Las Razones para el Triunfo de Federico y Luis

Captura de pantalla 2015-10-25 a la(s) 21.49.18

La jornada electoral de ayer en Colombia deja como principal conclusión un escenario de puja en varias regiones colombianas entre dos orillas políticas: La derecha y el centro; desplazando la izquierda y el progresismo de lugares relevantes en clave de poder y economía política, como el gobierno de Bogotá, fortaleciendo regiones como el caso del partido Cambio Radical en la Costa, el Liberalismo en Santander y el Valle y el Centro Democrático en Antioquia. Todo ello configura un nuevo mapa político que debe articularse con el escenario nacional del Post diálogo.

 

Es claro que los partidos integrantes de la llamada Unidad Nacional, empiezan a configurar un regreso a sus respectivas toldas, aunque la ausencia total de partidos políticos como verdaderos tanques de pensamiento y reflexión con los mejores hombres y mujeres entorno del Estado,  el reinante escepticismo y desconfianza en la clase política y  algunas prácticas indelicadas que los ciudadanos perciben durante la campaña e incluso el gobierno;  también impactó la naturaleza del voto y condujo a miles de ciudadanos a expresarse por medio del voto en blanco que en algunos casos como en Medellín fueron un caudal mayor que el capital electoral de un ex alcalde de la ciudad.

 

El Nuevo Alcalde de Medellín

Fue un agresivo, novedoso y disruptivo ejercicio de estímulo emocional en Facebook, 72 horas antes del DÍA D, el que permitió activar y conducir a las urnas un enorme caudal de voto joven de opinión y le permitió la victoria al nuevo alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez. Su rival en empate técnico optó por dar continuidad a una estrategia racional que no resultó tan efectiva. ‪#‎MarketingPoliticoyGobierno‬

Fue un agresivo, novedoso y disruptivo ejercicio de estímulo emocional en Facebook, 72 horas antes del DÍA D, el que permitió activar y conducir a las urnas un enorme caudal de voto joven de opinión y le permitió la victoria al nuevo alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez. Su rival en empate técnico optó por dar continuidad a una estrategia racional que no resultó tan efectiva. ‪#‎MarketingPoliticoyGobierno‬ Foto: Fan page Federico Gutiérrez Zuluaga

 

La gran sorpresa en las ciudades capitales ocurrió en Medellín. Con 40 años el ingeniero y ex concejal, Federico Andrés Gutiérrez Zuluaga se convierte en el alcalde por elecciones popular más joven que tiene Medellín. El Alcalde popular número 10 y el noveno ciudadano que llega a ese cargo ( Juan Gómez fue alcalde popular dos veces) y lo hace por primera vez a través de un movimiento realmente ciudadano y luego de un espectacular remate de campaña donde superó al favorito y ganador durante toda la campaña oficial de la mayor parte de encuestas, Juan Carlos Vélez. Federico se convierte en el primer concejal elegido popularmente en Medellín que llega al primer cargo ejecutivo de la ciudad también por voto popular. Llega a dirigir un conglomerado público que vale más de 350 billones de pesos y un presupuesto para el cuatrienio que superaría los 17 billones de pesos.

 

Las 3 principales Razones de esta victoria:

 

  1. Gutiérrez logró una fuerte Movilización de votos de opinión en recta final.
  2. Fue el ganador a pesar del truncado #equipomedellin. Recibió buena cantidad de Votos del ex candidato Eugenio Prieto y una migración de votos Fajardistas inconformes con el ex candidato Alonso Salazar, que llegaron a sus toldas en los 10 días finales de la contienda.
  3. Hizo un agresivo, novedoso y disruptivo ejercicio de estímulo emocional en Facebook, 72 horas antes del DÍA D

 

El nuevo Gobernador de Antioquia

Luis-Pérez

El ex alcalde de Medellín y empresario Luis Pérez Gutiérrez se convierte en el Gobernador de Antioquia. Es el séptimo elegido popularmente ( esde 1992) y el noveno que ejerce pues ha habido 2 encargados por renuncia y muerte. Ex rector de la Universidad de Antioquia, ex director del ICETEX , ex secretario de educación de Medellín. Manejará un presupuesto de 9 billones de pesos para este cuatrieno. Llega luego de 12 años por fuera de la figuración en cargos públicos, con un gran trabajo de campaña, que técnicamente fue manejada en absoluto por el actual gobernador y su hermano, con un equipo que ejecutó sus decisiones.

 

  1. Aprendió que su capital está basado en máquina política (nunca la he satanizado como muchos y antes por el contrario creo que es un mecanismo real, tangible y necesario en la política) y por ello manejó una baja visibilidad y optó por no cazar peleas a pesar a la andanada de ataques que realizaron personas afines a otras campañas y gobiernos. En 2007 y 2011 fue un factor que lo afectó.
  2. Fue clave la jugada liderada por el Conservatismo en los municipios de Bello e Itagüí, al elegir una candidata a la Gobernación que luego declinó a su favor, decisión que se supo desde un principio y buscaba unificar esas fuerzas entorno al ingeniero Pérez Gutiérrez.
  3. Logró con sutileza, que las candidaturas del Fajardismo y del Uribismo se mantuvieran con opción y no hubiera una posible alianza que hubiera fraguado su derrota.

Puede seguir más información, tendencias, análisis y herramientas sobre el mundo de la Comunicación política y de gobierno, haciendo click en esta frase. 

 

 

Parece un cuento la recta final por la Gobernación de Antioquia

gobernacion1

Por Sara Pérez Restrepo y Miguel Jaramillo Luján

A 11 días del Día D es intensa la lucha electoral por la Gobernación de Antioquia, una de las entidades ejecutivas de su tipo en Colombia, con mayor recurso financiero para ejecutar, pues el presupuesto que tendrá a su haber el nuevo Gobernador desde este primero de enero de 2016 se acerca a los 9.8 billones de pesos para el cuatrienio. Continuar leyendo

Por un Voto Limpio…

x-in-checkbox-1245025

Los últimos comicios en varios países de Latinoamérica se han caracterizado por prácticas de propaganda en clave de guerra sucia y propaganda negra donde no se respetan las normas mínimas de competencia entre varios aspirantes a tomar decisiones trascendentales para nuestras naciones, y como diría Esquilo de Eleusis “la primera víctima es la verdad” en medio del fuego cruzado, o en este caso -diría yo- en medio del nubarrón de insultos y ataques rastreros, el tiempo se agota para dar una mirada más seria a los problemas y las propuestas y finalmente los electores llegan a las urnas más motivados por el odio o el miedo que por la conciencia.

Hablamos de propaganda cuando nos referimos a contenidos altamente emocionales que se roban el alma y emociones de un perceptor; hablamos de propaganda negra o campaña negra, cuando se sacan a la luz pública atributos reales pero no ponderables o inapropiados de una persona que está en la contienda política, con el objetivo de desacreditarla en imagen, reputación y por ende respuesta emocional de voto. Hablamos de propaganda sucia, cuando sale a la luz pública información falsa, tendenciosa o descontextualizada que hace tangible los delitos de injuria y-o calumnia sobre una persona, pero en todos los casos hay dificultades en la judicialización de posibles denuncias, pues estas herramientas se utilizan desde medios indeterminados, estafetas anónimos o por medio de canales no identificables.

Asesores políticos y consultores hoy trabajamos con los candidatos, sus campañas y fortalezas, pero también ejecutamos labores de bench marking que suponen conocer muy bien al o los rivales que se enfrentan y poder capitalizar sus vacíos y falencias en favor de los atributos y fortalezas del potencial servidor público que tratamos de impulsar en una decisión de voto individual y colectiva. Sería imposible asesorar a un candidato sin conocer a fondo y cómo fruto de una investigación juiciosa, metódica y sin intereses distintos – al menos en mi caso- al de lograr el objetivo para el que se es contratado: Ganar las elecciones!

Cosa bien distinta es acudir a la propaganda negra o a la propaganda sucia. La pregunta clave que deberíamos hacernos en caso de conocer detalles de una información REAL de nuestro rival es: ¿Qué tanta incidencia en la incompetencia de nuestro rival para ejercer el cargo público al cual aspira, tiene esa información que vamos a dar a conocer sobre éste? Se parte de que el filtro de la VERDAD ya está transpasado y desde un criterio de alerta para los ciudadanos, podríamos poner en las arenas de la opinión, una información que puede ser trascendental sobre ciertas debilidades de nuestro contendor, que – SIN VIOLAR SU INTEGRIDAD PERSONAL, FAMILIAR O PRIVADA- sean de vital importancia para la decisión del elector, pues finalmente la determinación ciudadana debería permitir la total claridad sobre la naturaleza, origen, decisiones, relaciones, intereses, objetivos y CIERTOS aspectos de la vida e idoneidad de quien se arriesga a lanzarse a esta lides.

En un evento que estuve hace unas semanas en México un conocido consultor político internacional hacía una pregunta y él mismo la respondía, sin que nadie pudiera negar la validez de este juicio: ¿Quiere conocer sus más oscuros secretos? Pues conviértase en candidato, y se va a dar cuenta que se los van a sacar todos, incluso los que usted o sus amigos más íntimos no conocen.

El verdadero problema de la Guerra Sucia no puede ser la susceptibilidad del político, sino la irrelevancia de ciertos temas que se convierten en munición de las campañas sucias y dispersan la mirada, ocupan el tiempo de medios y debates, obnubilan la comunicación de las campañas y convierten el diálogo de los temas públicos de un territorio, en un simple juego de buenos y malos; negros y blancos; donde no cabe el discernimiento en tonos de gris, pues ni siquiera hay información suficiente para poderlo tener. Allí, en medio del lodazal, no cabe el sano abstencionismo o el voto en blanco, pues los bandos se convierten en hordas medievales que van a salvar, un país, una ciudad o una región con su voto, pero muy poco conocen la forma cómo ese caudillo emocional que es víctima y victimario a la vez, va a atender los problemas que al lunes siguiente seguirán siendo el talón de Aquiles de su vida cotidiana… y de nuevo se repite el ciclo ¿o el circo?.

¿Qué le queda a la clase política después de este tipo de confrontaciones? En América Latina solo un promedio del 28% de los ciudadanos consultados por el prestigioso estudio LatinBarómetro, expresa interés en la política y un 90% dice que nunca participaría con una firma, la presencia en un evento o incluso y trabajar para un partido, 3 prácticas tradicionales que no excluyen las demás, pero que constituyen frentes donde tradicionalmente se vincula el ciudadano de “a pie” con la política. Estas cifras hablan de un desinterés, a lo cual se suma que un 75% de los entrevistados latinoamericanos, casi nunca habla con familiares y-o amigos sobre política, comprendida esta desde la óptica electoral, aunque yo si creo que la política en tanto dinámica gubernamental o institucional, es motivo constante de conversación en muchos círculos de confianza en nuestros países, influenciados quizás por el bombardeo de información gubernamental en los medios masivos, debido a la publicidad de Estado que abunda en ellos.

Mis preguntas son: ¿Hasta dónde las prácticas de la propaganda sucia, atentan contra el deseo de los ciudadanos de hablar, participar o intervenir en política? ¿Qué porcentaje de la población siente fatiga y prefiere ceder a una mala negociación en procesos electorales por cuenta del abstencionismo o de un mal voto, debido al hartazgo con la clase política y sus dinámicas que ahora no solo se usan en elecciones, sino en el legislativo, en los medios de comunicación, en reuniones sociales, en debates públicos, en la discusión de temas centrales?

Al final de ciertas campañas, me parece ver a algunos candidatos como boxeadores ensangrentados que han recibido heridas que se prolongan a lo largo de los gobiernos, rencores irreconciliables que impiden construir las soluciones con aquellos que han sido vencidos en las urnas. También me parece que las manos y el voto de muchos ciudadanos llevan ese mismo tinto rojizo que impregna el voto de la ceguera típica de quien toma decisiones movido por el odio.

¿Qué tenemos que hacer los ciudadanos para que las próximas campañas pueden ser diferentes?

 

Así va la lucha por las alcaldías en capitales de Colombia

Por: Sara Pérez Restrepo y Miguel Jaramillo Luján

A sólo 20 días de las elecciones locales y con nuevas encuestas publicadas en algunos medios nacionales, las dudas respecto a los posibles resultados están al orden del día, mientras que, en general, las sorpresas son más bien pocas. Aunque no muchos creen en la veracidad y confiabilidad de los sondeos hechos por los diferentes medios y firmas encuestadoras, no se puede negar que estos influyen significativamente al electorado pues muchos, por no “botar el voto”, terminan inclinándose por el candidato que las encuestas den por ganador.

Compartimos este análisis sobre cómo avanza la recta final electoral en las 5 principales capitales colombianas, cuya puja marca mucho el mapa electoral del país.

Triple empate en la punta por Alcaldía de Bogotá

En la capital de la República hoy se habla de un empate técnico entre Peñalosa, Pardo y Clara López, con un 22%, 22% y 19% (Cifras y Conceptos octubre 5.15) de intención de voto respectivamente. Francisco Santos, aún vivo en la contienda, cuenta con el 13% de votantes a su favor mientras que a Ricardo Arias (2%), Alex Vernot (0%) y Daniel Raisbeck (0%) poco o nada les queda por hacer en esta campaña.

Así las cosas, en la capital colombiana siguen siendo los mismos con los mismos y, aunque Enrique Peñalosa suena como el más posible ganador, serán los que hoy afirman que el próximo 25 de octubre votarán en blanco (15%) o que aún no saben por quién lo harán (7%) los que terminarán por definir hacia quién se inclina la balanza de votos.

Hace 4 años el comportamiento era similar entre el puntero y el entonces aspirante Gustavo Petro quien a la postre se convirtió en el Alcalde al convertirse en una alternativa sólida al lograr generar hechos políticos contundentes y estimular la percepción de clase política tradicional en sus dos contendores de aquel entonces. Ya Pardo dijo que va a hasta el final y el “ToconClara” que muchos motivaban desde una unión del ex ministro de Trabajo con Peñalosa, esta vez no fue.

En Medellín toma ventaja el Centro Democrático

En la capital de Antioquia, Álvaro Uribe con su apadrinado sigue siendo el puntero de las encuestas en la capital de Antioquia, pues, si las elecciones locales fueran hoy (Cifras y Conceptos octubre 5.15), Juan Carlos Vélez obtendría el 44% de los votos. Alonso Salazar (12%) y Gabriel Jaime Rico (11%) superarían a Federico Gutiérrez (7%), algo para muchos increíble y sospechoso ya que en el voz a voz Gutiérrez goza de una muy alta favorabilidad entre el electorado.

Héctor Hoyos no tiene mucho por hacer con un 1% de intención de voto, mientras que quienes aseguran hoy que votarán en blanco o que aún no saben por quién hacerlo (25% en total), de decidirse por algún candidato, podrían transformar completamente el panorama actual, por ello aún la diferencia no genera una fuerte ventaja que permita anunciar que ya Aníbal Gaviria cuenta con su reemplazo desde el 1 de enero.

La agenda pública en Medellín se ha centrado en temas como delitos medios y menores en clave de percepción ciudadana, movilidad, empleo y oportunidades para mejorar los niveles de convivencia, bajo el aprovechamiento de los acumulados que tiene la segunda ciudada colombiana en materia de inversión social.

En Cali dos empresarios puntean

Si las elecciones fueran hoy para la Alcaldía de la capital del Valle, (Cifras y Conceptos octubre 5.15) el ganador sería el candidato liberal Roberto Ortiz, con un 28% de intención de votos; seguido por el ex vicepresidente Angelino Garzón, quien se mantiene estable en las encuestas y alcanzaría el 22% de los votos. El candidato independiente Maurice Armitage repunta y llega al 21%, mientras que el resto de candidatos, María Isabel Urrutia, Carlos José Holguín, Wilson Arias, Michel Maya y María Isabel Larrarte, no supera el 5% de la intención de votos.

En la capital del Valle, aunque cada encuesta arroja un nuevo ganador, las posibilidades de alianza son mínimas a 20 días de las elecciones y se asegura que la puja, definitivamente, será entre Ortiz, Garzón y Armitage quienes, con toda seguridad, le apuntarán a la conquista de los votos de quienes hoy votarían en blanco (9%) o que aún no tienen decidido quién es su candidato (5%).

Llama la atención que sean precisamente dos empresarios quienes puntean esta encuesta de intención de voto por el primer cargo ejecutivo de Cali. Movilidad, seguridad urbana y empleo son los temas màs apremiantes en una agenda pùblica donde tambièn se ha mencionado la desaceleraciòn de la econpomìa y el postconflicto como temas prioritarios que deberá atender el nuevo mandatario local de la Sultana del Valle.

En Barranquilla hay alcalde electo

Bajo una alto nivel de favorabilidad cuando dejó el cargo en 2011 y la sostenilibilidad de este saldo en números azules de su sucesora Elsa Noguera, el ex alcalde de Barranquilla y ex asesor presidencial para las regiones Alejandro Char es ya, por su ventaja de casi 50 puntos en las más importantes encuestas nacionales de intención de voto, el alcalde que asumirá el cargo este primero de enero de 2015 en la Puerta de Oro del Caribe, en un debate marcado por importantes temas de agenda pública que se han debatido pese a la baja probabilidad de que la tendencia varíe, como la creciente percepción de inseguridad, el decrecimiento en la economía, los temas ambientales e incluso el modelo de ordenamiento territorial que actualmente tiene Barranquilla.

 

La ciudad de los Parques y el Voto en Blanco

Finalmente, en Bucaramanga, hoy por hoy, el indiscutible ganador sería el voto en blanco, el cual ha alcanzado hasta el 49% de intención (Cifras y Conceptos octubre 5.15). El candidato respaldado por los partidos Liberal, Conservador y Cambio Radical, Carlos Arturo Ibáñez, llegaría al 29% mientras que Sergio Isnardo Muñoz, Rodolfo Hernández, Jhan Carlos Alvernia y Jaime Orlando Vargas, no superarían el 10% de intención de votos.

En este orden de ideas, en la capital santandereana será el voto de opinión el que tendrá la última palabra pues si ese 49% de votantes, que hoy optaría por el voto en blanco, termina inclinándose por algún candidato, la maquinaria tradicional, con Ibáñez a la cabeza, podría quedarse sin mayor opción.

¿Hastío con la clase política o movilización por una renovación en el sistema? Muchos analistas se hacen estas y otras preguntas sobre lo que ocurre en Bucaramanga, donde la puja entre las familias que tradicionalmente has ostentado los medios de producciòn, los medios de comunicaciòn y tambièn los medios de decisiòn política; hoy parecen estar desgastados de cara al criterio del elector no solo en Bucaramanga sino en varias de las regiones del gran Santander.

Las siguientes tres semanas serán decisivas para que el manejo que hagan los gerentes, estrategas, cuartos de guerra, cuartos de crisis, militantes y el equipo que viene planeando el importante Día de elecciones; puedan llevar a feliz término estos intensos meses de trabajo, pues para nadie es un secreto que los procesos electorales en Colombia, como pasa en casi toda América Latina son bastante irregulares y suelen estar caracterizados por factores sorpresivos que en cualquier momento hacen variar la percepción ciudadana y tambión contradicen existosas empresas encuestadoras.

 

 

Los 7 ingredientes claves de un buen Cuarto de Guerra

A mi juicio, un buen cuarto de guerra en Marketing Polìtico y Gobierno, debe contar con 7 características esenciales:

 

Uno de los más reconocidos cuartos de guerra de Gobierno es el que integran el Presidente de los EEUU con su cúpula militar y la línea de fuego de su gabinete. Foto:  DRA

Uno de los más reconocidos cuartos de guerra de Gobierno es el que integran el Presidente de los EEUU con su cúpula militar y la línea de fuego de su gabinete. Foto: DRA

Multidisciplinar:     Se conforma por personas con diversas profesiones, formación, pensamiento e incluso experiencia. Solo debe unirnos la lealtad con el candidato, líder o interés político que los reúne.

No Áulico:   Los lambones y los áulicos del líder o candidato sobran en los buenos cuartos de guerra. Allí se discute de manera descarnada la estrategia y por ende se debe tener apertura y franqueza para debatir sobre virtudes y defectos sin generar heridas, susceptibilidades o daños en la relación de equipo.

Eficiente:   El Cuarto de Guerra debe tener una reunión periódica con objetivos precisos, medibles y verificables, emplear bien el tiempo, actuar con prontitud, disponibilidad a ejercer participación y consejo, incluso vía virtualidad.

Variable:     Desde mi experiencia no recomiendo un Cuarto de Guerra permanente para todas las etapas de una campaña o un gobierno. Hay momentos en que las posturas se vician, las tensiones aumentan o hay desgastes que obligan a la rotación de los integrantes.

Cercanía:     Con el gobernante o el candidato, quien debería liderarlo periódicamente o delegarlo en el gerente de la campaña y verificar que el flujo de consulta-recomendaciòn y la escucha de doble vía es eficiente.

Capacidad de lectura y análisis:       Los principales escenarios donde se libran las tensiones públicas de un gobierno o una campaña son los medios o los actos públicos y un buen cuarto de guerra debe contar con información veraz y –sobretodo- capacidad para interpretar los discursos, los actores, las arenas y los mensajes no verbales de cada hecho político.

Prospectivo:   Debe analizar las fisuras de discurso y tensión que se generan en el terreno político y que podrían ser aprovechadas por sus rivales. Anticiparse en la planeación no es actuar, es observar en prospectiva y preparar las armas y la munición ( díria Sun Tzu) para el momento de la defensa o proactivamente a necesidad.

Generar táctica, revaluarla y volverla a generarla:   El principal producto del War Room no son palabras, análisis u opiniones. El ritmo vertiginoso de las campañas y los gobiernos, matizado por la velocidad con la cual la comunicación 3.0 hizo horizontal la relación con los ciudadanos; obliga a que estos comités generen productos tácticos y decisiones que deben implementarse, evaluarse y si es necesario: reforzarse, replantearse o acabarse.

 

 

 

 

 

 

 

Calendario Electoral Colombia 2015

 

Por medio de un calendario electoral, el organismo estatal responsable del proceso democrático para elegir dignatarios de las corporaciones públicas de un Estado, plantea los tiempos que deben seguir los ciudadanos, movimientos políticos y demás instituciones que rodean el proceso para tomar las decisiones enfocadas en hacer exitosas unas elecciones.

Estos tiempos diferencian 4 ciclos básicos que es necesario conocer y diferenciar:

PRE CAMPAÑA:   Definición de candidatos a partir del aval político de un movimiento o de un grupo de ciudadanos. También se abre un plazo para la inscripción de cédulas no habilitadas para ejercer el voto o para aquellos ciudadanos que deseen cambiar sitio de votación.

CAMPAÑA:   Debate público de candidatos con miras a incidir en la decisión del constituyente primario elector. Se define ubicación en el tarjetón.

DIA D: Jornada de elecciones por medio de las cuales ese realiza la consulta a los ciudadanos habilitados para ejercer el sufragio.

POST CAMPAÑA: Realizados los escrutinios iniciales, los alegatos y el reconteo, se entrega la credencial a los ganadores.

Compartimos el Calendario electoral para los comicios regionales y locales de Colombia cuyo día D será este domingo 25 de octubre de 2015, cuya fuente es el Consejo Nacional Electoral de Colombia.

Creatividad que supera el dinero y el poder en marketing político: Caso del NO en Chile 1988

Estos son los 5 presidentes que han sido elegidos después del triunfo del NO a la dictadura en 1988 en Chile. Foto Cortesía

Estos son los 5 presidentes que han sido elegidos bajo un sistema democrático, después del triunfo del NO a la dictadura en 1988 en Chile. Foto Cortesía

Vencer una dictadura, derrotando a su vez uno de los mayores anticuerpos en materia de marketing y comunicación política; como es movilizar las emociones a partir de una palabra como el NO; fue posible con creatividad y desde una amedrantada orilla ciudadana, en octubre de 1988 en Chile.

El dictador Augusto Pinochet Ugarte completaba 15 años como máxima autoridad nacional de Chile, luego de haber derrocado en golpe militar al presidente Salvador Allende, provocando una de las más difíciles épocas para los derechos humanos en el país austral.

Presiones internacionales presionaron a la dictadura de Pinochet a convocar una consulta para que los ciudadanos dijeran SÍ a la continuidad o NO a una transición hacia un modelo democrático. Tradicionalmente el uso de palabras negativas y más de la palabra NO, genera desde el ámbito psicológico, una gran resistencia en las personas e incluso la decisión de buscar otras alternativas o la infracción de la prohibición, cuando se trata de normas. Los movimientos socialistas con sus líderes, afectados por el dolor de tantos años, empezaron a buscar herramientas de comunicación para promover el NO con base en el horror de los abusos de la dictadura, sin embargo aparece una propuesta realmente creativa que rompe con todos los recursos, tiempo en medios, poder e incluso las presiones a las que este movimiento ciudadano era sometido por parte del oficialismo, con el fin de impedir su avance.

Durante 15 minutos cada noche en 27 días previos a las elecciones, el movimiento del NO propuso mensajes disruptivos que estimularon una mirada positiva del elector, sintonizaron la causa de la democracia con los ciudadanos y permitieron que en la memoria y emociones de los votantes se alentara que a pesar de decir NO, estaban abriendo las puertas a un futuro esperanzador, colorido y donde el desarrollo colectivo era posible darle continuidad bajo un modelo de estado democrático. Este es un caso que merece todo el análisis y responde una pregunta que ahora se hacen muchos:

¿Cómo es posible hacer una campaña con menos recursos?

Para comprender el proceso vale la pena observar esta buena película que lleva el nombre de NO, protogonizada por Gael García

 

Dilma II deberá sanar heridas

Una profunda reforma política que permita mayor eficiencia en el Estado brasilero, agobiado por altos niveles de corrupción, prometió la reelecta presidente Dilma Rousseff esta noche en su discurso de triunfo, donde tambièn llamó a la Unidad. Foto: Portal Oficina Dilma Presidenta

Una profunda reforma política que permita mayor eficiencia en el Estado brasilero, agobiado por altos niveles de corrupción, prometió la reelecta presidente Dilma Rousseff esta noche en su discurso de triunfo, donde tambièn llamó a la Unidad. Foto: Portal Oficina Dilma Presidenta

Desde el 1 de enero de 2015 se inicia la segunda era como cabeza del ejecutivo brasilero de la economista Dilma Rousseff de 66 años.  Escrutado el 100% de la votación, la ex ministra de Minas del ex presidente Lula Da silva obtuvo 54.500.287 votos lo cual representa un 51.64% en comparación con el no despreciable porcentaje de 48.36% obtenido por su rival del Partido Social Democracia Brasilera, Aécio Neves; un margen de apenas 3 millones de votos, obtenido en un verdadero cabeza a cabeza al final de la segunda vuelta de unos comicios muy cerrados, con una profunda polarización de los partidos y sectores políticos y económicos de este país.

La señora Rouseff, hija de un migrante búlgaro que llegó a Brasil en 1929, obtuvo una masiva votación en las regiones más humildes ubicadas en el norte del país, en comparación con los triunfos obtenidos por Neves en los sectores más poderosos en el sur. (Ver mapa de votación publicado por el diario O Globo)

La presidenta, reelecta a nombre del Partido de los Trabajadores, tiene ahora la compleja pero necesaria tarea de limar las asperezas y heridas que suelen dejar estas profundas divisiones a partir de las notorias diferencias entre las propuestas programáticas de los dos candidatos y la forma en que los aspirantes fueron llevando, como si fuera una verdadera alineación de astros, los respaldos de diferentes partidos y figuras del país que sigue siendo potencia económica de América Latina, pese a sus altos niveles de pobreza y miseria y la desaceleración que han tenido sus indicadores económicos recientes. ( ver datos Cepal 2010)

En las primeras declaraciones dadas esta noche por la señora Rouseff  se destaca esta frase: “Vamos a continuar construyendo un mejor Brasil, un Brasil más inclusivo, más moderno, más productivo. Un país de solidaridad y de oportunidades”  Sin duda son palabras que expresan continuidad por una apuesta entorno a políticas sociales en busca de reducir la brecha entre los “dos brasiles”.

La reelegida presidenta de Brasil deberá impulsar una urgente reforma política que le permita lograr mejores indicadores en relación con la fuerte corrupción a la par con la superación del crecimiento económico que parece estancado en el país vecino.

 

Sobre las elecciones del domingo…

Por. Iván Garzón Vallejo

La Ilusión perdida es un texto publicado por Iván Garzón Vallejo en El Espectador.com Foto. IGV

La Ilusión perdida es un texto publicado por Iván Garzón Vallejo en El Espectador.com Foto. IGV

 

Además del que quede de segundo, el próximo domingo habrá en el país otro gran perdedor: la deliberación democrática. Escasa en propuestas novedosas, un lenguaje propio de los estrados judiciales y el permanente recurso al engañoso espejo retrovisor o al futuro utópico, esta campaña dejó claro que los candidatos más opcionados por llegar a la Casa de Nariño dilapidaron una gran oportunidad de proponer un proyecto de país susceptible de ilusión colectiva y unidad, porque en su afán por no perder recurrieron sin pudor a la demagogia, el populismo, la simplificación y la polarización.

Así, apelaron a las pasiones más elementales del electorado: el miedo, el chantaje, pero sobre todo el desprecio hacia el contradictor. Porque eso es lo que se genera cuando se estigmatiza, cuando se criminaliza el debate político, cuando se recurre a los lugares comunes, a las verdades a medias. Como líderes públicos, Juan Manuel Santos y Óscar Iván Zuluaga tenían el deber de promover una ciudadanía responsable, racional y reflexiva. Pero optaron por el atajo de transmitir un eficaz pero contraproducente mensaje: “Él es peor que yo”.

Pero la mayor irresponsabilidad de ambos fue situar a las Farc —¡otra vez!— en el centro del debate electoral. Ambos lo hicieron por conveniencia. El uno, porque el balance de su gobierno ofrecía pocos resultados para mostrar. El otro, porque con ello tocó las fibras de un pueblo que necesita un enemigo para identificarse políticamente. Así, mientras uno propuso un cheque en blanco sin límite de ceros, pues tal es su irresponsable retórica, el otro propuso una suerte de Déjà vu en el que se aplican nuevamente recetas que funcionaron en el pasado y cuyo mejor homenaje hubiera sido evitar intentar aplicarlas siempre.
Si se mira la historia reciente, se verá que en las campañas presidenciales había sido reiterativa la promesa de ‘cambio’. Lógico, pues la política es el modo civilizado de obtener transformaciones sociales. Sin embargo, esta vez casi no se habló de cambio. En vez de ello, se defendió el establishment, ya sea porque se propone un salto al vacío desde el mismo (paz total) o un retorno idílico al status quo de la primera década del siglo (seguridad democrática).

En su lógica propagandística, un candidato dijo que el fin de la guerra será el inicio de las grandes transformaciones: sólo los incautos pueden creer que el fin de las Farc significaría el inicio de una utopía. Más aún si se tiene en cuenta que después de 50 años de conflicto el país, mal que bien, sigue funcionando. El otro candidato dijo que hace cuatro años la guerra se hacía mejor: pero no se puede desconocer que una negociación les abre al Estado y a la sociedad posibilidades políticas que sólo una mal entendida ética de la convicción sabotearía.

¿Por qué los candidatos y sus equipos no se tomaron el trabajo de ilusionarnos con una propuesta que esbozara un futuro posible en el que Colombia diera un paso adelante en tantos frentes que lo reclaman? ¿Por qué seguimos enfrascados en discutir cada cuatro años qué vamos a hacer esta vez con la guerrilla? ¿No dice mucho de nuestra deliberación democrática que tantos ciudadanos y formadores de opinión decidan su voto con base en el mal menor?
No se puede pretender que la discusión pública sea como un seminario de filosofía política. Así lo han advertido, entre otros, Ronald Dworkin y Michael Walzer. Es cierto. El problema es que por cuenta de la irresponsabilidad de la clase política que pretende seguir gobernando nuestra deliberación democrática terminó convertida en algo parecido a una agria disputa de un reality de televisión. Con el agravante de que el motivo de la disputa parecen unos chismes.

Votar en blanco es una forma serena y razonable de protestar contra quienes esta vez embolataron nuestra ilusión. Tenemos derecho a expresar nuestro desencanto y a no calcular quién lo hará menos mal. La buena ciudadanía supone votar con esperanza, no con cinismo.

Publiacado por elespectador.com en:

http://www.elespectador.com/opinion/ilusion-perdida-columna-497608

 

Iván Garzón Vallejo.

* Profesor Universidad de La Sabana
@IGarzonVallejo