Desde las redes: un pajarito preguntón

En tiempos pre-electorales es importante empezar a preguntarse, ¿cómo controlará la Procuraduría General de la Nación las redes sociales a la hora de hacer política? Un pequeño recorrido histórico para aterrizar en lo importante de esta pregunta.

Quienes dicen que Mockus solo fue un ganador en las redes sociales y que por eso estas plataformas no sirven para hacer política están equivocados. Una segunda opción podría ser que jamás han tenido una cuenta en Facebook y que Twitter todavía es lenguaje chino para ellos. Analistas de lo imposible y no de lo práctico.

Hablar de redes sociales y de política también es hablar de crecimiento. Detengámonos un momento para pensar en el escenario de estas plataformas en el año 2010. Twitter era apenas un joven naciente que se estaba dando a conocer en Colombia y Facebook tenía apenas dos años de haberse empezado a implementar en nuestro país.

Revisemos las cifras. En 2010 Twitter tenía 75 mil usuarios en el mundo, con una proyección de ingresos por 28 millones de dólares. Para 2013 esta cifra ha cambiado y en la actualidad la red social de los 140 caracteres cuenta con más de 218 millones de usuarios activos y una proyección de ingresos de más de 253 millones de dólares, solamente en el primer semestre de 2013. ¿Seguimos siendo los mismos?

Ahora vamos con Facebook. En el año 2010, cuando Mockus era apenas un candidato atrevido que le hizo cambiar todo su plan político a Juan Manuel Santos (quien hasta encerró jóvenes a crear cuentas ficticias de Twitter), Facebook contaba con 600 millones de usuarios activos al mes. En 2013 esta población ha llegado a los 1.190 millones. Repito, ¿seguimos siendo los mismos?

Adicional a estos datos hay un toque con sabor a pimienta. Podría ser roja. En los últimos tres años Colombia se ha convertido en uno de los mercados más estratégicos para ambas compañías. Según los últimos datos entregados por Comscore, el 96 por ciento de la población activa de internet en Colombia usa redes sociales. Facebook es la más importante de estas redes. Argentina, Perú y Colombia son sus tres mercados más estratégicos. Twitter no se queda atrás y ocupa el tercer puesto en crecimiento siendo Venezuela, Brasil y Colombia los tres mercados latinoamericanos más activos del mundo, en un contador de 15 países.

Lejos de lo cuantitativo en estos tres años las redes sociales también le han dejado claro a Colombia que puede pasarse del trino al hecho. Mientras que en el año 2010 solo se contaba con una experiencia exitosa de movilización en redes sociales: 4 de febrero de 2008 (con un alto índice de manipulación política), en el año 2013 ya pueden contarse varias historias en las que las redes sociales han sido participes. Recordemos algunas:

2011 Corzotón: Luego de las polémicas declaraciones del senador Juan Manuel Corzo, en las que afirmaba que su salario no le alcanzaba para la gasolina, el movimiento ciudadano Manos Limpias, convocó a un plantón, el 27 de septiembre, para recoger billetes ficticios de 190 mil pesos, salario con el que según entes gubernamentales podía sobrevivir un colombiano.

2011 Ley Lleras: En abril se dio a conocer el Proyecto de Ley 241 que fue llamado “Ley Lleras” y que buscaba regular las infracciones por derechos de autor en internet. El tema agitó diferentes sectores sociales que se organizaron en comisiones de estudio. En noviembre de 2011 la primera fase de este proyecto fue archivada. Luego, la que se llamó Ley Lleras 2 fue aprobada.

2011 Reforma a la Educación Superior: Las comunidades universitarias de Colombia se convocaron para defender el derecho a la educación y protestar en contra de la Ley 30, que buscaba una reforma a la educación superior. En noviembre, el Gobierno retiró el proyecto.

2012 Reforma a la Justicia: el 28 de junio, cuando se hundió la reforma a la justicia, los movimiento sociales de Colombia consignaron en su memoria un logro histórico. Más de 95 mil voces de protesta se unieron en las redes sociales en un movimiento llamado contrarreforma.

2012 Rosa Elvira Cely: el asesinato de Rosa Elvira Cely en el Parque Nacional de Bogotá logró movilizar a toda Colombia entorno a la defensa de la equidad de género y el respeto por las mujeres.

2013 Paro agrario: las redes sociales fueron un escenario ideal para el apoyo del paro campesino que se registró en octubre en Colombia. Por primera vez el sector campesino logró ingresar en la esfera de los píxeles y revolucionar la mente de los colombianos.

2013 Proceso de Paz: algunos de los momentos más candentes del Proceso de Paz han germinado en las redes sociales. Las fotografías de Iván Márquez en Harley Davidson y las fotos de miembros del grupo negociador de las Farc en un catamarán en Cuba son apenas un ejemplo.

Hoy Colombia está sensibilizada y cree que las redes sociales pueden servir para algo. Que apoyan causas políticas, que tumban decretos y que tienen vos y voto. Comparar este entorno con el que vivió Antanas Mockus en 2010 es un error que puede pagarse con corrupción, trampas, amenazas y compra de votos en las próximas elecciones. Solo por contar algunos de los aspectos más obvios.

¿Qué va a pasar con la regulación de estas plataformas?

Está claro que en Colombia, por norma, los candidatos deben realizar cierre de campañas una semana antes de las elecciones populares.

Mas poético que práctico, esto suele ponerse en acción solo en los entornos presenciales, dejando a la red de redes como el escenario perfecto para la intriga, la publicidad negra y otras prácticas políticas no sanas.

Ya lo vivimos en Medellín durante las elecciones locales en 2011. Candidatos que compraron listas de seguidores en redes sociales, que ofrecieron dinero y que, incluso, según algunos reportes entregados por la misma ciudadanía, le pagaron a “cuentas de humanos (muchas de ellas fakes)”, por amenazar a los contradictores políticos. Eliminar competencia usando el miedo y los mensajes directos.

No creer en las redes sociales y dejar a la deriva estas normas, nos llevan a hacernos una serie de preguntas que, tal vez, algún día el Procurador General de la Nación tendrá que responder. Presento algunas frente a los cuales los medios de comunicación deberían de actuar. ¿Cuáles son las suyas?

  • ¿Cómo controlará la Procuraduría General de la Nación las redes sociales a la hora de hacer política?
  • ¿Qué procesos establecerá el organismo de control político para prevenir la publicidad negra?
  • ¿Qué sanciones recibirán los candidatos que sigan haciendo propaganda en redes sociales y en internet luego de cerradas las campañas?
  • ¿Cómo deberán los políticos garantizarle a la ciudadanía que sus estrategias en redes sociales son transparentes? ¿Qué garantías nos ofrecerá la Procuraduría a los ciudadanos de a pie frente a algunos comportamientos sucios?
  • ¿Cómo nos protegerán a los ciudadanos de las amenazas de otros candidatos vía redes sociales?

Hay que quitarse la venda. Entender que el presente político es otro, que internet en un cambio disruptor y que lejos de las teorías conservadoras empotradas en el pasado político, hoy existe un poder autónomo que tiene su centro de control en una realidad que, aunque no es palpable, sí mata, hiere y roba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>