Molestia por acopios en Laureles

La lectora Liliana Muñoz me invitó a visitar el primer parque de Laureles un día de semana porque, en su opinión, tengo que ver el descaro por parte de los conductores de taxi.

Dijo que hacen tres filas, mientras esperan a que les resulte alguna carrera o los llamen de la central que los coordina.

Agregó que algunos se la pasan jugando ajedrez, que además orinan en todo el parque, lo que, en su sentir, resulta bastante incómodo.

Gracias a Liliana por su comunicación. En otros lugares de la ciudad me han reportado incomodidades por los acopios de taxis, sobre todo cuando no hay orden y entorpecen el normal tráfico de los otros vehículos.

Me puse a averiguar por soluciones y el Subsecretario de Control de la Secretaría de Tránsito de Medellín, Carlos Alberto Marín, me respondió que los agentes visitarán el lugar para verificar el uso de la vía y si es del caso, hacer el llamado de atención o los comparendos a los vehículos que se encuentren mal parqueados.

“Hago un llamado a todos los conductores para que respeten las señales de tránsito”, me dijo el funcionario.

Añadió que el compromiso del Tránsito es hacer respetar las normas, establecidas en el Código Nacional.

De las inquietudes de esta semana me faltó dar respuesta a la planteada por el lector Jorge Calle, quien pregunta cómo tramitar la poda de un árbol.

La próxima semana le daré respuesta, con la colaboración del Área Metropolitana.

Unos agentes muy mal parqueados

Me contaron que dos motos de la Secretaría de Tránsito de Medellín fueron parqueadas al parecer de manera indebida en uno de los carriles de Metroplús, cerca al Hospital Universitario San Vicente de Paúl.

Ángela Correa una de mis nuevas amigas en Twitter (@soymalala), me reportó una fotografía que describe la situación. Ella señala que unos uniformados quiénes no aparecen en la imagen, dejaron los vehículos estacionados y entraron a una panadería próxima al lugar.

Sin embargo, Carlos Marín, subsecretario de Control del Tránsito, explica que la entidad cuenta con un grupo de agentes dedicados solo a controlar y vigilar dichas vías. Es por esto, que ellos pueden transitar por las zonas y estacionar sus vehículos cuando sea necesario.

Cuatro preguntas sobre la Bello-Hatillo

El lector Alejandro Isaza me escribió para plantear cuatro preguntas sobre la doble calzada Bello Hatillo, así:

“1. ¿Quién controla y autoriza el alza del peajito “social”?, el cual para este año tuvo un incremento de más del 17 por ciento pasando de 1.700 a 2.000 pesos.

2. ¿Quién se responsabiliza y cuándo van a intervenir el problema del hundimiento de la vía a 100 metros de la entrada de Comfama Norte, en el sentido sur a norte? Pasan los días y no se ve ningún tipo de intervención.

3. De regreso, en sentido norte a sur, hay tramos inconclusos de la ciclovía habilitada para que las personas hagan deporte.

4. La entrada al municipio de Girardota está vuelta nada desde ya hace varios años atrás y ninguna administración da solución eficaz, pues allí se siguen acumulando las aguas residuales.

Estas inquietudes del lector  las respondió Sebastián Álvarez, gerente de Concesiones de la Gobernación, quien expuso que el valor del peajito “social” fue un asunto que ya encontraron definido por parte de la anterior administración.

Sobre el problema del hundimiento, explicó que tienen los diseños para la reparación y que la obra vale unos 16 mil millones de pesos. “Se hacen las gestiones con los socios del proyecto para conseguir los recursos”, dijo.

En cuanto a las ciclovías, indicó que hay un asunto para definir con las redes de EPM, pero sí señaló que lastimosamente las ciclorrutas no han tenido el uso que se esperaba, pese a la gran inversión que se hizo para adecuarlas.

Y sobre la entrada a Girardota dijo que es algo para revisar con el mismo municipio porque es un problema que no está asociado al proyecto.

Un llamado de los residentes de San Juan

La lectora Carmen Vásquez Posada me escribió. Me cuenta que reside en la calle San Juan, arribita de la carrera 65, un sector que describe como muy transitado.

Pero aquí empieza su queja. “Desafortunadamente esta acera que es transitada por tanta gente es un basurero y sanitario público, con poca luz y ninguna vigilancia, donde abundan los robos y el parador de buses está dañado. Además, los pillos se esconden detrás de este aviso publicitario que tiene el parador”, dice.

Por eso les pide a los almacenes grandes del sector ayudar más en la vigilancia y el buen aseo y la presentación de la zona.

Añade Carmen que la droga se consume constantemente, en especial marihuana.

“Además es una zona de alto peligro en las noches para quienes vivimos acá. Todos los vecinos nos hemos quejado pero nadie hace nada”.

A Carmen, gracias por el mensaje y el llamado es para diversas entidades a que aporten soluciones.

Mínimo dos instituciones tienen qué ver con la queja de la lectora: la Policía y Empresas Varias de Medellín y el comercio grande, pero incluso otras dependencias del Municipio.

Como es múltiple la atención, a la lectora y a los vecinos les comento que fue difícil obtener una respuesta en concreto de las autoridades, pero por supuesto que escribí estas líneas para que su problemática sea conocida y atendida por quienes corresponden.

Itagüí reclama espacio para los peatones

Hace días recibí esta queja de una lectora de Itagüí.

“El siguiente relato es una realidad, no es cuento, mucho menos una historia ficticia”. Dice que si bien el barrio Las Mercedes, calle 46a con carrera 49, se caracterizó por la tranquilidad, ahora se ha perdido por la cantidad de establecimientos de repuestos, lubricantes, accesorios, chapas, cremalleras y hasta charcuterías. Dice que, permanentemente y por la modalidad de almacenes, la calle 46a está llena de vehículos. Que hay gente que madruga y deja cerrado el vehículo, se va y regresa por la tarde. Ante este situación, la Administración de Itagüí respondió que “la Secretaria de Transporte y Tránsito, en coordinación con Espacio Público, han tomado atenta nota de la inquietud. (…) Tanto Las Mercedes como los demás sectores del municipio se intervendrán cada vez que se presente este tipo de anomalías”.

Agregó que “se viene trabajando en el ordenamiento del espacio público y las vías, teniendo como prioridad los peatones para ofrecerles todas las condiciones de tranquilidad”.

Comerciantes ocupan las aceras en Bello

Qué tal si nos damos una pasadita por las calles peatonales y las aceras de Bello, saturadas de negocios. No hay por dónde caminar, se nota una permisividad de las autoridades, que parece que no existieran. De igual manera no hay autoridad que haga respetar las normas de urbanismo: los constructores se toman las aceras, los hilos de un proyecto peatonal en la calle 50 se apropian hasta de dos metros”.

Gracias a este lector de Bello, municipio desde el cual anteriormente ya me habían hablado de otros temas.

El secretario de Gobierno de la ciudad, Alexánder Osorio, expuso que Bello no se sustrae de una compleja realidad nacional en la que las personas de menores recursos buscan su sustento por medio de las ventas informales.

También me contó que los controles son permanentes tanto de los vendedores ambulantes como de los estacionarios, porque no están permitidos en la localidad.

El parque, la calle 50 y la estación Bello son las zonas donde los comerciantes prefieren ubicarse. Explicó el señor Osorio que sólo hay una zona permitida y es un callejón cercano al parque, debido a un derecho adquirido por los vendedores, que están censados. Dijo que en próximos meses se buscará su reubicación en la antigua sede del teatro Rosalía.

Este tema de ocupación del espacio público ya lo he tocado en Medellín y en Envigado. Desde Itagüí también me llegaron quejas.

Queja por las ventas ambulantes

“Querida Malala, ¿en dónde se encontrarán los funcionarios de Espacio Público de Envigado? Creo que es más fácil sacar licencia para vender todo tipo de productos en los andenes (ya colocan barra en las aceras de la calle 39 B sur) que en locales. Hasta los restaurantes cierran el espacio para su propio uso. Gracias”.

Este mensaje se lo hice conocer al alcalde, Héctor Londoño, y también a la Inspección de Espacio Público.

En su respuesta, el Alcalde señaló: “Con las ventas ambulantes se están haciendo los controles respectivos. En la actualidad los permisos están congelados”. Agregó: “El objetivo es reducirlas al máximo, dándoles otras alternativas de empleo a estos envigadeños”.

Con mi tío David hemos circulado por el municipio de Envigado varias veces y aunque encontramos orden en algunos sectores, sí ocurre que algunos dueños de establecimientos se aprovechen muchas veces de la noche para ocupar el espacio público, cuando, por el horario, no hay mucho control.

Hablando con comerciantes, ellos dicen que tienen derecho a trabajar y a atender a la gran cantidad de clientes que los visita. Lo que les dije es que así como hay derechos, también hay obligaciones, una de ellas el respeto al espacio de todos.

Gracias a los lectores por compartirme sus inquietudes y gracias a la Administración de Envigado por su respuesta.

Denuncian mal uso de los hidrantes

A raíz del incendio ocurrido en el sector del Chagualo y que presentó problemas con los hidrantes, que son solo para que el cuerpo de bomberos los use en caso de un incendio, un lector me preguntó ¿quién autoriza a los lavadores de los buses a utilizar, en grandes cantidades a diario, el agua de las estructuras ubicadas en la calle 44B con la carrera 79B, cerca a la Plaza de mercados La América?

Consulté Empresas Públicas de Medellín, donde hicieron un llamado a la comunidad para que denuncie el uso inadecuado de los hidrantes instalados en los distintos municipios del Valle de Aburrá. La idea es garantizar que funcionen bien. En EPM también me dijeron que durante el incendio que se presentó la semana anterior en el sector El Chagualo, el hidrante más cercano no pudo ser activado por el Cuerpo de Bomberos de Medellín, ya que sufrió un grave deterioro producto de la manipulación ilegal por parte de personas desconocidas. Mal hecho.

Tres hidrantes más, ubicados en la zona, respaldaron la operación de los organismos de atención de emergencias y bomberos y permitieron controlar el incendio.
Hay algo que no sabía:_el sistema de acueducto de EPM cuenta con 5.293 hidrantes en redes de distribución secundaria, para apoyar situaciones de emergencia o de mantenimiento de la red en el área urbana del Valle de Aburrá.

Si tiene denuncias conviene reportarlas en la Línea de Atención al Cliente de EPM 44 44 115. Yo lo haré.

Hay negocios que no dejan dormir

“Buenos días Malala. Quiero hacer una denuncia por este medio ya que en ningún otro he tenido eco. En el barrio San Joaquín, hace dos o tres meses abrieron una videotienda y lo particular es que solo funciona desde las 6 de la tarde hasta las 10 o 11 de la noche, vendiendo cerveza y poniendo música a altos volúmenes.

Los fines de semana es igual:_abren hasta altas horas de la noche. El negocio es muy raro, estamos cansados de sus altos volúmenes y constantes desmanes. La Policía no hace caso de este hecho de alteración de la paz del barrio. Necesitamos que la voz de ustedes sea escuchada y por favor nos den una solución con este local el cual ha entorpecido la tranquilidad de los habitantes”.

Gracias amigos por compartirme su inquietud. También recibí otro mensaje de una situación similar planteada por habitantes de la carrera 47, en Manrique, con una taberna.

Sobre estos problemas de convivencia, el secretario de Gobierno de Medellín, Mauricio Facio Lince, indicó que el ciudadano o la Junta de Acción Comunal del barrio deben visitar la inspección de policía e instaurar la queja formal para que inicie el proceso en el que se aclarará si el negocio tiene permiso para ese horario, vender licor y poner música hasta tarde.

De lo contrario, el inspector deberá tomar las medidas pertinentes.

El peatón tiene que caminar por la calle

“Malala, quiero que visite con los de Espacio Público los locales de venta de licor de la carrera 70 con la calle 42, donde los dueños de estos se toman toda la acera (calle 42), dejando sin circulación a los peatones y teniendo estos que pasar por la calle.

Sin embargo, la calle está llena de vehículos de los mismos que están en dicho local, en especial cuando hay partido de fútbol.

¿Será que los de la oficina de Espacio Público del Municipio de Medellín no les informan a los dueños de los locales hasta dónde está limitado el uso de establecimientos sin entorpecer la circulación del peatón?”.

Esta inquietud de los lectores se la trasladamos a Gabriel González, subsecretario de Espacio Público de la Alcaldía de Medellín.

El funcionario, muy amablemente, por medio de su cuenta de Twitter (@GabrielEspacio), me envió dos respuestas para compartir con ustedes:

“Vamos a realizar controles y les estaré informando. “Otro tema con relación a esa zona es que en épocas de fútbol se dispara el uso y por ende procedemos con mayores controles”.

Estaré atenta a los resultados de los controles que prometió Gabriel parar darlos a conocer a la ciudadanía en mi sección. Y, claro, los que viven y trabajan por ese sector de la carrera 70 con la 42 le pueden ayudar con más denuncias.