¡Qué peligro entrar a la ciclovía!

Le parece una nota ir a la ciclovía. Me cuenta que hace cuatro meses la visita martes, jueves y domingos. Lo malo: que es un “viacrucis” entrar por los lados del puente del Pandequeso.

La historia me la contó una amiga.  “Hay que sortear el riesgo para no ser atropellado. A veces somos quince, veinte y más ciclistas haciéndoles señas a los conductores para que cedan el paso, pero no prestan atención. Hay que esperar que haya espacio y correr para ganar la llegada al separador de las dos calzadas”.
Dice también que observa el mismo problema en los puentes de Ayurá y de Medellín, y que no ve guardas de tránsito controlando. Por eso pregunta si hay que esperar un accidente para que las autoridades se apersonen del asunto.

¿Se puede? ¿Hay forma de ayudarles a los amigos ciclistas? Adriana Muñoz Ángel, secretaria de Tránsito de Envigado, me dijo que ya lo están haciendo: “Tenemos agentes en casi cada cruce para agilizar el tráfico vehicular. En la ciclovía hacemos respetar al peatón”.

La misma pregunta se la hice a Francisco González, secretario de Tránsito de Itagüí. Y dice algo parecido: “Tenemos seis agentes que van en bicicleta patrullando y siempre están colaborando. Voy a hablar con ellos para saber qué está pasando y tratar de solucionar el problema”.
¿Y qué digo yo? Que todos revisen qué están haciendo en las vías, porque la vida es lo más valioso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>