Un deporte de paciencia

No hay que tener afanes para no sacrificar futuros campeones en el huevo

No hay que tener afanes para no sacrificar futuros campeones en el huevo

En este artículo me voy a ocupar del entrenamiento y vuelo de las palomas, un tema en el que todo colombófilo tiene su propia teoría y difícilmente escuchará o acogerá aquello que aquí se diga. Los cantos de sirena van y vienen de todos lados.

De todas formas, como el objetivo de este blog es recoger enseñanzas de quien es maestro en el arte de criar, entrenar y competir con las mensajeras, pero al mismo tiempo aportar de las experiencias ajenas y la mía propia  a quien apenas llega al deporte alado, entonces, de ante mano, mi bienvenida para todos.

La colombofilia es un arte de paciencia, lo advertía, desde finales del siglo XIX, el gran maestro de Amberes (Bélgica) Felilicien Chappuis, quien compitió con los grandes de su época, conservó en su memoria y plasmó en algunos de sus escritos, todos magistrales, el manejo que los grandes colombicultores belgas hacían de sus colonias hasta escribir con ellas verdaderas páginas de gloria.

Este sistema, el de la paciencia, consiste en someter a los pichones, en su primer año de vida a vuelos insignificantes, les dejan fortalecerse y desarrollarse en el segundo y en el tercero les imponen un solo viaje que no va más allá de los 600 kilómetros. Esto, una suerte de anatema para quienes sueñan con ganarse todo en los primeros años de vida de sus palomas, cuando estas apenas están en formación.

Luego entre el cuarto y el octavo año de vida, las grandes estirpes colombófilas belgas, donde nació la gran colombofilia, enviaban sus palomas a los megaconcursos, entre los 700 kilómetros y los 1250 kilómetros, donde aparecían los palomares que se denominaban invencibles y que son referenciados en uno y otro libro sobre la historia de la colombofilia belga.

Hoy, y se respeta cualquier decisión, total la que vuela es la paloma y no el colombófilo, hay quienes en el primer año, por exceso de pichones o convencimiento propio, someten sus palomas al sistema de educación brusco, que consiste en volar, de un solo golpe, a un pichón de tres o cuatro meses, desde una distancia de cien kilómetros, sin etapas de adiestramiento intermedio, con el sueño de que solo retornen los que verdaderamente tienen alto valor deportivo, en una suerte de reedición de la ley romana y de otras culturas antiguas y modernas de abandonar o sacrificar a los niños que nacieran con alguna discapacidad.

Debe tenerse en cuenta, que el pichón, como cualquier otro animal, difícilmente dará resultados más allá de sus capacidades.

Mr Gigot en su magistral obra Sciencia Colombophile, de comienzos del siglo XX y que hoy sigue vigente, afirmaba que era preciso que la educación de la paloma se rigiera por la edad, el desarrollo físico, el grado de inteligencia y, por el caso específico de las naciones con estaciones, por la estación misma.

Y sentenciaba: “Cómo pueden someterse a una educación pichones apenas aquerenciados y que por sus escasas fuerzas, su juventud y el poco desarrollo de su instinto son incapaces de efectuar los menores trayectos?. Sin embargo, esto se ve todos los días y podemos citar muy especialmente la mayoría de los palomares de Bruselas y de Amberes, que libran a la intemperie de los días malos pichones con el pío del nido y a los que se les exige viajes de 200 y 300 kilómetros”.

La experiencia incluso demuestra que los pichones que logran destacarse el primer año, en el segundo difícilmente muestran grandes logros y si se les somete a las carreras de fondo, por lo general, no retornan o desaparecen al año siguiente.

Soy del criterio y en eso sigo firme, que el primer año para las palomas es de entrenamiento, de no exigirles en los concursos que ya vendrán grandes años, cuando todo el mundo se pregunta y ¿cuál es el secreto para que siempre nos derroten en el gran fondo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>