Yepes le cree a la renovación con Pekerman

yepesdespedida

De manera sincera Mario Alberto Yepes admite que extraña la Selección de Colombia, de la cual hizo parte durante 16 años y con la que disputó cuatro eliminatorias y un Mundial.

Sin embargo, el capitán del elenco tricolor en Brasil-2014 dice que prefirió dar un paso al costado con el fin de que sus herederos se fogueen  en la Copa América para la Eliminatoria hacia Rusia-2018.

El integrante del Team Herbalife y defensor de San Lorenzo de Argentina asegura, con conocimiento de causa, que el onceno patrio “tiene con qué pelear el torneo continental, porque cuenta con una de las delanteras más completas del mundo”.

 

¿Extraña la Selección?

“Obvio, a los compañeros, el grupo y el momento de jugar. Hay cosas que me hacen falta, pero uno poco a poco se adapta y con el tiempo extrañaré menos”.

 

¿Cómo ve a Colombia?

“Los jugadores están pasando un gran momento internacional y conocen lo que significa vestir la camiseta. Estoy confiado en que Colombia hará una buena Copa América”.

 

¿Por qué se fue del onceno nacional?

“Uno quisiera estar toda la vida en la Selección, pero soy consciente de que en la Eliminatoria sería difícil participar. Me parece justo que los nuevos jugadores asuman el compromiso y tengan recorrido con la Selección en los amistosos y la Copa América para el premundial”.

 

¿Cómo ve la renovación?

“Va bien y le vendrá de buena manera a la Selección. Confío y doy un voto de confianza para que los nuevos lo hagan bien. Soy el primero en pedir que se apoyen para fortalecerlos en la Copa y lo que viene”.

 

¿Sus favoritos en Chile?

“Chile, Argentina, Uruguay, Brasil y Colombia; ojalá que nuestro país esté en la pelea y dispute el título. Le tengo fe”.

 

¿Qué destaca de Colombia?

“Colombia y Argentina tienen las delanteras más completas de la Copa y el mundo. La Selección posee un potencial ofensivo muy grande y seguramente los jugadores van a estar a la altura. No sólo es Falcao García, también están Jackson Martínez, Teófilo Gutiérrez y Carlos Bacca, quienes remataron en gran nivel en Europa”.

 

¿Cómo define a Pekerman?

“Es una persona que se acomodó a los jugadores, generó un cambio de mentalidad, nos enseñó a jugar de igual a igual con cualquiera y a pensar que tenemos talento para lograr cosas importantes. Pekerman no deja detalles al azar y lo que ha venido haciendo el fútbol colombiano se debe en gran parte a él; hay que valorarlo y agradecerle”.

¿Qué opina de la investigación a la Fifa?

“Es un tema difícil, complicado y si se metieron a investigar la Fifa irán hasta las últimas consecuencias. Realmente esto te hace pensar y reflexionar en muchas cosas. Eso me volvió a recordar lo que pasó en Brasil, porque eso me da pie para pensar que no todo pasa por la cancha y por el fútbol, ojalá solo sea un pensamiento mio”.

 

¿Habló con excompañeros?

“Les pasé un mensaje de apoyo  para que nos sigan haciendo soñar como lo han hecho. Ojalá podamos disfrutar de una linda Copa América”.

 

¿Diferencias con las selecciones de 2001 y 2015?

“En 2001 el equipo supo asumir, no era fácil el contexto, más cuando el grupo no tenía la jerarquía internacional de hoy. Ese título fue un respiro por lo que estábamos viviendo como país, todo el mundo se volcó hacia la Selección y por eso ganamos la Copa de manera invicta y perfecta”.

 

¿Qué significa la Copa América para usted?

“Antes, cuando se jugaba cada dos años, no se tomaba como hoy  porque primero estaba la Eliminatoria. Ahora que se hace cada cuatro años, las selecciones van con los mejores jugadores y eso la hace más emotiva”.

 

¿Seguirá en el fútbol?

“Ahora me fijo objetivo cortos, a veces de un mes o tres partidos que me permitan alcanzarlos y me motiven a seguir trabajando. La meta es terminar bien este año y cuando llegue el momento de decidir, en diciembre, pensaré bien para mirar a ver qué hacer; ahora tengo que ir despacio para tomar las decisiones”.

 

¿Cómo ve la actuación de las chicas en el Mundial?

“Las mujeres son un ejemplo y orgullo en el Mundial de Canadá, porque les toca pelear más que nosotros, debido a que tienen menos apoyo y todas las dificultades del mundo.  Ellas son un ejemplo claro de que la Selección es lo más lindo al representar al país. Me llena de orgullo que consigan tantas cosas con tan poco. Veo el fútbol femenino con los mejores ojos”.

Valdés le puede cumplir a Colombia en varias posiciones

Carlos Valdés compite con Mario Yepes, Amaranto Perea y Cristian Zapata por un puesto en la defensa de Colombia para Brasil-2014.

Carlos Valdés compite con Mario Yepes, Amaranto Perea y Cristian Zapata por un puesto en la defensa de Colombia para Brasil-2014.

Gracias a que su hermano Diego lo impulsó en Boca Juniors de Cali, Carlos Valdés llegó en 1998 a la categoría preinfantil a labrarse el camino que hoy lo tiene como figura del San Lorenzo de Argentina y en uno de los candidatos a jugar el Mundial con la Selección Colombia.

Un buen jugador cumple en cualquier posición”. Esa es su frase de batalla. Y la acuñó  desde que un entrenador se la dijo recién arrancaba en el profesionalismo con el América, en 2005.

Una vez alcancé a jugar de volante por un costado con ofensiva y actué con tranquilidad y lo volvería a hacer si me toca, porque conozco varias posiciones”, dice con confianza.

Y lo ha puesto tanto en práctica que ha jugado de lateral, volante recuperador y defensor central, puesto este en el  que ha alcanzado los mejores logros de su carrera, empezando con los títulos de selecciones Valle, la Primera B con Real Cartagena, la Liga Postobón con América y dos campeonatos con Santa Fe.

Julio Valdivieso fue quien lo recibió de niño en el Boca Juniors y no olvida que “llegó callado, seguro y bien recomendado por Diego; sin titubear dijo que quería ser defensor y en poco tiempo se perfiló y mostró la capacidad que lo llevó al América en apenas cuatro años de proceso”.

Allá se encontró con Robert Carabalí, un experto en proyectar jugadores, pues por sus manos también pasaron Hárrison Otálvaro, Pablo Armero, Edwin ValenciaAdrián Ramos. “Venía de una familia de principios, era serio y ordenado en sus cosas”.

Robert lo proyectó en las reservas de los Diablos Rojos, con la fortuna que en 2003 fueron campeones de la categoría y Carlos empezó a ganarse un espacio en las selecciones de Colombia.

Valdés no es muy técnico ni rápido”, señala Carabalí, aunque admite que se ganó la confianza de Eduardo Lara en las menores y luego José Pekerman, en la de mayores. Es recio en el anticipo, líder en los grupos, aplicado en la marca y efectivo en los rebotes ofensivos.

Esas cualidades le sirvieron para ser campeón suramericano juvenil en 2005 y alcanzar la medalla de oro de los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 2006 en Cartagena.

Eduardo Lara cuenta que lo tuvo en sus planes después de hacerle el seguimiento. “Constaté que Carlos, sin ser el más técnico, es un hombre que va bien arriba, es tiempista, mide la jugada y tiene panorama en su posición”.

Esas cualidades, ratificadas en Estados Unidos, Independiente Santa Fe y Argentina,  le hacen pensar a Lara que Valdés tiene serias posibilidades de quedarse con uno de los 23 cupos para la Copa Mundo.

En las últimos amistosos de Selección, el defensor vallecaucano dijo que mantiene intacto su sueño de disputar el Mundial por lo que aportó en la Eliminatoria y la capacidad que le nota al combinado patrio.

Colombia ha madurado demasiado y el profesor Pekerman supo combinar la experiencia con los jóvenes de recorrido para conformar un plantel que está en su momento ideal para disputar el Mundial y dar buenos  resultados”.

Lara no duda de la claridad y la seguridad que viene mostrando en la Copa Liberadores con San Lorenzo, situación que le permite a Valdés tener alguna ventaja sobre aquellos centrales que vienen sin ritmo por la falta de continuidad.

Carabalí también lo ve con serias posibilidades, porque en esos torneos cortos los volantes de marca y los centrales son los de más tarjetas.

Ojalá lo lleven y lo pongan a jugar, pues es un jugador que cada día nos hace sentir orgullosos por la manera como progresa y su humildad”.

Independiente de que vaya a Brasil (ya está entre los 27 que trabajan con Colombia en Argentina), Carlos Valdés vive agradecido con Dios, porque “en la Selección es donde empieza la historia de un futbolista y ya he vivido muchas cosas lindas en los combinados patrios. Ahora solo falta espera que podamos jugar el Mundial”