Ganó la Medellín-Antioquia del bien común

La llegada a los primeros cargos de la ciudad y del departamento de Sergio Fajardo y Aníbal Gaviria es el triunfo del bien común por encima de los beneficios particulares, del sentido común sobre el absurdo, del horizonte sobre la parcela, del colectivo sobre el individualismo.

La Alianza AMA es un acuerdo logrado por primera vez en la historia entre un candidato a la Alcaldía de Medellín y uno a la Gobernación de Antioquia, con el fin de estrechar vínculos en temas claves para el desarrollo de la ciudad-región. Foto. Cortesía Aníbal Alcalde

Serán la historia y los ciudadanos, quienes se encarguen de evaluar los resultados de esta dupla de gobernantes, pero el sentimiento ciudadano en Medellín y Antioquia es de una enorme satisfacción  por el triunfo de dos líderes que ya demostraron gran talento y resultados en la gestión de lo público y ahora quieren hacer equipo desde el principio, por ese todo que no se puede desmembrar: Antioquia-Medellín.

Se debatía nuestra ciudad-región entre dos propuestas: Una Medellín y una Antioquia para el beneficio de unos pocos, con ciertos proyectos individualistas, algunas iniciativas absurdas y – en  suma- una propuesta para suplir ciertas necesidades de corto plazo, personalistas, populistas, como para barrer la casa, meter la basura debajo de la cama y sentirse bien, aunque el hediondo y putrefacto olor del “guardao” no se solucione. Y la otra propuesta es – desde mi humilde juicio- una iniciativa que piensa, reflexiona y actúa mirando al horizonte, al futuro, buscando resolver los macro problemas de Medellín y Antioquia: La profunda inequidad, la pérdida del valor de la Vida y la necesidad de tener una sociedad mucho más educada para que los dos primeros valores puedan tener un soporte de largo plazo.

Un frente común contra la corrupción, eso quieren liderar Aníbal y Fajardo en su trabajo como nuevos gobernantes de Medellín y Antioquia. Foto. Cortesía Aníbal Alcalde

Algunos constructores se lamentan porque no tendrán gigantes autopistas para llenar sus bolsillos, ciertos colegas recuerdan con nostalgia épocas del pasado donde recibieron jugosos contratos de pauta publicitaria que nunca publicaron y ciertos optimistas conductores se quedaron esperando que la ciudad retrocediera en cultura ciudadana, quitando las fotomultas, como si el problema se resolviera “vendiendo el sofá”

Creo que habrá trabajo en lo público para los constructores pero con equidad y transparencia. Presumo que habrá publicidad para los medios pero siendo justos y cuidando cada peso; y sobre la tecnología, opino que deberán ponerla al servicio del ciudadano, como fruto de seguir madurando la mejor forma de utilizarla, para proteger su vida.

Servir o servirse he ahí la diferencia entre los dos modelos de ciudad y departamento que acaban de presentarse en la contienda política. Produce alegría que Medellín y Antioquia hayan aprovechado esa oportunidad, única en el país, de dos personas que proponen hacer equipo y actuar en coherencia con las urgencias  que la historia les demanda.

¿Qué sugiere para hacer realidad este trabajo conjunto?

Se abre la Plaza Pública

Con la política 2.0 no se ganan elecciones

A partir de varias entradas de este blog sobre el manejo adecuado de contenidos en la política 2.0, he recibido gran cantidad de comentarios de personas que quieren que profundice en este tema, por ello quiero compartir con ustedes un principio que es clave de la buena gestión de contenidos en los social community, no para ganar en las redes sino en la urnas.

Las redes sociales y la gestión de la POLÍTICA 2.0 en sí misma NO GENERA VOTOS, GENERA MEMORIA E INCLUSO APOYOS, PERO NO VOTOS.

Muchos me dirán que Barack Obama y su fenómeno tantas veces cacaraqueado desmiente mi teoría, pero creo que al leer los documentos y escuchar a los expertos cuyo trabajo concreto permitió este logro del ex senador de raza negra, quedo más convencido de que las redes sociales y su complejo entramado, sirven para generar MEMORIA, RECONOCIMIENTO Y HASTA UN NOTABLE APOYO VIRTUAL, pero no representan el principal fruto que busca cualquier dirigente político: VOTANTES.

Esto se gana es con VOTOS, dicen todos. Nadie duda que hoy las redes sociales y todo el lenguaje e impacto que proporciona la política 2.0 son una herramienta muy valiosa que se iguala en audiencias, fidelidad y credibilidad ( depende la fuente de la información) con los grandes mass media. Sin embargo en el 2010 uno de los candidatos que mejor gestionó su estrategia en redes sociales y obtuvo indicadores notables en interacción, visibilidad, memoria, donaciones e incluso compromiso de voto fue el profesor Antana Mockus, sin embargo en las urnas lo dobló Juan Manuel Santos, quien renovó y replanteó su  estrategia digital dos meses antes de las elecciones.

¿La política 2.0 genera VOTOS?

Se abre la Plaza pública

¿Triunfa más el cambio o la continuidad en unas elecciones?

Es común que en una campaña política un candidato opte por dos posibilidades tradicionales de entrar en sintonía con los ciudadanos: Proponer la continuidad de quienes ocupan su actual cargo u ofrecer el cambio de dicho estilo y políticas. Por naturaleza a los seres humanos – y mucho más en democracias frágiles como las latinoamericanas- nos llama la atención mucho más el cambio que la continuidad.

Por medio de un dibujo-fotografía iluminado con los colores de la bandera nortemaericana y la mirada puesta en el horizonte, Barack Obama propuso el cambio y barrió en las últimas presidenciales de Estados Unidos.

Un caso histórico de propuesta de cambio que es modelo de estudio para muchos que nos gusta la comunicación pública y política, fue la campaña del actual presidente de Estados Unidos, Barack Obama. El ex senador propuso un cambio total en la Casa Blanca, a raíz de un estilo gubernamental desgastado, ridiculizado y además con una torpe respuesta hacia el terrorismo como fue el de George Bush. La movilización ciudadana obtenida y reflejada a nivel financiero y en las urnas, fue abrumadora y llegó un gobierno cuya reputación se pondrá a prueba en su posible reelección en 2012.

En 2010 el entonces candidato Juan Manuel Santos pretendió comunicar continuismo con una imagen propia, pero sus asesores le recomendaron utilizar la imagen del Partido del entonces presidente Álvaro Uribe y eso le permitió ganar las elecciones. Foto Cortesía

Un buen ejemplo de propuesta continuista fue  la campaña del actual presidente de Colombia, Juan Manuel Santos; quien luego de ser el ministro estrella del gobierno de Álvaro Uribe propuso el continuismo del reelegido e insigne mandatario que enarboló las banderas de la seguridad democrática.

¿Es posible proponer una campaña que no aluda al cambio o a la continuidad, sino a una opción neutral?

Se abre la Plaza Pública…

¿Aval o firmas hacia el 25 de octubre?

Por estos días los candidatos  se apuran en la búsqueda de un camino lógico por llegar primeros a la meta. Todo se inicia con la búsqueda del aval de un partido con la legitimidad suficiente para luego trabajar intensamente en la gestación de alianzas con diversos sectores, colectividades, matices, empresarios, dirigentes, líderes de opinión y – por supuesto-  los ciudadanos “de a pie” quienes son los aliados definitivos.

A 7 meses y 20 días de las elecciones regionales muchos candidatos deshojan la margarita de lograr un aval político, que es cobijarse bajo un requisito de la autoridad electoral colombiana, por medio del cual un Partido con personería Jurídica debe respaldar una aspiración y con ello arriesgar su reputación y capacidad de movilizar electores a las urnas con un candidato que tenga opción de triunfo o al menos la prolongación de su vigencia jurídica como partido.

Y si no hay un aval de partido, la ley permite que sean miles de ciudadanos los que brinden legitimidad con sus firmas, y lo que se denomina como un Grupo Significativo de ciudadanos que brindan un mecanismo para la inscripción de personas sin respaldo oficial de un partido, si logran juntar, en caso de una Alcaldía de una ciudad como Medellín, 50.001 firmas válidas desde la validación de grafología que hace la Registraduría.

Sin duda la recolección de firmas permite anticipar la campaña antes de lo que la Ley permite y da cierta sensación de asfalto y toque popular a la campaña, sin embargo para nadie es que  secreto que las maquinarias de los partidos siguen haciendo de las suyas en medio de las altas tasas de abstencionismo y el modelo de Estado y procesos electorales que hay hoy en Colombia.

¿Qué piensa de la inscripción por firmas y la inscripción por partidos? ¿A cuál le da mayor validez?

Se abre la Plaza Pública

La precampaña electoral

Tarjetón electoral

Las encuestas que se realizan en pre campaña arrojan resultados que están más ligados al reconocimiento del aspirante que a la decisión de voto. Foto: Cortesía


Un porcentaje muy reducido de ciudadanos, somos los que a esta altura del año estamos  reflexionando y analizado el tema electoral. A poco menos de 5 meses de las elecciones regionales en Colombia, los llamados ciudadanos “de a pie” (recomiendo esta descripción del periodista español Luis del Palacio) están sumergidos en otros temas, sus interés y motivaciones se movilizan desde lo público por aspectos de menor plazo y muy poco desean saber de programas de gobierno,  equipos de campaña e incluso de encuestas.

Este período suele ser llamado por los especialistas en marketing político como la precampaña y va articulado con el calendario electoral de cada país o región, al momento previo que tienen los candidatos para empezar a tejer sus redes de respaldos colectivos que incluye el aval de un partido o las firmas que sustenten su intención, la construcción de su programa de gobierno y la constitución de una estructura de campaña que les permitirá afrontar el momento posterior del proceso.

En la precampaña, las autoridades electorales de cada ciudad, departamento o país establecen unas normas específicas y un calendario con los plazos, con el fin de garantizar que todos los “corredores” salgan del partidor con las mismas garantías. Aspectos como la plaza pública masiva, el manejo de los cargos a los que se aspira en piezas publicitarias, el acopio de recursos presupuestales, entre otros, son regulados por las autoridades electorales y pueden constituirse en herramientas que los rivales pueden utilizar a futuro en contra de un candidato que puntee las encuestas o resulte ganador en unos comicios.

¿Está usted interesado hoy en quién será el próximo Alcalde o Gobernador?

¡Se abre la Plaza Pública!

Abundancia de precandidatos a 5.5 meses de elecciones

A 175 días de la jornada regional de elecciones  legislativas y ejecutivas en Colombia, aún no se decanta el abanico de aspirantes, sin embargo es importante que todos los ciudadanos empiecen a conocer los nombres y un breve resumen de la hoja de vida de  quienes han saltado al “ruedo político” con el interés de asumir desde el 2012 la Alcaldía de Medellín y la Gobernación de Antioquia.

Me permito remitirlos a un muy buen trabajo del área política del diario El Colombiano que contiene esta información. Hagan click sobre la foto y podrán acceder.

Este es un trabajo multimedia de elcolombiano.com que les recomienda Plaza Pública

Por Alcaldía de Medellín se perfila una tercería

Las últimas encuestas de favorabilidad e intención de voto para la Alcaldía de Medellín marcan una clara pauta. Los aspirantes: Aníbal Gaviria Correa, quien sería candidato único del liberalismo y sumaría otros partidos a su interés y el ex alcalde de la ciudad, Luis Pérez Gutiérrez, quien espera un aval o inscribirse antes del 10 de agosto ante la Registraduría por firmas; son (en el papel) los dos más opcionados candidatos que debatirían por el primer cargo ejecutivo de la ciudad.

(En la galería de izquierda a derecha: Aníbal Gaviria Correa, Gabriel Jaime Rico y Luis Pérez Gutiérrez. Fotos:Cortesía Campañas )


Sin embargo desde mi concepto y a 5 meses y medio de las elecciones territoriales, éste será un debate con tercería y la protagonizará el virtual aspirante de la U, el empresario y periodista Gabriel Jaime Rico, quien es candidato por segunda vez al mandato local y cuyo porcentaje promedio de favorabilidad alcanza el 15%.

Generalmente el cerebro humano prefiere elegir entre las dicotomías, tomar decisiones al estilo “batalla naval” y en clave de marketing político, como también pasa en la guerra, es fácil llevar un proceso electoral a una “confrontación” de dos bandos, entre blanco y negro, entre bueno y malo. La polarización –quizá- hace más sencillo comprender éste y cualquier debate político para los ciudadanos ajenos a los grises de la política. Sin embargo en el caso de estas elecciones, tendremos tres aspirantes con una corta diferencia en las encuestas hasta el final y muy pocas probabilidades de que dos de ellos se unan contra del que puntee, pues nunca vamos a tener una “escapada” con gran margen de diferencia, ni un tercero relegado.

Este será un debate donde los temas de seguridad, movilidad y pobreza serán aspectos recurrentes en los foros y espacios donde se discuta la mejor propuesta programática y el perfil de gobernante más indicado para regir el gobierno de Medellín hasta el 2015. Tanto el ex gobernador Gaviria, el ex alcalde Pérez, como el ex concejal Rico; tienen mucha experiencia y formación para enfrentarlo y brindarle a la ciudad una recta final electoral, que –esperamos- le deje muchos frutos valiosos al gobierno que asume en el Palacio Municipal desde el 1 de enero del 2012.

Política 2.0 en campaña presidencial del Perú II

Ollanta Humala vs. Keiko Fujimori  en 24 horas facebook

Apenas un 6.7% de los hogares peruanos tiene acceso a Internet, aunque un 20% de la población accede en el trabajo o por medio de cabinas, lo cual sustentó el esfuerzo de los candidatos a la Presidencia peruana, por hacer presencia en las redes sociales. Imagen cortesía.

Como pasa en algunos ejemplos latinoamericanos en relación con el ejercicio de la política 2.0, se cree que tener  presencia o un considerable número de “personas” en tu perfil de facebook es un indicador valioso, cuando los verdaderos indicadores se dan en clave de interacción, visibilidad, donaciones, interés y contacto con la campaña o el candidato. Y el verdadero éxito sólo lo dirán las urnas.

En el manejo digital de la red Facebook por parte de las campañas de los dos candidatos clasificados en la segunda vuelta de las presidenciales peruanas,  hubo una confusión inicial, aparentemente superada por el manejo de las comunidades sin conexión con las cuentas personales para la campaña. No se recomienda ni desde la técnica facebook, ni desde la imagen; la gestión de comunidades digitales de una campaña en redes desde perfiles personales sino desde páginas o comunidades por el número de seguidores, los recursos que permite, el manejo de aplicaciones y los protocolos de seguridad que existen.

La legitimidad y la seguridad se ven reforzadas con el saludo inicial del pluggin que permite conexión con audios, videos, fotos e incluso social media; con el fin de multiplicar seguidores, aunque –reitero- ese pulso hay que ganarlo o al menos empatarlo, lo más importante en medición es la interacción o la provocación de emociones que lleven en la mente del ciudadano, a la decisión de urna.

Plaza  Pública se dio a la tarea de contabilizar y analizar la interacción en las comunidades de facebook de ambos aspirantes (uno de los indicadores más importantes en materia de notoriedad en redes sociales) y ofrecemos aquí los resultados en un promedio de 24 horas de muestra a 20 días de la Segunda Vuelta.

Resultados

En facebook el candidato Humala posee una comunidad a la que se han integrado 29.350 usuarios (19.04.11) y en sus últimos 9 post ha recibido 4271 interacciones de cibernautas a razón de 95 expresiones de gusto por los posteos cada hora y 3.7 comentarios positivos y negativos hacia sus post, cada minuto.

La presencia en facebook del candidato Humala se caracteriza por estados extensos en texto y contenidos publicitarios que no motivan mucho al cibernauta.

En Facebook la candidata  Keiko Fujimori posee una comunidad a la que se han integrado 41.796 usuarios (19.04.11)  y en sus últimos 9 post ha recibido  8839 interacciones de cibernautas a razón de 285 expresiones de aceptación a los posteos cada hora y 1.9 comentarios cada minuto.

La comunidad facebook de Fujimori recibe al cibernauta con un mensaje en pluggin que luego da paso a la interacción por medio del muro.

En el caso de Humala su estrategia facebook se centra más en posturas muy extensas en el estado con bajo nivel de contenido, remisión permanente a su Web y muy poca convergencia de contenidos escritos con videos, multimedia y otros. Hay fuertes polémicas que son interactuadas por sus CM y el tono es cercano a las pasiones con el discurso recurrente de la desigualdad, la pobreza y el abuso de los extranjeros con la riqueza de su país. Por su parte Keiko Fujimori acude a la estrategia de divulgar su acción cronológica, emplea frases breves siempre ligadas a contenido, crea algunas polémicas con opositores y se esfuerza por reivindicar las fortalezas antiterroristas de su futuro gobierno y la distancia con la corrupción que tantos atribuyen al gobierno de su padre Alberto Fujimori.

Proporcionalmente desde sus indicadores; en facebook la vencedora es Keiko Fujimori y en mi opinión personal: aciertan sus asesores en la estrategia, pues la mayoría de su público cautivo o potencial está en las zonas urbanas y en los estratos altos, son personas que tienen acceso a la Internet y el interés en consumir e interactuar medios sociales.

Uno de los hechos lamentables para destacar en el manejo de las redes sociales durante la primera vuelta fueron los movimientos racistas que se generaron en la interacción, como lo amplía este artículo de la agencia EFE publicado por un portal peruano.

En una última entrega les compartiré mis opiniones sobre la presencia de los dos candidatos a la Presidencia del Perú en la red twitter.

Para leer y leernos las opiniones, críticas, comentarios y aportes…

!Se abre la Plaza Pública!

Perú: A elegir entre el cáncer y el Sida

El 5 de junio se cumple la segunda y definitiva vuelta en las presidenciales del Perú. Fujimori (Izquiera) y Humala (derecha) empiezan a generar polarización. Foto Cortesía PERÚ 21

Entre Ollanta Humala y Keiko Fujimori deberán elegir los peruanos al sucesor del actual presidente Alan García, luego de disputarse la primera vuelta de las presidenciales en el país hermano, cuyos resultados finales reseñó así el diario El Comercio.

Los peruanos llaman chorreo a la dinámica que permite el descenso de recursos hacia las comunidades más pobres del país, como consecuencia de la bonanza en las empresas y sectores productivos del país, en su mayoría radicados en la ciudad de Lima. Desde 2005, cuando García asume el primer cargo ejecutivo de los peruanos, la economía del país hermano evidencia un crecimiento en sus indicadores, principalmente por la forma cómo la minería y los fondos pensionales les permiten – incluso- tener una cifra de crecimiento positivo en 2008, año de la gran debacle financiera en los Estados Unidos. Sin embargo el chorreo no se hizo evidente y una gran brecha entre la miseria y la opulencia se empezó a notar en las grandes ciudades del país como Lima, Arequipa, Trujillo o Piura. El Sur del Perú y las clases menos favorecidas, que cada vez van creciendo; sintonizaron más con el discurso populista de Humala, quien lleva 12 años en campaña, la derecha dividió sus votos entre Toledo y PPK  y en segunda vuelta quedó la hija del ex presidente Alberto Fujimori, quien a pesar de las sanciones judiciales contra su padre, tiene una apasionada recordación de muchos en Perú, por lo que representó la imagen fujimorista en medio de la coyuntural guerra que libró el estado en los 90 contra los grupos de guerrilla como el Tupac Amarú.

Grandes medios peruanos y otros círculos de opinión,  plantean que elegir entre Keiko y Ollanta es como decidirse a padecer cáncer o SIDA. Es claro que habrá un cambio de rumbo a partir de la salida de García del Palacio de Gobierno peruano y el constinuismo está descartado. Por estos días los candidatos derrotados se reúnen con los dos ganadores de la primera vuelta y los “sobrevivientes” con sus equipos de campaña, tratan de hacer una lectura del panorama, pues la polarización será evidente y la forma cualquier palabra, decisión, actuación, adhesión o desacierto, será clave para que en la puerta del horno se queme el pan. Ollanta le pasó con García en las últimas elecciones y Keiko querrá que aquella historia se repita.

Sobre el tema, recomiendo este análisis de la periodista Carmen Villa.

¿Qué son las consultas?

El 29 de mayo próximo se realizarían las consultas internas de los partidos que así lo soliciten a la autoridad electoral colombiana.

Por estos días varios partidos en Colombia proyectan la realización de consultas. Liberales, Conservadores, Partido de la U, Partido Verde, Polo Democrático, Mira, y los demás movimientos que cuenten con personería jurídica, pueden  examinar su buena o mala salud electoral por medio de estos procedimientos, que son ejecutados por la Registraduría Nacional, antes de las elecciones regionales de finales de octubre próximo.

Por medio de instancias representativas , usualmente denominadas como directorios,  los líderes de cada partido toman el estetoscopio, el tensiómetro y observan al interior de varios pacientes (precandidatos) , para medir su “salud” frente a la opinión pública de la ciudad o la región.  En el caso de Medellín y Antioquia,  la mayoría de los partidos tienen variados matices políticas y están divididos por sectores. Estos suelen lograr relativa unidad en tiempos preelectorales, condición primordial para pedirle al organismo electoral, que ejecute una consulta abierta o cerrada y resuelva las dudas sobre los nombres con mejor aceptación para la contienda definitiva.

Algunos expertos políticos coinciden en que las consultas dejan muchas heridas y fragmentaciones dentro de los partidos y recomiendan a los directorios,  la utilización de mecanismos como las encuestas, las discusiones internas o la proclamación del mejor candidato por su trayectoria o aceptación.

No es fácil tener consenso entre las fuerzas de cada partido; las elecciones son a menudo muy cerradas y los electores se inclinan más por hojas de vida y percepción que por posturas ideológicas.  Para nadie es un secreto que será prácticamente imposible que un candidato en las regionales de octubre, logre llegar a un cargo público como candidato único de un solo partido, sin generar los consensos necesarios para darle legitimidad, representatividad y gobernabilidad a su gestión.

Haciendo click aquí encontrarán un útil  FAQ sobre el tema consultas internas y también el cronograma estimado por la Registraduría para estos procesos preelectorales.