Con túnel y sin agua

Por:  Jorge Mejía Martínez   jorgemejia@gmail.com

Jorge Mejía Martínez es contador público. Ha sido concejal de Medellín, secretario de Gobierno de Antioquia, Gobernador de Antioquia (e)

La improvisación en la ejecución de recursos públicos es una falta grave. Están en juego los dineros del Estado provenientes de las contribuciones de todos los ciudadanos. En Bogotá el tema está que arde con sindicados y detenidos de alto nivel.

La historia se repite en Antioquia con el proyecto túnel del oriente, por parte del gobernador actual. Una obra de casi un billón de pesos se viabilizó financieramente en la Asamblea departamental a pupitrazo limpio en diciembre de 2010, para ser adjudicada a los mismos concesionarios de la doble calzada a las Palmas, quienes el 26 de enero de 2009 habían sido fustigados por Luis Alfredo Ramos por que “en la construcción de la Doble Calzada de Las Palmas hubo improvisación, diseños mal elaborados, que era un fracaso de la Ingeniería” y advirtió que sobre las dificultades de esta vía tendrá que responder la firma Concesionario vial del Oriente.

(Leer declaraciones completas en http://www.caracol.com.co/nota.aspx?id=753096) como lo denunció el diputado Jorge Gómez.

El viacrucis del túnel viene desde hace rato. Pocos días antes de terminar su mandato como gobernador de Antioquia en 1997, Álvaro Uribe adjudicó a la Concesión Túnel Aburra Oriente S.A., la misma de ahora, la licitación para diseñar, construir y operar el túnel. El gobernador siguiente, Guillermo Gaviria, se opuso a la obra por falta de recursos y posteriormente Aníbal Gaviria consideró inconveniente el proyecto por carecer de estudios técnicos y ambientales.

Este martes 28 de junio la Gobernación de Antioquia firmó el acta de inicio de los trabajos del Túnel de Oriente. Foto Cortesía Gobernación de Antioquia

La historia siguiente les dio la razón a los Gaviria. Aníbal prefirió acercar la subregión del oriente ampliando a doble calzada la vía de las Palmas. El proyecto ha suscitado dos argumentos en contra: la inconveniencia ligada a la improvisación y el nocivo impacto ambiental. No entendemos que se destinen cuantiosos recursos en un túnel que sólo ahorrará menos de 20 minutos para llegar al aeropuerto de Rionegro, al cual hoy se puede acceder por cuatro vías distintas, mientras una región fundamental para Antioquia y el país como Uraba depende de una sola vía por el occidente con características deplorables.

Las dudas sobre el impacto ambiental negativo de la obra no se han despejado. La suerte de las aguas que nacen y cruzan la zona de Santa Elena está en entredicho.

3 comments

  1. Humberto betancur p.   •  

    El túnel pasa 400 metros por debajo de la superficie de santa helena,el agua a esa profundidad ya no interesa para ninguna vegetación,no sigamos bloqueando proyectos para mejorar las vías, o tomemos de una vez la medida y proyectemos el futuro del transporte en equinos que no contaminarían tanto,antes nos quedaría material para revocar las nuevas residencia en el Oriente. Y daríamos trabajo a mas personas en los establos.

    • Juan   •  

      El agua no es algo que se debe analizar solo en la superficie, su comportamiento no es local si no regional, y lo que pase a 400 metros y a mas profundidad influye en la superficie. No digo que no se haga el tunel, pero si que se hagan mas estudios para afectar lo minimo posible a la comunidad. Ya se tiene la experiencia del tunel de occidente.

      • Miguel Jaramillo Luján Miguel Jaramillo Luján   •     Autor

        Pero muchos expertos nacionales e incluso franceses coinciden en que la obra debe ser más planeada y no correr tanto con su contratación. ¿por qué tanto afán?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>