Donald Trump, ¿Un “villano” millonario contra el establecimiento?

donald-trump-is-still-soaring-in-iowa-but-there-are-now-some-clear-warning-signs

Sin duda es un fenómeno que llama la atención: Se trata de un político con 70 años, los norteamericanos lo conocen más como un jefe despiadado del prime time de la televisión que por su liderazgo potencial para manejar el Estado más poderoso del mundo. Ha sacudido la opinión del sur con violentas declaraciones contra la población latina; también desconoce los efectos del cambio climático y que no demuestra mucha habilidad técnica sobre la forma cómo se administra lo público. Hablamos de Donald Trump.

 

 

Se podría decir que este empresario nacido en Queens, Nueva York el 14 de junio de 1946, es un pintoresco personaje de esos que traen muchos procesos democráticos electorales, cuando se abre la posibilidad de inscripción; sin embargo sus recientes éxitos en las elecciones primarias de su partido, el Republicano, invita a una reflexión sobre lo que la sociedad norteamericana está poniendo en agenda para la contienda electoral que tendrá su momento más candente en el segundo semestre de este 2016.

 

En términos de storytelling la estrategia de Donald Trump es ubicarse como el Villano del partido tradicional que quiere restituir muchos de los valores tradicionales de esa sociedad global. Su discurso evidencia las fisuras en el componente político de su propio partido y sus rivales son los mejores prospectos de héroes dispuestos a ser inmolados en esta fase inicial, o quienes ganarían por una cabeza sin un respaldo tan contundente.

La villanía como estrategia frente a un proceso electoral preliminar, hace correr el riesgo de que se generen bandos con una alta polarización, lo cual se agrava con la sobre exposición; ello genera un vinculo emocional detonante de afecto o desafecto del ciudadano e incluso un efecto tijera que deteriora el necesario crecimiento en nichos de desconocimiento o de opinión neutra.

Me niego a creer que un producto-servidor como Donald Trump no sea soportado sobre una construcción política, mediática y los propósitos de un partido a quien esta vez le correspondería asumir el poder pero su figura más notoria es un empresario adulto-mayor que detona alta polarización y se va lance en ristre contra el establecimiento del cual se alimentó en dinero, relaciones y popularidad.

¿Acaso como ha ocurrido en momentos coyunturales del país del norte, el nuevo rumbo será marcado por un nuevo establishment?

 

Miguel Jaramillo Luján

Consultor en Marketing y Comunicación Política

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>