Mejor alimentación, menos palomas

paloma

La forma, durante todo el año, debe convertirse en una obsesión para los colombófilos. Paloma, Asociación Colombófila Antioqueña, ACA.

No es que la comida sea muy cara, ocurre es que los palomares se van llenando de palomas y mientras más robustos más difícil resulta alimentarlas de manera inteligente y adecuada para mantenerlas en forma, situación que se refleja en buenos resultados en los concursos.

La dieta de las mensajeras debe ser lo más completa y balanceada posible, acorde con la temporada del año en que se encuentre: cría, reposo, muda y concursos.

Más que dar fórmulas, que algunos libros y documentos se presentan como mágicas, siempre me concentro en aquellos elementos que considero son imprescindibles y en los que el colombófilo no debe fallar, las 24 horas del día y los 365 días del año, si es que sueña con mantener su colonia en altos niveles de competitividad.

He conversado con excelentes colombófilos nacionales y extranjeros, he leído numerosos libros y documentos sobre la forma como los crack alimentan a sus palomas y puedo concluir, que hay tantas recetas, como colombófilos.

Hay quienes están convencidos, con extraordinarios éxitos, de que la paloma siempre debe dejar en el comedero, al menos, la tercera parte de la dieta que se les sirve.

Otros consideran, también con triunfos innegables, que las palomas deben salir al vareo y una vez se baje la bandera y entre la primera paloma al palomar, se cuentan 10 minutos y pasado este tiempo de inmediato se retira la comida, ni un grano para la indisciplinada o aquella que se quedó afuera o se puso a revolotear alrededor del palomar o dentro de este; otros aseguran que debe darse comida en gran cantidad para que la paloma escoja el grano que más le apetece.

He conocido experiencias de palomares, también volando muy bien, que solo dan la comida en harina e incluso, recuerdo la experiencia de Lazslo Yurco, un europeo, que tuvo una excelente colonia en Medellín, quien solo daba sorgo. Sus palomas volaban de tal forma, que muchos de los que compitieron contra él, aseguraban que esas palomas volaban dopadas.

Ni hablar de aquellos, que hacen fórmulas mágicas, pesan cada grano, estudian su valor nutritivo, aporte en carbohidratos, calorías… y los administran a determinadas horas y días, incluso, cuando las palomas llegan de las carreras, solo les administran granos livianos como cebada o avena. Ellas igual les responden de manera extraordinaria. También hay grandes campeones europeos que siguen vigentes y dan la misma dieta todo el año.

De todas formas es importante resaltar que en nuestro medio hay colombófilos que se han especializado en determinadas mezclas y las venden a otros colombófilos. Con estas mezclas, a veces, la comida gana mayor confiabilidad por la selección y calidad de los granos, hecho que no ocurre cuando se va a la plaza para adquirir granos que pueden estar contaminados, no ser aptos para el consumo de animales porque pudieron entrar importados de otros mercados internacionales donde los rechazaron. La calidad de las mezclas justifica el esfuerzo y evita futuros fracasos o intoxicaciones por hongos y granos en mal estado.

Insisto, no puede ahorrarse dinero en la alimentación, es preferible bajar, si es del caso, de manera drástica el número de palomas, situación que se compensa con buenos resultados en las temporadas y la sanidad de la colonia.

En mi caso particular, siempre doy más grano del que realmente necesitan las palomas y logro vareos de mínimo, media hora diaria, que es el tiempo que requiere una paloma para mantenerse en forma todo el año y dar excelentes resultados en toda la temporada velocidad, medio fondo, fondo y gran fondo.

A las palomas no se les puede fallar con el grit durante. En Medellín el grit que venden algunos colombófilos es relativamente barato y balanceado, por lo que no se justifica desgastarse tratando de preparar el propio grito. Los expertos en aves aseguran que el grit es para las palomas, lo que los dientes son para los humanos y otros mamíferos. Si no hay grit no hay “dientes” en la paloma, ya que es fundamental en su sistema de digestión.

Su falta le genera problemas digestivos, las obliga a comer más granos, porque el que come no lo digiere debidamente. Otro elemento clave es que si la paloma no encuentra el grit dentro de su palomar saldrá a buscarlo a otros lados, incluso en montañas cercanas o algunas hasta más de tres o cuatro kilómetros donde, en los vareos, ellas observan arenilla, polvo de ladrillo y otros elementos.

Es claro el desespero de las palomas cuando a falta de grit pican paredes, ladrillos, tejas o lo que encuentren a su alrededor. Si se falla con esto, las consecuencias pueden ser graves, sobre todo en la reproducción, cuando se les da en exceso y la paloma se concentra solo en el grit y casi que desatiende los granos. El grit además aporta minerales que son fundamentales para su vida, como el calcio.

Otro elemento con el que no se le debe fallar a las palomas es la piedra de picar, sobre todo en la época de reproducción.

También es recomendable la dieta verde, siquiera dos veces por semana. Col, lechuga, espinaca, o forraje verde de maíz, trigo, sorgo, arveja o cualquiera de los granos que utilizamos en nuestro palomar. Estos aumentan de manera sustancial los niveles de proteína y son fáciles de preparar en casa y mantenerlos disponibles en nuestro palomar.

Ojo con la sal, con esta tampoco podemos fallar. En la piedra podemos suministrarla, siempre debe haber en el palomar un recipiente con sal gruesa y si es yodada, dicen los nutricionistas, mucho mejor.

Cuando no la administramos de manera adecuada es bueno regalarla en el palomar después de haberlo trapeado debidamente para que todas las palomas puedan disponer de unos cuantos granitos. Luego se va incorporando hasta dejarla en un solo sitio donde la paloma siempre la encontrará.

A estos alimentos, siempre debe administrarse, con alguna regularidad, en el agua o la comida un complejo con vitaminas y aminoácidos.

En esto también hay que tener en cuenta que para algunos de los grandes colombófilos jamás debe darse el agua limpia, es decir, siempre echarle algo que ayude a la forma de las palomas. En esto vuelvo a lo mismo: ni tan cerca que queme al santo, ni tan lejos que no lo alumbre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>