¿Sirvió de algo remangarse el pantalón?

Esta fue una de las piezas publicitarias empleadas por la campaña del Día Internacional para la Sensibilización contra las Minas Antipersonal. Cortesía: http://www.remangate.org/

Un seguidor de este blog nos preguntaba al inicio de la semana por nuestra opinión sobre la manifestación simbólica del pasado 4 de abril, cuando muchas personas se remangaron la bota derecha de su pantalón, como protesta contra las minas terrestres y en solidaridad con las personas que han perdido alguna parte de su cuerpo o incluso la vida,  por culpa de este tipo de armamento.

Mi opinión: Como pasa en la política, con este tipo de iniciativas hay una postura que gana y otra que pierde. La ganadora siempre es la postura masiva, que moviliza, motiva, que se contagia, que se comprende; y la perdedora es la iniciativa que no logra ser replicada en el ejercicio de movilización colectiva.

Las teorías occidentales sobre comunicación pública nos ubican como ciudadanos en el rol de reeditores (ver este texto de Juan Camilo Jaramillo). A diario tomamos decisiones que se convierten en signos por medio de los cuales nos relacionamos con lo cotidiano. A la decisión individual se suma la decisión del colectivo y en un entorno donde la democracia se erige en el paradigma de legitimidad, la postura masiva es la ganadora y la minoritaria, aunque exprese lo moral o éticamente correcto; no siempre es la que logra expresarse y validarse.

En resumen: Yo me remangué el pantalón porque me duele que seamos el segundo país del mundo con más minas sembradas, me duelen las personas mutiladas, los campos vacíos y todo el dolor de las minas. Para mí tiene un valor mi mensaje,  sin embargo el hecho de que solo un bajísimo porcentaje de personas en la ciudad hubiese acatado el valioso llamado a remangarse la bota del pantalón aquel día, hace que el mensaje colectivo no fuera masivo y por ende, quizás no hubiera llegado con la fuerza disuasiva que esperaríamos los simpatizantes,  hacia las personas que fabrican, trafican o emplean este armamento.

9133 zapatos rotos que representan al número de víctimas de minas terrestres desde 1990 en Colombia, fue otro signo empleado el 4 de abril en la Plaza de Bolívar de Bogotá. Foto: Jaime Morales

El argumento político que no se masifica en occidente pierde legitimidad como instrumento disuasivo y más cuando se trata de mensajes dirigidos a actores de una sociedad que se oponen radicalmente al sistema vigente o cuya lógica político-económica no les permite el diálogo desde el sentido común colectivo.

¿Usted cree en los resultados positivos de este tipo de manifestaciones?

5 comments

  1. Jorge Lopera   •  

    En veces, los simbolismos son interesantes, pero distan mucho de ser verdaderas soluciones ante problemáticas tan graves como lo es en este caso el sembrado de minas. Por más que uno se hubiera remangado el patalón para condenar este atroz delito, nunca podremos sentir la misma tristeza y dolor de quienes han caido en un campo minado. Aqui lo que se necesitan son politicas públicas serias y bien dotadas presupuestalmente para atender de manera integral las personas víctimas de este flagelo, porque muchos de ellos lamentablemente para el Estado no son más que una simple estadística….

  2. Camilo Tamayo   •  

    Pero vamos unos pocos días más en nuestra historia, ubiquémonos en el histórico 4 de febrero de 2008. Ríos de colombianos en las calles diciendo NO MÁS FARC y… ¿qué pasó?. El 4F sirve como anécdota para reforzar el discurso de la efectividad de las redes sociales, pero no ha pasado nada más. Y no ha pasado por que este tipo de acciones siempre van acompañadas del silencio, no hay dialogo, feedback, son pocos los que se sientan a pensarse un nuevo país y emprenden acciones que aporten a ese ideal. Nuestra historia hay que debatirla, reconocerla, asirla y sobre todo alimentarla. Lo simbólico debe ir acompañado de la praxis. Pero nos remangamos y después callamos.
    Este año los ciudadanos tienen en las elecciones el momento propicio para poner de relieve todos estos temas, llevarlos a la agenda pública para que los candidatos los hablen, los discuten y nos propongan acciones claras, hagamos de nuestro voto un feedback que responda a los gobernantes que piensan realmente en los intereses de la ciudadanía.

    • Miguel Jaramillo Luján Miguel Jaramillo Luján   •     Autor

      Suma Camilo otro elemento valioso. El trabajo posterior. Ocurren las manifestaciones simbólicas y creemos que eso basta para lograr la persuación. Gracias Camilo y te espero en esta Plaza muy seguido.

  3. Daniel   •  

    YO ESTO NO LO SABÍA AL AÑO QUE VIENE YO ME UNO DESDE ESPAÑA, PERO NO ENTIENDO LO DEL ZAPATO

  4. Walter Vélez   •  

    Justo hoy es 4 de abril de 2013.

    Pues yo creo que SI, que de algo sirve para que tomemos mas conciencia de la problemática social que estas armas anti-personas generan en la comunidad no solo afectando a policías y militares, sino también a civiles que en su mayoría son niños y campesinos. Es verdad que en la practica muy poco o nada se mejora la situación, pero creo que permite que potenciales candidatos a ingresar a las filas guerrilleras o paramilitares tomen conciencia del daño que pasarían a hacer a nuestra sociedad y que hasta un familiar suyo podría llegar a ser una victima de este tipo de arma miserable y cruel; con esto claro seguramente este personaje desistirá de su idea absurda y cruel también. BENDICIONES para todos y oremos al Altísimo nuestro amado Padre y Creador que está en el cielo para que toque los corazones de aquellos jefes guerrileros y/o paramilitares que tiene que ver con la instalación de estas minas, para que desistan y no vuelvan permitir este tipo de miserable y cruel ataque.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>