Los 7 ingredientes claves de un buen Cuarto de Guerra

A mi juicio, un buen cuarto de guerra en Marketing Polìtico y Gobierno, debe contar con 7 características esenciales:

 

Uno de los más reconocidos cuartos de guerra de Gobierno es el que integran el Presidente de los EEUU con su cúpula militar y la línea de fuego de su gabinete. Foto:  DRA

Uno de los más reconocidos cuartos de guerra de Gobierno es el que integran el Presidente de los EEUU con su cúpula militar y la línea de fuego de su gabinete. Foto: DRA

Multidisciplinar:     Se conforma por personas con diversas profesiones, formación, pensamiento e incluso experiencia. Solo debe unirnos la lealtad con el candidato, líder o interés político que los reúne.

No Áulico:   Los lambones y los áulicos del líder o candidato sobran en los buenos cuartos de guerra. Allí se discute de manera descarnada la estrategia y por ende se debe tener apertura y franqueza para debatir sobre virtudes y defectos sin generar heridas, susceptibilidades o daños en la relación de equipo.

Eficiente:   El Cuarto de Guerra debe tener una reunión periódica con objetivos precisos, medibles y verificables, emplear bien el tiempo, actuar con prontitud, disponibilidad a ejercer participación y consejo, incluso vía virtualidad.

Variable:     Desde mi experiencia no recomiendo un Cuarto de Guerra permanente para todas las etapas de una campaña o un gobierno. Hay momentos en que las posturas se vician, las tensiones aumentan o hay desgastes que obligan a la rotación de los integrantes.

Cercanía:     Con el gobernante o el candidato, quien debería liderarlo periódicamente o delegarlo en el gerente de la campaña y verificar que el flujo de consulta-recomendaciòn y la escucha de doble vía es eficiente.

Capacidad de lectura y análisis:       Los principales escenarios donde se libran las tensiones públicas de un gobierno o una campaña son los medios o los actos públicos y un buen cuarto de guerra debe contar con información veraz y –sobretodo- capacidad para interpretar los discursos, los actores, las arenas y los mensajes no verbales de cada hecho político.

Prospectivo:   Debe analizar las fisuras de discurso y tensión que se generan en el terreno político y que podrían ser aprovechadas por sus rivales. Anticiparse en la planeación no es actuar, es observar en prospectiva y preparar las armas y la munición ( díria Sun Tzu) para el momento de la defensa o proactivamente a necesidad.

Generar táctica, revaluarla y volverla a generarla:   El principal producto del War Room no son palabras, análisis u opiniones. El ritmo vertiginoso de las campañas y los gobiernos, matizado por la velocidad con la cual la comunicación 3.0 hizo horizontal la relación con los ciudadanos; obliga a que estos comités generen productos tácticos y decisiones que deben implementarse, evaluarse y si es necesario: reforzarse, replantearse o acabarse.

 

 

 

 

 

 

 

Calendario Electoral Colombia 2015

 

Por medio de un calendario electoral, el organismo estatal responsable del proceso democrático para elegir dignatarios de las corporaciones públicas de un Estado, plantea los tiempos que deben seguir los ciudadanos, movimientos políticos y demás instituciones que rodean el proceso para tomar las decisiones enfocadas en hacer exitosas unas elecciones.

Estos tiempos diferencian 4 ciclos básicos que es necesario conocer y diferenciar:

PRE CAMPAÑA:   Definición de candidatos a partir del aval político de un movimiento o de un grupo de ciudadanos. También se abre un plazo para la inscripción de cédulas no habilitadas para ejercer el voto o para aquellos ciudadanos que deseen cambiar sitio de votación.

CAMPAÑA:   Debate público de candidatos con miras a incidir en la decisión del constituyente primario elector. Se define ubicación en el tarjetón.

DIA D: Jornada de elecciones por medio de las cuales ese realiza la consulta a los ciudadanos habilitados para ejercer el sufragio.

POST CAMPAÑA: Realizados los escrutinios iniciales, los alegatos y el reconteo, se entrega la credencial a los ganadores.

Compartimos el Calendario electoral para los comicios regionales y locales de Colombia cuyo día D será este domingo 25 de octubre de 2015, cuya fuente es el Consejo Nacional Electoral de Colombia.

Los 11 tipos de candidatos más viciosos de América Latina

Al buscar en el diccionario de la Real Academia de la Lengua sobre la palabra vicioso se encuentra uno esta definición:

Vicioso, sa.

(Del lat. vitiōsus).

  1. adj. Que tiene, padece o causa vicio, error o defecto.
  2. adj. Entregado a los vicios. U. t. c. s.

En esta breve entrada propongo 10 categorías de aquellos vicios errores o defectos más usuales que he conocido en América Latina, de manera directa como consultor o en el seguimiento de algunos comicios y la forma cómo los aspirantes son torpes en caer en los mismos defectos propios o de otros que han errado de manera evidente y muy sonada en su estrategia política para enfrentar un proceso electoral.

La fotógrafa Melina Mara, del diario «The Washington Post», inmortalizó en septiembre de 2013 al senador John McCain, quien fuera candidato a la presidencia de los Estados Unidos, jugando al póquer con su iPhone durante una audiencia del  Comité de Relaciones Exteriores del Senado en la que se autorizó el uso de la fuerza militar en Siria. Foto ABC.ES

La fotógrafa Melina Mara, del diario «The Washington Post», inmortalizó en septiembre de 2013 al senador John McCain, quien fuera candidato a la presidencia de los Estados Unidos, jugando al póquer con su iPhone durante una audiencia del Comité de Relaciones Exteriores del Senado en la que se autorizó el uso de la fuerza militar en Siria. Sin duda un vicio desde la coherencia. Foto ABC.ES

En un mismo candidato podría haber una, dos, incluso los 11 vicios o ninguno. Qué esto sirva como examen para el aspirante e incluso para el equipo que lo rodea

El piloto de avión: Adora la estrategia de aire, le encanta la ventanilla para mirar y pilotear desde arriba, seduce con una sonrisa al flash o a la grabadora del periodista, se viste bien para la sesión de fotos, pero no sabe que hacen sus líderes en el terreno, no direcciona la estrategia, no sabe que es el asfalto ni mucho menos las arenas, tensiones o las fuerzas del territorio.

El callejero:   Hay un placer innato en él por creer que solo con la estrategia de tierra va a ganar y que el aire es tiempo perdido. No hay espacio en su agenda para los medios, la publicidad o el impacto masivo. Cree que todo el que lo mira en la calle con admiración, conversa con él o le pide una fotografía, es un voto fijo, pero se equivoca por exceso igual o más que el “Piloto de Avión”

El financista: Dos son los propósitos en los que debe enfocarse un buen candidato: Buscar Votos y recursos; pero a este tipo de candidato vicioso lo cautiva la búsqueda de recursos y a ello concentra las tres comidas, la montada en bicicleta, el juego de golf e incluso el tiempo con su propio equipo. Este vicio lleva a perder de vista la prospectiva y a centrar todo en una mirada economicista de su propuesta.

Horizonte corto: Busca ganar las elecciones, pero su propuesta no parte de un acumulado, de un proyecto de gobierno que está concluyendo, de retomar lo bueno y ajustar, de un trabajo holístico y con perspectiva. Este vicioso sólo piensa en sus propias propuestas, no lee, no investiga, no cuestiona y sobretodo: No escucha a sus asesores cuando tratan de darle perspectiva y prospectiva frente al fondo que tienen los temas programáticos.

El rey del garaje político: Este candidato vicioso disfruta mucho en reuniones, desayunos, almuerzos, cenas, cocteles con grupos, movimientos, sectores o dirigentes políticos, que se bien podría garantizarle votación, canales de apoyo económico o ideas desde su experticia, el exceso de este vicio de “reinar en los garajes políticos” sesga la percepción de los steakholders que rodean al candidato y sesga la mirada fresca e integral que se debe tener más allá de los cálculos y las arenas de deliberación.

El vicioso qué miedo hacerlo distinto:                         Un candidato debe ser una fina mezcla de buenas intensiones con una capacidad para romper estilos y formas tradicionales de hacer las cosas. Bajo preceptos de rutina y no romper con el confort de unos pocos, el vicioso candidato “qué miedo hacerlo distinto” opta por no moverse de la ruta habitual, no cuestionar o proponer otras formulas ni opciones para buscar soluciones más integrales y de mayor impacto.

El madre Teresa de Calcuta: Es muy positivo que un candidato en medio de ver un territorio con los ojos de ser solución e ilusión para las comunidades, trate de ayudar a las personas más vulnerables, pero el vicio de atender de manera directa estas dificultades hace perder perspectiva global de los problemas, objetividad para su análisis y tiempo para la construcción de soluciones desde una mirada racional aunque siempre sensible.

El omnipresente: El buen producto es aquel que es escaso en persona, que se valora, que define y raciona celosamente los lugares y tiempos donde debe dejarse ver, compartir y darse a sus públicos. El candidato que comete el vicio de la omnipresencia se vuelve “paisaje” y ya sus seguidores lo verán tanto que van a empezar a ignorarlo. Cercanía y simpatía pero racionando la omnipresencia e incluso siendo breve y departiendo lo necesario con los públicos.

El couching: Ciertos candidatos confunden su papel como solución y su propuesta de esperanza como cautivadores; con la función de solucionarle la vida propia a los electores. Un buen candidato es un buen orador y es un buen líder, pero ante todo no puede caer en el vicio de ser orientador personal, psicólogo o couching ni siquiera de su propio equipo. Los electores votan por soluciones, por salidas, por esperanza y no solo por buenos conversadores ni orientadores humanos.

El señor malicia de felpa: Se le puede ver silencioso en las reuniones, nunca está enterado de nada, ni siquiera de las noticias, en su agenda priman los espacios blindados para él mismo o para un grupo de áulicos que le repiten lo bien que va. No tiene fuentes extras, no busca versiones adicionales, no percibe el movimiento de sus enemigos, su estrategia no contempla mirar el futuro y avizorar escenarios. Como el osito de peluche, este candidato se creerá triunfador y el día D su falta de malicia le dirá que la realidad de la política y del gobierno requiere menos candidez y un poco más de habilidad para dudar, pensar mal, no creer en todo y cruzar versiones de la información que recibe para tomar decisiones más cercanas al acierto y no abrazados al osito de felpa.

Señor Doble personalidad:             Llega a la oficina en Bicicleta pero sudando y asfixiado pues nunca monta en cicla, es más, cruza la ciudad veloz en su camioneta con escolta e incluso hace intervenir semáforos afectando la movilidad y agrediendo el derecho de los demás. Es el típico aspirante que carga niños para la foto, se hace tomar el video con las botas pantaneras en la inundación y solo tiene redes sociales para mostrar todo lo “bonita” que es su vida. Hoy ese vicioso tiene muchos flancos débiles para ser descubierto, pues su condición de candidato hace que cientos de hábiles periodistas, gigs o rivales, le estén buscando detalles para evidenciar su doble personalidad.

La precampaña electoral

Tarjetón electoral

Las encuestas que se realizan en pre campaña arrojan resultados que están más ligados al reconocimiento del aspirante que a la decisión de voto. Foto: Cortesía


Un porcentaje muy reducido de ciudadanos, somos los que a esta altura del año estamos  reflexionando y analizado el tema electoral. A poco menos de 5 meses de las elecciones regionales en Colombia, los llamados ciudadanos “de a pie” (recomiendo esta descripción del periodista español Luis del Palacio) están sumergidos en otros temas, sus interés y motivaciones se movilizan desde lo público por aspectos de menor plazo y muy poco desean saber de programas de gobierno,  equipos de campaña e incluso de encuestas.

Este período suele ser llamado por los especialistas en marketing político como la precampaña y va articulado con el calendario electoral de cada país o región, al momento previo que tienen los candidatos para empezar a tejer sus redes de respaldos colectivos que incluye el aval de un partido o las firmas que sustenten su intención, la construcción de su programa de gobierno y la constitución de una estructura de campaña que les permitirá afrontar el momento posterior del proceso.

En la precampaña, las autoridades electorales de cada ciudad, departamento o país establecen unas normas específicas y un calendario con los plazos, con el fin de garantizar que todos los “corredores” salgan del partidor con las mismas garantías. Aspectos como la plaza pública masiva, el manejo de los cargos a los que se aspira en piezas publicitarias, el acopio de recursos presupuestales, entre otros, son regulados por las autoridades electorales y pueden constituirse en herramientas que los rivales pueden utilizar a futuro en contra de un candidato que puntee las encuestas o resulte ganador en unos comicios.

¿Está usted interesado hoy en quién será el próximo Alcalde o Gobernador?

¡Se abre la Plaza Pública!

Abundancia de precandidatos a 5.5 meses de elecciones

A 175 días de la jornada regional de elecciones  legislativas y ejecutivas en Colombia, aún no se decanta el abanico de aspirantes, sin embargo es importante que todos los ciudadanos empiecen a conocer los nombres y un breve resumen de la hoja de vida de  quienes han saltado al “ruedo político” con el interés de asumir desde el 2012 la Alcaldía de Medellín y la Gobernación de Antioquia.

Me permito remitirlos a un muy buen trabajo del área política del diario El Colombiano que contiene esta información. Hagan click sobre la foto y podrán acceder.

Este es un trabajo multimedia de elcolombiano.com que les recomienda Plaza Pública