Los cómplices de Maduro

2D2BFF51-D0CA-4B1F-AA36-897C18D4F10B

Miles de venezolanos siguen huyendo de su propia patria en busca de no morir de hambre junto a sus familias; en busca de no perecer en el país que -según las estadísticas- hoy es el más violento de la región, y llama profundamente la atención que está especie de diáspora venezolana no sea un hecho contundente para que los más enconados defensores del Socialismo del Siglo XXI, cuestionen públicamente la actitud y forma de gobierno del actual presidente y cuasi dictador Nicolás Maduro.

 

Ser cómplice no solo es actuar sino dejar de hacerlo y la omisión en el caso de tantas figuras públicas y personas de gran influencia internacional, quienes sí han sido proclives a denunciar casos menos delicados de violacion a los DDHH o contra la democracia y la vida de las personas;  les empieza a pasar factura no solo con Venezuela sino con Nicaragua.

99E8C4CF-BB01-47F2-8C4C-C419103D51BD

Muchas de estas personas, quienes viven un “socialismo de paradojas” llenos de lujos, con acumulación de riquezas, en clubes exclusivos y excluyentes, quienes no conocen la pobreza o redistribución de la riqueza ni por sus orígenes o acaso lo han leído en algún libro idealista; suelen omitir su opinión, darla a regaña dientes y echar una mirada para el otro lado y decir que el neoliberalismo o la derecha tiene iguales o peores situaciones actuales o históricas y puede que sea cierto y si así fuera NO HAY QUE SER CÓMPLICES y en todos los caso actuar, pero tampoco escudarse en otros problemas para ocultar o no hablar de un cáncer como el régimen de Maduro, que ya hace metástasis.

2D2BFF51-D0CA-4B1F-AA36-897C18D4F10B

Y no se sabe que es peor si este mutismo o la postura de respaldo de ciertos sectores que parece más motivada por el apoyo recibido por un gobierno ilegítimo e inclinado al respaldo de ilegales como contraprestación para sostenerse, sin siquiera el apoyo de su propio poder legislativo y en medio de un rechazo masivo que es solidario frente al drama de un país cuya situación duele y preocupa.

 

Miguel Jaramillo Luján

 

 

Como dueles Venezuela…

El fallo de la justicia venezolana que condena a Leopoldo López, no es más que otro número artístico dentro del “circo”- Estado en que se han convertido las ramas del poder público y las instituciones oficiales en ese querido país, hoy lastimado por revoluciones fallidas como diría el presidente de Colombia y en evidente colapso hacia un abismo que con el paso de los días se hace más peligroso en términos de recuperar la estabilidad de esa sociedad, hoy en evidente crisis en aspectos como la economía o la inseguridad.

En términos geoestratégicos es claro que las grandes potencias del mundo seguirán evitando intervenir en Venezuela, igual sus vecinos e incluso los aliados que tiene en América Latina o Asia no van a dejar de respaldar un proveedor como estos; pues Venezuela, pese a tener su institucionalidad y la calidad de vida de sus ciudadanos vuelta añicos, sigue siendo padrino generoso hacia muchas latitudes que son cómplices oscuros de ese llamado Nuevo Socialismo, a través del cual se esconden intereses particulares en detrimento de lo colectivo.

¡Cómo dueles Venezuela!  Sobre todo porque en esa cuesta abajo en tu rodada, es inevitable pensar que saldrás muy malherida de este tiempo oscuro llamado revolución, pero que no es más que el ambicioso atornillamiento de algunas ambiciones que esgrimen ideales que hace tiempo guardaron en el baúl.

¿Será que la guerrilla más antigua de América Latina firma la paz en Colombia?

Por. Miguel Jaramillo Luján y Sara Pérez Restrepo*

Entre los colombianos que no están en La Habana, Cuba y realizan seguimiento mediático a los diálogos que allí avanzan a su ritmo entre el gobierno nacional y la guerrillas de las FARC, existe un sentimiento de escepticismo y en algunos casos de fe ciega que se prepara para una nueva frustración, con respecto al proceso, derivado, entre otras cosas, del recrudecimiento de los violentos ataques de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia FARC, en su accionar terrorista luego de anunciar el levantamiento del cese al fuego unilateral.

Fue el 4 de septiembre de 2012 donde se inició la Mesa de Negociación de Paz entre el gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC. Foto: Presidencia de Colombia

Fue el 4 de septiembre de 2012 cuando se instaló la Mesa de Negociación de Paz entre el gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC. Foto: Presidencia de Colombia

Y a la par con un clamor generalizado en América Latina porque cese el conflicto más antiguo que tiene la historia del continente y que ocurre en Colombia con las guerrillas, escuchamos que el Papa acompaña con sus oraciones y el Presidente Santos busca espaldarazos de apoyo al postconflicto en Europa, continente que es sensible para las guerrilas colombianas por la millonaria remisión de recursos y los falsos imaginarios que existen en muchas organizaciones de esa parte del mundo, frente al rol político y en relación con los derechos humanos de estos actores al margen de la ley.

En teoría, esperar que las FARC no reaccionen mientras las fuerzas armadas colombianas arremeten contra ellos, es un sinsentido. Pero que las FARC den muestras tangibles de su voluntad de paz es una necesidad que no da espera como fuente fehaciente de legitimidad hacia el pueblo.

Es quizá la ultima oportunidad que tiene esta, la guerrilla más antigua de América Latina para buscar el camino de la política, en su lucha por plantear alguna trasformación al modelo de Estado que tiene Colombia.

Para entender en contexto el conflicto de Colombia recomiendo este interesante resumen realizado por la Universidad de los Andes.

* Politóloga de la Universidad EAFIT con experiencia en el sector público y pasión por la comunicación política y el trabajo social