Los piques ponen en riesgo la vida

Un lector de El Poblado me escribió para manifestarme su inconformidad por culpa de los piques que realizan ciertos grupos de motociclistas en la vía Las Palmas.
Me contó que hace unos días subía con su familia por esa zona y, cuando llegaron a los miradores, había alrededor de 500 personas viendo piques. “Los espectadores estaban apostados en la recta que lleva a la intersección con la loma de El Tesoro, tanto en la berma y el carril derecho de subida y de bajada, viendo los piques y piruetas de cuanto motociclista entrara al escenario”, me explicó el ciudadano.
El lector también narró que “quienes íbamos en ese momento por la vía teníamos que ir despacio detrás del motociclista de turno y ser partícipes obligados de sus acrobacias, como si fuera el mejor espectáculo de circo”.
A mí me parece muy delicada esta denuncia, porque estas actividades pueden poner en riesgo la vida de quienes las practican y de otros conductores, y por esa razón les hice llegar el testimonio a las autoridades de tránsito, para obtener una respuesta.
La Secretaría de Movilidad me respondió al respecto que “tenemos conocimiento de la situación que se presenta en la zona y, por esta razón, realizamos semanalmente operativos de control para combatir la problemática”.
La entidad se comprometió a llevar a cabo nuevos controles en Las Palmas y sus funcionarios me aseguraron que, cuando tengan resultados de esa gestión, nos la darán a conocer.
Aprovecho para hacerles un llamado de atención a aquellos motociclistas que cometen estas conductas, pues ellos deben entender que el exceso de velocidad representa un peligro para la vida.
Sería bueno que quienes participan en los piques reflexionen sobre este asunto, sin que sea necesario que la Secretaría de Movilidad o la Policía les apliquen multas por usar las vías de nuestra ciudad para tal fin.
La responsabilidad de preservar la vida no solamente recae en las autoridades, nosotros también tenemos que poner de nuestra parte.