Me voy de picnic para el Jardín Botánico

Me sorprendí en estos días, cuando mi amiga Linis me dijo que nos fuéramos de picnic para el Jardín Botánico. Me pareció raro, porque yo solo había ido por allá cuando necesitaba hacer una tarea, quería tomar fotos de las flores o para llevar a mi tía Rosa, que vive en Estados Unidos, y que cuando viene de visita a la ciudad le gusta ir a sitios bonitos. Vimos los patos, nos sentamos en las sillas de madera y comimos oblea.

Pero, el domingo pasado con Linis en el Jardín, descubrí que en la zona del fondo, más allá del lago, las familias y grupos de amigos llegan con sus manteles y hasta con sus sábanas, los extienden en la grama, y sacan sánduches, pollo, ensaladas, frutas, en fin, delicias caseras que disfrutan en buena compañía y en un ambiente relajado. Y, lo mejor, todo sin gastar.

Me contaron que esto se vive también en el sector de Ciudad del Río y hasta en el Museo El Castillo, en El Poblado, en donde, pagando una tarifa muy baja, se pueden usar sus jardines espectaculares.

Hay que aprovechar el sol, el aire puro y los sitios de la ciudad que aún tienen vegetación, pájaros y nos hacen sentir el bienestar de la naturaleza, eso me dijo Linis que es súper ecológica, pero estoy de acuerdo con ella.

Lo que sí les recomiendo a los que quieran seguir este plan es que dejen estos espacios verdes tan o hasta más limpios de lo que los encontraron: botar la basura, evitar regueros y cero daños.

Hoy es domingo, ¡vámonos de picnic!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>