La paz y el fútbol deben prevalecer en el clásico 275

John Viáfara y Macnelly Torres invitan a que el clásico 275 se viva en paz dentro y fuera de la cancha.

John Viáfara y Macnelly Torres invitan a que el clásico 275 se viva en paz dentro y fuera de la cancha.

Hablando con Luis Octavio Ormeño Gómez el arquero del Deportivo Independiente Medellín durante dos décadas (entre 1970 y 1990) y hoy entrenador de arqueros del club, admitía que lo único que lo pone triste en el fútbol es la violencia, esa que ha alejado demasiada gente del estadio Atanasio Girardot y que ha impedido que a un clásico vayan 44.000 personas como era la costumbre.

Hernán Bolillo Gómez, técnico del DIM, también se sueña viendo a una afición roja y verde respetándose como lo hacía en los ochenta, compartiendo un pollo en las tribunas del escenario, admitiendo la derrota y celebrando el triunfo sin necesidad de ofender al perdedor.

Juan Carlos Osorio, técnico, anhela la victoria este sábado con Nacional, pero respeta al rival, resalta sus bondades y la capacidad del estratega contrario y es un convencido de que si el encuentro se vive en paz los ganadores seremos todos los antioqueños.

Porque el encuentro 275 entre rojos y verdes, que para mayor goce y tranquilidad debería jugarse un día en la tarde y no en las noches como se está empeñando la Dimayor omitiendo los riesgos que el horario produce, debe ser una fiesta modelo en la que todo se valga menos el irrespeto contra los demás y la agresión del ganador o el perdedor.

Macnelly Torres, quien anda en uno de sus mejores momentos con el onceno verdolaga, tiene experiencias de clásico en la Costa con Junior y en Chile con Colo Colo, también es de los que piensa que lo mejor de un partido entre compañeros de plaza es dedicarse al buen fútbol y a marcar diferencia es en la cancha y no con actuaciones lamentables en las gradas, fuera del estadio o en los barrios de la ciudad.

Todos tienen derecho a celebrar y al duelo de la derrota, más no a atacar a otro que también goza cuando el equipo de sus amores hace un gol o sufre al verlo caer deportivamente. Lo ideal es la sana convivencia, más entre amante del deporte.

Seguramente la exigencia de documento y boleta en mano antes del primer anillo de seguridad, la ley seca que se decretó y los casi 2.000 policías garantizarán la seguridad en el encuentro 275 entre los dos equipos tradicionales de Antioquia que la última vez terminaron 1-1 (6 de diciembre de 2012). Sin embargo, también es válido que los espectadores sean conscientes de que la vida merece respeto y no termina por perder o ganar un partido de fútbol.

Los jugadores se comprometieron a no generar violencia con sus actuaciones en la cancha, ustedes señores aficionados, también prometan apostarle, el sábado a las 7:45 p.m. por la novena fecha de la Liga Postobón-I, a la paz y a sacar de taquito la violencia de los estadios para que las familias vuelvan y este deporte sea otra vez sinónimo de vida y no sinónimo de muerte.

Historial de los clásicos

PJ: 274

Triunfos verdes:111

Triunfos rojos: 77

Empates: 86.

Goles verdes: 364

Goles rojos: 315

 

 

Choronta no aguantaba más desorden en el DIM

John Javier Restrepo se cansó de no sonreír en el Medellín. Le dio pena tanto resultado negativo.

 

John Javier Restrepo se cansó de no sonreír en el Medellín. Le dio pena tanto resultado negativo.

John Javier Restrepo no había renunciado antes, porque “no fui capaz y amo al Medellín”. Lo hizo desde el lunes, porque “me da vergüenza con la hinchada apreciar un equipo reventado en todos los sentidos y que sólo jugaba un tiempo y después se derrumbaba”.

Esas fueran las principales explicaciones que dio Choronta a los 34 años para decirle adiós, como jugador, al equipo que lo vio nacer para el fútbol profesional en 1998, con el que logró dos títulos (2002 y 2009) y al que le gustaría volver en un futuro lejano en otro cargo.

No se va resentido del Independiente Medellín, pero el capitán y el capo escarlata, les vuelve a dejar en claro a los directivos que “si no refuerzan bien el equipo y planean mejor lo que viene la institución corre el riesgo de descender y eso sería muy triste con miras al centenario que se avecina”.

 

¿Qué lo motivó a pasar la renuncia al DIM?

“La cuarta eliminación me golpeó duro, tanto incumplimiento me puso a pensar en lo que tenía planeado hace medio año, la crisis económica, la pobre campaña de la cual todos fuimos culpables y el entorno poco favorable”.

 

¿Cuánto tiempo se demoró para decidirse?

“Cerca de medio año, con decirle que en diciembre estaba decidido, pero no fui capaz de retirarme por tantas cosas que me seguirán uniendo al DIM, donde nací para el fútbol”.

 

¿Quién le ayudó a tomar la decisión?

“Mi esposa Natalia Ochoa fue vital. No quería sufrir más por un equipo que hace rato no viene haciendo las cosas bien. Por el bien de mis hijos Sofía y Maximiliano era mejor dar un paso al costado”.

 

¿Por qué no lo hizo antes?

“Quería colaborar con mi experiencia y hasta dejando de cobrar muchas veces para sacar esto adelante, pero sentí tanta impotencia y vergüenza con la afición que me tocó explotar, porque no aguanto otro torneo tan malo”.

 

¿Cree que con su salida el DIM_mejorará?

“Yo me voy para no seguir tirando por la borda la buena imagen construida durante 15 años de profesionalismo y espero que con mi salida el equipo tenga un aire con gente fresca que venga a aportar algo diferente”.

 

¿Ya le pagaron todo?

“Para nada, solo me abonaron un mes de los cinco que me debían, aunque los directivos dicen que en los próximos días se pondrán a paz y salvo conmigo y los demás”.

 

¿Es cierto que usted tuvo que darle pasajes a varios compañeros?

“En muchas ocasiones y también dejé de cobrar para que les pagaran a los muchachos y ni lo uno ni lo otro”.

 

¿Por qué la crisis del DIM?

“Porque se planificó mal el grupo y abusaron poniendo tantos jóvenes a la vez. La realidad es que el DIM está reventado económicamente y eso afecta todo lo demás”.

 

¿Ve al club en el descenso?

“Sería muy triste llegar al centenario en la Primera B, pero si no se replantea y se arma un buen equipo para el semestre que viene se corre ese riesgo”.

 

¿Qué le faltó alcanzar con la camiseta roja?

“La Copa Libertadores, ese siempre fue mi anhelo”.

 

¿Volvería?

“Después de que me retire sería capaz de volver a un cargo diferente, porque no me quiero ir del fútbol, ya que esto es lo mio”.

 

¿Ya tiene ofertas?

“No tengo burro amarrado como especulan por ahí, pero mi meta es jugar otros dos años más para dedicarme al estudio, porque quiero ser directivo u entrenador”.

 

¿Qué le dijo el presidente Jorge Osorio Ciro?

“No creía que me iba a decidir, pensaba que era charlando lo que decía sobre mi salilda. Me aceptó la carta de renuncia y me dijo que tenía las puertas abiertas”.

 

¿Se siente defraudado por la dirigencia roja?

“Al presidente Jorge Osorio Ciro lo conozco desde que era médico y ambos queremos al DIM, pero mi relación solamente era laboral y por más que quisiera cumplir no lo podía hacer porque la situación tocó fondo”.

 

¿Y si le pagan todo y lo llaman de todo volvería?

“La cuestión no es de plata, es de tristeza, impotencia, un ambiente enrarecido y un ciclo cumplido”.

 

¿Qué sintió con la eliminación roja?

“Vergüenza con la gente. Pensamos que con la llegada del profe Hernán Gómez y los triunfos en los clásicos despegaríamos, pero todo se vino al piso porque sólo jugábamos bien un tiempo y después nada salía”.

 

¿Usted que mostró el nivel que debía?

“Uno a veces cree que está haciendo las cosas bien y si no fue así ofrezco disculpas, porque siempre intenté dejar el corazón y meterla toda la cancha”.

 

¿Se sintió solo en la cancha?

“No es eso, lo que pasó fue que los directivos cometieron un error subiendo tanto muchacho de una. Yo les hice ver antes de arrancar el torneo que había que armar un buen equipo y no tuvieron ese concepto en cuenta”.

 

¿Alguien lo amenazó por la eliminación?

“Por fortuna no, pese al desespero de la hinchada que al igual que nosotros lució impotente por tantas cosas malas. Creo que la gente me quiere y yo traté de responderle en cada partido, pero amo al Medellín, club que es un sentimiento para mi”.

 

¿Perdió la alegría en el club?

“Me costó decidir la renuncia, pero la pena y la vergüenza por la cuarta eliminación seguida de las finales me generaron mucha tristeza y me convencieron que tanto el club como yo merecemos un cambio”.

 

¿Qué le dijo Bolillo Gómez?

“El profe Hernán me apoyó diciéndome que siguiera hacia delante. Yo le expliqué mi situación y entendió, porque es consciente de la difícil situación que vive el DIM”.

 

¿Un mensaje para la hinchada?

“Respeto al que paga una boleta por verlo a uno. Por ello sentí pena al no brindar alegrías y al apreciar que mi sentido de pertenencia no alcanzaba para algo mejor. A la hinchada le agradezco por todo el respaldo brindado en el tiempo que estuve con la institución. Me voy consciente de que  me brindaron cariño y me voy deseándoles lo mejor con una institución que amo y por eso la decisión tomada para no hacerle daño”.

 

¿Hasta cuándo iba su contrato?

“Hasta junio de 2013 y como los derechos son mios no hubo problema para finalizar. Ahora solo espero que me cumplan lo pendiente para seguir dedicándome a mi familia y buscar otro panorama”.

 

¿Quiénes más renunciarán?

“No sé, porque eso es algo muy personal. Lo que si pienso es que si la situación sigue tan dura seguramente varios compañeros darán un paso al costado”.

 

Cifras

Equipos: 4 (DIM, 1998-2003 y 2008-2012), Cruz Azul (2003-2006), Tigres (2006-2007), Tiburones (2007-2008)

Títulos: DIM en 2002 y 2009

Con Colombia: ganó la Copa América de 2001 y jugó la Eliminatoria de 2002 y 2006, consiguiendo dos goles.