María Ángela Holguín sólo obedece.

Es compleja la situación actual de la Canciller colombiana, María Angela Holguín. Foto NoticiasRCN.COM

Es compleja la situación actual de la Canciller colombiana, María Angela Holguín. Foto NoticiasRCN.COM

 

Por SARA PÈREZ RESTREPO.                                 La crisis con Venezuela sigue vigente, avanza con el pasar de los días y las deportaciones no cesan. Muchos se han referido al  complejo tema y, de estos opinadores, no son pocos los que han calificado de fracaso el papel de la canciller colombiana en esta tensión con el país vecino.

Lo de María Ángela Holguín no puede clasificarse como triunfo o como fiasco, pues ella no es más que la responsable de dar la cara  ante el mundo en el tema de relaciones exteriores. Quien toma las decisiones es el jefe de Estado, Juan Manuel Santos. Colombia es un país presidencialista, aquí el canciller es un intérprete y ejecutor de la voluntad del presidente, por lo cual, si se quiere hablar de fracaso, sería Santos el responsable de este.

De María Ángela Holguín no podemos negar que es una trabajadora incansable y diligente que tiene todas las intenciones de representar  una cara amable y competente ante el mundo. Esto sin contar su respetable hoja de vida, en la que, sólo por nombrar algunas cosas, resaltan sus labores como secretaria general de la Cancillería durante el gobierno de Samper y como embajadora en Venezuela y en las Naciones Unidas en Nueva York. María Ángela conoce a fondo el órgano que representa, esto no se puede negar.

En este orden de ideas, el hecho de que Colombia no haya alcanzado en la OEA los 18 votos necesarios para realizar una reunión de cancilleres donde se abordará el tema con Venezuela no puede calificarse como un fracaso de nuestra canciller. Hacerlo sería irresponsable. Es más prudente afirmar que es el resto del continente el que no está interesado en meterse en un lío de dos. Aunque el tema de los derechos humanos nos competa a todos, los intereses particulares de los países tienden a pesar cuando no se ven directamente afectados con este tipo de crisis bilaterales.

La arremetida diplomática por parte de Colombia sigue, tal y como se ha anunciado en los diferentes medios. Santos se mantiene firme en su decisión de seguir dentro de las líneas del soft power. María Ángela Holguín sólo obedece.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>