El Colombiano promueve un ejercicio de política 2.0 y visibilidad electoral

Con la plataforma #CandidatosTransparentes el medio de comunicación antioqueño le brinda a la ciudadanía la posibilidad de conocer las hojas de vida de quienes aspiran al Senado y a la Cámara de Representantes. Los candidatos, por su parte, tienen en sus bolsillos la posibilidad de ser transparentes e intentar sostener un discurso en un momento político en el que muchos están siendo cuestionados.

Las primeras elecciones de 2014, que serán el 16 de marzo, plantean para las plataformas digitales un debate convertido en experimento político. El escenario que se vive en la actualidad no se había presentado con tanta fuerza en Colombia y por cuenta de las redes sociales la ciudadanía está cada vez más preocupada por las decisiones de la rama legislativa, una parte de las tablas políticas que estuvo abandonada por los ojos veedores durante varios años.

Congresistas que malgastaron el dinero, manejaron borrachos y no supieron ponerle cierre a sus palabras. Hojas de vida delatadas, proyectos que fueron frenados y leyes que tras ser aprobadas tuvieron que anularse, como el caso de la Reforma a la Justicia, incentivan en este 2014 a la ciudadanía a estar atenta a las elecciones del Congreso.

Un refuerzo interesante para este fenómeno fue presentado hace un par de semanas por El Colombiano. Se trata del proyecto Candidatos Transparentes, el cual recuerda otros casos de participación política en la web en los que los medios de comunicación le abrieron, años atrás, blogs a candidatos presidenciales o a alcaldías locales para ir compartiendo los detalles de sus campañas.

La plataforma del medio antioqueño quiere brindarle a los candidatos a la Cámara de Representantes y al Senado, la posibilidad de tener sus hojas de vida en línea, para que luego, los ciudadanos, puedan consultarlas. Seguramente, una vez superada esta primera etapa del período electoral también lo harán con candidatos a la Presidencia de la República y en 2015 le pondrán el ojo a las elecciones locales. O por lo menos, eso esperamos.

Sin ningún costo, solo el de la transparencia, los candidatos deben completar campos básicos como el nombre del partido y el número del tarjetón. También hacen parte de la hoja de vida los logros, las propuestas y las redes sociales; además, de otros datos que para algunos pueden ser considerados más delicados: especificar de dónde obtienen el dinero para financiar las campañas políticas, investigaciones pendientes y sanciones.

Para garantizar que la información que se ingresa es correcta y veraz, un grupo de periodistas de El Colombiano realiza control y verificación de fuentes de información.

Aunque la respuesta de los candidatos ha sido buena, faltan todavía un número importante de hojas de vida. Por el momento se ven nombres como el de Iván Cepeda y Víctor Javier Correa, del Polo. Jaime Alberto Garzón Araque y Óscar de Jesús Hurtado Pérez, del Partido Liberal Colombiano. Juan Jiménez Lara, del Partido Conservador Colombiano. Federico Hoyos Salazar de Uribe Centro Democrático. Y Faustina Manríque Ramírez, de Alianza Verde. Algunos de los que ya han ingresado su currículum.

La información también está siendo compartida por El Colombiano en redes sociales como Twitter y Facebook, lo cual fortalece la iniciativa en otras plataformas digitales.

Esperamos, como electores, el ingreso de la historia de los demás candidatos. Como parte de nuestros derechos como electores, queremos ver sus caras y votar por #CandidatosTransparentes.

La política 2.0 va de las redes a las calles

Existe una relación constante entre la política y los Trending Topics de Twitter. Podría decirse que todos los temas políticos de Colombia tienen ahora un reflejo inmediato en las redes sociales.

Incluso, en algunas ocasiones, solemos conocer primero las opiniones ciudadanas que las noticias publicadas en los medios de comunicación.

Los casos de Alonso Salazar, ex Alcalde de Medellín que fue destituido e inhabilitado durante 12 años para el ejercicio político, y el de la declaración de nulidad del proceso de elección de la Fiscal General de la Nación, Viviane Morales, por parte del Consejo de Estado, así demuestran y ratifican esta hipótesis. Incluso, le añaden un nuevo movimiento a las historias: aquellas que van de las redes sociales hasta las calles.

En el caso de Alonso Salazar pudo verse cómo la etiqueta #ApoyoaAlonso logró trascender, desde el miércoles 29 de febrero y hasta el viernes 2 de marzo, los píxeles, llegando hasta las calles en forma de mensajes publicados en carteles y en una lona que fue ubicada en las afueras de la Procuraduría General de la Nación, sede Medellín.

En esta, sus antiguos trabajadores y sus simpatizantes políticos, dejaron sus mensajes de apoyo por la decisión que tanto en la virtualidad como en la presencialidad han considerado injusta.