James es más vendedor que Zidane y Beckham

James Rodríguez es el tercer colombiano en llegar al Real Madrid. Antes estuvieron Freddy Rincón y Edwin Congo.

James Rodríguez es el tercer colombiano en llegar al Real Madrid. Antes estuvieron Freddy Rincón y Edwin Congo.

James Rodríguez se volvió en un gran vehículo publicitario para las grandes marcas por aterrizar en la Liga de las estrellas, donde podría debutar el 24 de agosto ante el Córdoba. Claro que ya se estrenó en la Supercopa de Europa ante Sevilla en el partido que jugó 70 minutos.

Su llegada al Real Madrid le abrirá al número 10 de la Selección de Colombia el abánico de ingresos por cuestiones diferentes al sueldo y premios. El marketing le podría triplicar sus ganancias.

A las cinco marcas que lo acompañan antes de ser una de las figuras del Mundial de Brasil (Adidas, Milo, Clear, Bimbo y Rexona) seguramente se le unirán más, porque su talento tendrá más difusión a partir del 12 de agosto cuando se estrene ante Sevilla por la Supercopa de Europa.

El impacto comercial es tal que el Real, a través de la firma Spork Marketing, según el diario Marca de Barcelona, vendió cerca de 350.000 camisetas en sus primeros días, lo que equivale a una suma de 33,7 millones de euros, aunque no todo el porcentaje es para el club.

Como van las cosas y teniendo en cuenta que el 1° de agosto se presentará al onceno ibérico y que hay mucha expectativa para sus primeros partidos, especialmente entre la comunidad latina que es representativa en Europa, según el colombiano Alfredo Flórez.

Alfredo, quien vive en Madrid y viene siguiendo el fenómeno James en Europa desde que llegó a Porto, destacó que “la llegada de Rodríguez a España representa un motivo especial para todos los colombianos y en especial para los que nos tocó vivir este momento histórico para nuestro país; en el estadio del mejor equipo del mundo, el Real Madrid nos miran los españoles con mucha admiración y para los que estamos fuera de nuestra patria esto significa un gran mensaje de impulso y ánimo para seguir luchando por las metas fijadas; la presentación de James fue un hecho especial que motivará a todos los muchachos ignorados por nuestro medio, que con trabajo y dedicacion están ratificando que el jugador nacional es muy bueno”. 

Superar  en ventas a leyendas como el francés Zinedine Zidane, el brasileño Ronaldo, el inglés David Beckham y el portugués Luis Figo hace que la dirigencia del Madrid se alisten a recuperar pronto la inversión hecha en el jugador (102 millones de dólares por sus derechos) que se formó en el Envigado Fútbol Club y le abrirá nuevos mercados al club, porque los seguidores del colombiano no sólo crecerán en Europa sino en Latinoamérica.

Por ello y todo el fenómeno mediático que desarrolla el 10 de la Selección de Colombia, Javier Tebas, presidente de la Liga Española de Fútbol, anticipó en Efe que el goleador del Mundial de Brasil dinamizará, le aportará y “le dará valor a la Liga Española”.

Hugo Castaño, el técnico que lo puso a debutar y tuvo que ver con su formación, porque al lado del preparador físico Juan Diego Muñoz le hicieron un trabajo especial, resalta que “tanto James como su familia tienen claro el concepto de empresa en el fútbol”. 

Aunque seguirá lejos de los 42 millones de dólares que percibe el baloncestista LeBron James por mercadeo, Rodríguez podría asegurar 12 millones de dólares por temporada, algo jamás pensado por un futbolista colombiano. Esto sin contar su salario, que se sufrió incremento del 57 por ciento en relación con lo que ganaba en Mónaco. 

Ahora lo que falta es que James Rodríguez responda en la cancha, como lo hizo en Bánfield de Argentina, Porto de Portugal y Mónaco de Francia para sus ingresos sigan creciendo y su nivel les abra nuevas puertas y genere mayor mercado a sus compatriotas que están empeñados en imitarlo, aunque lograr los 3,9 millones de dólares por mercadeo hasta el Mundial y obtener 9,4 millones de dólares al año será algo muy difícil de alcanzar por otro compatriota.

Juanfer siempre ha sido un aventajado

Juan Fernando Quintero podría ser el creativo de Colombia en Brasil-2014.

Juan Fernando Quintero podría ser el creativo de Colombia en Brasil-2014.

los ocho años de edad llegó al semillero del Envigado, gracias al exjugador José de Arco, un niño de San Javier descrestando con el manejo de balón, la media distancia y la facilidad para manejar la zurda con la que debutó con gol en Brasil-2014.

Antonio Franco, un caza talentos que pocas veces se ha equivocado en sus premoniciones lo vio y sin temor dijo “Juan Fernando Quintero Paniagua será uno de los mejores creativos del mundo”.

El chico, un enamorado del fútbol del brasileño Rivaldo, no se dejó intimidar por las flores que le llovieron y empezó una carrera ascendente en el onceno naranja en el que siempre dio dos años de ventaja, pues con nueve jugó el Ponyfútbol (lo disputó en tres ocasiones y lo ganó una vez; también jugó la Copa Cipa Antioquia, en la que participan hace 15 años semilleros con niños de 12 años) al lado de los de 11 y a los 15 estaba con la categoría A.

Siempre ha sido un jugador precoz por su riqueza técnica, personalidad y deseos de superación para ayudarle a su madre Lina Paniagua y al hermanito Mateo”, resalta Franco.

Antonio Franco no olvida que Juanfer, como siempre lo han llamado en Envigado, inició con Belencito Betania y a los 9 años hizo historia al ser el primero en anotar cuatro goles en un partido del Pony, cuestión que repitió a los 11 con el elenco naranja.

Por ese tiempo tuvo varios entrenadores , caso Miguel Cadavid, Hernán Londoño, Abel Acevedo y Elkin Fernando Moncada, a quien conocen más como Pájaro y alterna labores con Arco Zaragoza.

 

Le sobra personalidad

Pájaro recuerda que “lo tuve a los 13 años en la escuela Efisae, después pasó a Tiendas Margos y luego se metió de lleno al Envigado. Juanfer siempre ha sido un adelantado y tenía tanta personalidad que de 14 años iba al camerino a pedir uniforme para entrenar con los profesionales”.

Ante tanto talento el finado dirigente Gustavo Upegui le pidió a los entrenadores mayor atención para Quintero, quien a los 17 años recibió el visto bueno del técnico Óscar Aristizábal para debutar en el profesionalismo.

Antes había sorprendido, pero a partir de acá emprendió la carrera ascendente que incluyó Juegos Suramericanos, paso fugaz por Nacional, llegada al Pescara de Italia, contratación en Porto de Portugal, un título en el Juvenil Suramericano y la inclusión, con 21 años en la Selección de Colombia que disputará el Mundial.

Eso gracias a la continuidad que tuvo con Rubén Darío Bedoya, quien asumió cuando salió Aristizábal y se la jugó con el petiso de 1,64 metros, porque “marcaba diferencia con su inteligencia, pase corto y largo, buen tiro libre y la generación de ideas”.

Al preguntársele por qué esa facilidad para jugar, el mismo Quintero responde: “siempre lucho por lo que quiero y desde que empecé a jugar me identifiqué con Rivaldo y el francés Zinedine Zidane.

También sabía que “no iba a ser fácil quedar entre los 23 del Mundial”, pero apenas emigró a Europa y gracias a los buenos consejos que recibió de jugadores como Néider Morantes, se propuso ganarse un puesto y ahora está pleno.

A mi edad es una felicidad lograr un cupo para el Mundial de mayores; estoy seguro de que será algo inolvidable, nos preparamos bien y ahora la meta es lograr una buena participación gracias al trabajo en familia y al respaldo que nos brinda el profe José Pekerman”.

Ese derroche de personalidad y la mentalidad ganadora que siempre ha tenido le sirvió para convencer al entrenador Pekerman, el que ha resaltado públicamente sus virtudes, y tiene pensando a sus tutores Elkin Moncada y Rubén Bedoya en que le cambiará la historia a la Selección.

Moncada asegura que el chico de 21 años (el segundo más joven del grupo, el primero es Eder Álvarez Balanta por 38 días menos) le puede dar más dinámica y alegría al juego de Colombia y Bedoya es un convencido de que con Quitero la Selecciónpuede tener cambio de ritmo y más posesión de la pelota para marcarle diferencia a Grecia, Costa de Marfil y Japón.