15 errores de los políticos al relacionarse con la prensa

Muchos saben hacerlo con habilidad, inteligencia y gran valoración por el trabajo del periodista, pero otros sólo piensan en medios poco antes de las elecciones o cuando están pasando por un momento difícil. Querido político, algunas sugerencias para que NO COMETA ERRORES en su relación con los medios…si se le ocurren otros, pues me los escribe y listo.

  • Vetar medios o periodistas. Implícita o explícitamente NUNCA lo haga, pues cierra las puertas a las audiencias que “representa” dicho periodista, podría haber molestia entre otros colegas del medio periodístico y además tendría usted como servidor, muy pocos argumentos para invocar la Libertad de Prensa, expresión o el equilibrio informativo, cuando precisamente usted no contribuyó con el mismo.


  • Llegar tarde o no llegar a citas pactadas con medios en directo. Si ya confirmó su presencia, el realizador de ese espacio en radio, TV o internet lo está esperando y si usted no llega, le tocará “rellenar” y como ya le había prometido a los oyentes, televidentes o cibernautas que usted iba a estar ahí, pues aténgase a recibir el castigo de los ausentes, pero en las urnas.

  • Decir Mentiras. Nunca. Aunque parezca imposible. Nunca.

  • Decir todas las verdades. Amo de lo que callo y esclavo de lo que hablo

  • Hablarle a todos los medios con el mismo lenguaje.  Cada medio tiene su lenguaje: La radio es emociones, ejemplos, poner a imaginar a los oyentes, acariciar con la voz a los escuchas, responder a quienes llaman por teléfono, imaginar que se ingresa a la casa, oficina e incluso al vehículo de las personas. La televisión permite la convergencia de la imagen, se debe cuidar mucho la apariencia, ademanes, vestuario, lenguaje corporal y demás. Las citas con la prensa requieren de mucha claridad, pero no descuide sus signos.

  • Pensar que los medios solo transmiten lo que yo digo. Jajajaja no sea iluso. Si usted no sabe manejar su voz, si usted gagea, si sus manos le sudan, si el carrizo varía, si está inseguro, si su vestuario es inadecuado, si los lentes se dañaron, si tiene manchada la ropa….TODO COMUNICA, no sólo sus palabras sino sus manos, sus ojos, el sitio donde atiende al periodista, quien lo acompaña, si contesta el teléfono, etc, etc.

  • Siempre me van a decir qué me van a preguntar: Puede que sí y quizá le pregunten lo que usted quiere, pero usted no sabe cómo utilizarán las respuestas, por ello es mejor exponerse a las preguntas que los medios busquen y prepararse muy bien para cada respuesta. No todas las entrevistas en medios publican las preguntas, la mayoría solo las respuestas y fuera de eso las editan a su antojo por el raiting, la atención del público o por lo aburrido y poco interesante que es su forma y fondo al hablar. No exija siempre los temas de sus entrevistas, enfrente los temas que le pongan y aproveche para responder lo que usted quiere, meta el gol en ese cuarto de hora que es la atención de las audiencias, sin pagar un peso.

  • Yo puedo llegar diciendo de qué no hablo. Ese es el mejor chiste que he escuchado. Depronto puede hacerlo un empresario que es dueño o mecenas del medio, un magnate que patrocina el espacio o un presidente con amigos en ese medio. Pero igual la entrevista será aburrida, poco interesante, con “rodilleras” puestas y las audiencias – que no son bobas- sabrán diferenciar, degustar y decidir ( ojo con sus votos) con criterio. Además e generan heridas irremediables con los periodistas y con las audiencias.

  • Yo pago para que me publiquen Algunos periodistas reciben pago y dicen lo que usted quiere que digan, pero se ha preguntado ¿qué nivel de credibilidad tienen en el medio? Puede funcionar algunas veces con publirreportajes, pero a la larga, una buena relación con los periodistas y con los medios no se contruye  con base en dinero, pues el cariño verdadero, las audiencias verdaderas, la credibilidad verdadera, no se compra ni se vende y la gente no es boba!

  • Tengo un relacionista que siempre PIDE EL FAVOR Grave error. Los medios no trabajan con base en favores. Quizá una o dos veces y eso que de mala gana. Los medios necesitan que les “vendas” buenas historias, declaraciones contundentes, imágenes, textos o audios que realmente transformen  la vida de la sociedad y pongan a opinar a sus audiencias. Las Public Relations hoy por hoy ya dejaron de ser la profesión de los favores, los amiguismos y las “deudas” y se convirtieron en un espacio para saber ejercer la profesión de clasificar en la agenda de los medios, mis temas, pero con criterio periodístico, con conocimiento, con argumentación.

  • Se me prendió el bombillo e hice una Rueda de Prensa Es el camino fácil que se  convierte en el más complejo.  Hoy los medios que mayor proporción de free press en pesos dan en América Latina son la Televisión y los medios interactivos. Conclusión: necesitas imagen ¿Y? un fondo con letreritos y un señor hablando ante un micro no es lo que más vende. Aprovecha la calle, cree situaciones reales con la gente. Sin hacer montajes o decir mentiras, aproveche sitios urbanos o rurales (depende del acceso y la hora del día para el periodista) y allí colma de sentido el mensaje que quiere poner en los medios. Piense, imagine, vaya más allá de los esquemas!

  • Los regalitos para los periodistas Nunca. Para ninguna situación. Es mal visto, mal interpretado. Al menos entre la prensa seria, con periodistas prestigiosos y que manejan opinión masiva y calificada. Organice una fiesta austera y cálida que les permita un encuentro entorno a su relación, brinde un espacio de formación con un buen tema y un calificado conferenciante o tan simple como: respete su trabajo y no agradezca lo que no se debe agradecer.
  • El reportero es el menos importante Ningún error es tan patético para las relaciones a largo plazo como pasar por encima de los reporteros y sólo buscar contacto con directores y editores. Servirá una o dos veces pero a la tercera lo mandarán donde el reportero y plop: Ya dañó la relación! De tantas veces que al reportero le “impusieron” cubrirle sus cosas tan poco noticiosas, él mismo se encargará de no vender sus temas en los consejos de redacción, de sacarle el cuerpo o simplemente colgarle sus noticias aunque lo haya entrevistado o pedido la información para su trabajo.
  • ¡Eso mando el boletín y ya! Recuerdo que en mi época de reportero de radio recibía un promedio de 500 piezas de papel por el fax y unos 340 e mails al día desde diferentes oficinas de prensa de la ciudad y la verdad me quedaba muy poco tiempo para leerlos. Generalmente el practicante universitario tenía la misión de revisarlos con su “criterio” y realmente muy poco se podía rescatar. El boletín de prensa debe ser breve, concreto, noticioso, con fotografía, impactante y sin contacto telefónico: NO SIRVE PARA NADA.
  • Yo llamo un par de amigos en los medios Nada más errado que pensar en que esos dos motivos van a generar publicaciones. Jajajaja. ¿Amigos? Quizá una o dos veces, pero luego o te echan del medio o nadie te lee, pues estás publicando por quedar bien, diría yo como periodista. Y solo llamar no genera publicación, es necesario generar soportes como textos, audios, videos, contacto con los voceros.

Los invito a seguir enriqueciendo la lista y cada vez que haya uno nuevo aumento las recomendaciones

Se abre la Plaza Pública