El Storytelling de Fajardo

csm_AgenciaUN_20150521-01_10_4fc53b9839

Sergio Fajardo Valderrama, ex alcalde de Medellín, ex gobernador de Antioquia, aspira nuevamente a la Presidencia de Colombia como lo ha manifestado por medio de su cuenta de twitter. Vale la pena recordar que este líder colombiano tiene un storytelling como figura y proyecto político que ha querido evidenciar así:

Continuar leyendo

Muchos se intentan subir al Vagón Ganador…

A30XDp4Bcm9eSVBZrm0qBENiUI5fxt5ctzXd0OHQe3Y

 

 

El término BandWagon, originario de Estados Unidos, se refiere al vagón del tren donde viaja la banda de músicos y por ende muchos quieren viajar allí; pero en términos de psicología conductual y particularmente en política hace alusión a la tendencia de los seres humanos a ser gregarios en su mayoría y optar por sumarse a…amplía este artículo haciendo click

Ganó la Medellín-Antioquia del bien común

La llegada a los primeros cargos de la ciudad y del departamento de Sergio Fajardo y Aníbal Gaviria es el triunfo del bien común por encima de los beneficios particulares, del sentido común sobre el absurdo, del horizonte sobre la parcela, del colectivo sobre el individualismo.

La Alianza AMA es un acuerdo logrado por primera vez en la historia entre un candidato a la Alcaldía de Medellín y uno a la Gobernación de Antioquia, con el fin de estrechar vínculos en temas claves para el desarrollo de la ciudad-región. Foto. Cortesía Aníbal Alcalde

Serán la historia y los ciudadanos, quienes se encarguen de evaluar los resultados de esta dupla de gobernantes, pero el sentimiento ciudadano en Medellín y Antioquia es de una enorme satisfacción  por el triunfo de dos líderes que ya demostraron gran talento y resultados en la gestión de lo público y ahora quieren hacer equipo desde el principio, por ese todo que no se puede desmembrar: Antioquia-Medellín.

Se debatía nuestra ciudad-región entre dos propuestas: Una Medellín y una Antioquia para el beneficio de unos pocos, con ciertos proyectos individualistas, algunas iniciativas absurdas y – en  suma- una propuesta para suplir ciertas necesidades de corto plazo, personalistas, populistas, como para barrer la casa, meter la basura debajo de la cama y sentirse bien, aunque el hediondo y putrefacto olor del “guardao” no se solucione. Y la otra propuesta es – desde mi humilde juicio- una iniciativa que piensa, reflexiona y actúa mirando al horizonte, al futuro, buscando resolver los macro problemas de Medellín y Antioquia: La profunda inequidad, la pérdida del valor de la Vida y la necesidad de tener una sociedad mucho más educada para que los dos primeros valores puedan tener un soporte de largo plazo.

Un frente común contra la corrupción, eso quieren liderar Aníbal y Fajardo en su trabajo como nuevos gobernantes de Medellín y Antioquia. Foto. Cortesía Aníbal Alcalde

Algunos constructores se lamentan porque no tendrán gigantes autopistas para llenar sus bolsillos, ciertos colegas recuerdan con nostalgia épocas del pasado donde recibieron jugosos contratos de pauta publicitaria que nunca publicaron y ciertos optimistas conductores se quedaron esperando que la ciudad retrocediera en cultura ciudadana, quitando las fotomultas, como si el problema se resolviera “vendiendo el sofá”

Creo que habrá trabajo en lo público para los constructores pero con equidad y transparencia. Presumo que habrá publicidad para los medios pero siendo justos y cuidando cada peso; y sobre la tecnología, opino que deberán ponerla al servicio del ciudadano, como fruto de seguir madurando la mejor forma de utilizarla, para proteger su vida.

Servir o servirse he ahí la diferencia entre los dos modelos de ciudad y departamento que acaban de presentarse en la contienda política. Produce alegría que Medellín y Antioquia hayan aprovechado esa oportunidad, única en el país, de dos personas que proponen hacer equipo y actuar en coherencia con las urgencias  que la historia les demanda.

¿Qué sugiere para hacer realidad este trabajo conjunto?

Se abre la Plaza Pública

¿Triunfa más el cambio o la continuidad en unas elecciones?

Es común que en una campaña política un candidato opte por dos posibilidades tradicionales de entrar en sintonía con los ciudadanos: Proponer la continuidad de quienes ocupan su actual cargo u ofrecer el cambio de dicho estilo y políticas. Por naturaleza a los seres humanos – y mucho más en democracias frágiles como las latinoamericanas- nos llama la atención mucho más el cambio que la continuidad.

Por medio de un dibujo-fotografía iluminado con los colores de la bandera nortemaericana y la mirada puesta en el horizonte, Barack Obama propuso el cambio y barrió en las últimas presidenciales de Estados Unidos.

Un caso histórico de propuesta de cambio que es modelo de estudio para muchos que nos gusta la comunicación pública y política, fue la campaña del actual presidente de Estados Unidos, Barack Obama. El ex senador propuso un cambio total en la Casa Blanca, a raíz de un estilo gubernamental desgastado, ridiculizado y además con una torpe respuesta hacia el terrorismo como fue el de George Bush. La movilización ciudadana obtenida y reflejada a nivel financiero y en las urnas, fue abrumadora y llegó un gobierno cuya reputación se pondrá a prueba en su posible reelección en 2012.

En 2010 el entonces candidato Juan Manuel Santos pretendió comunicar continuismo con una imagen propia, pero sus asesores le recomendaron utilizar la imagen del Partido del entonces presidente Álvaro Uribe y eso le permitió ganar las elecciones. Foto Cortesía

Un buen ejemplo de propuesta continuista fue  la campaña del actual presidente de Colombia, Juan Manuel Santos; quien luego de ser el ministro estrella del gobierno de Álvaro Uribe propuso el continuismo del reelegido e insigne mandatario que enarboló las banderas de la seguridad democrática.

¿Es posible proponer una campaña que no aluda al cambio o a la continuidad, sino a una opción neutral?

Se abre la Plaza Pública…

Por Alcaldía de Medellín se perfila una tercería

Las últimas encuestas de favorabilidad e intención de voto para la Alcaldía de Medellín marcan una clara pauta. Los aspirantes: Aníbal Gaviria Correa, quien sería candidato único del liberalismo y sumaría otros partidos a su interés y el ex alcalde de la ciudad, Luis Pérez Gutiérrez, quien espera un aval o inscribirse antes del 10 de agosto ante la Registraduría por firmas; son (en el papel) los dos más opcionados candidatos que debatirían por el primer cargo ejecutivo de la ciudad.

(En la galería de izquierda a derecha: Aníbal Gaviria Correa, Gabriel Jaime Rico y Luis Pérez Gutiérrez. Fotos:Cortesía Campañas )


Sin embargo desde mi concepto y a 5 meses y medio de las elecciones territoriales, éste será un debate con tercería y la protagonizará el virtual aspirante de la U, el empresario y periodista Gabriel Jaime Rico, quien es candidato por segunda vez al mandato local y cuyo porcentaje promedio de favorabilidad alcanza el 15%.

Generalmente el cerebro humano prefiere elegir entre las dicotomías, tomar decisiones al estilo “batalla naval” y en clave de marketing político, como también pasa en la guerra, es fácil llevar un proceso electoral a una “confrontación” de dos bandos, entre blanco y negro, entre bueno y malo. La polarización –quizá- hace más sencillo comprender éste y cualquier debate político para los ciudadanos ajenos a los grises de la política. Sin embargo en el caso de estas elecciones, tendremos tres aspirantes con una corta diferencia en las encuestas hasta el final y muy pocas probabilidades de que dos de ellos se unan contra del que puntee, pues nunca vamos a tener una “escapada” con gran margen de diferencia, ni un tercero relegado.

Este será un debate donde los temas de seguridad, movilidad y pobreza serán aspectos recurrentes en los foros y espacios donde se discuta la mejor propuesta programática y el perfil de gobernante más indicado para regir el gobierno de Medellín hasta el 2015. Tanto el ex gobernador Gaviria, el ex alcalde Pérez, como el ex concejal Rico; tienen mucha experiencia y formación para enfrentarlo y brindarle a la ciudad una recta final electoral, que –esperamos- le deje muchos frutos valiosos al gobierno que asume en el Palacio Municipal desde el 1 de enero del 2012.

12