Pobre bebé, ¡qué peligro el que corrió!

12 de julio

Cada día me llegan correos de todos los rincones de Antioquia y mis lectores me comparten diversas quejas por situaciones que los afectan en muchos aspectos.

Uno que me llamó mucho la atención y, aparte de todo, me causó mucha indignación, fue un correo que me llegó de la ciudadana Gloria Penagos que les quiero compartir.

“Hola Malala, te envío esta foto para que veas la forma como transportan a los bebés en el Oriente antioqueño. Esta es solo una muestra, porque es un común denominador de la exposición a la que son sometidos estos pequeños”.

Al apreciar la foto que me hizo llegar la lectora, ustedes podrán entender el motivo de mi gran indignación. Lo que más me preocupa del caso es que, de llegar a ocurrir un accidente, el bebé hubiera sido el más afectado, porque no tiene ninguna protección.

Hago un llamado a todos los padres para dejen de ser tan imprudentes.

Mal uso de vía frente a Los Molinos

Los tacos son pan de cada día en Medellín. Está bien que el número de carros sea bastante, pero ¿por qué no intentar respetar los carriles y tratar de que la circulación de los vehículos sea más fácil?

Es terrible ver como justo en frente del centro comercial Los Molinos, los taxistas estén como Pedro por su casa obstaculizando el paso y sobrepasando el límite del acopio que les tienen separado, así como tampoco lo es que los carros particulares y las motos se parqueen ahí afuera y dejen casi que un solo carril habilitado ¡Guácala!

Y eso que el problema no solo lo veo yo. Juan Pablo, uno de mis amigos que vive por ese sector, está igual de estresado con esa situación, ¡Uich! Así que me pidió ayuda y yo como no quedo tranquila hasta que los problemas se resuelvan, me fui a hablar con el Tránsito para que les pongan el tatequieto a estos infractores en las vías.

El Subsecretario de Control, Carlos Marín, me prometió que enviará agentes de Tránsito a revisar el comportamiento de los conductores y en cuanto tengan un reporte me van a contar que se puede hacer.

Por ahora tanto el Tránsito como Juan Pablo y yo hacemos un llamado a los conductores para que respeten ese espacio que es de todos.