Acariciar con las palabras…

water-1988279_960_720Yo creo que las palabras matan, así como tienen el poder de dar vida…Mi propuesta es que aprendamos a acariciar con las palabras, no sólo las verbales, sino también, las gestuales y corporales.

Las palabras tienen un enorme poder. Tanto así que, con palabras terapéuticas es posible sanar a una persona, en tanto que con palabras agresivas, insultantes o mal intencionadas podemos lastimar, herir y sugestionar negativamente a los seres con quienes vivimos y/o trabajamos.

De otro lado, se ha comprobado el importante papel que juega la sugestión en nuestras propias vidas al lograr procesos de curación a partir de expresiones positivas expresadas por el propio enfermo, sus familiares o amigos más cercanos.

Las palabras y expresiones de un jefe pueden ser mortales para sus colaboradores si se expresan en momentos emotivos sin que medie la razón o el entendimiento.

Un comentario suelto, de un compañero de trabajo, sin posible mala intención, puede hacer daño incalculable en la autoestima de quienes lo escuchan.

Es por esto por lo que se hace necesaria una revisión detallada de cómo hablamos y expresamos nuestras ideas y sentimientos libremente, sin medir las consecuencias, pues de alguna manera estamos tocando el corazón de nuestros vecinos.

La psicología sostiene que quien cambia su manera de pensar, cambia su manera de actuar… Y esto se logra “re-grabando el vocabulario” o la estructuración lingüística del cerebro.

El cerebro aprende estructuras gramaticales complejas y la psico-lingüística nos enseña que sí es posible cambiar las palabras que matan por palabras que dan vida.

Además,  las palabras son el vehículo más utilizado para lograr la comunicación con otros seres humanos y por supuesto, consigo mismo.   Entonces el uso correcto de las palabras, reporta beneficios no sólo desde el punto de vista comercial o político, por ejemplo para presentar un producto, cerrar una venta o convencer a otros de una idea propia, sino también desde la perspectiva personal, para perdonar, enamorar, odiar o lograr auto-motivación.

¡Lo importante no es lo que usted dice, sino cómo lo dice!

Existen palabras y expresiones que “matan” psicológicamente a las personas y otras que por el contrario tienen el poder de “dar vida”.

Lo que se ha descubierto es que realmente lo importante, no es lo que usted dice, sino cómo lo dice.   Es más, una misma palabra puede tener doble filo, si a una persona le da vida a su autoestima a otro individuo en cambio, esa misma palabra o expresión,  puede “matarle” su auto-concepto.

También encontramos casos, donde la misma palabra dicha en un tono diferente, puede producir efectos opuestos en la misma persona.  Así lo importante es cambiar las palabras que matan por palabras que den vida.

Como ejemplos de expresiones mortales tenemos: ¡Usted siempre fallando!  ¡Yo nunca llego tarde!  ¡Usted debería cambiar.  Ella jamás colabora en la casa.

O aquellas que usan el verbo Ser: Usted es muy desordenado, Yo soy “de malas”

Doctor… ¡yo soy enfermo!… En estos casos, lo más sano es utilizar el verbo “estar”. Por ejemplo: Estoy enfermo, estoy triste, estoy celoso. La temporalidad de la expresión cambia radicalmente. Cuando se usa el verbo ser, indicamos lo permanente del acto, en tanto que cuando se usa el verbo estar, toda la acción es temporal. Esta temporalidad es la que permite el cambio. Mejor decir: “estoy improductivo económicamente” que decir: soy pobre.

También encontramos las frases que restan poder a las ideas cuando se acompañan de la expresión: “pero”. Por ejemplo: Si, pero… Bueno pero… Claro pero

Recordemos que las palabras que más hieren son los adjetivos, pues su función consiste en calificar al sujeto sobre todo dependiendo del tono con que se dicen. ¡Magnífico, desastroso, excelente, inteligente…torpe!

Finalmente las palabras que “matan” son aquellas que atacan la autoestima de las personas, la auto-eficacia de nuestros compañeros, la auto-imagen  de los demás y el auto-concepto de nosotros mismos.

Aprendamos a relacionarnos con otros, empleando expresiones que “den mucha vida”;  aquellas que inviten a la potencialidad, energía, deseo, vitalidad, aprecio por los demás, amor, afecto, autoestima, auto-eficacia, auto-imagen y auto-concepto.

El cambio se produce en el momento mismo de tomar la decisión de ser conscientes de la manera como expresamos nuestras ideas y sentimientos, para de esta forma aprender a acariciar con las palabras.

12 comments

  1. Luz Acosta   •  

    Debemos entender esa relación directa que tienen nuestros pensamientos y palabras, el poder de la palabra es enorme y la manera positiva como nos expresemos cambia muchisimo la vida diaria, todo es diferente, yo diría que esa actitud es bendecida por Dios, porque llegan a nuestras vidas cosas maravillosas, soluciones a nuestros problemas, como resultado de ese contacto con el gran mundo de las oportunidades y de la energía positiva.

    Juan Carlos, me hubiese gustado mucho en mi epoca de estudiante tener la forma de pensar y de actuar de hoy, para haber aprovechado al máximo los aportes de la clase de humanidades.
    **********************************************************************
    Luz Stella, nunca es tarde para ser conciente de nuestra tarea en la tierra. Juan

  2. Paola Andrea   •  

    Hola Juan Carlos,

    Me parece muy interesente este tema sobre el infinito poder que tiene las palabras, cuantas veces hemos sido victimas y victimarios de estas, o por el contrario cuando nos hemos sentido reconfortados, animados a seguir adelante con una sola palabra en un determinado momento.

    Dios permita que pueda seguir compartiendo su experiencia con todos los ciberlectores, es muy interesente y alentador su blog.

    ***************************************************************************
    Paola Andrea, cada uno de nosotros, en la palabra, tenemos un gran poder. La invitación es a ser concientes de cómo hablamos y con qué intención hablamos. Podemos ser sanadores o muy dañinos con ella. Juan

  3. eugenia   •  

    todo lo que escribes sobre las palabras es muy bonito…. el problema es q a veces uno no puede controlar la ira, y cuando uno mismo se da cuenta, todo se ha dicho…..

    ****************************************************************************

    Eugenia, el control aparece cuando conoces la causa del temor… ¿la pregunta es: cuál es el miedo? a qué le tengo miedo?… si no hay miedo… no hay pérdida de control. Juan

  4. Myriam de Santamaria   •  

    Juan Carlos: Cuando nos han ofendido tanto de palabra, se va perdiendo mucho el amor y lo peor es que ya no se espera nada diferente a la agresión. y va doliendo el alma.
    De todas formas gracias por tus reflexiones.

    **********************************************************************

    Lo grave cuando nos ofenden, no es la ofensa…sino el ego que recuerda todo el tiempo. Juan

  5. Diana Marcela   •  

    Juan: Es muy interesante lo que plasmas en esta lectura, la falla se da en que a veces hablamos sin pensar…En ocasiones he lastimado a personas de mi alrededor por esta causa y tambien me han lastimado…
    He tratado de manejar el impulso de “hablar por hablar” tratando de ponerme en el lugar del otro y preguntadome ¿COmo me gustaría que me hablaran ami?¿Como se irá a sentir?…en fin…Seguire trabajando en eso…Gracias!!

    **************************************************************************
    Precisamente de eso se trata, de trabajar todos los días en nuestro mejoramiento contínuo. Ánimo.

    Juan

  6. Adiela   •  

    Estoy de acuerdo, por que las palabras tienen fuerzas insospechadas y el enorme poder de acariciar o golpear, acercar o alejar, crear o destruir…

    Juan: Me gustó mucho esta reflexión, que bueno aprender y hacernos cada vez más conscientes, del bien y del mal que con ellas provocamos. Cuántas buenas semillas podemos sembrar en los demás si elegimos hablar con amor y un profundo respeto.

    Un gran abrazo!

    ************************************************************************
    Somos responsables de lo que decimos y de lo callamos. A veces es mejor callar, para no herir; aunque a veces el silencio puede hacer más daño, cuando el otro necesita de tu palabra.
    Un fuerte abrazo para tí también. Juan

  7. Vanessa Moreno   •  

    Buenos días Juan Carlos:

    La vida me dio la oportunidad de estar en una conferencia en Sandiego con usted, y digo la vida me dio la oportunidad; porque los temas que usted trata, nos recuerda que “Somos humanos” esas dos palabras se nos olvida constantemente, y este artículo nos enseña una manera diferente y cariñosa de comunicarnos con los demás, es una herramienta que debemos intentar aplicar todos los días, pues es un proceso, en ocasiones las personas somos algo inmediatistas, queremos resultados ya¡¡¡¡¡ y la verdad es el error y ensayo como aprendemos, pues la verdad, todos los días debemos intentar hacer nuestro máximo esfuerzo, y que es el máximo esfuerzo es ponerle disciplina y amor, gracias por compartir con nosotros estos artículo, feliz día.
    ************************************************************************
    Vanessa, como tu dices: todo en la vida es un proceso. Los mejores dulces se elaboran a fuego lento, paso, por paso. La idea es vivir conscientemente cada parte del proceso. Feliz día Juan

  8. Abuela Felisa   •  

    Es matemàtica su afirmaciòn. Las palabras matan o dan vida. Cuando queremos y buscamos una reconciliaciòn con alguien que nos duele y ese alguien nos reprocha con palabras duras, sentimos morirnos de dolor y hasta de verguenza.
    Es dulce hablar de las palabras que acarician; a veces nos sentimos tan sin ilusiòn, tan sin esperanza que a la llegada de una persona amiga llena de amor que desea nuestro bienestar, con palabras dulces, convincentes, nos dan ese calor que nos faltaba y volvemos a creer que no todo està perdido y nos sentimos acariciados por esas palabras.
    ¡Acaricìemos con las palabras!

    A manera de complemento me atrevo a decir que el silencio tambièn mata o acaricia.
    Cuando esperamos en medio de una confusiòn unas palabras de consuelo y de ànimo y èstas no llegan, nos hallamos ante un silencio que mata.
    Si estamos ante un dolor o tristeza de esos que no tienen nombre y llega alguien que nos quiere y a quien queremos mucho y sin mediar palabra, un abrazo lo dice todo con làgrimas compartidas. Ese es el silencio que acaricia y nos hace decir con Sergio Denis:
    “Dios siempre habla en el silencio”.

    Doctor:
    Mi saludo cordial y le pido me disculpe por lo que haya mal interpretado y mal expresado de mi parte.

    Cariñosamente,

    Abuela Felisa
    *********************************************************************
    Todo lo contrario, sus palabras son claras y salen del corazón de la experiencia. Gracias por sus comentarios. Juan

  9. francisco caro   •  

    es muy bueno el blog.

    ******************************************************************
    Gracias, Francisco… escucho propuestas de temas Juan

  10. norhacecilia velez   •  

    doctor

    mi gran admiracion ,siempre . en estos momentos usted me ratifica que el universo es oportuno sabio y oportuno.

    tengo una persona muy cercana a quien adoro,pero me duele saber que solo es dura en sus palabras y espresiones.

    como descubro su miedo.

    usted me ayudo con tantas cosas .

    mil gracias y le reitero mi gran cariño

    ***************************************************************************

    Norha, el miedo es un mecanismo de defensa muy fuerte, para aquellos que tienen miedo de ser atacados o se sienten amenazados, por lo tanto lo más importante es no atacarlo, ni hacerlo sentir amenazado.

    Las raíces del miedo pueden estar muy profundas… desde la infancia… entonces, la ayuda profesional puede ser muy útil en estos casos… claro si esa persona quiere. Juan

  11. KENIA   •  

    HOLA DOCTOR
    PALABRAS COMO “NO ERES CAPAZ, NO SIRVES PARA NADA, ENTRE OTRAS” SON FRASES QUE MARCAN NEGATIVAMENTE LA VIDA DE QUIEN LAS ESCUCHAS, SIN EMBARGO DIOS Y LA VIDA NOS OFRECE LA POSIBILIDAD DE SUPERAR Y SANAR ESTAS HERIDAS ENCONTRANDO EN EL CAMINO PERSONAS QUE REFUERZAN NUESTRA AUTOESTIMA CON LA HUMILDAD Y SENCILLEZ DE SUS PALABRAS. MUCHAS GRACIAS.
    **********************************************************************
    Hay palabras que sanan y otras que dan vida. Lo importante es saber escucharlas. Juan

  12. KENIA   •  

    hola profe.
    quisiera saber si recibió el mensaje que le envié. La verdad me gustaría mucho conocer su opinión respecto al tema del afecto. muchas gracias y Dios lo bendiga.
    **************************************************************
    Si lo recibí… muchas preguntas super-buenas, que requieren muchas respuestas y además necesitan ser explicadas y por escrito el tiempo no lo permite…dadas mis ocupaciones. ¿Sería posible grabarlas? o a través de llamada telefónica o por Skype? Un abrazo Juan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>