Formular una política pública de Paz en Colombia

En campañas como la que le permitió el triunfo al Presidente de los Estados Unidos, la utilización de las redes sociales fue clave para el triunfo en las urnas

Luego de la firma del acuerdo recargado de paz ayer en un sobrio evento que contrasta con el bacanal de Cartagena a finales de septiembre, el país ahora se pregunta ¿ Es posible gestar una política pública de Paz?

Vale la pena recordar que una PP no es un decreto o ley de un político sino un proceso de construcción colectiva con un amplia participación de los ciudadanos de manera directa y una evaluación de todos los componentes de una anomalía o problema. Se va al fondo de una dificultad pública para darle una atención desde su dinámica social, económica, política, jurídica y así se van tejiendo opciones de solución a largo plazo que sean empoderadas por la sociea y se conviertan en políticas de Estado y no de Gobierno.

 

Nada más molesto para el ciudadano que una decisión publica que toma un gobierno y luego llega otro gobierno opositor y varia todo lo construido con un reprochable síndrome de adán como el que caracteriza el ego de muchos de nuestros gobernantes.

 

En el caso de la Paz – estable y duradera entendida como el fin de un conflicto que afecta la vida de los ciudadanos- se debe partir de 3 premisas claves para comprender y abordar como política publica:

 

  1. Hay señorío de la Guerra con varios actores interesados en rentas ilegales relacionadas con la droga, las armas, el secuestro, la extorsión y otros delitos
  2. Existen anomalías en la propiedad de la tierra que deben revolverse, pues es ahí en el territorio donde cobra vigencia la sostenibilidad de la paz.
  3. Hay intereses geoestratégicos de la región, de occidente y de potencias internacionales porque prevalezca una tensión y no se solucionen los profundos problemas de inequidad que son factor clave.

 

Esas son las peguntas iniciales a lo cual debe sumarse luego un verdadero pacto ciudadano desde la base para identificar la voluntad de todas las partes y la claridad de que tenemos un Estado capaz de atender de manera integral el territorio, impidiendo que la ilegalidad como factor enemigo de la paz, lo reemplace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>