clara, ya que coinciden en que el clásico 273 les marcará la pauta en los cuadrangulares de la Liga Postobón-II.

Antecedentes

Este año Independiente Medellín ha vencido dos veces al Nacional y se ha quedado con siete de los doce puntos en disputa. Sin embargo, los verdes clasificaron mejor ubicados, llegan como líderes del Grupo B y en el historial suman 111 triunfos contra 76 victorias escarlatas.

Juan Carlos Osorio, estratega local hoy, es consciente de que eso no les garantiza la victoria en la segunda fecha de la semifinal , más cuando él reconoce que “el Medellín sabe plantear los partidos, cuenta con jugadores de nivel y hará que tengamos cuidado con ellos porque tienen las mismas posibilidades”.

Su colega Hernán Darío Gómez, a quien la Dimayor le recordó ayer que sólo mañana terminará su sanción, piensa que “Nacional tiene la ventaja por contar con una nómina amplia y un entrenador ganador y de ideas claras”.

La última vez que se enfrentaron terminaron 2-2, razón por la que Bolillo recuerda que “este clásico no será fácil para ninguno de los dos.

Felipe Pardo se motiva cuando enfrenta al Nacional.

Probables formaciones

Nacional-Medellín

Evento: segunda fecha de la semifinal de la Liga Postobón-II.

Lugar: Atanasio Girardot.

Hora: 8:00 p.m.

Valor entrada: platea a $80.000, occidental a $55.000, oriental a $32.000 y populares a $20.000.

TV: Directv.

Nacional: Cristian Bonilla; Elkin Calle, Stefan Medina, Alexis Henríquez, Farid Díaz; Álex Mejía, Jherson Córdoba, Macnelly Torres, Avilés Hurtado, Juan David Valencia y Luis Fernando Mosquera.

Técnico: Juan Carlos Osorio.

Medellín: Leandro Castellanos; Daniel Bocanegra, Diego Herner, Jéfferson Mena, Jorge Arias; John Viáfara, Amílcar Henríquez; Felipe Pardo, Sebastián Hernández; William Zapata y Germán Ezequiel Cano.

Técnico: Hernán Gómez.

 

Al clásico 272 le faltaron emociones

Medellín le sumó de visitante al Nacional que lleva 5 empates seguidos en casa.

Medellín le sumó de visitante al Nacional que lleva 5 empates seguidos en casa.

Las individualidades salvaron a Nacional de la primera derrota en casa y la parte colectiva casi le alcanza al Independiente Medellínpara quedarse con la victoria.

Un penalti discutido (lo cometió Jorge Arias, aunque hubo uno más claro antes, le dio el empate 2-2 al conjunto verdolaga y una “gran” tarde de Felipe Pardo le sirvió al onceno escarlata para llevarse la paridad.

Los cambios oportunos en el complemento le dieron vida al club que hizo las veces de local y la contundencia y salida por las bandas en los ratos que tuvo la pelota llevaron al visitante a sumar en el estadio Atanasio Girardot, donde más de la mitad de los 24.665 aficionados eran verdolagas.

Este podría ser el resumen del clásico 272, que empezó frío y terminó bien caliente con algunos incidentes a la salida entre los aficionados, entre los dos equipos tradicionales de Antioquia que viven presentes tan diferentes como a la actuación de ayer que le significó a Nacional seguir por fuera del grupo de los ocho y al DIM ratificarse entre los primeros de la Liga Postobón-II.

Aunque el técnico Juan Carlos Osorio resaltó “la capacidad del equipo para sobreponerse dos veces en el marcador”, resaltó los goles de Johnathan Álvarez (55′) y Luis Fernando Mosquera (92′) y se mostró optimista “por las posibilidades de Nacional”, el futuro del equipo tiene reparos.

Porque un plantel que no sabe ganar en casa -suma cinco empates- y en la mitad del torneo apenas rinde al 44 por ciento tendrá más presión y muchas dificultades para avanzar a la otra rondas.

Hernán Bolillo Gómez terminó piedro por la manera como se le escapó la victoria en el tiempo de adición pese al doblete de Pardo (27′, de cabeza, y 69′, media distancia), pero a la vez lució satisfecho al constatar que “el DIM mejoró en su fútbol, tiene variantes y cuenta con un equipo fuerte para continuar en el grupo que disputará las finales”.

Sin embargo, tanto Osorio como Bolillo tendrán que hacer sus ajustes, porque el verde no podrá dejarle todo al talento individual y el rojo deberá lucir más seguro atrás cuando lo ataquen. Si ambos clubes corrigen a tiempo, las emociones de los clásicos serán más continuas y sus hinchas sufrirán menos como ayer.

 Ficha del partido

Nacional 2-Medellín 2

Evento: novena fecha de la Liga Postobón-II.

Estadio: Atanasio Girardot.

Árbitro: Imer Machado (Casanare).

Asistentes arbitrales: Rafael Rivas (Quindío) y Wilfredo Arenas (Casanare).

Asistencia: 24.665 personas.

Taquilla: $498.000.000.

Nacional: Gastón Pezzuti; Francisco Nájera, Stefan Medina, Óscar Murillo, Farid Díaz; Félix Micolta (Diego Álvarez, 78′), Alexánder Mejía, Jherson Córdoba (Luis Mosquera, 46′), Avilés Hurtado, Macnelly Torres; Fernando Uribe (Johnathan Álvarez, 46′).

Técnico: Juan Carlos Osorio.

Goles: Johnathan Álvarez (55′) y Luis Fernando Mosquera (92′, de penalti).

Expulsados: No hubo.

Medellín: Leandro Castellanos; Daniel Bocanegra, Diego Herner, Johnnier González, Jorge Arias; Julián Guillermo, Amilcar Henríquez, John Viáfara, Sebastián Hernández (John Hernández, 67′; Jéfferson Mena, 85′), Felipe Pardo: Germán Cano (Yorleys Mena, 67′).

Técnico: Hernán Gómez.

Goles: Felipe Pardo (27′ y 69′).

Expulsados: no hubo.

Figuras: Avilés Hurtado, John Viáfara y Felipe Pardo.

Otros resultados de la jornada

Caldas 1-Quindío 3

Patriotas 1-Chicó 0

Santa Fe 1-Millonarios 2

Huila 0-Tolima 0

Pasto 3-Cali 0

Equidad 3-Cúcuta 1

Cartagena 1-Junior 3

 

Décima fecha

Mircoles 26: Cúcuta-Cali, Envigado-Equidad, Junior-Santa Fe, Patriotas-Huila, Quindío-Caldas, Medellín-Real Cartagena, Tolima-Itagüí y Millonarios-Chicó.

Jueves 27: Pasto-Nacional.

 

 

Jugadores del DIM podrían quedar libres por falta de pago

Los jugadores del DIM explotaron ante el incumplimiento.

 

Tener que hacer “vaca” para evitar que a varios compañeros los desalojen de sus apartamentos por falta de pago y padecer la impotencia que se siente al abrir la nevera y encontrarla vacía, pese a estar trabajando, motivó a los jugadores del Independiente Medellín a hacer público el incumpliento salarial de los directivos.

A través de una carta, firmada por 23 miembros (siete no lo hicieron por varios factores, como estar en otro lado e irse antes de la práctica), el grupo le hizo saber a Coldeportes, con la asesoría de Acolfutpro, que “tenemos atrasos entre dos y seis meses en sueldos, bonificaciones y primas”.

John Javier Choronta Restrepo y Bréiner Castillo, quien no firmó “porque estaba con la Selección”, explicaron que tomaron la decisión al ver que “ya ni el sueldo básico nos lo están dando” y con el ánimo de evitar que se acrecente la crisis deportiva y económica que vive la institución próxima a su centenario.

Los rojos apenas “explotaron” esta semana, porque estaban analizando las consecuencias en contra del Poderoso, caso la pérdida del reconocimiento deportivo. Y si la situación empeora, según Carlos González Puche (Acolfutpro), varios jugadores podrían quedar en poder de sus derechos deportivos.

Eso gracias a que Coldeportes estudiará el caso, exigirá documentación y en 60 días entregaría un fallo similar al del Pereira, que ha perdido tres partidos por no  tener la documentación.

Conscientes de ese riesgo, los directivos tuvieron una reunión con el plantel ayer, pero los jugadores se mantuvieron firmes en su posición y les dieron 15 días de plazo para ponerse a paz y salvo. De lo contrario agilizarán con Coldeportes para que tome medidas drásticas.

En esa reunión, del martes en la noche, el presidente Jorge Osorio Ciro admitió que les adeudan 790 millones de pesos a los deportistas y que está a la espera de un préstamo bancario para responder.

También desmintió que “el Medellín esté quebrado porque debemos ese dinero, ya que el equipo vale al año 12.000 millones de pesos, continuamos trabajando, esperamos salir adelante y somos conscientes de que necesitan cambios, repensar el plantel ojalá con el técnico Hernán Darío Gómez y pagar las deudas para que nos quiten el reconocimiento”.

 

 

Voces de inconformidad y compromiso

“Hay que pensar en sacar esto adelante, ganando los partidos que vienen. No firmamos la carta, porque ya habíamos salido del entrenamiento, pero somos un grupo y estamos unidos pensando en lo mismo”.

Javier Calle, volante

 

“A todos nos deben plata, por eso el grupo se unió. A unos les deben poco, a otros mucho, pero hay atraso. Firmamos bajo cualquier circunstancia porque esto tiene que cambiar así tengamos reuniones con los directivos. La idea no es pararnos, porque somos profesionales siempre y queremos ayudarle a la institución a salir de esta situación lamentable para todos. Tenemos un contrato en el que aparece sueldo menor a las primas pactada y nos adeudan de ambas partes”.

Leiton Jiménez, defensor

 

“No firmé la carta, porque estaba en Bogotá con la Selección de Colombia el 2 de mayo. Sin embargo, desde allá apoyé la idea, porque a mi me deben dos meses y medio, a otros tres meses y medio y otros más arriba. El atraso es también en bonificaciones y primas”.

Bréiner Castillo, arquero

 

“Decidimos mandar la carta a  Coldeportes, con la asesoría de Acolfutpro y el visto bueno del técnico Hernán Gómez, porque la situación cada día es peor. No nos pronunciamos antes por solidarizarnos con el club y conscientes de que se le podía hacer daño con el reconocimiento deportivo. Yo hasta desistí de una oferta en Estados Unidos, pero es muy incómodo tanto atraso, porque todos tenemos necesidades y obligaciones”.

John Javier Restrepo, volante del DIM

 

“Hay que sumar para evitar los problemas del descenso, pero también nos decidimos a mandar la carta a Coldeportes, porque hay compañeros que no tienen con qué responder por sus familias debido a los atrasos salariales del club. Por todos los inconvenientes, lo que nos adeudan, los incumplimientos y otras cosas más fue que no esperamos más. Esto tocó fondo y no podemos seguir pasando problemas porque los directivos no nos responden laboralmente”

Felipe Pardo, delantero del DIM