Me fui de caminata ecológica a El Retiro

Salir a caminar de vez en cuando es chévere para mantener un buen estado físico. Y nada mejor que moverse entre nuevos aires mientras se está en contacto con la naturaleza.

Por eso cuando mi amiga Maleja me invitó a El Retiro no lo pensé dos veces, agarré mi cámara, mi morral y me fui de aventura.

La mamá de Maleja es igual de apasionada a la naturaleza que yo, por lo que en el camino de ida paramos más de una vez a tomarles fotos a unos paisajes espectaculares que nos topamos.

Así entre parada y parada, si señor, llegamos al sendero ecológico Cascada El Paso del Toro, un lugar como de sueño. No les puedo negar que me sentí como niña chiquita en parque de diversiones en medio de tanta variedad de flora, y lo más sorprendente es que está muy bien cuidado.

Porque ¡guácala! uno llegar a un sendero ecológico que la gente no cuide y al que incluso le tiren restos de comida y envolturas de mecato.

La visita me sirvió para alejarme del estrés que se vive en la ciudad con tanto infractor suelto, pues como ustedes saben me mantengo siguiéndoles la pista a todos los que no cumplen con las normas de buen ciudadano y la labor no termina.
Así, con el contacto con la vegetación y los animales, que también me encantan, pude relajarme y tomar fuerzas para volver a coger a más de uno mal parqueado.

1 comment

  1. Juan Munera   •  

    Por tercera vez le escribo, y si persisto es porque me gusto su columna de hoy, para denunciar los abusos con los peatones en el Poblado, especialmente en la 10A, por parte de los señores que venden motos y carros y las reparan. Estoy por pensar que estos señores valen más para El Colombiano que los peatones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>