Venden droga delante de todos

Imagen mpalacé (6)

Este fin de año mi tío David y yo fuimos varias veces al Centro de Medellín. Allí compramos algunos regalos para mi familia y mis amiguitos.
En una de las visitas pudimos observar que personas inescrupulosas están vendiendo vicio a plena luz de día y delante de los niños.
A propósito del tema, me dice uno de mis lectores, que en entre la carrera 50 Palacé con la calle 45 Amador, dos personas tomaron el sitio como “oficina” para vender y distribuir droga y también generan desorden. Dice que no sabe qué hacer pues ha tocado varias puertas y no recibe apoyo. Yo consulté en la Alcaldía y estoy pendiente de su respuesta.

Mi ronda de ciudad

A. Los habitantes del primer parque de Laureles se quejaron por el consumo de drogas. La Policía dijo que allí hacen rondas seguido y pidió colaboración de los ciudadanos.
B. En Aranjuez pidieron control a comerciantes que invaden los andenes. Espacio Público hará visitas a la zona.
C. En Laureles se quejan por la basura que tiran en la circular Primera y en la 65. EEVV dijo que a diario recoge los desechos y pidió denunciar a infractores en las Inspecciones.
D. Por sugerencia de un lector, la Secretaría de Movilidad cerrará el retorno de Los Balsos, en el centro comercial Santafé, para evitar tacos.
E. Señalan a motorizados que usan la zona peatonal del puente de la 4 sur. Controlarán.

El vicio afecta primer parque de Laureles

El fin de semana salí a dar una vuelta con mis papás por Laureles y decidimos visitar el tradicional primer parque.
Yo desde que era más chiquita iba allá con mi hermanita Lucía y nos encantaba jugar a las escondidas con mi tío David. Sin embargo, de esos buenos recuerdos queda poco, porque ahora hay a todas horas sujetos extraños que se dedican a consumir drogas en el sitio.
Me puse a conversar con una vecina del sector y me contó que “son demasiados los consumidores que frecuentan el lugar y, aparte del problema que conlleva esto, también es grave que se ha convertido en un punto donde se practica el microtráfico de alucinógenos”.
Otra de las quejas de los residentes es que el sitio se mantiene sucio, pues hay ciudadanos incultos que arrojan los desechos a la calle.
A mi me preocupa demasiado que este sea el panorama del parquecito, porque se supone que estas zonas verdes de la ciudad están pensadas para el goce de las familias.
Entonces, para ayudar a la comunidad, me comuniqué con el mayor Abraham Paz, comandante de la Estación de Policía de Laureles, y el oficial me contó que “en este momento, con el apoyo de la Policía Metropolitana, estamos haciendo rondas permanentes con auxiliares. Sin embargo, esta semana ocurrió un hecho lamentable, porque cuando los policías iban a requisar a un grupo de consumidores de droga, fueron rechiflados por los vecinos”.
Así que el mayor Paz le pidió a la comunidad que sea coherente y practique la cultura ciudadana, pues, en sus palabras, “no es lógico que se quejen y, cuando nosotros vamos a actuar, nos maltraten”.