¡Madre no hay sino una! El testimonio de Juliana Jiménez, una feliz mamá Inser

InSer_BLOG-Mayo_InSer_BLOG-semana1-Abril-01

En este mes de mayo, todos celebramos el amor, el cariño y la entrega de nuestras madres, esos ángeles que siempre nos acompañan y nos guían con todo su amor.

En esta ocasión, y como homenaje para todas esas mujeres que anhelan tener un bebé y aún no lo han logrado y también para las que gozan de la alegría de ser madres, te traemos la historia de Juliana Jiménez, una mujer que en compañía de su esposo luchó fervientemente por realizar el más grande anhelo de sus vidas y hoy es la feliz mamá de una hermosa niña.

Esta es su historia:

“Nosotros empezamos todo nuestro proceso de fertilidad cuando nos dimos cuenta que no podíamos quedar embarazados, entonces un familiar nos recomendó la clínica Inser.  Mi esposo y yo lo intentamos muchas veces con otros procesos de inseminación pero no dieron resultado, lo que entristecía y nos quitaba la esperanza.

Aunque yo sabía que tenía una endometriosis avanzada, fue muy duro confirmarlo directamente por parte del médico de Inser. Afortunadamente, él nos dio la fuerza necesaria para seguirlo intentando.

Uno al principio enfrenta todo este tratamiento con tristeza y miedo, pero por dentro siempre  guarda la ilusión de formar una familia. En este proceso, mi esposo y yo caminamos juntos durante ochos meses. Al principio no sucedía el resultado que esperábamos, pero tampoco era un resultado negativo. Es ahí donde el médico decide hacer una Fertilización In Vitro, el tratamiento médico adecuado debido a mi enfermedad.

Mi cuerpo no reaccionó muy bien en la primera captación de óvulos. Nosotros no entendíamos qué pasaba, qué estábamos haciendo mal, fue muy duro enfrentarlo porque no sabíamos si teníamos que volver a empezar. Después de ese intento fallido tuvimos que esperar al siguiente ciclo, donde sí se pudieron recoger los óvulos para hacer la captación y seguir adelante con el proceso. Nosotros nos sentimos muy afortunados, porque en ese segundo intento sólo pudieron captar cinco óvulos de los que sacaron cuatro, se fecundaron tres, se formaron dos y “pegó” solo uno, muy pocos comparados a los que se logran recoger  en un ciclo normal.

La prueba de embarazo podía realizarse un sábado, pero nos aconsejaron esperar hasta el martes siguiente para estar más seguros. Yo estaba reacia a hacerme la prueba, no creía que en realidad estuviera embarazada porque ese fin de semana me dieron cólicos y  eso aumentó mi pesimismo. Llegó ese día y mi esposo estaba desesperado para que me hiciera la prueba desde temprano, entonces llegamos a clínica a las 10 de la mañana. Allí nos dijeron que debíamos esperar hasta las 4 de la tarde.  Ese día trabajamos “pegados” al celular hasta que nos llamó el doctor y nos dijo: me encanta darles esta noticia:  Juliana ¡estás embarazada! Nosotros no lo podíamos creer, pero a los cuatro días repetimos la prueba y ahí sí lo confirmamos. No podíamos ser más felices.

De ahí en adelante todo fue maravilloso para mí, veníamos felices a todas las revisiones a ver crecer a nuestra bebé, a escuchar su corazoncito. Fue afortunadamente un embarazo hermoso, Emiliana es mi bebé arcoíris porque no me dieron náuseas, ni síntomas, ni antojos. Fue un tratamiento muy exitoso a pesar de mi enfermedad.

A mí me encanta Inser pues todo su personal nos invita a no perder la fe. Todos nos trataron súper bien, fueron muy afectuosos y muy claros con todos los pasos del tratamiento.  Tenemos mucho aprecio por el personal de la clínica porque gracias a Inser logramos el sueño de formar nuestro hogar”.

Para conocer más historias de nuestras madres Inser, da clic en la siguiente página

https://www.inser.com.co/testimonios/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>