Qué tan fea esa basura del separador de la 76

Les cuento que es muy triste tener que hacer denuncias como la siguiente, porque a estas alturas de la vida todos deberíamos ser conscientes de la importancia de mantener limpio nuestro entorno.
Resulta que un habitante de la loma de Los Bernal, en Belén, que se llama Carlos Santiago Jaramillo, me contó su preocupación porque el separador de la carrera 76 es un botadero de basura. El ciudadano asegura que “los vecinos de esta vía convirtieron el separador en recolector de desechos y no importa si pasa el carro de la basura, siempre hay una cantidad enorme en el sitio, haciendo que una zona verde se vuelva muy fea”.
Yo ya me había dado cuenta de este problema tan grande, porque tengo familiares que viven por esa zona y cuando voy a visitarlos he visto bolsas, colchones y hasta sofás tirados en ese lugar.
Entonces, me parece que hay que tomar medidas drásticas, para que la situación mejore. Envié la denuncia a Empresas Varias, para que me informaran qué han hecho al respecto y los funcionarios me dijeron que “la empresa realiza el barrido y la recolección diaria de residuos ordinarios en el corredor de la carrera 76. Sin embargo, para evitar que la situación denunciada por el lector se siga presentando, programaremos una jornada especial de sensibilización con el equipo de gestores ambientales de la Secretaría de Medio Ambiente”.

Fueron a la 54 y pillaron un solo camión

En la edición del 15 de enero publiqué una denuncia de los vecinos de Barrio Antioquia, quienes se quejaron por el exceso de parqueo de camiones en las vías del sector.
Ellos me contaron que hay ocasiones en las que han llegado a contar hasta 30 vehículos de este tipo estacionados en las vías públicas y me explicaron que esa situación afecta el paso por el sector.
Como la comunidad me lo pidió, yo envié la queja de la situación a los funcionarios de la Secretaría de Movilidad de Medellín, con ganas de que esa oficina tome medidas de solución.
En respuesta a la petición de los ciudadanos, la Secretaría de Movilidad me informó que “con el apoyo de los agentes profesionales de tránsito, realizamos dos visitas de control al lugar indicado y se sancionó al responsable de un vehículo tipo camión, en la carrera 54 con la calle 25, por estacionar en un lugar no autorizado”.
Los guardas reportaron que hicieron una nueva inspección en días posteriores y observaron que “este sector industrial es frecuentado por gran cantidad de conductores de este tipo de vehículos pesados, según el sentir de la comunidad”.
Entonces, los funcionarios expresaron que para “la Secretaría de Movilidad es importante brindar soluciones efectivas a las problemáticas de movilidad, por ello agradecemos las valiosas observaciones de los ciudadanos y sabemos la importancia que éstas tienen para prestar un mejor servicio a la comunidad”.
Yo seguiré pendiente del caso y espero que las autoridades de tránsito creen un plan que permita corregir el uso indebido del espacio público en Barrio Antioquia, porque, si bien es cierto que las vías son de todos, no es correcto que unos pocos se apoderen de ellas a costa de la movilidad de los demás.

Los piques ponen en riesgo la vida

Un lector de El Poblado me escribió para manifestarme su inconformidad por culpa de los piques que realizan ciertos grupos de motociclistas en la vía Las Palmas.
Me contó que hace unos días subía con su familia por esa zona y, cuando llegaron a los miradores, había alrededor de 500 personas viendo piques. “Los espectadores estaban apostados en la recta que lleva a la intersección con la loma de El Tesoro, tanto en la berma y el carril derecho de subida y de bajada, viendo los piques y piruetas de cuanto motociclista entrara al escenario”, me explicó el ciudadano.
El lector también narró que “quienes íbamos en ese momento por la vía teníamos que ir despacio detrás del motociclista de turno y ser partícipes obligados de sus acrobacias, como si fuera el mejor espectáculo de circo”.
A mí me parece muy delicada esta denuncia, porque estas actividades pueden poner en riesgo la vida de quienes las practican y de otros conductores, y por esa razón les hice llegar el testimonio a las autoridades de tránsito, para obtener una respuesta.
La Secretaría de Movilidad me respondió al respecto que “tenemos conocimiento de la situación que se presenta en la zona y, por esta razón, realizamos semanalmente operativos de control para combatir la problemática”.
La entidad se comprometió a llevar a cabo nuevos controles en Las Palmas y sus funcionarios me aseguraron que, cuando tengan resultados de esa gestión, nos la darán a conocer.
Aprovecho para hacerles un llamado de atención a aquellos motociclistas que cometen estas conductas, pues ellos deben entender que el exceso de velocidad representa un peligro para la vida.
Sería bueno que quienes participan en los piques reflexionen sobre este asunto, sin que sea necesario que la Secretaría de Movilidad o la Policía les apliquen multas por usar las vías de nuestra ciudad para tal fin.
La responsabilidad de preservar la vida no solamente recae en las autoridades, nosotros también tenemos que poner de nuestra parte.

Llamado de atención por tanta basura

“Medellín ya no es la tacita de plata”. Esa fue la frase con la que la ciudadana Carmenza Sáenz encabezó una carta que me escribió, lamentando la suciedad de varios sectores de la ciudad.
En la lista de esos sitios, comenta Carmenza, están la circular Primera y la carrera 65, donde a diario el paisaje lo dañan la cantidad de basuras que los ciudadanos arrojan.
“Me da tristeza la mala imagen de esas vías y me gustaría que las autoridades les impusieran multas a los groseros que sacan las basuras en los días que no hay recolección”, expresó la lectora.
Para ayudarle a la ciudadana en el mejoramiento de la situación, envié la denuncia a Empresas Varias, para que la entidad conozca la situación y tome medidas frente al caso. La entidad me respondió que “Emvarias realiza una labor diaria y comprometida para mantener estos espacios limpios, pero no puede imponer sanciones. Se trata de una situación de indisciplina de los ciudadanos, que debe trasladarse a las entidades de control como la Inspección de Policía, así que invitamos a los vecinos a denunciar cuando sean testigos de estos hechos”.
Los teléfonos de la Inspección de La América (11A) son 416 35 59 y 416 25 66 y de la Inspección de San Joaquín (11B) son 230 88 47 y 230 80 19.

Se vende mucho licor cerca a las U

Juanita Urdaneta me escribió para quejarse por la proliferación de negocios de venta de licor en los alrededores de las universidades en Medellín.
Por ejemplo, se refirió al caso de los alrededores de la Universidad Cooperativa de Colombia tanto en el Centro como en el barrio Buenos Aires y en el municipio de Envigado.

“Pululan los establecimientos donde se les vende licor a los estudiantes ¿qué se puede hacer?”, señala mi lectora y pregunta dónde se puede quejar.
Agregó: “vamos a tener profesionales bien formados ¿pero de que nos sirve un ingeniero o un médico alcohólico? en fin o cualquier otro tipo de profesionales abogados, administradores, contadores, etc. Que bueno que a través de este medio se hiciese algo”.

Esta inquietud ya me la había señalado mi tío David que un día en mi casa me dijo: “Malala, qué vamos a hacer con toda esa cantidad de bares y discotecas cerca a las universidades, están alcoholizando a los jóvenes”.

Sin duda es un problema muy serio, que no solo se presenta en Medellín sino también en otras ciudades del país y he escuchado a las propias directivas de las universidades muy preocupadas con este tema. Han dicho que debe ser un trabajo conjunto entre autoridades y comunidad universitaria.

Enteré de este tema a la Secretaría de Gobierno de Medellín, pero hasta el momento de escribir este comentario aún no recibía la respuesta. Una vez me llegue se las compartiré.