Roedores nacen y crecen en lote

Imagen malala (1)

Un amiguito mío le tiene fobia a los roedores, en algunas oportunidades sueña con ellos y se despierta intranquilo por lo desagradables que son.
Los ratones, la basura y los desechos se fueron a vivir a un lote ubicado en la Calle 77 a con carrera 50 b en el Barrio Campo Valdés.
Dice mi lector que el lote se volvió un criadero de ratas, los vecinos tiran los desechos de la basura y las lluvias empeoran la situación. Los animales se van de “visita” a las casas vecinas, jardines y prados del sector.
La comunidad pide atención de los entes gubernamentales para cambiar esta situación. Yo consulté en la Alcaldía y estoy atenta a su respuesta.

¡Guácala! Qué asco me dan las ratas

A mi me encantan los animalitos y comparto el pensamiento de que hay que cuidar mucho la naturaleza. Sin embargo, cuando hablamos de plagas, la cosa es muy diferente.

Resulta que mi lectora Elena Mora me escribió hace unos días para contarme que a los sectores del Velódromo y del Estadio de un tiempo para acá, según ella, los están invadiendo las ratas.

En sus palabras, las ratas son gigantes y los vecinos han colocado todo tipo de venenos y trampas, pero, Elena cree que “mientras las autoridades no intervengan, cualquier remedio es insuficiente, porque de la canalización los animales pasan a los hogares sin que podamos hacer nada”.

Yo le envié el caso a la Secretaría de Medio Ambiente y la entidad me informó que estos casos son de competencia de la Secretaría de Salud.

Entonces, desde el 31 de julio envié la queja a esa dependencia, pero hasta el momento de escribir este comentario no había recibido ninguna respuesta al respecto.

Sin embargo, quedaré pendiente de esta situación, hasta que la Alcaldía de Medellín les ofrezca soluciones a los ciudadanos como debe ser, porque vivir en medio de la ratas es muy desagradable y puede traer problemas a la salud.