Los operativos para el ruido

Me imagino que todavía se acuerdan de que esta semana no les pude dar la respuesta a mis amigos de Laureles que se quejan constantemente por el ruido que hacen, con sus megáfonos, los vendedores de frutas en ese sector.

Pues bien, como yo no me quedo con los brazos cruzados y ese siempre ha sido mi compromiso, por fin logré que en la Secretaría de Gobierno me contaran cómo son los controles para evitar que este tipo de situaciones se presenten.

En la Defensoría del Espacio Público, que ha manejado el tema, me contaron que programan recorridos y operativos para decomisar estos elementos utilizados en el perifoneo por las calles.

Las intervenciones, me dijeron mis amigos, se realizan en algunas ocasiones con el apoyo y la coordinación de los inspectores de Policía.
Lo más importante, es que los vecinos expongan sus quejas ante las autoridades para que se programen los controles pertinentes.

Espero que esto responda a las dudas de quienes me escribieron en mi blog. ¡Acuérdense! No nos quedemos callados ante las cosas que ocurren en la ciudad. Ni malas ni buenas.

Vendedores ruidosos en la calle

Me aterra el ruido. No hay nada que me dé más mal genio que cuando uno está durmiendo tranquilo, lo despierte la gritería de uno de los señores que venden frutas en la calle. “Papaya, llévela baratica” ¡Puf! Me provoca decirles que no me interesa si la fruta está barata o cara sino que ¡quiero dormir!

FM, una amiga que me escribió a mi blog, me contó que a ella también le da mucha rabia esa situación, que se está volviendo común en las calles de Laureles.

“Malala, nadie controla el ruido de los vendedores que se vuelve insoportable, sobre todo, durante las horas del mediodía”, me dijo preocupada.

Como la vi tan angustiada me fui para el Área Metropolitana y para la Secretaría de Gobierno para que me dijeran qué acciones toman ellos para controlar el ruido. En el Área me respondieron que ellos no son los encargados de los controles y que los responsables son los municipios.

Me fui entonces para la Secretaria de Gobierno, pero no me pararon bolas… Llamé y llamé y escribí correos, pero nada que me contestaron. Pero yo no me quedo con los brazos cruzados, hoy seguiré intentando y espero tenerles una respuesta para mañana.