El fútbol de Colombia cautiva a César Cueto

César Cueto con su compatriota Guillermo La Rosa, fueron figuras del Atlético Nacional y la selección peruana.
César Cueto con su compatriota Guillermo La Rosa, fueron figuras del Atlético Nacional y la selección peruana.

César Cueto con su compatriota Guillermo La Rosa, fueron figuras del Atlético Nacional y la selección peruana.

En Colombia César Cueto es recordardo por la magia que derrochaba con su pierna zurda. Muchos de los hinchas de Nacional, América de Cali, Deportivo Pereira y Cúcuta Deportivo pueden dar fe de la exquisitez de su fútbol, del talento que derrochaba y de lo difícil que era quitarle la pelota entre 1979 y 1987, período en el que fue campeón con verdes y Diablos Rojos.

Esas jornadas de gloria en Colombia y el exterior, ya que aún es leyenda del Alianza Lima y marcó diferencia en los mundiales de Argentina-78 y España-82, permanecen intactas en este peruano de 67 años de edad que ahora anda por los caminos del Creador.

Desde el norte de su país, donde hace las veces de misionero y en vez del balón que tanto dominó y lo acompañó lleva consigo la Biblia, César destacó que ahora también trata de generar alegría pero mostrándoles “el camino del bien” a sus compatriotas “enseñando el evangelio y la Palabra de Dios”.

Sin dejar de lado “las épocas inolvidables que viví con los verdolagas al lado de Hernán Darío Herrera, Pedro Sarmiento, Eduardo Vilarete y Sergio Santín” y recordando que “el 10 siempre será necesario en los equipos, porque es la fuente de inspiración y el encargado de marcar diferencia”, Cueto calificó a Colombia “como una Selección poderosa” y cree que el balompié peruano “está mejorando”, sólo que le falta algo de más inteligencia para ser ese equipo que cautivó con su estilo hasta comienzos de la década de los ochenta.

Esa apreciación lo lleva a pensar que el partido que tendrán cafeteros e incas, el 8 de octubre en el comienzo de la Eliminatoria Suramericana hacia Rusia-2018

en Barranquilla será parejo, porque los dos conjuntos se conocen hace mucho rato y cuando se lo proponen derrochan creatividad con el balón. Además, empataron 1-1 en el amistoso del 8 de septiembre en Norteamérica.

¿Qué función cumple el 10 para usted?

El 10 no debe dejar de existir, porque son los hombres que marcan diferencia en el medio campo; son los de la inspiración y la creatividad. Nacional siempre tuvo los mejores, modestia aparte por lo que me toca. Recuerdo lo lindo que jugába con Hernán Darío Herrera gracias al apoyo de Pedro Sarmiento, Nolberto Peluffo, Guillermo La Rosa (en la foto con Cueto) y Sergio Santín. Teníamos un equipo de gran nivel”.

¿Usted que producía de jugador?

En mi época se jugaba durísimo, con intensidad, marcación hombre a hombre y zapato de lado y lado. Sin embargo, superé a los demás y con la ayuda de Dios pude aumentar la creatividad en el fútbol”.

¿Cuáles recuerdos tiene de Medellín?

A Medellín la recuerdo mucho, porque la cordialidad de los antioqueños me hizo vivir en familia. Siempre se me llena la boca diciendo que comía bandeja paisa y me encantaba dar la vuelta a Oriente”.

¿Aún le dicen el Poeta de la Zurda?

Muchas personas, especialmente las de antes. También me dicen La Cucharita, maestro y muchas cosas lindas, pero ahora ya no vivo en el fútbol, estoy ciento por ciento con Dios”.

¿Con quiénes mantiene contacto?

Ha sido poco, casi siempre hablo con mis excompañeros cuando Nacional festeja algo. En los 50 años del club me encontré con muchos, en especial con Pedro Sarmiento y Hernán Herrera. Y acá en Perú, cuando no estoy en Piura, hablé con Luis Fernando Suárez en Lima”.

¿Cómo visualiza a Colombia y Perú?

Colombia despertó al encontrar su identidad con Francisco Maturana y la ha sabido manetner; nosotros los peruanos nos estancamos porque olvidamos la esencia del juego, pero Dios mediante con Ricardo Gareca volvimos a algo de ello y ojalá mantengamos la inteligencia para volver a figura jugando bien. Antes Colombia no aparecía en ningún lado, hoy nos cuesta a los incas; la idea no es renegar del pasado, sino mejorar”.

¿Cuál es su actual misión?

Ando en Piura con la iglesia católica; estoy en la comunidad haciendo una labor de misionero itinerante. Trabajo con un equipo de catequistas llevando la palabra de Dios; mi misión es enseñar el Evangelio y lo hago con 30 personas más por el norte de Perú”.

¿Cómo se siente en esa labor?

Es algo espectacular y no piense que ando de chancletas o túnicas por el estilo. Escuchar a Dios va obrando poco a poco porque aparece el amor, la fe y las obras, algo muy lindo. La iglesia es un cuerpo y ahí la comunidad es importante y por ella trabajamos”.

¿Y la familia qué?

Está bien en Lima; tengo cuatro hijos y siete nietos, ninguno me heredó el fútbol. El mayor, de nombre Ricardo, arrancó bien, pero se fue quedando”.

¿A qué le apuesta Perú con Gareca?

He visto a la Selección de Perú con Ricardo Gareca y le apuesta al fútbol de toque. Creo que lo viene haciendo bien, porque en tan poco tiempo ha avanzado, no al nivel de los colombianos, pero en la Eliminatoria se encontrarán con un rival en buena forma, eso es lo que aprecio a la distancia”.

¿Cómo define usted a la Selección de Colombia?

Lleva un trabajo de más de 20 años y eso hace que sea una selección poderosa; cuenta con cantidad y calidad, se mantiene en ascenso y tienen un gran entrenador. Colombia hace rato juega a lo mismo, al buen toque, y por eso marca diferencia sobre los demás”.

¿Qué fútbol se verá en la Eliminatoria?

Si bien Colombia y Chile han crecido mucho, las distancias se han acortado, porque los demás también se hacen notar. Claro que el cupo para el Mundial de Rusia, al que queremos ir, Perú lo tendrá que pelear con colombianos, chilenos y uruguayos, porque Brasil y Argentina, así luzcan parejos, casi siempre son fijos”.

¿Ya hay un nuevo César Cueto en Perú?

Cada uno tiene su estilo y no me comparo con nadie, hay jugadores con condiciones, jóvenes que van saliendo, pero todavía no aparece uno que fortalezca ese toque que tanto extraño y que yo defendí hasta el final”.

Torres se fue con un rendimiento del 58,9%

torres2

En su afán de “presentar un Medellín que juegue bien y le genere alegrías a la afición” el técnico tolimense Hernán Torres logró un rendimiento superior al de dos técnicos campeones en Independiente Medellín.

Después de 56 partidos entre febrero 21 de 2014 y el 3 de mayo de 2015, Torres alcanzó una producción del 58,9 por ciento, más alta que la de Víctor Luna cuando fue campeón en 2002-2 (50,3%) y Pedro Sarmiento, quien alcanzó la cuarta estrella en 2004-1 con el 51,1 por ciento.

Pese a ello, el mes sin ganar (el rojo no triunfa desde el 1-0 sobre Patriotas el 8 de abril), la baja producción de local (perdió 0-1 con Nacional y 1-2 con Junior, además de los empates 2-2 con Jaguares, Cali y Petrolera, y las igualdades 1-1 con Chicó), su fuerte temperamento y las cinco fechas de sanción motivaron a la dirigencia a su despido en la fase determinante del rentado.

Su salida se dio, según el presidente Eduardo Silva Meluk, por la “irregularidad del equipo, ya que en varios partidos se perdió un tiempo y en los otros la propuesta futbolística no convencia”.

En la historia roja quedará Hernán Torres como un técnico productivo que llevó al Medellín al subtítulo en 2014-2 y que dejó al equipo casi clasificado para los cruzados de la Liga Águila-2015-1.

Ahora se espera que llegue u entrenador que se identifique con la hinchada y aproveche la buena ubicación del equipo para llevarlo a la final de la Liga Águila-1.

 

Así fue la era Torres

2014-1 12 4 3 5 18 20 25 41.66%

2014-2 26 12 6 8 42 33 42 54.6%

2015-1 18 9 5 4 28 19 32 59,25%

Total 56 25 14 17 105 72 99 58,9%

 

Rendimiento de los técnicos campeones del DIM

1955:  José Manuel Charro Moreno, 81.48%

1957: René Seghine, 73.17%

2002-2: Víctor Luna, 50.3%

2004-1: Pedro Sarmiento, 51.1%

2009-2: Leonel Álvarez, 71.79%

 

Después de Bolillo se irían otros cuatro técnicos en la Liga

Hernán Bolillo Gómez duró 14 meses al frente del Medellín.

Hernán Bolillo Gómez duró 14 meses al frente del Medellín.

Ser técnico en este país es hacer parte de una de las profesiones de más inestabilidad en Colombia, porque el promedio de trabajo en cada uno de los equipos no llega a los ocho meses.

Los clubes grandes son los que más garantías económicas les ofrecen a los entrenadores, pero a la vez son los que más rápido los sacan debido a la presión de sus hinchadas que sólo quieren ganar y olvidan rápido las cosas buenas.

Los ejemplos son muchos, pero partamos de dos elencos tradicionales. Óscar Héctor Quintabanni es el único en lograr dos torneos cortos seguidos, lo hizo con Nacional en 2007 y al año y medio ya lo habían sacado por la puerta de atrás. Algo similar pasó con Hernán Bolillo Gómez en Independiente Medellín, equipo al que llevó a la final en 2012 con un grupo de guerreros, como siempre pregonó, y terminó siendo despedido en 2013 pese a que le prometieron un proceso de un año para que estuviera en el centenario del club.

La situación es tan crítica que en dos meses de competencia ya se cumplió el promedio de los últimos seis campeonatos, en los que licencian cuatro estrategas por semestre. Esto hace pensar que en este torneo se superará la marca, porque después de la salida de Héctor Estrada (Alianza Petrolera), Pedro Sarmiento (Envigado), Bolillo Gómez (Medellín) y Arturo Reyes (Patriotas) quedaron “amenazados” por bajo rendimiento o un estilo discreto los entrenadores Álvaro de Jesús Gómez (Huila), Hernán Torres (Millonarios), Eduardo Cruz (Quindío) y Juan Carlos Osorio (Nacional). Sin hacer énfasis en el Cali que cambia cada que en el tercer piso del Pascual Guerrero se enojan los accionistas,

“Dirigir en Colombia es muy difícil, porque los directivos no respetan los procesos y los hinchas piden que el equipo esté siempre en los primeros lugares; a ello hay que agregarle la presión, el poco tiempo para hacer procesos y las constantes dificultades que se presentan. Es muy berraco manejar un club en el país”, aseguró Bolillo Gómez.

Y tiene mucha razón el experimentado orientador, ya que desde que se pusieron en marcha los torneos cortos en Colombia la inestabilidad es total, ya que si en ocho fechas el equipo no está en la zona de clasificación los dirigentes se ponen nerviosos y cortan los proyectos apostándole a la reingenería que no siempre arroja buenos resultados.

Alvaro Gómez, quien ascendió a Centauros, Cúcuta e Itagüí, resalta que “siempre nos contratan por buenos y nos sacan por malos; desconociendo muchas veces que hay jugadores, estilos y equipos que requieren de más trabajo de otros para empezara  funcionar”.

Y eso que el descenso es por promedio de los últimos tres años, porque donde fuera por el último lugar la presión no tendría límites entre los directivos que en casi todos los casos quieren ocultar su falta de planificación con movimientos que hacen cada día más inestable la profesión de técnico en Colombia.

Los licenciados de los últimos tres

2009

Mustang 1

Marzo 19: Miguel Prince, Huila

Marzo 23: Bernardo Redín, Deportivo Pasto

Abril 16: Luis Fernando Suárez, Nacional

Abril 30: Oscar Quintabani, Millonarios

Mustang II

Octubre 21: Néstor Otero, Quindío

Noviembre 1°: Óscar Aristizábal, Envigado

Noviembre 5: Javier Álvarez, Once Caldas

 2010

Liga Postobón 1

Marzo 16: Wilman Conde, Millonarios

Abril 5: Néstor Otero, Cúcuta

Abril 5, Ramón Cabrero, Nacional

Mayo 20: Fernando Velasco, Cortuluá

Liga Postobón 2

Julio 29: Rubén Bedoya, Envigado, a las dos fechas

Agosto 15: Jorge Cruz, Cali.

Septiembre 7: Jorge Bermúdez, América

Septiembre 27: Wálter Aristizábal, Pereira

Septiembre 30: Fernando Valderrama, Cortuluá

 2011

Liga Postobón-1

Marzo: Jaime de la Pava, Cali

Abril: Néstor Otero, Santa Fe

Abril: Edgar Carvajal, Medellín

Abril: Einar Angulo, Pereira

Liga Postobón-II

Septiembre: Jorge Luis Pinto, Junior, renunció

Septiembre: Álvaro Aponte, América

Septiembre: Jorge Cruz, Cali

Octubre: Hubert Bodhert, Cartagena

 2012

Febrero: Guillermo Berrío, Medellín

Marzo, Rubén Insúa, Cali.

Marzo, Juan Carlos Díaz, Cúcuta

Abril, Mario Vanemerack, Real Cartagena

Junio: Richard Paéz, Millonarios

Abril, Santiago Escobar, Nacional

Agosto: Néstor Otero, Huila

Septiembre: Julio Comesaña, Cali

Octubre: Miguel Prince, Patriotas

Noviembre: Oscar Quintabani, Cúcuta

2013

Febrero: Héctor Estrada, Alianza, fecha 3.

Abril: Pedro Sarmiento, Envigado, en la fecha 11.

Abril: Hernán Bolillo, DIM, en la fecha 11.

Abril, Arturo Reyes, Patriotas, en la fecha 11.

Schmidt volverá al arco de Envigado en el 2013

Jimmy Schmid salió el jueves de la Clínica para iniciar su recuperación con la fisioterapia y las atenciones médicas del Envigado.

Jimmy Schmid salió el jueves de la Clínica para iniciar su recuperación con la fisioterapia y las atenciones médicas del Envigado.

Ese adagio popular que dice “al mal tiempo, buena cara” se cumple al pie de la letra en Envigado Fútbol Club, porque la lesión del portero uruguayo Jimmy Schmidt terminó siendo menos grave de lo que se pensaba.

El diagnóstico inicial del médico Carlos Mario Muñoz fue entre “cuatro y cinco meses para volver a los trabajos de campo”. Sin embargo, después de la operación que le hicieron en la Clínica El Rosario de El Poblado, el mismo galeno aclaró que les fue tan bien que el cancerbero del onceno naranja volverá a los entrenamientos en unos tres meses.

“A Jimmy se le hizo la reconstrucción del tendón desgarrado, se le suturó y le pusimos un refuerzo con un injerto. El período de reposo sin apoyo será de dos semanas y luego se le empezará a hacer la fisioterapia con un protocolo corto para permitirle la reducción de la incapacidad que estaría, si todo sale como va, de 90 días”, explicó Muñoz.

El médico del conjunto antioqueño admitió que el portero estaba golpeado “mentalmente, porque ya no jugará más este año”, pero cuando supo de que el talón de su pierna izquierda no se destruyó del todo “se puso más optimista y prometió mucho positivismo y empeño para que la recuperación avance rápido”.

Carlos Mario Muñoz agregó que luego de los tres meses de quietud, Schmidt necesitará de un mes o algo más de tiempo para recuperar su condición física deportiva, eso gracias a que “las fibras de su extremidad no estaban tan desgarradas como se pensó al inicio”.

Mientras Jimmy se repone de la primera lesión con el equipo paisa, el técnico Pedro Sarmiento le entregó la confianza al juvenil Víctor Soto, arquero vallecaucano que lleva siete años en la institución y ya suma cerca de 50 partidos profesionales. Con él los naranjas visitarán este sábado (7:45 p.m.) al Junior por la quinta fecha de la Liga Postobón.

En ese encuentro Envigado jugará con Víctor Soto; Nelson Lemus, Andrés Orozco, Humberto Mendoza, Franck Fabra; Mateus Uribe, Johnny Mosquera, Gílmar Angulo, Fredy Hurtado; Jamillackson Palacios y Milton Rodríguez.

Yulián Mejía será suplente y Néider Morantes no viajó porque la idea de los entrenadores es tenerlo al cien por ciento el 28 de agosto cuando reciban al Liverpool de Uruguay en el Parque Estadio Sur por la Copa Bridgestone Suramericana.

Envigado se pone el traje internacional

Pedro Sarmiento pasará a la historia del Envigado por ponerlo a jugar, por primera vez, un torneo internacional.

Johnny Mosquera es de los que piensa que al “Envigado se le presentan muy pocas oportunidades internacionales” y por ello se propuso aprovechar el juego de hoy ante Unión Comercio como “la gran oportunidad” de su vida.

Con esa mentalidad positiva, “la cabeza levantada los 90 minutos”, conscientes de que “no podemos perder la paciencia y tocará acudir a nuestro estilo de juego para clasificar”, Pepe será titular en el primer partido internacional que tendrá el conjunto naranja en un renovado Parque Estadio Sur que se verá afuera luego de 23 años de existencia del club.

Pedro Sarmiento pasará a la historia del Envigado por ponerlo a jugar, por primera vez, un torneo internacional.

Porque si los jugadores tienen el chip cambiado para este torneo que le entrega a cada local 110.000 dólares en la primera ronda, más la vitrina de la televisión de Fox, los responsables del escenario aprovecharon la ocasión para modificarle la cara el estadio. Felipe Paniagua, presidente del club, confirmó “el retiro de las mallas, la construcción de domos técnicos nuevos, la adecuación de camerinos y la ampliación del espacio de los árbitros para proyectar una mejor imagen de nuestro municipio”.

Esas mejoras condujeron a Johnny a pensar en que la responsabilidad a las 7:45 p.m. “será mayor, ya que no podemos ser inferiores a las expectativas en nuestro estreno en casa por la Copa Bridgestone Suramericana”. El empate 0-0 logrado el 31 de julio, el regreso de Néider Morantes (será suplente) y la buena preparación son otros elementos que fortalecen a este volante recuperador para “jugar con la única meta de aprovechar nuestra localía, mostrar buen juego e ilusionarnos con la otra ronda; confiamos tanto en nuestro nivel que no ensayamos los penaltis, convencidos de que vamos a resolver el partido en los 90 minutos de este miércoles”.

La convicción en el potencial del equipo es para Johnny otra de las capacidades del Envigado, que de superar la primera fase del certamen se vería en la próxima seguramente con Liverpool de Uruguay -le gana 3-0 la serie al Universitario de Bolivia-. Sin embargo, el responsable de la contención del onceno colombiano también pide precaución, porque “el elenco inca sabe pelotear y es duro en el juego aéreo, por eso no le podemos entregar la pelota”.

 

Ficha del partido

Envigado-Unión Comercio

Evento: Copa Bridgestone Suramericana.

Lugar: Parque Estadio Sur.

Hora: 7:45 p.m.

Valor entrada: preferencia a $25.000 y populares a $15.000.

Árbitro: Raúl Orozco. Asistentes: Efraín Castro y Arol Valda (terna boliviana).

TV: Fox Sports.

Envigado: Jimmy Schmidt;  Nelson Lemus, Humberto Mendoza, Andrés Orozco, Frank Fabra; Jonny Mosquera, Mateus Uribe, Fredy Hurtado; Yulián Mejía, John Hernández; Milton Rodríguez.

Técnico: Pedro Sarmiento.

Unión Comercio: Juan Pretell; Jaime Vásquez, Héctor Sosa, Lee Andonayre, Miguel Trauco; Marco Casas, Sidney Faiffer, Jean Pierre Fuentes, Aldo Olcese; Joseph Obinna, Daniel Chávez.

Técnico: Mario Viera.

Envigado alista su estreno internacional

envis

Envigado está de plácemes, porque debuta ante Cúcuta (en Yopal) por la Liga Postobón-II y el martes se estrenará internacionalmente en la Copa Suramericana frente al Unión Comercio del Perú.

“Tenemos un grupo reducido pero más fuerte, pues puedo mirar al banco y encuentro hombres con trayectoria y eso reconforta”, confesó el técnico Pedro Sarmiento.

Su pensamiento está sustentado en la llegada de cinco jugadores, casi todos con nombre en el fútbol colombiano. Humberto Mendoza, John Hernández, Milton Rodríguez y Yuberney Franco llegaron a darle un aire en diferentes zonas. Además, contrataron al juvenil Jamillacson Palacios procedente del Deportivo Rionegro para darle más velocidad al ataque.

Sobre las posibilidades del conjunto naranja el santandereano Humberto Mendoza considera que “es un buen equipo y hay con qué dar la pelea, lo importante es trabajar bien, estudiar a los rivales y hacer una buena presentación para que Envigado sea otra vez uno de los animadores del rentado y tenga un buen estreno en el torneo internacional en la Suramericana”.

En la misma tónica llegó Milton Rodríguez, quien asegura que con él “llegaron los goles y nuevas opciones a la institución”, mientras que John Hernández ofrece “manejo, técnica y claridad” para que Envigado tenga un buen semestre y mantenga la regularidad que lo caracteriza en los dos años que lleva en el club el orientador Sarmiento.

 

Ficha del Envigado

Fundación: 1989.

Presidente: Felipe Paniagua.

Arqueros: Jimmy Schmidt, Víctor Hugo Soto y Santiago ..

Defensores: Franc Fabra, Julián Figueroa, Camilo Pérez, Juan Camilo Saiz, Mateus Uribe, Andrés Orozco, Humberto Mendoza, Nelson Lemus y Fredy Hurtado.

Volantes: Eder Munive, Yílmar Angulo, Johnny Mosquera, Yulián Mejía, John Hernández, Ricardo Delgado y Néider Morantes.

Delanteros: Milton Rodríguez, Christian Mejía, Yuberney Franco y Jamillacson Palacios.

Llegaron: Humberto Mendoza, John Hernández, Jamillackson Palacios, Yuberney Franco y Milton Rodríguez.

Técnico: Pedro Sarmiento.

Asistente: Juan Carlos Alvarez.

Preparadores físicos: Gustavo Chaverra y John Hernández.

Médico: Carlos Mario Muñoz.

 

Primera titular

Jimmy Schmidt; Nelson Lemus, Humberto Mendoza, Andrés Orozco, Franc Fabra; Yílmar Angulo, Mateus Uribe; Fredy Hurtado, John Hernández, Yulián Mejía y Milton Rodríguez

 

Nacional, DIM y Envigado tienen que mover sus nóminas

Por primera vez en la historia de los torneos cortos Nacional sufre dos eliminaciones seguidas y eso dejó preocupado al técnico Juan Carlos Osorio, así él no tenga una responsabilidad directa en la discreta presentación del equipo.

Medellín, pese a contar con uno de los mejores técnicos del país como Hernán Darío Bolillo Gómez, ajustó la cuarta eliminación en línea y eso no es preocupante sino alarmante porque a ello hay que agregarle la crisis económica del plantel y la incertidumbre que rodea a los jugadores y que motivó la renuncia de John Javier Restrepo, quien se fue porque “no aguantaba otro torneo tan malo, me golpeó duro la cuarta eliminación seguida, el equipo está reventado económicamente y el entorno no es nada favorable”.

Envigado  no fue capaz de ligar la segunda clasificación consecutiva, debido a que se vino a menos en las últimas jornadas y se quedó sin gol en los partidos decisivos en la Liga Postobón-I.

Me duele profundamente no estar en las finales, porque después de los cinco partidos que llevo acá soy un convencido de que teníamos con qué ingresar a los cuadrangulares semifinales; quedé muy triste y lástima que no le cumplimos a esa buena hinchada que tiene el plantel”, fue la conclusión de Osorio.

Bolillo Gómez confesó que “perdí la alegría”, aceptó que “necesitamos con urgencia jugadores buenos para volver a ser buen técnico” y admitió que “si no me cumplen con lo que me han prometido no continúo en el DIM, así sea mi equipo y el del pueblo”. El estratega le dio 20 días de plazo a los dirigentes para cumplir y armar un buen equipo, de lo contrario se irá como Choronta, quien tenía contrato hasta junio de 2013, pero se cansó de “tanto incumplimiento y de dejar de cobrar para ayudar y nada mejoraba”.

Y Pedro Sarmiento informó que “miraré muy bien el compromiso y los deseos de aportar de todos los jugadores, que mejoró en las últimas fechas, para poder saber con quiénes contaremos el próximo semestre”.

 

Habrá cambio de fichas

Los tres estrategas tienen clara la situación, pero si no mueven sus fichas, se refuerzan y eligen bien podrían tener los mismos problemas en la Liga Postobón-II que arrancará el 29 de julio.

En Nacional sólo se les vence el contrato a Jairo Patiño y Avilés Hurtado. Sin embargo, Osorio dejó entrever que “Avilés podría seguir porque en los partidos que llevo hizo méritos, anotó goles y justificó su continuidad” y que traerá entre “tres y cuatro jugadores para puestos puntuales”. Llegarían un defensor, un volante por izquierda y un delantero.

Eso significa que prestarían a otros equipos unos ocho jugadores, los cuales se conocerán en los próximos días luego del análisis y “porque tenemos tres por puesto cuando apenas necesitamos dos”.

En Medellín el presidente Jorge Osorio Ciro adelantó que culminan contrato Bréiner Castillo, Davi Rancan, Iván Champeta Velásquez y Ricardo Calle. Lo que no aseguró es quiénes continúan o no, siendo consciente de que el estratega Bolillo Gómez le pidió “traer hombres de experiencia y de finales para evitar que el Medalla se vaya al descenso”.

Finalmente, en Envigado nadie culmina contrato en mitad de año, pero la idea de los directivos es refrescar la nómina para tener un buen debut en la Copa Suramericana que será sorteada el 26 de junio y con ese fin vendrían unos cuatro deportistas y prestarían una cantidad similar.

Ojalá directivos, jugadores y técnicos aprovechen los dos meses de reflexión que tienen para que armen elencos competitivos que los lleven a figurar y les eviten nuevas vergüenzas el próximo semestre.

El fútbol colombiano genera lágrimas

pnaranja13

Dos situaciones me tienen impotente y llenos de lágrimas por estos días como amante de la pelota y periodista deportivo. Ambas tienen que ver con nuestro triste pero querido fútbol colombiano.
No puede ser que en pleno siglo 21, con buenos patrocinadores, un “negociazo” de la televisión según el mismo presidente de la Dimayor, Ramón Jesurún, aún no haya leyes claras ni una norma ejemplar que castigue a los equipos malas paga y defiende los derechos de los trabajadores, en este caso el jugador.

Deportivo Pereira perdió el reconocimiento deportivo, por no responderle a sus empleados en la seguridad social y situación laboral, y lo único que ha perdido es dos partidos en el Torneo Postobón y eso que sus directivos albergaban el descaro de que se los aplazaran los juegos ante América y Bogotá.
En otro país, caso Brasil, Argentina, Italia y España, el onceno matecaña no sólo hubiera quedado sin puntos, sino que estaría ya listo sin licencia para funcionar y si acá existiera la Primera C, que la hubo y hace mucha falta, hubiese bajado a esta categoría.

Por el mismo camino va el Cúcuta Deportivo, cuya crisis supera los 6.000 millones de pesos, según algunos allegados del club, y hace poco hubo intento de huelga entre sus jugadores, que de no ser por Jorge Bolaño, muchos no tuvieran ni los pasajes para ir a entrenar al estadio General Santander.

Antes fue América, el año pasado, el que dejó de entrenar unos días. El mismo Jorge Banguero, volante y entonces capitán, exigía un trato digno y el cumplimiento de los pagos porque tenían las neveras vacías.
Y para allá va el Independiente Medellín, elenco en el que de acuerdo con Acolfutpro, le deben 60 días de sueldo a los deportistas, tienen premios atrasados y existe una crisis económica que tiene en duda al técnico Bolillo Gómez para el próximo semestre y pensando a sus hinchas en un centenario en 2013 en la Primera B.

Todavía se juega sin delanteros
Este es el otro dolor de cabeza, el que me robó lágrimas el sábado pero de la tristeza, ya que antes había llorado pero de la emoción viendo la final del Mundial de Sudáfrica-2010 entre España 1-Holanda 0, en Johannesburgo.
Admiro a Pedro Sarmiento, porque sé que es un trabajador incansable, amante de la táctica, ordenado en defensa y le ha aportado mucho a nuestro fútbol.
Sin embargo, todavía no creo posible que un equipo necesitado de puntos para clasificar como Envigado juegue con seis volantes y cero delanteros, porque a uno lo dejó en el banco (Wilson Carpintero) y al otro lo mandó para la tribuna (Mauricio González) del frío estadio La Independencia de Tunja.


Es cierto que tocó bonito el balón y en el primer tiempo tuvo cuatro opciones claras, pero sienten tan poco la posición ofensiva los mediocampistas que desperdiciaron las situaciones frente al Chicó y cuando los contragolpearon terminaron cediendo tantos espacios que rápido el rival los vencía 2-0.
No me imagino al Barcelona sin un delantero definido, ni al Real Madrid mandando a Cristiano Ronaldo para la tribuna, porque con volantes es mejor el fútbol.
¿Entonces para qué existen los atacantes?
Así en vez de aportarle al club lo estamos castrando y mandándolo a la guerra privándolo de un mejor resultado. Ahí si que vale esa frase de cajón, aquel que sale a empatar termina perdiendo y eso le aconteció al elenco naranja, porque su técnico creyó más conveniente manejar el balón sin profundidad que buscar el partido aunque fuera con un hombre en punta que al menos preocupara al rival.

Pedro tiene el derecho a la réplica y seguramente si lee esta columna dirá que cambió para el segundo tiempo metiendo de entrada a Carpintero y a Fabio Burbano. Claro que también tendrá que aceptar que gracias a ello alcanzó a soñar con el empate por el tanto del Pájaro Carpintero, pero esta vez el fútbol lo castigó al dejar todo para última hora y terminó perdiendo 4-1 y esperando un milagro para avanzar a los cuadrangulares semifinales de la Liga Postobón-I.
Después del Pereira y Envigado, qué más se nos vendrá en este sorpresivo fútbol colombiano, en el que los dizque grandes no responden pese a miles de millones invertidos y los supuestamente chicos se meten en la pelea pero se conforman con muy poco.