¿Miedo de qué?

Yo creo que, posiblemente lo que más nos asuste es el fracaso. Entonces surge la posibilidad de ver el fracaso desde diferentes ópticas. Y no como aquello terrible que nuestros educadores nos hicieron ver. En otras palabras el fracaso no es fracaso si aprendemos de él y tenemos la oportunidad de cambiar. Fracaso sería no responder a la pregunta ¿qué pasó? Y quedarnos tan tranquilos sin hacer nada al respecto.

Ahora, lo que más parálisis produce en el ser humano, es el pensamiento mismo sobre el miedo. De lo que tengo miedo es de tu miedo decía William Shakespeare, siguiendo la sentencia del proverbio chino cuando reza que quien teme sufrir ya sufre el temor. O en palabras del escritor español Francisco de Quevedo: “El ánimo que piensa en lo que puede temer, empieza a temer en lo que puede pensar”.

Sospecho que el miedo es una anticipación de lo que puede pasar sin que haya sucedido, salvo en nuestra imaginación. Y que muchos de nuestros temores son infundados por la expectativa que tienen los otros, sobre todo nuestros padres y seres queridos, con respecto a nuestro desempeño.

Pienso que en virtud a la construcción catastrófica que nuestro pensamiento hace apoyado en la emoción, los panoramas se tornan oscuros e imposibles, incluso para aquel acostumbrado a fracasar anticipadamente con su imaginación.

Ahora tampoco se trata de caminar por la vida sin un mínimo de cuidado y temor. Pues no se trata de ser temerario. Citando nuevamente a de Quevedo: “Siempre se ha de conservar el temor, más jamás se debe mostrar.” Se podría suponer que de alguna manera es bueno conservar algo de miedo, dado que nos hace prudentes, pues según Alonso de Ercilla y Zúñiga, otro escritor español del siglo XVI: “El miedo es natural en el prudente, y el saberlo vencer es ser valiente”.

De todas formas desde la sabiduría popular decimos que “nadie le ha puesto calzones al miedo” y que existe como un mecanismo de defensa. Sin embargo siempre es adecuado preguntarse ¿miedo de qué? para al menos minimizar el impacto de aquello que nos asusta y desde el principio de realidad ver las cosas en su justa proporción.

2 comments

  1. Alvaro Gallo   •  

    Juan Carlos, un cordial saludo

    De alguna manera todos los seres humanos manejamos miedos. Miedo a la muerte, miedo al futuro, miedo al fracaso, miedo a las alturas, miedo a un accidente. miedo a la incapacidad, y muchos otros miedos

    Personalmente creo que un miedo muy grande que manejamos en una u otra medida, es el miedo a la crítica, al juicio. Miedo a exponernos a ser vulnerables, a que nos vean nuestros defectos. MIEDO A LA HUMILDAD. Es por esta razón que nos ponemos máscaras, queremos ser algo que no somos, vivir de apariencias. Vamos de engaño en engaño, esforzándonos para sostener la caña y dejamos de ser jenuinos y lo más grave del asunto es que de tanto vivir en una mentira nos convertimos en esa mentira y entonces ya no reconocemos que tenemos errores, que hay defectos que corregir. Nos volvemos orgullosos de nada, de una mentira

    Que bueno ser genuinos, humildes, sencillos. Saber que los títulos no hacen mejores hombres. Saber que es normal que seamos inperfectos y que podamos corregirnos mutuamente. Aquí radica una de las causas de tanta crisis de los matrimonios. En la vida de pareja es casi imposible sostener la máscara. La convivencia en pareja nos desnuda hasta lo más profundo, y eso asusta y nos muestra tal cual somos, pero muchas veces la persona no acepta que le muestren su realidad y prefiere huir, buscar otra persona a la que pueda impactar y engañar y así sucesivamente van acumulando relaciones y matrimonios

    MIEDO DE QUE?…….DE QUE NOS CONOZCAN COMO SOMOS

    *******************************************************************
    Completamente de acuerdo… el mayor temor incluso es descubrirnos a nosotros mismos. Juan

  2. carlos salazar   •  

    ¿Còmo divorciarnos del miedo al futuro como proyecciòn del pasado?. Dibujamos en el tablero invisible del futuro todos nuestras frustraciones y fracasos y nos espantamos luego, al punto de que la creatividad y la actitud de disposiciòn al cambio son las primeras victimas de nosotros mismos, de nuestro miedo.

    Vivimos huyendo de nosotros mismos, creadores y manipualdores de mecanismos y monstruos que generan miedo.

    gracias

    *****************************************
    Hay maneras terapéuticas de enfrentar los temores y lo importante es correr el riesgo. Juan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>