El niño sobre la Arena

La imagen de un pequeño migrante sirio muerto sobre la arena de la costa donde se hace realidad el sueño europeo, nos conmueve esta semana y tuvo que captar un lente, tan dramático momento, para que los ojos del mundo se posaran sobre el doloroso rumbo que significa la migración ilegal, esa misma que es fenómeno permanente en la historia de la humanidad, pero que siempre ha sido generadora de tensiones entre brazos que acogen y brazos que rechazan, entre muros que se elevan y puertas que se abren.

FOTO AP

Foto: Cortesía AP

Aunque Francia donó a Estados Unidos el armatoste de placas de bronce que algunos llamaron estatua de la Libertad, para los migrantes de una Europa devastada por las guerras, que llegaban a la isla Ellis, se convirtió en imagen de esperanza y explicación de otras libertades más naturales como la de tener el derecho de vivir en paz, de – al menos- contar con el derecho a la vida y a un futuro promisorio. Así, miles de migrantes de piel, cultura y origen diferente llegaron a norteamerica, pasando por tortuosas batallas para reivindicar su dignidad y sus derechos.

Hoy, a casi 1 año del 2016 en Estados Unidos, pareciera que el demonio de la xenofobia, padre de todas las discriminaciones más aberrantes que hay sobre la faz de la tierra, nuevamente se vuelve discurso en el país del norte y sigue infectando almas y corazones en una Europa sin memoria.

Duele la imagen del pequeño migrante tirado en la arena, pero duele más que muchos se queden mirando solo la historia dramática, sin comprender la verdadera raíz del problema y el peligroso riesgo que corremos al repetir lecciones que algunos no han leído y nuevamente estemos enfrentados entre nosotros por las genuinas diferencias que nos hacen tan humanos.

PD. Es común que los estrategas de la política y la guerra, muchos de ellos desinteresados en el dolor humano,  utilicen de manera fría y calculadora, imagenes, fotografías o situaciones que son llamados “hechos e historias de color” como cortinas de humo o detonantes para ciertos intereses.

Los 7 errores del Retrato Político

PULPO POOL

La fotografía es una oportunidad de comunicación no verbal muy poderosa que debe tejerse con arte de la mano de expertos y no de amigos o familiares que te hicieron una toma que te pareció muy bonita.

“Zapatero a tus zapatos” y su usted es el candidato, el gerente o el familiar, respetamos su opinión pero no tiene valor cuando nos referimos a un buen Retrato Político, esa pieza gráfica de impacto táctico que – como pasa con la estrategia de campaña- debe ponerse en manos de expertos y si estos son externos a su círculo de afectos, mucho más valiosas serán sus recomendaciones.

Al revisar el precario panorama de las campañas en América Latina a este nivel, en comparación con lo que dicen los expertos que debería ser, comparto 7 errores que noto como frecuentes en el manejo del retrato político.

 

  1. ES COMO UNA FOTOGRAFÍA CUALQUIERA: El retrato político nunca puede ser comparado con una fotografía cualquiera, va mucho más allá, es un paradigma energético que resumen las intenciones del candidato en cualquier pieza que se emplee.

 

  1. ESO NO IMPORTA: Todo importa desde el lenguaje no verbal, por ello temas como: vestuario, color, maquillaje, peluquería, piel, manos, estado de ánimo, lentes, fondo, cabello, y otros, hacen parte de un plan que responde a la estrategia de campaña.

 

  1. LO QUE SE PLANEA MUCHO NUNCA SALE: Para una fiesta de amigos eso aplica, pero estamos hablando de su herramienta más contundente y frecuente para persuadir emociones. No estamos negando la necesidad de la naturalidad y la espontaneidad, eso es clave, pero no caer en la tentación de la inconciencia.

 

 

  1. ES QUE NO ES FOTOGÉNICO: No hay buena o mala fotogenia, hay buena o mala preparación psicológica previa de un candidato antes de tomarle un retrato político o un registro fotográfico.

 

  1. ESO LO ARREGLAMOS CON PHOTOSHOP: Falso. Doblegar la voluntad del elector es el arte del buen retrato y ni el más moderno sistema de edición de imágenes, genera lo que no se hizo por el sujeto en el previo a la toma.

 

  1. ALQUILEMOS EL SOL PARA LA TOMA: El retrato político nunca se toma en exteriores, sino en un estudio con las mejores condiciones físicas, luminotécnicas, de color y preparación emocional y corporal.

 

  1. ENTRE MÁS AGOTADO Y PREOCUPADO, MEJOR: Nunca haga registro de un retrato político al final del día, la semana o en un momento emocional fuerte para el usuario. Un buen retrato debe reflejar el momento de mayor carga emocional positiva del aspirante.

Si realmente quiere ganar, primero tómese en serio a usted mismo y asuma como un proyecto de vida su campaña y más el tema de su retrato político.

Les propongo un ejercicio: comparto las fotos de perfil del home page oficial de Facebook de los aspirantes más opcionados a la Alcaldía de Medellín, Colombia. Dejo a consideración de ustedes la calidad y utilidad de cada retrato, según este post… (estricto Orden alfabético)