La Copa América invitó a Colombia a replantear

Colombia no dio la talla en la Copa América porque no pudo exhibir el fútbol del Mundial.

Colombia no dio la talla en la Copa América porque no pudo exhibir el fútbol del Mundial.

Un equipo que apenas haga un gol en un torneo internacional y complete tres participaciones sin figurar en un torneo de la Conmebol merece un análisis detallado.

Ese es el caso de Colombia en la Copa América de Chile-2015, a donde llegó como favorita, dicho hasta por Mario Alberto Yepes, capitán en el Mundial de Brasil-2014, y terminó en deuda por su discreta participación.

“Fueron muchas cosas las que afectaron el rendimiento”, admitió el entrenador José Pekerman y en eso tiene razón el orientador argentino, pero en lo que debe replantear en la manera como viene convocando a jugadores que no están en su nivel.

Al país austral llevó a jugadores sin ritmo, porque son suplentes en sus equipos, porque les tenía confianza por lo hecho en la Copa Mundo, pero en el fútbol no se puede vivir del pasado y por eso fue la tempranera eliminación.

“Nos quedó debiendo, porque además no fue un equipo equilibrado y dejó muchas deudas de mitad de campo hacia arriba”, alertó el entrenador Carlos Navarrete con justificación, ya que el combinado patrio no tuvo asistencias, apenas generó seis situaciones claras de gol en cuatro partidos y se conformó con ganarle 1-0 a Brasil y no perder con Argentina (0-0).

Ante Venezuela y Perú la imagen fue pobre en la parte deportiva y la física, porque el equipo “se notó cansado”, aseguró Andrés Orozco, campeón de la Copa América de 2001.

Esto debe llevar al cuerpo técnico a planear muy bien la Eliminatoria para Rusia-2018 que empezará en octubre, porque son varios los equipos que han progresado y la elección de los jugadores debe ser más apropiada y equilibrada para evitar nuevos inconvenientes.

Aparte de David Ospina, Jeison Murillo, Cristian Zapata y Carlos Sánchez, casi todos los demás jugadores quedaron en dueda con el torneo, consigo mismos y con el país, especialmente Camilo Zúñiga, Pablo Armero, Juan Guillermo Cuadrado, James Rodríguez y Falcao García. Aunque ellos no tuvieron la culpa, el responsable fue el orientador José Pekerman al ponerlos repetidamente pese a su bajón.

Desde Perú-2004, cuando se alcanzó el cuarto lugar con el entrenador Reinaldo Rueda (hoy orientador del Atlético Nacional), Colombia no se hace notar en la Copa América, ya que en 2007 la eliminaron en primera ronda y en 2011 y 2015 se quedó en los cuartos de final, aunque en Chile-2015 la situación fue más crítica porque en 70 años de participaciones nunca se había anotado un gol como esta vez.

 

Los sitiales de la Selección en la Copa

Chile-1945: 5° con un rendimiento del 25%

Ecuador-1947: 8°, 14,29%

Brasil-1949: 8°, 14,29%

Perú-1957: 5°, 33,3%

Bolivia-1963: 7°, 8%

1975 (sin sede fija): 2°, 66,6%

1979 (sin sede fija): primera fase, 62,5%

1983 (sin sede fija): primera fase, 50%

Argentina-1987: 3°, 75%

Brasil-1989: primera fase, 50%

Chile-1991: 4°, 42,8%

Ecuador-1993: 3°, 55,5%

Uruguay-1995: 3°, 44,4%

Bolivia-1997: segunda fase, 25%

Paraguay-1999: segunda fase, 75%

Colombia-2001: 1°, 100%

Perú-2004: 3°, 55,5%

Venezuela-2007: 9°, 33%

Argentina-2011: 6°, 58,3%

Chile-2015: 41,66%

 

A Jackson y Cuadrado les sobra corazón

Los niños de La Sierra sueñan con ser Juan Guillermo Cuadrado.

Los niños de La Sierra sueñan con ser Juan Guillermo Cuadrado.

Los filósofos modernos aseguran que el único exceso permitido en la sociedad es la gratitud. Y esto lo están aplilcando JacksonMartínez y Juan Guillermo Cuadrado al dar ejemplo con su labor social.

Conscientes de que “hay que devolverle algo bueno a la sociedad”, como se los recuerda Jackson a cada uno de sus pupilos, los dos integrantes de la Selección de Colombia pusieron en marcha fundaciones en las que “les ayudamos a construir sus sueños”, lo afirma, Cuadrado, a varios jóvenes de escasos recursos.

Gestionando implementación, ingresos económicos y apoyo de especialistas en educación física, sicología, nutrición, medicina, sociología y fútbol, el delantero del Porto de Portugal (Jackson) y el volante de la Fiorentina de Italia (Juan Guillermo) ratifican que les sobra corazón al mostrarles a los jóvenes que la superación sí se puede.

Partiendo de una formación integral, en la que “primero se piensa en la persona y después en el deportista”, así lo recuerda la directora Yahaira Martínez, la Fundación Jackson Martínez trabaja hace dos años con 40 deportistas en el barrio Enciso y 60 en Quibdó.

Con la misión de “robarle los jóvenes a la violencia”, en La Sierra Juan Guillermo puso en marcha hace un año el proyecto formativo que cuenta con 100 chicos que sueñan con ser futbolistas y tienen varios compromisos sociales.

Juan Carlos Sánchez, director deportivo afirma que para ingresar a la Fundación Cuadrado tiene que ver con “ser buenos ciudadanos, agradecerle siempre a Dios por la oportunidad de mejorar que nos brinda, estudiar y ser responsables en el semillero”.

Gracias a la iniciativa de estos dos exjugadores del Independiente Medellín, muchos chicos se han alejado del vicio y están proyectando su talento, porque la idea es que los que sobresalgan sean patrocinados para que muestren en el exterior. Ya seis de la Fundación Jackson Martínez piden pista en España y México.

 

En el barrio Enciso están las huellas y el aporte de Jackson Martínez.

Voces de satisfacción

Fundación Juan Guillermo Cuadrado

Juan Carlos Sánchez, director deportivo

“La Fundación es una semilla de Dios, después de dejar atrás la violencia y los grupos armados, tratamos de cambiar la mentalidad.  La idea es dejar de lado el vicio y a través del fútbol mantenemos las mentes ocupadas.                             Los requisitos para ingresar a la Fundación Juan Guillermo Cuadrado es meterle ganas y contar con el apoyo de los padres, porque la idea es que sea una escuela de formación. 

Entre los objetivos tenemos ocupar la mente ocupada de los chicos para formar buenos ciudadanos.  También les enseñamos la Palabra de Dios, porque la idea es que los corazones no estén dañados para que salgan hombres de bien a aportarle a la sociedad”.

Felipe Muñoz, entrenador 

“El trabajo en la Fundación Juan Guillermo Cuadrado consiste en entrenar los muchachos; en las prácticas compartimos los principios y valores. La idea es robarle jóvenes a los violencia y por eso les insistimos en que ahí no van encontrar nada.

Nos integramos con ellos, jugamos fútbol, nos abren los corazones y así es más fácil entrarles. Por eso tenemos 100 niños y 22 niñas y nos toca seleccionar muy bien, porque no hay cupo para todos los que quieren ingresar, que son muchos.

Acá los chicos deben respetar, tener compromiso y hacer la labor social, porque a nadie se obliga, pero hay que compartir la Palabra de Dios y cambiar la mentalidad. El que no cumple esos requisitos lo sancionamos o le damos la oportunidad a otros que quieran estar”.

Cristian tabares, director técnico de la Fundación

“Aparte de enseñarles a parar el balón, entregarlo y ubicarse en la cancha, enfatizamos en los principios y valores para que los jóvenes sueñen con ser alguien en la vida poniendo mucho corazón. También les inculcamos principios para que sueñen con ser personas de bien y sean alguien en la vida. También se hace labor social al repartir regalos y a futuro queremos conformar la escuela en el Ponyfútbol y generar semilleros de teatro, música y otras actividades”.

Juan José Espinosa Toro, arquero

“Llevo medio año, una tía me dijo con el primo. Me contó que acá entrenamos y nos llevarían a torneos. Lo mejor es que la iglesia, nos llevan todos lo sábados y nos enseñan la Palabra de Dios.

He aprendido mucho a manejar el balón. Me gustaría ser como leandro Castellanos, porque el fútbol es mucho para mi. A los amigos les recomiendo la experiencia, que vengan, porque esto es bueno, acá le enseñan varias cosas como persona y deportista”

 Johan Estiven Velásquez, delantero

“Llevo una año acá y vine gracias a una invitación de un amigo. Me gustaría ser como James Rodríguez. En la Fundación Juan Guillermo Cuadrado he aprendido a orar, manejar la pelota, pasarla y a jugar en equipo. Lo más importante es que estamos cambiando y recomiendo este semillero porque sirve para la vida, ya que nos forman como personas”.

Yesis estiven Gómez Gómez, lateral

“Llegué a la Fundación por intermedio del equipo anterior, me recomendaron. He aprendido mucho a valorar a Dios, las cosas que nos dan, porque antes era un hombre que no valoraba lo que me daban.

En la cancha es dificil, pero lo hacemos de corazón. Nos enseñan a proteger el balón, recepción la pelota y a hacer buenos toques. El ambiente ha sido excelente, todos nos ayudamos, compartimos, somos muy unidos. Nos exigen buen vocabulario y comportamiento.

El cambio se nota en la casa, todos podemos ser mejores, en el colegio nos ponen de ejemplo, somos más juiciosos. Gracias a que Juan Guillermo nos brinda una oportunidad más de vida y nos puede ayudar en el futuro”.

Fundación Jackson Martínez

Marino Martínez, jugador

“Lo mejor de la Fundación Jackson Martínez es que nos colaboran con los implementos, los pasajes, forman como familia y nos ayudamos para que las cosas salgan bien. Jackson nos da muchos consejos, es una persona humilde, es excelente, nos invita a hacer las cosas bien para lograr lo que queremos. El trabajo consiste en técnica y táctica”.

Andrés Camilo Arango, jugador 

“Hacer parte de la Fundación es un privilegio, porque es un medio para salir adelante;  acá forman personas, hay valores, unión y buenos compañeros. Para ingresar a la Fundación se necesita talento, ser buenas personas, estudiar y ser responsables. Jackson nos aconseja mucho es una persona con buen corazón que nos cuenta experiencias”.

Ivan René Galeano, arquero

 “Llegue gracias a que el profe Gustavo me invitó de Ferroválvulas. La Fundación nos brinda confianza, respeto, amistad, compañía y oportunidades. Varios han ido al exterior y a eso le apuntamos muchos, porque queremos triunfar en este deporte. Cuando vemos a Jackson sentimos una alegría inmensa, porque es el que ha hecho posible el sueño nuestro y nos da mas ganas de seguir sus pasos. Lo único que necesitamos para ingresar es talento y humildad, porque el fútbol es nuestra casa y la gran familia que tenemos”.

Cristian Rivas, jugador

“Es una linda oportunidad  jugar al fútbol y formarse en la Fundación Jackson Martínez, porque nos brinda la posibilidad de trabajar para alcanzar nuestros sueños. Vine hace casi dos años desde Quibdó y cada día me aprendo más de la vida y el deporte. 

Jugadores como Jackson, uno de los grandes, nos dice que con el trabajo y sacrificio salimos adelante. Nos deja claro que uno mismo es el enemigo. Nos brindan pasajes e implementación. Estamos muy agradecidos”. 

Gustavo Castrillón, director deportivo Fundación Jackson Martínez

“Es una bendición contar con el apoyo de Jackson Martínez y por eso les decimos a los muchachos que aprovechen esta oportunidad. Tenemos dos equipos en la Liga y hemos llegado a instancias importantes, aunque este año nos ha costado, porque hay seis que se fueron a probar en el exterior. La idea es formar seres integrales, porque se les enseña valores, el respeto por Dios y la sociedad, y la superación personal. Siempre hacemos una oración y si bien llevo más de 30 años en este oficio, hace dos hacemos un trabajo especial con la Fundación”.

Gustavo Gallo Jaramillo, formador de Jackson Martínez

“La Fundación busca aliviar las necesidades de sus paisanos y les brinda oportunidades a los jóvenes para no se pierdan en el vicio. Además, ayuda a proyectar los talentos que pro falta de apoyo y ayuda no son vistos por otros busca talentos en nuestro fútbol. Jackson le devuelve a la sociedad parte de lo que le dio cuando se formó en Enciso, Ferroválvulas e Independiente Medellín”.

Continuidad de Pekerman garantiza éxito del proceso, más no títulos: Óscar Córdoba

Oscar Córdoba

Oscar Córdoba

Oscar Córdoba aún celebra la actuación de Colombia en el Mundial de Brasil y la continuidad del entrenador José Pekerman, pero les recuerda a los que “sólo piensan con el corazón” que eso no garantizará el éxito en lo que viene, porque todo dependerá de “la respuesta de los jugadores en la cancha y del momento que tengan”.

Ahora que ve el fútbol desde afuera, concluye que el fútbol colombiano “se ha transformado para bien, pero todavía requiere de más ajustes”.

Esto lo hizo saber en el seminario Retos del marketing deportivo que organizó la Universidad Autónoma de Medellín. Allí también, la leyenda del Boca Juniors de Argentina, el mundialista de Estados Unidos-94 y el campeón de la Copa América de 2001, resaltó la renovación con miras a la Copa América de Chile-2015 y lo que significa para el país tener James Rodríguez en el Real Madrid español.

 

¿Qué genera la Selección?

Colombia fue capaz de reunir al país generando orgullo y sentido de pertenencia. El equipo ha dado un vuelco total a la imagen de un país lleno de problemas por uno de unidad, gracias a la causa que se llama fútbol”.

 

¿Cómo la siente usted?

Como un vehículo de gestión social y patriotismo. En el fútbol mi hijo quiere ser James y para nada Óscar Córdoba. Así como él quiere ser el número 10 de la Selección, los demás chicos, aún en situación problemática, quieren emular los ídolos gracias a la labor social”.

 

¿Por qué cambió el futbolista colombiano?

Hace 20 años ser jugador no generaba buena imagen, porque se pensaba en borrachos y mujeriegos e irresponsables. Hoy una chica le dice al papá estoy saliendo con James o Falcao y de una se alegra porque ya cambió la percepción del futbolista gracias a que , porque son más profesionales y se internacionalizaron”.

 

¿Por qué debió la transformación de la Selección?

Por cumplir con un proceso que arrancó tuvo varias etapas y contó con la semilla de mucha gente, especialmente de los que abrimos camino en el exterior. Y porque los Falcao, James, Jackson y compañía han progresado demasiado y se encargaron de ratificar que en este país hay responsabilidad, talento y virtud”.

 

¿Cómo se preparan los futbolistas colombianos?

Ahí hemos mejorado, pero todavía falta. En mi caso me tocó capacitarme, asesorarme en expresión oral y corporal, hablar con sicologos, sociólogos y aprender a hablar”.

 

¿Por qué Colombia llegó tan lejos en Brasil?

A nadie se le pasó por la mente que Colombia iba a hacer tan buen papel, pero lo hizo porque en este país abunda la calidad. Hoy uno saca uno por bueno y entra otro por bueno. Además tienen experiencia, se codean con los mejores del mundo, son figuras”.

 

¿Cuál jugador le gusta más de los nuevos?

Daniel Bocanegra por ser polifuncional, aunque Edwin Cardona también es un gran jugador”.

 

¿La continuidad de Pekerman garantiza el éxito?

Garantiza la continuidad del proceso, más no el éxito ni títulos, porque eso depende de muchos factores y de los jugadores. Seguramente ahora le van a pedir que seamos campeones del mundo. Supo proyectar esta generación, lo que me hace pensar que los resultados serán mejores y mayores los reconocimientos”.

 

¿Su hijo quiere ser James, usted con cuál jugador se ha tomado fotos?

Con ninguno, porque en el Mundial estuve con Fox Sports, pero si me gustaría con James o los demás”.

 

¿Qué le dice a los chicos para proyectarlos?

Que disfruten en la cancha y que aprovechen la nueva mentalidad; jugar fútbol no es fácil, es bien difícil, porque tocan muchos sacrificios”.

 

¿Por qué terminó usted metido como vehículo social?

Mi paso por Argentina, Turquía e Italia me llevó al tema social, por eso es que llevo cuatro años en trabajo con la sociedad del Bbva en una carrera a largo plazo, ya que el pensar en cortos plazos nos lleva a cometer muchos errores”.

 

¿Cómo llegó a la publicidad?

La primera empresa con la que hice un comercial fue con Bavaria, gracias al vínculo de la Selección con el marketing deportivo que se apoyó en el deportista para generar confianza en una marca. Eso ha sido mi fuerte en 25 años de carrera deportiva y ahora publicitaria con Bbva y otras empresas”.

 

¿Qué pasará con Falcao?

Pase lo que pase seguirá siendo un referente para la Selección. Nadie puede asegurar si hubiéramos llegado más lejos o retrocedido con él en Brasil. Lo que pasó fue positivo, porque el equipo funcionó en su forma de juego”.

 

¿Cuál es el problema de nuestro fútbol?

Me preocupan las barras generando caos fuera y dentro de los estadios. Por esto la gente compra más televisores y va menos a los estadios. El fútbol es muy lindo para echarle la culpa de todo lo que pasa en la sociedad y se replica en las barras. Hay que hacer algo urgente”.

 

¿Qué hacen los clubes para capacitar a los deportistas?

Talleres de capacitación, el jugador viene de estratos bajos con muchos problemas sociales. Hicimos estrategias de choque, esto es de prusupuestos, salud mental y física del jugador. La escolaridad ha mejorado, pero falta mucho. No se capacitan porque no siguen los ejemplos buenos”.

 

¿Qué se puede esperar en la Copa América?

Una buena actuación en Chile-2015, porque hay un equipo competitivo, la base sigue siendo del exterior y los que llegan son buenos. Claro que nadie puede pronosticar el futuro y tampoco podemos pasarnos de triunfalistas y exigir más de la cuenta”.

 

¿Es partidario de la renovación en la Selección?

Los que han llamado pueden ofrecer varias alternativas, y los que no eran titulares sí que más. Ahí veo bien a Juan Fernando Quintero y Daniel Bocannegra, ya que James está en otra dimensión”.

 

¿Que siente viendo a James en el Real Madrid?

Mucho orgullo y me hace acordar de Freddy Rincón porque él fue quien tuvo que abrir el camino en ese club, donde el racismo lo hizo salir. Por fortuna James entró bien y respondió”.

 

¿James es de la calidad del Pibe Valderrama?

Son generaciones distintas, pero tiene con qué ganarse un lugar especial en el fútbol colombiano si continúa por el camino que va. En el Real le tocó una época muy diferente a la que vivió Freddy Rincón”.

 

¿Por qué aún se apoyan en la generación de los noventa?

Es un cambio generacional, tuvimos la fortuna de hacer y ver cosas mejores. Al tener acceso a la información, a la educación crecemos como profesionales. Eso nos mantiene como vehículos publicitarios, pero es un hecho que ya vienen los James, Falcao, Cuadrado y muchos que se están preparando para ser figurar internacionales. Antes no se conocían más allá, pero ahora estamos en la globalización y estamos creciendo todos los días gracias a la mentalidad de nuestros deportistas”.

 

¿Se pasa fácil de jugador a dirigente?

Fue una linda experiencia ser presidente del Bucaramanga, llegué con muchas expectativas. Uno como jugador cree que puede cambiar todo, pero para ello necesita plata. Convencido de las divisiones menores llegue con un proyecto de vida a largo plazo, pero querían ascenso a seis meses y el equipo tenía demasiados problemas económicos. Era difícil conseguir el presupuesto para hacer competitivo el equipo sin canchas, sin caja y eso me llevó a aprender”

 

¿Cuál es la clave del éxito de un jugador?

Apoyarse en su familia, tener valores. Los padres son fundamentales en la formación con su apoyo”.

 

¿Si conviene tener tan apartada la Selección de la gente?

Soy ajeno a su forma de pensar, sin embargo, tengo entendido que a sus responsables les gusta tener su espacio libre para la competencia específica. Las cosas han cambiado”.

Cristian mantiene viva la dinastía de los Cassiani

Cristian Cassiani es lateral de Leones del Norte en el Torneo Postobón.

Cristian Cassiani es lateral de Leones del Norte en el Torneo Postobón.

Jugar al fútbol “es un asunto hereditario”, así lo define Cristian Cassiani, uno de los laterales derechos de Leones del Norte.

Dice que se inclinó por el balón por convicción y porque “lo llevo en la sangre”, pues es hijo de Geovannis Cassiani, sobrino de Francisco Cassiani y primo de Lewis Ochoa.

Los dos primeros, además de ser hermanos, fueron internacionales e hicieron parte de Nacional como defensores centrales. El último es lateral derecho de Millonarios, aunque también jugó con Medellín.

Esos buenos ejemplos tienen motivado a este joven de 20 años de edad y a la vez lo llenan de responsabilidad. “Sé que la exigencia es mayor por los buenos antecedentes de mis familiares y eso hace que me esfuerce más”.

Esa claridad en sus palabras es la misma que mostró durante 10 años en las divisiones menores del Nacional, club que lo prestó a Leones del Norte para “sumar minutos, experiencia y proyectarme en el fútbol colombiano”.

Cristian, a quien su papá Geovannis le corrige de manera constante, se define como un jugador técnico, rápido y fuerte mentalmente.

El seguidor de Camilo Zúñiga y Juan Guillermo Cuadrado también vive orgulloso del rico pasado de los Cassiani, quienes en varias ocasiones “me han mostrado videos en los que lucen sus capacidades en el fútbol profesional”.

Sin embargo, cuando está en la cancha se olvida de ello y trata de hacer lo suyo, porque “llevar esos genes genera expectativas y para dejar de lado la presión es mejor pensar en que cada uno tiene que construir su propia historia en la cancha”.

Por eso cuando le propusieron llegar a la Primera B no lo dudó, ya que en la segunda división le dan más oportunidades a los jóvenes y tuvo la ventaja de ser tenido en cuenta en varios juegos de la Copa Postobón por parte del técnico Álvaro Hernández, quien le augura “un buen futuro, porque tiene proyección y muy pronto lo veremos en los grandes clubes de Colombia”.

Mientras su papá Geovannis se abre espacio como entrenador en el equipo aficionado Los Habilidosos, su tío Francisco trabaja con una academia en Estados Unidos y el primo Lewis sostiene la titular en Millos, Cristian Cassiani se esmera en Leones del Norte, conjunto con el que aspira “a figurar siendo campeón del ascenso colombiano”.

Cuadrado es el orgullo de Necoclí

León Rengifo fue el formador inicial de Juan Guillermo Cuadrado. A sus 71 años sigue formando los próximos Necos.

León Rengifo fue el formador inicial de Juan Guillermo Cuadrado. A sus 71 años sigue formando los próximos Necos.

Unos conos descoloridos delimitan la cancha La Batea en Necoclí, las porterías blancas esperan a los pateadores y un abuelo algo encorvado por sus 71 años de edad impone la disciplina con su simple presencia por la visión y el buen ojo que tiene para descubrir talentos.

Su nombre es León Rengifo y su goma hace casi tres décadas es proyectar futbolistas. Sin recibir mucho a cambio y trabajando por el amor al deporte, ya que pocos pupilos se acuerdan de él y muy de vez en cuando recibe respaldo de la Alcaldía, este farmaceuta fue el responsable del surgimiento de Juan Guillermo Cuadrado Bello.

La perseverancia que utilizó para mostrarle el camino al central Carlos Díaz, el lateral Ormedis Madera, el portero Luis Enrique Martínez y el volante Yairo Moreno fue la misma que le sirvió para proyectar al hoy volante carrilero del Fiorentina de Italia y Selección Colombia.

A León se le corta la voz y se le alcanzan a encharcar los ojos cuando se pone a hablar de quien en Brasil se convertirá en su primer pupilo mundialista y al que llamaba el Cortico por su baja estatura. Así le puso a Cuadrado cuando “a los ocho años competía con los de doce y tenía tanta capacidad que se recorría el terreno con la pelota en sus pies, llegaba al arco y en vez de hacer el gol se devolvía”.

Señalando una foto desfigurada en la que Juan Guillermo aparece de cabeza rapada, cachetón y parecido al personaje Memín de las tiras cómicas, recuerda que su pupilo “arrancó como volante creativo” y mantiene los mismas condiciones que lo hicieron diferente en la cancha necocliceña: “técnica y rapidez”.

Poniendo en riesgo la estabilidad de la farmacia que tenía en el pueblo, don León muchas veces utilizó el poco dinero que tenía para comprar guayos, indumentaria y reforzar la alimentación de los futuros embajadores municipales, entre ellos Cuadrado.

Y cuando su capacidad económica no le dio y Marcela Bello, “me dijo encárguese usted de hacer profesional a mi hijo, pero me le paga el estudio”, prefirió recomendárselo a los 12 años a Luis Ayala en Apartadó, quien “lo trató como un hijo hasta los 16, edad en la que se lo llevaron a Medellín”.

Por ello cuando lo “veo con ese uniforme morado que también defendió en la Fiorentina ese astro argentino Gabriel Batistuta me lleno de orgullo, me digo sí valió la pena tanto esfuerzo y me motivo a seguir con los 65 chicos de la Corporación Amigos del Deporte (Coramidepor) que soportan los más de 30 grados diarios de temperatura con la ilusión de ser igual a Juan”.

 

Sinónimo de humildad

Ese chico que siempre le exigieron a León Rengifo para aceptarlo en los vacacionales de la Costa Atlántica y le dejaba tiradas las tareas a su abuela Marcela Guerrero en el barrio Simón Bolívar cada que había una “recocha” en La Batea es hoy el orgullo de sus paisanos.

Leydis Paola Galé anhela la mitad de año, aunque sabe que en este 2014 será complicado por lo de la concentración mundialista, para que llegue el primo que de niños le hacía todo tipo de maldades.

Se la pasaba amarrándome las manos y haciéndome todo tipo de travesuras. La única que lo controlaba era mi abuela Marcela, la que más lo mimó de chico”.

Leydis tampoco olvida la algarabía que se genera cada que su primo llega al pueblo en mayo. “Los niños hacen fila para que les estampe su autógrafo; a Juangui le encanta celebrar su cumpleaños con nosotros, porque goza con sus amigos y su ahijado Juan José Sáder, quien se parece a él”.

Esas experiencias fueron apenas hasta los 12 años, ya que a partir de ahí Cuadrado se la pasó casi todos los días en el club Manchester de Apartadó con la ayuda de Luis Ayala y la colaboración del primo Luis Moreno, quien recuerda que “muchas veces me tocó acompañarlo a entrenar para que su mamá estuviera más tranquila”.

Quiero ser profesional para a salir adelante” fue la frase mágica que le respondió Juan Guillermo a su tutor León y a su familia en Necoclí en 1996. Eso mismo repiten los 65 chicos de Coramidepor y Talento Necocliceño que van tras sus huellas, entre ellos Fernando González Jiménez y John Jairo Franco, y cuando lo ven por la televisión y desde el Urabá le mandan bendiciones para que sus trenzas también estén de moda en el Mundial de Brasil-2014