A cuidar los niños durante Halloween

“Malala, no te comás todos los dulces que recogiste, te vas a enfermar”: así me decía mi mamá cada 31 de octubre. Y es que a mi prima Tina, le pasó que más de una vez se fue de clinicazo por exceso de dulce.

En mi familia siempre ha sido una tradición recorrer las calles de la ciudad y los centros comerciales por estas fechas. Por eso me quedaron grabadas todas las recomendaciones de mis papás.

A mí, por ejemplo, nunca me dejaron usar máscaras que me impidieran respirar ni tampoco me dejaban recibir dulces de cualquier persona.
Cuando estábamos en la calle, mi mamá siempre nos acompañaba y no nos descuidada ni un minuto.

Eso me parece muy bien porque los niños siempre están expuestos a muchos peligros.

Mi papá se aseguraba de que no lleváramos objetos de valor que pudieran atraer a los ladrones y nos tenía dicho que si se presentaba algún inconveniente debíamos llamar a la línea de emergencia 123.

Pero sin lugar a dudas, de lo que más hay que cuidar a los niños, y hasta los adultos, es de prender chispitas que los puedan quemar. Así que mi invitación es que se tomen la ciudad para pedir muchos dulces. Eso sí, con mucha responsabilidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>