Las contradicciones de la navidad.

pexels-photo-10539883Yo creo que la navidad, es contradictoria emocionalmente.

Si bien es cierto es un tiempo propicio para la celebración, las festividades, satisfacer gustos gastronómicos e incrementar comportamientos de compra, al mismo tiempo, podría convertirse en un infierno afectivo y en una época de tristeza mayor y depresión profunda.

En algunas personas, las luces navideñas y el escuchar melodías “decembrinas”, desencadena el “síndrome del villancico”; curioso desorden emocional caracterizado por una apatía, aburrimiento y tendencia depresiva, frente a todo lo que signifique fiesta, rumba y desorden comercial y financiero.

En este periodo, las consultas a los profesionales de la salud mental se incrementan, por aquellos que odian la navidad.

El problema surge cuando se asocia diciembre con soledad, muertes de seres queridos, separación de los padres o de la pareja, cambios en la casa, o retiro laboral forzoso, por ejemplo.

Papa noel Juan Carlos Posada MejíaEn otros, el origen de la molestia está en las diferencias económicas y en las injusticias “divinas”, pues descubrieron en sus inocentes infancias, que quienes se portaron bien, no necesariamente recibieron regalos anhelados, mientras que aquellos, cuya conducta no fue decorosa, tuvieron obsequios y privilegios en contravía de la promesa ética.

La tristeza es diferente para quienes, por su labor u oficio, encuentran en diciembre una época de mayor ocupación que los obliga a estar lejos o separados de su vida familiar.

En navidad las peleas entre esposos adquieren un matiz distinto, las infidelidades se enmascaran fácilmente, con la disculpa de las fiestas y reuniones laborales de fin de año.

oso polar Juan Carlos Posada MejíaTambién es frecuente encontrar “rituales de aniversario” … consecuencia de duelos mal elaborados. Entonces del baúl de los recuerdos surgen expresiones como: – “Se imaginan a mi mamá con este pesebre” … – “recuerdas: ¿Cómo le gustaba, la navidad? -. Frases que se repiten, en medio de la evocación de seres queridos; por lo tanto, la alegría de los demás estorba y molesta.

Como las fiestas y parrandas se prestan para excesos en las comidas, bebidas y gastos… la época a nivel económico y de salud, también preocupa y angustia.

De otro lado, los paseos y vacaciones para algunos no terminan bien. Es lógico suponer, que el recuerdo de aquel incidente convierta la navidad en la peor época del año.

Mientras que para un sector de la humanidad el nuevo año genera esperanza, para otro el sentimiento es de temor e incertidumbre, en virtud de la pandemia.

muñeco de nieve Juan Carlos Posada MejíaFinalmente, diciembre se asocia con la elaboración de balances que no arrojan buenos resultados.

Sin embargo, en mi caso, esta navidad en particular, representa un tiempo para el regocijo espiritual y la alegría del nacimiento de la esperanza en mi corazón, porque coincide con mi reconciliación con la vida, después de atravesar por momentos difíciles durante este año.

Yo creo que aquí y ahora, a pesar de las contradicciones emocionales que trae la navidad, para mí es tiempo para celebrar el nacimiento de la vida, desde la esperanza, el amor, el perdón y la armonía interior.

Renacer, celebrar y agradecer.

Juan Carlos Posada Mejía Isla Saona  Mano JuanYo creo que esta semana fui plenamente consciente del hecho de estar vivo.

Exactamente por esta época hace un año, comenzaron a preocuparme los síntomas de lo que aún no sabía, era un linfoma.

Diciembre se convirtió en un mes plagado de angustia e incertidumbre, pues todos los que me conocían y observaban la lesión en mi cuello, decían con tono de preocupación que era importante hacerme valorar por un médico especialista.

Recuerdo que había programado con mi esposa unas vacaciones en la playa, las que luego del diagnóstico certificado, tuve que “postergar” frente a la duda que ofrecía el futuro.

Entonces la nostalgia por la vida se hizo más poderosa, aunque la esperanza de sobrevivir siempre estuvo presente soñando con celebrar, en algún momento, frente al mar.

Casi un año después, pasada la quimioterapia y la radioterapia, los médicos especialistas, me dieron de alta, sumando a mi felicidad el permiso de recibir sol, por supuesto, siguiendo los protocolos y los cuidados pertinentes.

Sin pensarlo dos veces compré un paquete turístico para estar en contacto con el mar y durante cinco días disfrutar de la magnificencia de la vida inconsciente, representada en el océano.

Juan Carlos Posada Mejía Republica Dominicana (2)El mar caribe tiene la magia y el encanto de los siete tonos aguamarina. Así como la inmensidad de lo profundo, como es el misterio de la vida y de la muerte.

Pasé varias horas frente a él y fui consciente de que estaba vivo, aunque debo reconocerlo parecía un sueño, porque no sabía si me encontraba en el paraíso terrenal o celestial y porque llegué a confundirme por tanta dicha acumulada.

En compañía de mi esposa, dimos gracias a la vida. Al mismo tiempo que disfrutamos de cada instante como si fuera la última vez.

Tanto en el amanecer o como en su atardecer el mar representa el enigma de la resurrección. 

Al mismo tiempo, el mar permite cargar energías y sobre todo limpiar el alma de las impurezas de la mente.

Estoy feliz y agradecido porque fue un año de múltiples aprendizajes y sobre todo de valoración. En virtud de que sólo comencé a dimensionar lo que “tenía”, cuando lo vi amenazado por su posible desaparición.

Lo más significativo de este viaje de vacaciones, fue el reencuentro conmigo mismo y con el sagrado arte de vivir. Y con la certeza de la muerte, con la que he pactado una tregua, mientras termino todos los encargos pendientes.

En este paso temporal, en tanto tramito las tareas y asuntos por resolver, y siga vivo en esta vibración, yo creo que será buen momento para renacer, celebrar y agradecer… los regalos de la vida.

 

Gracias a la vida…por la vida.

celebrando la vida unoYo creo que compartir momentos importantes y significativos en familia, es fundamental a la hora de establecer nexos afectivos.

En muchas culturas, sentarse a comer alrededor de una mesa llena de alimentos, es el acto más poderoso y sobre todo representativo de la unidad familiar y social. Así, bautizos, funerales, aniversarios, negocios y propuestas matrimoniales se convierten en la excusa perfecta para compartir viandas y recetas maravillosas.

Es por esto por lo que el calor del hogar se siente más intensamente en la cocina y en la mesa del comedor.

En el seno de mi familia, desde hace varias semanas, los preparativos para la cena de cumpleaños, eran un secreto a voces . Mi suegro cumplía noventa y había que celebrarlos con bombos y platillos, pero el homenajeado no debía enterarse.

celebrando la vida tresLa planeación del evento se compartía en medio de palabras claves y gestos sobreactuados. La red social familiar evitaba a toda costa, mandar mensajes que delataran los preparativos. El uso del teléfono celular se limitaba a lo básico, para esconder la sorpresa al cumpleañero. Y cada vez que nuestro querido viejo se acercaba al grupo que conversaba animadamente, ya en la sala o en la cocina, el silencio se hacía sospechoso y evidenciaba que algo “oscuro” se tramaba a sus espaldas. Sin embargo, él seguía inocente a juzgar por su aparente serenidad, aunque todos sabemos de su lucidez e inteligencia intacta, a pesar de los años.

De manera providencial, el nueve de noviembre mi suegro y yo cumplimos años. En esta ocasión él noventa y yo cincuenta y ocho.

Es importante anotar que ambos aniversarios tienen un significado profundo, porque celebramos el milagro de la vida. Él por llegar a los noventa y yo por haber renacido en este año, luego de recuperar mi salud.

Recuerdo cuando me lo presentaron y lo conocí. Buen conversador, amable y cariñoso, su generosidad y enorme corazón me enamoraron de él y su familia.

Ese día, orgulloso de su hija se interesó mucho en sondear mi procedencia e interés por su niña, para determinar si yo era merecedor o no de su princesa.

celebrando la vida dosLuego de tantos años espero haber pasado la prueba. Pues cada vez que me encuentro con él y su mirada cálida, amorosa y paternal, me recuerda el profundo amor que siento por él, con la certeza de que el sentimiento es mutuo.

Puedo decir que es mi segundo papá, porque si bien es cierto tengo al propio en el cielo, éste que todavía sigue vivo, es mi ángel protector terreno, porque todos los días me cubre con sus oraciones y bendiciones paternas.

Yo creo que hoy debo dar gracias a la vida por tener la maravillosa oportunidad de celebrar en familia y al calor de una deliciosa cena, con mi segundo padre, estos ciento cuarenta y ocho años de vida.

Mi suegro con sus noventa años, en medio de risas, chascarrillos y recuerdos de sus viajes y correrías por Colombia, gracias a su humor negro y elemental, me permite ser y estar consciente de que la vida vale la pena vivirse… desde la sencillez y la alegría.

Hasta que la muerte los separe.

pexels-photo-3285178Yo creo que la expresión: “matrimonio y mortaja del cielo bajan” merece analizarse detenidamente.

Si bien es cierto la muerte parece signada por el destino, ¿podría decirse lo mismo de la unión de pareja? Porque si esto así fuera, indicaría que no es posible hacer de manera consciente una elección de compañero, porque obedecería más bien a los caprichos de la suerte.

De otro lado, en la filosofía popular de mi país, se dice que cuando se sueña con la muerte, es porque alguien se va a casar y viceversa. El soñar con matrimonios significa que una muerte cercana pronto se producirá. ¿Será porque deja de circular entre los “vivos”?

En mi caso, contraer nupcias ha representado lo contrario, porque el estar casado me ha dado nueva vida. Me ha permitido renacer.

Hace rato que no voy a un matrimonio. Tiene sentido porque a mi edad no es frecuente que los de mi generación se casen. Es más propicio para los que ya estamos entrados en años que los encuentros sociales se produzcan en los funerales. Bueno, por este tiempo de pandemia, ya ni eso se ha podido.

De todas formas, es un hecho que no ha pasado de moda contraer nupcias, pues al fin y al cabo es un ritual muy importante para recordarnos el compromiso de compartir la vida con otra persona.

Viene a cuento esto del matrimonio como sinónimo de muerte, porque hay una frase dentro de la ceremonia que siempre me ha inquietado. Aquella que proclama el ministro cuando dice: “Hasta que la muerte los separe”.

Ahora la entiendo, mucho tiempo después, como algo que no sólo se refiere a la muerte física, sino a la muerte de los sentimientos y valores dentro de la relación.

pexels-photo-6626093Entonces, a esta expresión, le agregaría estos complementos:

Hasta que la muerte del amor los separe.

Hasta que la muerte del respeto los separe.

Hasta que la muerte de la confianza los separe.

Hasta que la muerte de la pasión los separe.

Hasta que la muerte de la fidelidad los separe.

De todas formas, conozco historias de amor muy poderosas, donde ni siquiera estas muertes parciales los han separado. Porque se han jurado amor eterno, dejando al otro ser él mismo, y además porque a pesar de las vicisitudes de la convivencia, han logrado que la tolerancia, la paciencia, la inteligencia emocional y sobre todo el amor incondicional sean protagonistas.

Yo creo que vivir en pareja se facilita, cuando la muerte más lógica, es la del fallecimiento del ego.

Amar y ser amado.

pexels-photo-340566Yo creo que en el fondo… todo tiene sentido, si hago la pregunta correcta.

En este camino de la enfermedad he aprendido muchas cosas. Entre ellas el arte de hacer las preguntas. Por ejemplo, descubrí que no es lo mismo preguntar – ¿por qué tuve un linfoma? -, a preguntar: – ¿para qué tuve el linfoma? -.

Mientras la primera se responde desde la ciencia, la segunda busca la respuesta en la consecuencia práctica, es decir en la funcionalidad psicológica y espiritual de los hechos. Al fin y al cabo, resulta más práctico descubrir el para qué, si estoy buscando la respuesta en la mente.

El quince de septiembre se celebra el día mundial del linfoma, que es un tumor maligno que ataca al tejido linfático. Tuve la ventaja de conocer desde muy temprano en qué consistía la enfermedad, al identificar síntomas, para con ayuda de los médicos detectar a tiempo el problema y someterme al tratamiento oncológico de manera disciplinada y sin resistencias.

Este hace parte de la lista de los cánceres más comunes que en su orden son: el de seno, el de cuello uterino, el de pulmón, el de próstata, el de colon y en sexto lugar el linfoma.

Dentro de los linfomas, hasta el momento hay identificados cuarenta y dos tipos que se agrupan en: linfoma de Hodgkin y linfoma no Hodking.

En mi caso los médicos determinaron que, tenía un linfoma no Hodgkin del cual hasta la fecha se conocen treinta y ocho subtipos.

Si la enfermedad es un camino, que es obligatorio transitar… ¿Qué significado tiene el que haya sido afectado, mi sistema de defensa?

Todo lo que pasa en el cuerpo permite aprender de la experiencia. Pues cada síntoma es un llamado de atención. Si me resisto y no leo el síntoma este se hará más insidioso.

Thorwald Dethlefsen y Rüdiger Dahlke en su libro La Enfermedad Como Camino, a la progresión del síntoma que va desde la suave sugerencia hasta la más severa presión la llaman “fases de escalada”. Explican que, en cada fase, aumenta la intensidad del síntoma, logrando que la persona se pregunte qué es aquello que está negando o reprimiendo y qué necesita llevar a la conciencia.

Entiendo entonces que cuanto más me resisto, mayor es la presión del síntoma, por lo tanto, es obligatorio darme cuenta para hacerme cargo.

Ahora estoy consciente de que, si no ilumino este camino de la enfermedad, desde la conciencia, puedo pasar por etapas donde la presión psíquica en forma de pensamientos, deseos y fantasías me abrumen.

pexels-photo-3889795Luego posiblemente aparecerán trastornos funcionales y físicos representados en inflamaciones, heridas y pequeños accidentes.

Para más tarde desarrollar, tal vez, afecciones crónicas, o situaciones más críticas como atravesar por procesos incurables, como un cáncer terminal hasta llegar a la muerte por enfermedad o accidente.

Mis “mecanismo de defensa psíquicos” han impedido que penetren elementos amenazadores del subconsciente. ¿Será que me estoy defendiendo del amor, por el miedo a entregarme, pues sin defensas, me siento vulnerable?

Yo creo que cuando se ataca al sistema inmunológico, lo mejor es no resistir  y definitivamente permitirme amar y ser amado.