En silencio, sos menos carga

“Lo breve si bueno, dos veces bueno” Esta muy sabia frase la solía leer del profesor Juan José García Posada en algunos de sus buenos textos. Adelgazar las palabras de tamaño y engordarlas de sentido debería ser una constante para la vida. Esa última si es mi frase y la suelo compartir con mis alumnos en la universidad.

Como díria el Rey Juan Carlos: "¿Por qué no te callas?"

La verborrea es la peor de las epidemias que padece hoy nuestra sociedad. El exceso de palabras generalmente viene acompañado de las adulaciones, la pobreza en materia de gestos, la poca hondura en los conceptos, la flaqueza cuando urge la reflexión, la necesidad de rellenar el sin sentido de saborearse o saborear un buen silencio.

La inteligencia se comunica con muy pocas palabras y la riqueza del espíritu también. El silencio no es solo ausencia de voz, es introspección, es escucha, es ir a lo profundo antes que todo.

“En el reino de las palabras todo es posible, de infierno se pasa al cielo sin pestañar. Las promesas se multiplican y solo sirven, para darle un poco de alivio a la enfermedad” Jorge Terren.

Y no me quiero alargar…solo decir que tiene “sabor a asfalto” que en estos tiempos previos a unas elecciones, sea común escuchar y ver ciertos candidatos que hablan y hablan y hablan y hablan y hablan…bla,bla,bla,bla,bla…