Nacional-Santa Fe es un duelo de campeones

Nacional buscará su estrella 12 a partir del 14 de julio en el Atanasio con Jéfferson Duque y Juan Pablo Ángel.

Nacional buscará su estrella 12 a partir del 14 de julio en el Atanasio con Jéfferson Duque y Juan Pablo Ángel.

Hacía rato que los dos mejores equipos de la temporada no definían un título en Colombia, ya que regularmente llegaban a la final el primero con el último clasificado o los que llegaban en las posiciones secundarias.

Nacional y Santa Fe se encargaron de cambiar esa historia y luego de ser los mejores en los cuadrangulares y la reclasificación (44 puntos de los cardenales contra 42 de los verdolagas) están listos para disputar la edición 77 de la Liga Postobón.

Rendir al 61% en la semifinal y en todo el año tienenen al conjunto capitalino “viviendo algo especial”, como lo ratificó su presidente César Pastrana. Porque además de ser protagonistas de la Copa Libertadores “nos llegó la ilusión de buscar la octava estrella en Colombia para felicidad de todos los hinchas en una era inolvidable en el Santa Fe”.

Este año el conjunto bogotano apaerce con la mejor delantera (39 goles), es el de más partidos ganados (12) y el que menos ha perdido (4 al igual que su rival de la finalísima”. Esos números, sumado a la memoria futbolística que resalta su técnico Wilson Gutiérrez diciendo que “tenemos un trabajo de base de dos años y los ajustes han sido muy pocos, ya que el libreto de buen fútbol y tenencia de pelota está claro”, tienen a los cardenales como serios aspirantes a la corona que ya consiguieron en 1948, 1958, 1960, 1966, 1971, 1975 y 2012-1.

Nacional no se queda atrás, ya que con su media del 58% en la temporada (61% en los cuadrangulares) ratificó que siempre es armado para ser protagonista del fútbol colombiano. Ha tenido sus altibajos, como lo admitió el técnico Juan Carlos Osorio, pero en el último año ha estado en la pelea por los puestos de privilegio, es el segundo más efectivo de la temporada, cuenta con una de las hinchadas más numerosas del país (actualmente es segunda en acompañamiento detrás de la de Millonarios) y tiene jerarquía para conseguir la estrella 12. Las once que tiene las consiguió en 1954, 1973, 1976, 1981, 1991, 1994, 1999, 2005-1, 2007-1, 2007-2 y 2011-1.

A diferencia de su rival de este domingo en el Atanasio Girardot por la definición de la Liga Postobón-I, los verdolagas no están en la final hace dos años, pero es el equipo que más le aporta a la Selección en la era Pekerman: en la última convocatoria puso a Stefan Medina, Álex Mejía y Macnelly Torres.

Este año quedaron 2-2 el único juego que tienen, fue el 9 de febrero. Y al mirar el presente que tienen se puede asegurar que la final no será tan desigual como en 2005-1 cuando quedaron 0-0 en Bogotá y 2-0 en Medellín para que los verdes dieran la octava vuelta olímpica de su historia.

Las cargas son equilibradas, los dos equipos saben lo que es ganar, por algo son los primeros triunfadores en la naciente Superliga, tienen historia en el país (los verdes fueron fundados en 1947 y los cardenales en 1941), cuentan con jugadores internacionales y parten de la tenencia de la pelota. Sólo falta que respondan al favoritismo, aunque hay que recordar que los bogotanos han sido más regulares en su rendimiento, pues los nacionalistas se identifican por los altibajos.

Santa Fe ha ganado dos títulos en el último año: Liga y Superliga, por eso sus aficionados andan felices.

Historial de verdes y rojos

PJ: 217

Triunfos verdes: 86.

Triunfos capitalinos: 64

Empates: 67

Primer juego: Santa Fe 5-Nacional 2, 15 de agosto de 1948 en Bogotá.

Ultimo juego: Santa Fe 2, Nacional 2, febr 9 de 2013, en Bogotá.

Wilson Gutiérrez ilusiona al Santa Fe con la Copa

Wilson Gutiérrez le devolvió la mentalidad ganadora al Santa Fe, ya lo puso en dos finales de Colombia y está cerca de la última instancia de la Copa.

Wilson Gutiérrez le devolvió la mentalidad ganadora al Santa Fe, ya lo puso en dos finales de Colombia y está cerca de la última instancia de la Copa.

La vida le cambió para bien al Independiente Santa Fe gracias a Wilson Gutiérrez. Este bogotano de apenas 42 años de edad le devolvió el año pasado la grandeza al equipo cardenal al ser el autor intelectual de la séptima estrella que buscaba desde 1976 y lo tiene soñando con la primera final de la Copa Libertadores de América.

Bajo la consigna “hay que salir siempre a proponer con base en la tenencia de la pelota”, Gutiérrez metió al elenco capitalino en la semifinal del torneo continental igualando lo que hizo su colega Julio Tocker en 1961.

Hablando poco y haciéndose notar mucho en los entrenamientos, el exsubcampeón de la Copa Conmebol en 1996 como jugador del club, también alcanzó otra marca que lo pone como uno de los estrategas más importantes de la institución al clasificarla de manera anticipada a otra final de la Liga Postobón y quedar una victoria por tres goles ante Olimpia (perdió 2-0 allá y el juego de vuelta será el 9 de julio) para pasar a la última instancia de la Libertadores en la que estará Newell’s de Argentina o Mineiro de Brasil.

¿Cuáles es el secreto del Santa Fe 2013?

El trabajo, la continuidad, la unión del grupo, la convicción y la fe en lo que se hace”.

¿A cuál escuela pertenece?

No me inscribo en ninguna, porque tengo un poquito de los colombianos Basílico González y Arturo Boyacá, el argentino Pablo Centrone y el serbio Dragan Miranovic”.

¿Cuál es su estilo?

Ofensivo partiendo de la posesión de la pelota. Me gusta jugar bien al fútbol”.

¿Cómo se dio su llegada?

Venía metido con las divisiones menores del club y el conocer a casi todos los jugadores ayudó a que le diéramos vida a un proyecto sólido que se ha sostenido por los resultados y el respaldo de la dirigencia cardenal”.

¿Se preparó?

Tengo más de una década de camerino, soy técnico en rendimiento deportivo y estoy haciendo un curso virtual por Internet en la AFA para tener más argumentos. Leo mucho sobre táctica y son un enamorado de los videos para apreciar falencias y fortalezas”.

¿Es consciente de que está haciendo historia?

Vivo satisfecho por dejar atrás 37 años de frustraciones al lograr en 2012 el título anhelado desde 1976. Y es importante lo que estamos haciendo en la Copa, pero la felicidad será completa si le ganamos el martes a Olimpia, llegamos a la final y la ganamos”.

¿El acierto del Santa Fe parte de lo individual o lo colectivo?

Hay jugadores importantes, pero acá todo gira en una propuesta colectiva en la que todos los jugadores, sin importar la posición ni la región, son fundamentales”.

¿Es un hombre de fe?

Sí, pero eso no significa que vaya todos los domingos a misa. Creo en Dios y con fe sé que nos ayuda en el trabajo sin necesidad de creer en agüeros u otras cosas”.

¿A quién le dedica su tiempo libre?

A mi familia, compuesta por la esposa Cindy Franco y mis hijos María Fernanda, de 16 años de edad, y Jerónimo, quien apenas es un bebé y me tiene preparando teteros y cambiando pañales”.

¿Hay nivel en el fútbol colombiano?

Es bueno y estamos en un gran momento. La Selección está muy cerca del Mundial de mayores, los juveniles se destacaron en Turquía y Santa Fe volvió a la semifinal. Tenemos bueno equipos y grandes jugadores”.

¿Qué significa la Copa Libertadores para usted?

La gran vitrina internacional para todos, pero debemos pensar más en lo colectivo que en el beneficio individual”.

¿Hay con qué ganar el martes al Olimpia?

Es un sueño que podemos hacer realidad sin traicionar nuestro estilo y apelando a la capacidad de todos”.

Bobadilla aún le hace fuerza al Medellín

El exportero Aldo Bobadilla se siente un paisa más por lo bien que lo trataron mientras jugó en el DIM.

El exportero Aldo Bobadilla se siente un paisa más por lo bien que lo trataron mientras jugó en el DIM.

Contar con grandes arqueros ha sido la constante del Independiente Medellín desde antes de llegar al profesionalismo. Recuerden a Gabriel Mejía, el que le entregó el trono a Efraín Caimán Sánchez y no dejen de lado al Gordo Osvaldo Ayala.

De esa dimensión era el paraguayo Aldo Bobadilla, un hombre serio, que hablaba sólo cuando necesitaba, inspiraba respeto, sabía ganar y contaba con el liderazgo guiarlo hacia la conquista de la quinta estrella.

Llegó maduro como los jugadores insignias del plantel. Tenía 31 años cuando se vistió de rojo y entre sus antecedentes tenía a favor dos títulos internacionales con Boca Juniors de Argentina.

Su fuerte carácter le dejaba una imagen de hombre agrio, pero al interior del grupo era el primero en dar ejemplo, sabía diferenciar a la perfección el bien del mal y con su elevado nivel en el Independiente Medellín (fue capitán entre mediados de 2007 y 2010 año en el que partió) disputó dos finales en Colombia: la de 2008-2 que perdió ante América y la ganada en la Liga Postobón de 2009-2 frente al Huila liderando un grupo que aparece entre los mejores del centenario escarlata.

Mientras estuvo Aldo en el arco, el DIM gozó de tranquilidad, ya que era difícil hacerle un gol por arriba con sus 1,92 metros de estatura, inspiraba respeto con su amplio recorrido y en los momentos críticos que vivió el club siempre terminaba en figura.

Es cierto que Bréiner Castillo y Leandro Castellanos hicieron que la afición sintiera poco su ausencia, sin embargo, Bobadilla quedará en la historia como uno de los mejores cancerberos que tuvo el Medellín, en el que los dirigentes de la época querían que se quedara dirigiendo las divisiones menores para que después alcanzara su sueño personal: dirigir al Medellín en el rentado.

Mientras ese momento llega, Aldo inicia su carrera de técnico en el San Lorenzo de la Primera B en Paraguay en el que dirige a su excompañero del arco rojo Bryan López y al también colombiano Ricardo Mina. Desde allí le contó a El Colombiano el amor que mantiene por la casaca roja y lo que sufre para que el elenco antioqueño celebre a lo grande sus 100 años de vida y vuelva a los primeros lugares del campeonato nacional.

 

¿Cómo lo marcó el DIM en su paso por el club?

Me marcó con uno de los mejores momentos como futbolista. Una de las cosas más hermosas que he vivido fue jugar en el Medellín”. 

¿Qué fue lo mejor durante su estadía en el plantel?

El gran grupo de personas y jugadores con los que compartí en mi paso por el club; jugar en el DIM era compromiso para todos los que formábamos ese gran equipo. En la institución sobraba responsabilidad y amor por la camiseta desde el instante en el que llegabas, al menos así lo sentí”. 

¿Qué fue lo más duro que vivió en el club?

Cuando llegué en 2007 estaban mal y lejos de clasificar entre los ocho; me tocó jugar 8 partidos en los que casi conseguimos avanzar y de verdad que fue muy duro no ingresar a la gran fiesta”.

¿Qué aprendió de los antioqueños?

Mire yo soy un paisa más. La calidez de las personas, su cordialidad y el apoyo incondicional. Esa linda tierra que tanto amo me dejó infinidad de cosas hermosas”.  

¿Cómo califica su paso por el Medellín? “Lo califico como uno de los mejores momentos de mi vida como jugador. Me sentí como en familia. Fue hermoso y siento orgullo de haber pasado por ese equipo tan glorioso con el que jugamos dos finales y logramos un título con un gran grupo en 2009”.

¿Qué significa el Medellín para usted?

Marcó mi vida de una manera extraordinaria. Le agradezco a Dios por haberme llevado a ese elenco tan glorioso en el que disfruté y viví momentos inolvidables, entre ellos la quinta estrella”.  

¿Cómo se siente al saber que aún es ídolo?

No sé si soy ídolo, lo que sí tengo claro es que los quiero mucho y llevo muy dentro de mi corazón. Sé que dí lo mejor de mi y creo que la gente lo reconoce y nada más”.

¿De qué manera califica a la hinchada escarlata?

Como la mejor de todas; se porta de manera sobresaliente con la institución en las buenas y en las malas”. 

¿Cuál opinión tiene sobre los 100 años del DIM?

Es un acontecimiento muy grande cumplir 100 años de vida gloriosa y poderosa. Hay que disfrutar este centenario sanamente y con todas las de la ley entre hinchas, jugadores, directivos y todos los que queremos la institución”. 

¿Le gustaría volver al DIM en otra faceta?

Me encantaría siempre volver en otra función, porque el DIM hace parte de mi y yo hago parte del Medellín. Esperemos a ver qué pasa”.

¿En cinco frases defina al Medellín?

Afortunados son los que juegan en el DIM, fui un bendecido al salir campeón con el club, es grandioso ser hincha del rojo, es difícil explicar el sentimiento de vestir esta camiseta tan gloriosa y sé que Dios bendecirá al plantel y a todos los que tuvieron y tienen que ver con sus 100 años de existencia. Feliz centenario para el glorioso y clamoroso Medellín”.

Nacional tiene que marcar la diferencia en el grupo

Fredy Pajoy y Elkin Calle tienen experiencia en semifinales, ojalá la aprovechen para que Nacional gane el Grupo B.

Fredy Pajoy y Elkin Calle tienen experiencia en semifinales, ojalá la aprovechen para que Nacional gane el Grupo B.

El que siete de los semifinalistas de la Liga Postobón hayan sido campeones (el único sin títulos es Itagüí) le dan un tinte especial a la semifinal de la edición 77 del fútbol profesional en Colombia, porque son muchos los favoritos.

Nacional, Santa Fe, Millonarios, Cali, Tolima y Once Caldas están llamados a imponer su historia y jerarquía en la fase que arrancará el 15 de junio.

Claro que Pasto y las águilas doradas también hicieron méritos y pueden ilusionarse con la disputa de la última ronda, pero lo más lógico es que el elenco verde de Antioquia (tiene 11 estrellas contra 14 de Millos) sea el obligado a tomar la iniciativa.

La capacidad de su nómina, los números que respalda al técnico Juan Carlos Osorio, el masivo acompañamiento de su afición y las altas inversiones que viene haciendo la Organización Ardilla Lulle (tomó el mando del equipo el 22 de mayo de 1996) le entregan el rótulo de favorito y lo invitan a hacer un esfuerzo mayor.

Para seguir en la búsqueda de la estrella 12 tendrá que mejorar su fútbol, mostrar un nivel más parejo y no olvidar que los demás siempre le juegan un clásico.

Si Nacional desea ser campeón debe recordar que Santa Fe y Millonarios son los últimos monarcas de la Liga, Cali es de los más parejos en la temporada, Tolima tiene la mejor regularidad en los últimos cinco años, Caldas es orientado por un ganador como Sachi Escobar, Pasto está acostumbrado a sorprender e Itagüí cuenta con jugadores experimentados y el orientado Jorge Luis Bernal que también sabe de finales.

Juan Carlos Osorio admite la gran oportunidad que tiene y prefiere no pensar el favoritismo, sino en hacer el debido trabajo, pero el arrancar por fuera ante Pasto, el no salir de Antioquia en la segunda ronda y rematar en el Atanasio ante los mismos nariñenses hace que el elenco verde tenga la gran oportunidad de halagar a su fanaticada con otra final en la que se vería con otro campeón, ya que la llave B quedó integrada por Santa Fe, Cali, Caldas y Millonarios.

 

27 puntos sería la cifra mágica para clasificar en Colombia

Itagüí está a un triunfo y un empate de clasificar; Millonarios tiene que lograr 9 de los 15 puntos en juego para avanzar y defender su título.

Itagüí está a un triunfo y un empate de clasificar; Millonarios tiene que lograr 9 de los 15 puntos en juego para avanzar y defender su título.

En los 13 años de existencia de los torneos cortos en el fútbol colombiano sólo siete equipos han clasificado con 26 puntos (Unión Magdalena y Pereira en 2003-1; Millos en 2003-2; Once Caldas en 2005-1; América en 2008-1; Cúcuta en 2001-1 y Medellín en 2012-2)  para los cuadrangulares semifinales gracias al cruce de resultados en la última fecha del todos contra todos. Eso implica que para acceder a la siguiente ronda se necesitarían los 27 puntos que han sido la cifra mágica casi todos los años, ya que con ese número se asegura el que los alcance.

Santa Fe estaría a tres unidades de clasificar (es primero con 24), pero si mantiene su producción podría llegar a 33 unidades, porque está consiguiendo 1,8  puntos por juego. En esa tónica  tan positiva se encuentran Itagüí, Caldas, Tolima y Nacional que logrando cinco unidades irían a la fija, pero también podrían superar los 30 si no bajan la guardia.

A los  que les toca apurar un poco esa los que están con 18 unidades, porque sólo restan 15 por disputarse hasta el 2 de junio y tendrán que mejorar el rendimiento, ya que con el 1,3 puntos logrados por juego hasta este momento no alcanzarían los 27 y se quedarían con los 25 que acumulen, porque apenas en tres oportunidades se ha pasado con esa cifra. Lo hicieron Deportes Quindío en 2008-2, América en 2011-2 y Pasto en 2012-2.

Jorge Luis Bernal, responsable de que Itagüí esté a cuatro puntos de clasificar por cuarta vez a los cuadrangulares, asegura que “la competencia se pondrá más apretada al son de que falten las fechas, por eso hay que conseguir las victorias en casa y tratar de sumar algo por fuera aprovechando la gran disposición de nuestra nómina, en la que el buen trabajo y el sentido de pertenencia de los antioqueños es la constante”.

El pensamiento de Bernal toma más validez cuando se analiza que cinco equipos están casi listos en la Liga Postobón (Santa Fe, con 24; Itagüí, 23; Caldas, 23; Tolima, 22, y Nacional, 22),  dos conservan serias posibilidades de avanzar (Cali y Pasto, ambos con 21) y 9 tienen opciones matemáticas, unos más que otros, pero conservan la ilusión. Ellos son Cúcuta (18), Junior (18), Millonarios (18), Chicó (15), Huila (15), Petrolera (14), Equidad (13), Envigado (12) y Medellín (11).

Los que sí están eliminados a cinco jornadas de la fiesta que arrancará el 16 de junio son Patriotas y Quindío, que suman apenas 9 y 8 puntos respectivamente. Claro que en cada fecha se irá depurando el grupo de los aspirantes y crecerá la lista de los que tienen que empezar a planear con anticipación el segundo semestre.

 

Así clasificaron en los últimos cuatro torneos

2011-1: 1 Caldas, 36 puntos; 2° Tolima, 34; 3° Nacional 33°, 4° Envigado, 33; 5° Equidad, 29; 6° Millonarios, 28; 7°Cali, 27; 8° Cúcuta, 26.

2011-2 1 Junior, 31; 2° Itagüí, 30; 3° Once Caldas, 29; 4° Millonarios, 28; 5° Santa Fe, 28; 6° Envigado, 28; 7° Chicó, 27; 8° América, 25.

2012-1: 1° Tolima, 36; 2° Santa Fe, 29; 3° Itagúí, 29; 4° Huila, 29; Equidad, 28; Pasto, 27; Chicó, 27; 8 Cali, 27.

2012-2: Millonarios, 37; Equidad, 33; Junior, 32; Itagüí, 32; Nacional, 30; Tolima, 29; Medellín, 26; Pasto, 25.

Nacional consigue resultados pero aún no convence

Nacional venció 2-0 al Itagüí y con ello ajustó la quinta victoria en el torneo de este año.

Nacional venció 2-0 al Itagüí y con ello ajustó la quinta victoria en el torneo de este año.

Nacional vive una etapa similar a la de 1998 (con Reinaldo Merlo)  y 2007 (con Óscar Quintabanni) en la que su rendimiento era alto y los resultados muy positivos pero no su propuesta futbolística no convencía del todo.

Víctor Hugo Aristizábal, el goleador histórico del conjunto verdolaga (172 tantos en los períodos 1990-92, 94-96, 2000 y 2005-2007), acepta que todavía no ve al Nacional que “ganaba, goleaba y gustaba de mi tiempo”, pero le pide paciencia a la afición porque las épocas, los jugadores y los técnicos cambian.

Así como lamenta que “el fútbol moderno piense más en el resultado que en el buen juego”, Aristi cree que Nacional sigue marcando diferencia en todos los torneos que compite. La prueba está en que con el triunfo 2-0 del miércoles, como visitante en Ditaires, ante Itagüí se aseguró en la segunda ronda de la Copa Postobón luego de 6 fechas.

Los goles de Francisco Nájera y Félix Micolta le sirvieron al verde para llegar a 16 puntos y sacarle 5 de ventaja al segundo, que es Medellín (empató 1-1 de local con Rionegro), su rival de este domingo en el clásico 276 en el Atanasio Girardot.

Juan Carlos Osorio es un autocrítico y admite que “a veces pecamos por muchas cosas como pánico escénico, arrogancia y demasiada confianza”. Sin embargo, está satisfecho con la actuación del verde en la Liga Postobón (segundo con los mismos 21 puntos del líder Tolima), las seis fechas de invicto en la Copa y el compromiso que vienen mostrando sus jugadores en las últimas fechas.

Osorio asegura que lo importante “será conseguir resultados positivos intentando jugar bien” y cree que eso lo está haciendo Nacional y por ello está clasificado para la Copa y a 7 puntos de asegurar cupo en la semifinal del rentado.

Su nueva prueba de fuego será este domingo en el clásico 276 ante el rojo, al que no vence hace cuatro partidos. La última vez fue el 1° de septiembre de 2012 cuando lo venció 3-0 con goles de John Fredy Majoy, Macnelly Torres y Óscar Murillo.

La paz y el fútbol deben prevalecer en el clásico 275

John Viáfara y Macnelly Torres invitan a que el clásico 275 se viva en paz dentro y fuera de la cancha.

John Viáfara y Macnelly Torres invitan a que el clásico 275 se viva en paz dentro y fuera de la cancha.

Hablando con Luis Octavio Ormeño Gómez el arquero del Deportivo Independiente Medellín durante dos décadas (entre 1970 y 1990) y hoy entrenador de arqueros del club, admitía que lo único que lo pone triste en el fútbol es la violencia, esa que ha alejado demasiada gente del estadio Atanasio Girardot y que ha impedido que a un clásico vayan 44.000 personas como era la costumbre.

Hernán Bolillo Gómez, técnico del DIM, también se sueña viendo a una afición roja y verde respetándose como lo hacía en los ochenta, compartiendo un pollo en las tribunas del escenario, admitiendo la derrota y celebrando el triunfo sin necesidad de ofender al perdedor.

Juan Carlos Osorio, técnico, anhela la victoria este sábado con Nacional, pero respeta al rival, resalta sus bondades y la capacidad del estratega contrario y es un convencido de que si el encuentro se vive en paz los ganadores seremos todos los antioqueños.

Porque el encuentro 275 entre rojos y verdes, que para mayor goce y tranquilidad debería jugarse un día en la tarde y no en las noches como se está empeñando la Dimayor omitiendo los riesgos que el horario produce, debe ser una fiesta modelo en la que todo se valga menos el irrespeto contra los demás y la agresión del ganador o el perdedor.

Macnelly Torres, quien anda en uno de sus mejores momentos con el onceno verdolaga, tiene experiencias de clásico en la Costa con Junior y en Chile con Colo Colo, también es de los que piensa que lo mejor de un partido entre compañeros de plaza es dedicarse al buen fútbol y a marcar diferencia es en la cancha y no con actuaciones lamentables en las gradas, fuera del estadio o en los barrios de la ciudad.

Todos tienen derecho a celebrar y al duelo de la derrota, más no a atacar a otro que también goza cuando el equipo de sus amores hace un gol o sufre al verlo caer deportivamente. Lo ideal es la sana convivencia, más entre amante del deporte.

Seguramente la exigencia de documento y boleta en mano antes del primer anillo de seguridad, la ley seca que se decretó y los casi 2.000 policías garantizarán la seguridad en el encuentro 275 entre los dos equipos tradicionales de Antioquia que la última vez terminaron 1-1 (6 de diciembre de 2012). Sin embargo, también es válido que los espectadores sean conscientes de que la vida merece respeto y no termina por perder o ganar un partido de fútbol.

Los jugadores se comprometieron a no generar violencia con sus actuaciones en la cancha, ustedes señores aficionados, también prometan apostarle, el sábado a las 7:45 p.m. por la novena fecha de la Liga Postobón-I, a la paz y a sacar de taquito la violencia de los estadios para que las familias vuelvan y este deporte sea otra vez sinónimo de vida y no sinónimo de muerte.

Historial de los clásicos

PJ: 274

Triunfos verdes:111

Triunfos rojos: 77

Empates: 86.

Goles verdes: 364

Goles rojos: 315

 

 

Los cinco por qué el DIM no arrancó bien

Al Medellín le ha ido mal este semestre porque no defiende bien ni hace goles.

Al Medellín le ha ido mal este semestre porque no defiende bien ni hace goles.

Hernán Darío Bolillo Gómez, técnico, y Sergio Betancur, presidente, admitieron que entre las 10 contrataciones que hicieron para este semestre se les pasó conseguir un goleador en la Liga Postobón.

Porque trajeron tres delanteros de experiencia y sólo uno de ellos ha convertido y lo hizo en la Copa Postobón, razón por la que el equipo está en el lugar equivocado y no viene respondiendo a las expectativas en su centenario.

La esperanza es que el argentino Germán Cano despegue rápido, ya que William Zapata, Marco Pérez, Ayron del Valle y Efraín Viáfara no reflejan en la cancha el buen trabajo que hacen durante las prácticas.

 Las causas

1

El técnico Bolillo Gómez estaba preocupado al comienzo porque contaba con mucha gente para escoger la nómina principal. La llegada de 10 refuerzos le hizo pensar que sobraría el alto nivel y que se quedarían varios jugadores incómodos por no actuar. Sin embargo, los que ha utilizado no responden a las expectativas en ninguna de las tres línea del equipo.

2

Cinco goles ha conseguido Medellín en ocho compromisos. Por la Liga apenas suma dos, ambos de pelota quieta con Diego Herner y Giovanni Hernández. Los otros tres fueron por Copa con Ayron del Valle, Julián Guillermo y Rafael Pérez. Ninguno de los delanteros titulares en el grupo base ha convertido, ya que Ayron viene con el plantel alterno de la Copa.

3

El fuerte del conjunto escarlata en este proceso ha sido la zona defensiva, pero este año registra más goles en contra que los que suma a favor. En seis compromisos de la Liga Postobón-I contabiliza cinco anotaciones en contra, mientras que apenas ha logrado dos. Y en la Copa Postobón su arco ha sido vulnerado en seis oportunidades y ha conseguido cuatro tantos.

4

La contención tampoco es segura este año, porque los jugadores que vienen del semestre anterior no se hicieron notar y los que llegaron dejan muchos espacios y reciben demasiadas tarjetas amarillas. La creación también está en déficit, incluso Giovanni Hernández admite que no se ha conectado y que tanto él como los otros creativos deben poner más para que saquen al DIM del fondo.

5

Henán Darío Gómez ha implementado algunos cambios en la titular, pero como él lo dijo, en la semana le muestran una cosa y en la cancha hacen lo contrario. Por ello son más los encuentros perdidos (4) que los ganados (1) y la incertidumbre ya cunde entre los hinchas rojos por la cercanía con el descenso en pleno festejo de los 100 años. DIMtiene 84 puntos (penúltimo). Petrolera, 83.

 

Los hinchas le hacen autogoles a Nacional

El Atanasio Girardot vacío le produce tristeza al técnico Juan Carlos Osorio, a los jugadores y a los que amamos el fútbol.

El Atanasio Girardot vacío le produce tristeza al técnico Juan Carlos Osorio, a los jugadores y a los que amamos el fútbol.

Está garantizado que nadie le reprochará a Nacional si no agrada con su propuesta, pero tampoco se escuchará un solo aplauso desde las tribunas del estadio Atanasio Girardot si un jugador protagoniza uno de esos partidos inolvidables.

Ignorar la soledad que predominará en el escenario podría ser el máximo reto del conjunto antioqueño, que ya sabe la impotencia que genera jugar sin público o como local en una plaza ajena, porque desde 1975 sintió el rigor de las sanciones o el destierro por incidentes en los que se han visto involucrados varios de sus seguidores.

Será una tarde-noche muy triste, porque el fútbol es para agradar a la fanaticada, pero nos tocó recibir a Patriotas a puerta cerrada y de verdad que no olvidaré esta jugada en contra”.

Este es el sentimiento que embriaga al técnico Juan Carlos Osorio, quien admite que jamás había pensado en dirigir un compromiso oficial en estas circunstancias.

Igual le pidió a sus dirigidos recibir a los boyacenses con la motivación que siempre les generará a los profesionales de la pelota buscar tres puntos. Su intención y la del grupo será jugar la sexta fecha de la Liga Postobónpor el compromiso con la institución ignorando la soledad que estará como la invitada especial por culpa de los que supuestamente aman al club.

Tristes antecedentes

Humberto Turrón Álvarez, el gran 10 y capitán de Nacional campeón en 1954, aún no entiende “por qué dejan jugar en un estadio vacío si la razón del fútbol es el aficionado, que con un aplauso lo hace sentir a uno el mejor”.

Algo similar piensa el legendario Herman Cuca Aceros, volante de Colombia en el Mundial de Chile-62, quien asegura piensa que “la consigna del futbolista es tener respeto por el que paga la boleta, el hincha, lo más sagrado para un deportista y el que siempre debe estar es alentando en las tribunas”.

El historiador Juan Manuel Uribe recuerda que en 1975 Nacional fue anfitrión en la antigua cancha de Fabricato (en Bello) en un partido que perdió 1-2 con Quindío por incidentes entre los directivos del equipo con los del Cúcuta.

Otro antecedente lamentable fue la penalización de la Conmebol en 1990 en cuartos y semifinal de la Copa Libertadores. Por amenazas a los árbitros repitieron el 13 de septiembre el duelo del día 6 con el brasileño Vasco da Gama, pero en Chile, donde también le tocó recibir al Olimpia.

Juan Osorio se asombró más cuando supo que a su escuadra también le tocó jugar a puerta cerrada en 2009 ante América y  el clásico 222 del 11 de mayo de 2002. Ese día fue visitante y no hubo gente en el Atanasio, sólo unos muñecos de madera en las gradas, porque hinchas de ambos equipos generaron pánico dos meses antes.

Será la primera vez para Osorio y varios de sus jugadores tendrán como espectadores las sillas multicolores, pero al menos actuarán en su estadio, ya que en 2000 le tocó recibir al América en Pereira y en 2011 al Qundío en Ditaires y al Itagüí en Guarne, todo porque algunos de sus hinchas no miden sus acciones y con su fanatismo terminan afectando a Nacional.

 

Medellín también sudó petróleo

Julián Guillermo y John Hernández no tenían ni idea de que el Oro Negro había sido el Medellín.

Julián Guillermo y John Hernández no tenían ni idea de que el Oro Negro había sido el Medellín.

Independiente Medellín y Alianza Petrolera son rivales hoy por la Liga Postobón-I. Y, coincidencialmente, además de ser un duelo inédito, ambos tienen mucho que ver con Barrancabermeja, porque en su historia llevan impreso el “olor” a petróleo.

Ese municipio santandereano, el cual vio nacer en 1991 al rival esta tarde de los escarlatas de Antioquia, se estrenó en el fútbol profesional de Colombia gracias al DIM que en 1971 tuvo el nombre del Oro Negro y jugó por esa localidad.

Mauricio, hijo de Alfonso Arrriola Delvalle, uno de los propietarios del club, entre 1953 y 1972, al lado de su hermano Javier, recuerda con nostalgia cómo fue el pasajero periplo del Medellín por esa región que hoy no tiene su estadio disponible, porque anda en reparación. Debido a ello, el juego Alianza-DIM le tocó a Yopal.

Corría el año de 1970 y los antiguos dueños del conjunto montañero estaban al borde de la quiebra por la acumulación de pérdidas desde la primera intervención en la Copa Libertadores en 1967 y la única forma de no dejar perder la ficha era negociándola.

Mauricio, luego de varios amistosos que tuvieron en el puerto petrolero, le recomendó a su papá alquilar la ficha a la gente que hacía fútbol en 1971 en Barranca y llevar la base que lideraban Álvaro Santamaría y Jorge la Rata Gallego.

Eso fue hace 42 años y el heredero de los Arriola aún cree que de no haber prosperado esa idea, el elenco escarlata se hubiera privado de cumplir el centenario que festeja en este 2013.

Porque si bien fueron demasiadas las críticas por sacar el equipo de Medellín, su ausencia aumentó el cariño por la institución y generó un sentido de pertenencia que inició el regreso del elenco que había nacido en 1913.

En Barrancabermeja ni nos cumplieron y las deudas aumentaron, poniendo en riesgo la familia, mientras en Medellín la gente creía que nos estábamos tapando de la plata”, recuerda Mauricio.

Por ello cuando Alejandro Restrepo, uno de esos hinchas enfermos por el rojo, les contó que algunos amigos querían comprar al Medallo no lo dudaron en adelantar el negocio.

La venta al grupo que lideraban Augusto López Valencia y Óscar Serna fue por dos millones y medio de pesos, de los cuales nos alcanzaron a pagar uno y medio, cuando mi padre perdonó la deuda, porque tampoco tenían más dinero”.

Ese negocio significó el regreso del Medellín al Atanasio Girardot, el adiós al nombre de Oro Negro y el acrecentar su historia en la ciudad de origen. En esta época pocos recuerdan este hecho y menos en Barranca.

El descenso acecha al Medellín

descenso

Diego Herner admite que ver al Independiente Medellín al frente de la tabla del descenso les genera preocupación a todos los integrantes del club, pero le pide a la afición no perder la fe ni la confianza, porque “hay con qué revertir esta mala racha”.

El zaguero argentino considera que con cabeza fría, trabajo y paciencia el conjunto rojo de Antioquia dejará de lado ese liderato negativo en la Liga Postobón y corresponderá “a las expectativas y responsabilidades que representa nuestro centenario de nuestra institución”.

Así de optimista se encuentra el presidente Sergio Betancur, quien asegura que no lo alarma ver por tercera vez en zona de riesgo al Poderoso, porque confía en la capacidad del técnico Hernán Bolillo Gómez y en la calidad del grupo que conformaron.

Aunque llegar a la tercera fecha de la Liga Postobón sin triunfar ni conseguir un gol tiene al Medellín parcialmente en la B como en 2000 y 2012, Diego Herner y Sergio Betancur coinciden en que apenas se le abra el arco a los delanteros lo del descenso pasará a la historia para no afectar el desarrollo del centenario de la institución que fue fundada el 14 de noviembre de 1913.

Todavía falta mucho para saber quién se va al Torneo Postobón de 2014, ya que hasta noviembre no se conocerá el descendido. Sin embargo, el técnico Hernán Bolillo Gómez tendrá que apurar a sus pupilos, porque América vivió el mismo drama y lleva dos años en la B y Junior casi desciende hace dos años con una nómina en la que sobraba experiencia e inversión como en el Medellín de este año.

La consigna de los escarlatas es apurar desde el domingo ante Alianza Petrolera y lo piensan hacer anotando por primera vez en el torneo, ya que gracias a que van en blanco este es el segundo peor arranque en goles de los paisas en el rentado en los últimos cinco campeonatos al conseguir apenas 16 tantos en 12 partidos de los equipos de la región.

 

Años de riesgo para el conjunto rojo de Antioquia

 2000

Equipo                         Puntos

16° Quindío                 45

15° Bucaramanga        48

14° Pasto                     50

13° Cortuluá                51

12° Cartagena             51

11° Medellín                53

 

2012

18° Cartagena    117

17° Cúcuta          124

16° Patriotas      129

15° Quindío        132

14° Huila             134

13° Envigado      136

12° Medellín      137

2013

18° Medellín      81

17° Huila             82

16° Petrolera      83

15° Cúcuta          83

14° Patriotas      87

15° Quindío        88

 

Este es el segundo peor arranque paisa en goles

Torneo                  Fecha 1               Fecha 2                Fecha 3                Total goles

2011-2                  5 goles                 3 goles                 10 goles               18 goles

2011-2                  8                             6                             7                             21

2012-1                  6                             4                             10                           21

2012-2                  6                             3                             4                             13

2013-1                  3                             5                             8                             16

 

 

“Este año el DIM conseguirá dos estrellas”: Sergio Fajardo

Sergio Fajardo, gobernador de Antioquia, le ve futuro al Independiente Medellín y cree que tendrá un gran año.

Sergio Fajardo, gobernador de Antioquia, le ve futuro al Independiente Medellín y cree que tendrá un gran año.

Sergio Fajardo Valderrama, gobernador de Antioquia, le ve futuro al conjunto rojo con la nueva administración, pero resalta que sólo comprará una acción del Independiente Medellín cuando sepa quiénes son los verdaderos dueños de la institución, que en noviembre de este año cumplirá su primer centenario de existencia.

Admite que cuando va a jugar el DIM siente cosquillas en el estómago, reconoce que cuando gana saca pecho y con hidalguía acepta que una derrota del club de sus amores significa comenzar mal la semana y ponerse de mal humor por la piedra que le da.

Por todos los inconvenientes administrativos decidió dejar de seguir al club en el 2012, sólo lo hacía por la televisión, aunque también se alcanzó a ilusionar con la sexta estrella y con la capacidad que mostró el técnico Hernán Darío Gómez.

Niega que haya invertido en la institución y que haga parte del Equipo del Pueblo S.A. (agrupación que compró el 62 por ciento de la institución). Sin embargo, es optimista con el cambio que llegó y lo tiene tan motivado la nómina que conformaron que se atrevió a pronosticar que “en sus 100 años Medallo terminará con siete estrellas en su escudo” en la Liga Postobón.

 

¿Por qué la pasión roja?

“La verdad no es ficción, desde que me conozco soy hincha del Medellín, es decir desde que tengo uso de razón. Mi papá y mis tíos eran seguidores rojos”. 

¿Cómo fue su primera vez viendo al Medellín en el estadio?

“Fui con mi padre a ver un juego de pretemporada ante Peñarol de Uruguay. Recuerdo que el tablero estaba en sur y yo escasamente tenía cinco años de edad”.

¿Cuáles jugadores lo impresionaron en sus comienzos?

“El que más recuerdo es a Osmar Orestes Corbatta. Por él escribí un cuento que se llama Niño Orestes. Lo ví jugar con los grandes de la época como José Vicente Grecco. Otro que no se me olvida es ese gran volante Mario Agudelo, elegante para jugar”.

¿Cómo seguía al DIM de chico?

“Mi pasión alcanzó para coleccionar en mi cuarto todos los equipos de Colombia, salían en la Revista Vea Deportes, especialmente al DIM. Al rojo también lo seguía por la radio, ya que mi padre lo prendía cuando se afeitaba en la mañana y ahí aprendí a sintonizar las emisoras que hablaban de fútbol y transmitían los partidos del DIM”. 

¿Cuándo fue de su cuenta al estadio?

“Como mi padre iba de vez en cuando, le pedía a mis tíos que me llevaran y luego fui con mis primos cuando éramos grandes”. 

¿Dónde se ubica en el Atanasio?

“Hoy tengo 56 años y aún me siento en el mismo lugar donde lo hice con mi padre de niño, es un sitio sagrado. Voy a preferencia baja y siempre lo hago de camiseta o camisa blanca. Ni de Alcalde ni ahora como Gobernador voy al palco especial, me gusta abajo con los demás hinchas”. 

¿Qué siente viendo al Medellín?

“La misma emoción de niño. Cada partido me parece la primera vez que veo al DIM, aunque nunca lo he dejado de seguir”. 

¿Cómo se prepara para un partido?

“Mi rutina ha sido seleccionar la ropa de la suerte liderada por un suéter, no necesariamente una camiseta del Medellín, me gusta más ir de blanco y un jean azul. Leo antes en la prensa y el internet las nóminas y novedades para no llegar desarmado al estadio. También tenía como cábala fumar, cuando se podía, dos cigarrillos en el primer tiempo y dos en el segundo.

Cuando viví en Bogotá cada que se presentó el rojo lo vi con mis hijos Alejandro y Mariana”. 

¿Sufrió mucho con la falta de títulos?

“Mi mejor amigo, ya muerto, era enfermo del Nacional. Me molestó hasta que empezamos a ganar; por fortuna los fieles del DIM somos muy recursivos, porque cuando se la montan a uno por 45 años desarrolla una personalidad especial para enfrentar el mundo”. 

¿Qué siente cuando pierde o gana el equipo?

“Siempre que pierde el DIM quedo aburrido y cuando gana paso una semana alegre. La derrota del club me genera cierta berraquera y me pone a hablar impotente en la casa; el malestar es bastante”. 

¿Va regularmente al estadio?

“Hace rato no lo hago, pero igual sigo el equipo por los medios de comunicación. Cuando estaba de Alcalde sólo iba a los clásicos y me iba con camisa blanca y me sentaba en el mismo lugar de niño al lado de los hinchas de Nacional y nunca recibí insulto alguno o una descortesía de un seguidor verdolaga”. 

¿Cómo se informa?

“Averiguo los resultados, programación y nóminas. Ahora es muy fácil, lo bravo fue cuando me tocó el doctorado en 1980 en Estados Unidos, me tocaba encerrarme a buscar en un radio el resultado. Me llegaba la prensa de El Colombiano los lunes una semana después y así era muy duro. Y una llamada salía muy costosa”. 

¿Una anécdota especial?

“Soñé muchas veces que era el arquero del Medellín y sacaba todas las pelotas que me lanzaban. Eso fue hasta los 40 años, la edad productiva de los porteros, después curiosamente no volví a soñar con el DIM. En los sueños cumplí mi vida útil de deportista como cancerbero del rojo”. 

¿El título del 2002 qué?

“Celebré con tranquilidad, elegancia y sin grosería, porque la calidad no se tiene que estar pregonando, ya que de una se nota”. 

¿Título del 2004 en el clásico?

“Estaba de Alcalde y mi secretario de gobierno era Alonso Salazar hincha de Nacional. Lastimosamente mi gran preocupación era la seguridad en la ciudad y no la nueva final del Medallo. Fue una semana interesante, logramos que los hinchas de ambos elencos se dieran la mano y sacamos adelante el juego, mientras que en el país esperaban que nos matáramos por un clásico más. Demostramos que somos gente decente, fui al clásico de camisa blanca y me tocó sancionar a los rexixtentex porque prendieron pólvora sin permiso en el primer juego, mientras los seguidores de Nacional me reprochaban por un supuesto permiso que nunca dí.                                                                     Los rojos dijeron que por culpa mía iba a perder el DIM, porque no los dejaba sacar los trapos y al final se dio la cuarta estrella, me fui para la casa tranquilo y feliz por el título y la calma de la ciudad”.

¿El año pasado lo afectó la derrota en la final?

“En el 2012 me hice a un lado y sólo seguí al equipo por televisión, pero sé que dio más de sus capacidades y el técnico Hernán logró dar demasiado con poco; en la final DIM mereció llevarse la estrella, me alcancé a ilusionar.                                                                                                                            A mis amigos primero les decía jugamos como nunca y perdimos como siempre, pero en el 2012 les dije jugamos a nada y ganamos como nunca. Nos faltó ser campeones”. 

¿Qué espera del actual Medellín?

“Le doy una noticia para publicar: este año Medellín será campeón en el primer y segundo semestre para terminar el 2012 con siete estrellas. Ya las vi alumbrar”. 

¿Cuáles requisitos se necesitan para ser hincha del DIM?

“Tener sentimiento, personalidad, aguante, perseverancia, serenidad y paciencia. Hay que ser capaces de ver ganar a otros.                                                                                                                             Ser hincha del DIM es un sentimiento, eso no lo regalan, ni es pensado, se lleva por dentro, hay que tener algo por allá en el interior que lo convierte a uno cuando ve al rojo jugar. Yo veo al Medellín y digo este es el mio”.

¿El centenario qué significa para usted?

“Es algo bonito, único y maravilloso ser Gobernador y ver al DIM festejando su centenario. Sin embargo todo se arregla es en la cancha y el reto del Medellín es ganarse mínimo una estrella para celebrar los 100 años”.

¿Cuáles jugadores lo marcaron en el DIM?

Corbatta, Mario Agudelo, Herman Cuca Aceros, Héctor Chichí Molina, Uriel Cadavid (quien tenía una gran pegada con la zurda), Canocho Echeverri, el arquero gordo Oswaldo Ayala, la Rata Gallego, Ponciano Castro, el mejor puntero izquierdo del rojo. Oscar Pareja, Pelusa Pérez, Eduardo Malásquez, Cholo Sotil, José Pekerman, un gran hincha del club; y Jackson Martínez, quien será un gran goleador en un equipo grande de Europa, y Amaranto Perea”.

¿Con qué más lo marcó Medallo?

“El DIM me hizo feliz cuando vivía en Bogotá y un periodista me llevó al camerino del equipo en un partido ante Millonarios y logré que el Pibe Valderrama, en 1992, ingresara con mi hijo hasta la mitad de la cancha en El Campín. De niño no pude entrar al camerino, pero mi hijo lo logró y ese recuerdo me pone a llorar porque era increíble ver a mi pequeño de la mano del Pibe haciendo lo que yo nunca pude, salir con todo el equipo a la mitad de la cancha. De verdad que se me salían las lágrimas”.

¿Un sueño personal con el rojo?

“Si yo hubiera tenido plata en la vida hubiera comprado al Medellín, ese es mi gran sueño. Espero que llegue el día en que pueda decir voy a comprar una acción del Medellín. Eso será cuando sepa a quién le estoy comprando, quién me la está vendiendo y quién es el dueño del Medellín, porque aún no he podido saber de quién es el equipo”.

¿Le ve futuro al DIM?

“Usted está hablando con un hincha del Medellín y le veo futuro en todos los sentidos; será un gran año”.

¿Una tristeza muy roja?

¿No me gusta ir a ver fútbol a la casa de los amigos; solamente una vez y me fue muy mal. Fue en 1993 cuando DIM quedó campeón por siete minutos. Gocé parejo y todo era felicidad hasta que llegó ese gol del Junior. Ese fue el dolor más grande que me ha producido el DIM; pues mis amigos verdes me molestaron durante mucho tiempo”.