Mucho ruido alrededor de la minorista

Una de las quejas más frecuentes que me plantean los ciudadanos de Medellín es el ruido en la noche por algunas rumbas en sectores no autorizados o por los vecinos que ponen a todo volumen la música en sus apartamentos.

De verdad, poco consideran a quienes quieren dormir, bien sea porque necesitan madrugar a trabajar o a estudiar o porque, simplemente, están en sus casas y quieren descansar.

¡Huácala! con tanto ruido. Está bien celebrar, pero no traspasar el límite y afectar a las otras personas. Hasta ayer, por ejemplo, cinco personas habían votado en mi blog contra lo que llaman rumbas ruidosas en el sector de la Plaza Minorista.

Adicionalmente, enviaron comentarios en el sentido de que el volumen de los equipos de sonido de los establecimientos públicos pasan todos los niveles tolerados.

Le trasladé la inquietud a la Secretaría de Gobierno, pero en esa dependencia me informaron que no hay una denuncia oficial al respecto.

El consejo de la Secretaría a los ciudadanos es que visiten a la inspección más cercana y formulen la respectiva queja.

Con esa información, la Secretaría de Gobierno puede empezar un proceso formal de verificación para tomar los correctivos si son del caso.

A colaborar pues con la autoridad, pero no sobra hacer un llamado a la moderación a quienes originan la bulla en los alrededores de la Plaza Minorista y, por qué no, en toda la ciudad.

Los operativos para el ruido

Me imagino que todavía se acuerdan de que esta semana no les pude dar la respuesta a mis amigos de Laureles que se quejan constantemente por el ruido que hacen, con sus megáfonos, los vendedores de frutas en ese sector.

Pues bien, como yo no me quedo con los brazos cruzados y ese siempre ha sido mi compromiso, por fin logré que en la Secretaría de Gobierno me contaran cómo son los controles para evitar que este tipo de situaciones se presenten.

En la Defensoría del Espacio Público, que ha manejado el tema, me contaron que programan recorridos y operativos para decomisar estos elementos utilizados en el perifoneo por las calles.

Las intervenciones, me dijeron mis amigos, se realizan en algunas ocasiones con el apoyo y la coordinación de los inspectores de Policía.
Lo más importante, es que los vecinos expongan sus quejas ante las autoridades para que se programen los controles pertinentes.

Espero que esto responda a las dudas de quienes me escribieron en mi blog. ¡Acuérdense! No nos quedemos callados ante las cosas que ocurren en la ciudad. Ni malas ni buenas.

12