10 datos que debes saber sobre la Fertilización In Vitro

fiv_inser

Una de las técnicas más utilizadas en los tratamientos de fertilidad es precisamente la Fertilización In Vitro. Por más de cuatro décadas, especialistas de todo el mundo han perfeccionado esta técnica de reproducción asistida, logrando así hacer realidad el sueño de muchas parejas que habían perdido sus esperanzas de tener una familia.

Y aunque muchas personas crean que esta técnica es un procedimiento complicado y riesgoso, lo cierto es que, con el paso de los años, el In Vitro se ha convertido en uno de los tratamientos más importantes y comunes en la reproducción asistida. Te compartimos 10 datos curiosos que te permitirán despejar dudas sobre esta técnica:

 

  1. Hace 41 años, nació en Inglaterra el primer bebé por medio de la Fertilización In Vitro. Su nombre es Louise Brown, y fue tal el suceso de este nacimiento, que los médicos encargados del proceso debieron hacer la cesárea en total oscuridad y el hospital debió cerrar sus puertas y ser custodiado por las autoridades. Para conocer la historia del primer bebé nacido por Fertilización In Vitro, haz clic aquí.
  1. La fertilización In Vitro (FIV) es un tratamiento médico que consta de procedimientos médicos y biológicos destinados a facilitar la unión de los óvulos (ovocitos) y espermatozoides en el laboratorio, para obtener embriones que serán transferidos al útero de la mamá con el fin de procurar la oportunidad de concepción a parejas o mujeres con problemas de fertilidad. Un pequeño número (usualmente de 1 a 3) de los embriones obtenidos serán transferidos al útero para conseguir la gestación. El resto de embriones viables, si los hay, serán conservados y almacenados a muy bajas temperaturas (criopreservados) para ser utilizados en el futuro. 
  1. La probabilidad de obtener un embarazo con un ciclo de FIV es mayor al 45% en mujeres menores de 35 años. Puede variar según factores como la edad de la mujer, la duración de la infertilidad y su causa. El total acumulativo de la tasa de embarazo después de tres ciclos de tratamiento puede ser del 70 al 80%. Para las mujeres, la edad puede ser el factor más influyente porque el número y calidad de los óvulos en los ovarios disminuye drásticamente a partir de los 35 años de edad.
  1. Aunque muchas personas relacionan la Fertilización In Vitro con la edad avanzada de la madre, la realidad es que muchas parejas jóvenes también podrían necesitar de este tratamiento para lograr un embarazo en el mediano plazo. Las condiciones más comunes por las que una Fertilización In Vitro se hace necesaria para muchas parejas son: obstrucción o lesión en las trompas, disminución del número y/o movilidad de los espermatozoides o aumento en las alteraciones morfológicas de los mismos, endometriosis moderada o severa, alteraciones en la ovulación, fracaso de otros tratamientos, requerimiento de recepción de óvulos donados, diagnóstico genético en los embriones antes de su implantación en el útero (PGD), entre otros.
  1. Una pareja con problemas en su fertilidad no necesariamente debe pasar por una Fertilización In Vitro para lograr un embarazo. Se sabe que casi el 80% de las parejas pueden lograr un embarazo con un tratamiento de fertilidad de baja complejidad, como lo son tratamientos hormonales o la Inseminación Intrauterina. 
  1. Antes de realizar la Fertilización In Vitro, tanto el hombre como la mujer deben pasar por una serie de exámenes médicos que evalúen su estado de salud previo al procedimiento. Así, el especialista puede ordenar valoraciones físicas, análisis de laboratorio, ecografías, entre otros estudios.
  1. Un procedimiento de Fertilización In Vitro incluye seis procedimientos fundamentales para llegar al anhelado embarazo. Estos son:
  • Inducción a la ovulación: Por indicación médica, el paciente debe aplicarse unos medicamentos para estimular la producción de óvulos, proceso que es monitorizado entre 9 y 12 días por el médico especialista a través de ecografías.
  • Captación de óvulos: Es un procedimiento mediante el cual se obtienen los óvulos previamente estimulados en la inducción.
  • Procesamiento y almacenamiento de semen: Si no hay contraindicación médica, el semen de la pareja puede obtenerse por estimulación, para posteriormente ser procesado en el laboratorio y preparar la muestra para la fertilización.
  • Fertilización y cultivo de embriones: En el laboratorio se inseminan los óvulos con los espermatozoides y se monitoriza el proceso de fecundación y crecimiento de los embriones, los cuales se dejan crecer en el laboratorio de 3 a 5 días, antes de transferirlos al útero de la mujer.
  • Transferencia de embriones: Procedimiento mediante el cual los embriones son transferidos al útero materno.
  • Congelación y preservación de embriones: Los embriones restantes de buena calidad no transferidos pueden ser preservados para ser utilizados posteriormente
  1. Muchas personas temen que los niños nacidos a través de una Fertilización In Vitro tengan problemas en su desarrollo. Lo cierto es que los bebés de reproducción asistida tienen un desarrollo psicomotor normal. Un estudio realizado en Europa evaluando niños de 2 años encontró que menores productor de la reproducción asistida tenían un desarrollo psicomotor normal comparado con el de un grupo de niños de concepción natural. Otros estudios de seguimiento a 6 y 12 años han confirmado que no hay diferencia. Además, se encontró que los jóvenes producto de reproducción asistida tenían un buen funcionamiento psicosocial cuando se comparaban con jóvenes concebidos naturalmente y en algunos casos, tenían un mejor funcionamiento familiar. Los autores especulan que puede deberse a que, al ser niños tan esperados y deseados, los padres invertían más tiempo con ellos y los estimulaban más. Para conocer más de este tema, haz clic en el siguiente artículo de Inser.
  1. Inser desarrolló el programa integral de cuatro ciclos como una alternativa muy beneficiosa a nivel físico, emocional y económico para las parejas, pues al aumentar el número de intentos (4 fertilizaciones y cultivo de embriones), la tasa de éxito para lograr el embarazo puede aumentar hasta el 80%, algo que tranquiliza y emociona a las personas involucradas en un tratamiento de alta complejidad.

    Una de las ventajas que tiene el programa es que los pacientes saben que desde el inicio del mismo están cubiertos todos los posibles cambios que el especialista sugiera para lograr la gestación como son la transferencia de embriones, la criopreservación de óvulos y espermatozoides, la fecundación por medio de donantes, etc.,  lo que hace que la pareja no tenga que preocuparse por desembolsos extra que no estaban comprendidos al inicio del tratamiento. Para conocer más sobre este tema, visita la siguiente página.

  2. Si tú y tu pareja llevan un año de relaciones sexuales no protegidas y aún no han logrado un embarazo, es hora de ir a un especialista en Fertilidad Humana. Recuerda que con una asesoría a tiempo es mucho más fácil corregir cualquier anomalía que se esté presentando para concebir tu anhelado bebé. Consulta con un especialista en alguna de nuestras sedes en Medellín, Bogotá, Rionegro, Pereira o Cartagena y de esta manera empezarás a recorrer el camino más importante de tu vida: ser padres.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>