Escuchar desde el silencio respetuoso

Yo creo que nos pasamos sin escuchar, la mayor parte del tiempo. Es posible que oigamos…el entorno, pero definitivamente no escuchamos. Y en la escucha reside el poder de la terapia.

En medio de tanto parloteo, de tanta información, ruidos y sonidos que hacen parte del ambiente, se hace obligatoria una pausa en el camino para recogernos en el silencio. La magia del silenciarse es tan poderosa que nos permite comunicarnos con nosotros mismos.

Es en el silencio donde habita nuestro ser más profundo y es en el silencio donde le reconocemos la existencia a la mismidad del otro, cuando lo escuchamos atenta y desprevenidamente.

¿Pero qué es escuchar al otro? No es otra cosa que renunciar a nuestro ego, para permitir que mi semejante se exprese en medio de nuestro silencio respetuoso.

En la convivencia humana, lo más difícil es el diálogo, por que no reconocemos en el otro un interlocutor válido y además porque sólo deseamos ser escuchados y escuchar nuestro discurso como si fuéramos los únicos protagonistas del universo.

Hagamos silenciosilenciemos nuestro ego…para descubrir las maravillas de las otras existencias humanas, cuyas historias vitales vale la pena escuchar.

Vivir como para morir mañana

Yo creo que sería bueno prepararnos para la muerte. Y estoy seguro que a muy pocos de nosotros la vida nos prepara para nuestro encuentro con la parca. Propongo que en los colegios y universidades se instaure una cátedra para aprender a morir. Y la principal materia del curso debe llamarse: “Cátedra sobre la vida”…principios básicos para saber morir, pues al fin y al cabo se aprende a hacerlo cuando se sabe vivir.

La muerte es un fenomeno natural y obligatorio, cuando llega su momento.  Y cuando se entiende esta lógica ineludible, comprendemos el valor de vivir aquí y ahora, desde el poder mágico del presente.

Perdemos mucho tiempo amargándonos con lo que pudo haber sido y no fue, en vez de utilizar el presente para corregir el futuro.

Curiosamente, cuando se acerca el fin del año, algunos lloran más por la incertidumbre del porvenir, como una preocupación por lo que vendrá, en lugar de ocupar su valioso tiempo en la construcción de un mañana productivo.

Todo debe morir para garantizar la oportunidad de lo nuevo. Es en el cambio precisamente donde se verifica la capacidad de adaptación y aceptación de lo novel como una constante del universo para renacer.

Nos aferramos al pasado y a las personas y a las cosas y a las relaciones y a los “modus operandi” de nuestra vida, como si fueran las únicas maneras, personas o relaciones obligatorias para continuar viviendo.

La propuesta es simple y sencilla, vivir la vida intensamente, en forma adecuada, sin angustia, sin temor ni culpas,  y principalmente en paz consigo mismo y con los demás… porque se que al momento de morir, el examen de conciencia es obligatorio…como cuando se va a entregar un puesto, un cargo o una tarea, la pregunta perentoria es sólo una : ¿Cómo lo hice?

Si sólo tuviera una semana de vida… qué haría durante esa semana?

Dice la sabiduría popular que “se muere como se vive” entonces, me propongo vivir ahora, como si fuera a morir mañana…

¿Perdimos o ganamos el año?

Yo creo que cada fin de año, es una buena época para hacer balance personal.

¿Perdimos o ganamos el año? es la pregunta obligada para más de una empresa o una persona, luego de superada la crisis económica, o con visos de mejoría, según los expertos.

Sin embargo se nos olvida que el capital humano es el más importante y que sin él, es imposible hacer balances con miras al futuro.

A continuación ofrezco algunas pistas para comenzar a elaborar el proyecto de vida del 2010.

¿Qué quiero con y para mi Familia?

¿Qué espero y qué construyo con mi pareja?

¿Cómo voy a cuidar y proteger mi salud?

¿De qué voy a vivir en el 2010? manutención y dinero.

¿Cómo voy a cultivar mis amistades?

¿De qué manera voy a recrearme?

¿Cómo van a ser mis sistemas de transporte y comunicación?

¿Cuáles son mis metas de capacitación y educación en el 2010? Estudios, cursos, etc.

¿Qué proyecto económico voy a inciar, para fortalecer mi patrimonio?

¿Tengo pensado algún tipo de negocio que trabaje para mí?

¿Cómo pienso enriquecer mi vida espiritual?

¿Tengo definido mi sistema de seguridad? social, físico, hogar, vehículo etc…

¿Tengo habilidades políticas o administrativas que pueda poner al servicio de la comunidad?

¿Estoy al día con mis obligaciones y tengo un buen abogado y contador para la administración de mis asustos legales?

¿Qué herramientas de la psicología necesito para fortalecer aún más mi autoestima, mi autoimagen, mi autoeficacia y mi autoconcepto?

Yo creo que este año al menos, está indicado, cumplir una promesa.

Sorderas selectivas

Yo creo que a veces desarrollamos sorderas selectivas. Y son muy prácticas cuando se trata de evadir responsabilidades. También son muy útiles cuando el material por escuchar es doloroso o dañino. Y la sordera más sutil es aquella que se da cuando “no entendemos lo que nos dicen” y sólo mucho tiempo después esas palabras cobran significado para nosotros y entonces comprendemos.

Aquella frase que dice: “no hay peor sordo que aquel, quien no quiere oír” se torna incómoda cuando habla la conciencia; o cuando el Universo se pronuncia y nos quiere decir algo, pero todavía no estamos preparados o no tenemos oídos para oír.

Se parece a aquellos padres de familia, que ven a sus hijos perfectos y solo escuchan lo que coincide con su percepción distorsionada.

Se parece aquel hijo que se muestra sordo a las recomendaciones de sus padres cuando le prohíben determinado acto peligroso.

O aquel enamorado loco, que no entiende la sabiduría de los que están afuera del enamoramiento, entonces ven, oyen y razonan diametralmente opuesto a lo que la locura del amor dicta.

“Quien tenga oídos que oiga”, sentencia el Maestro, esperanzado en la comprensión humana…pero yo creo que nuestra sordera se debe más a la falta de clarividencia, que da el oír desprevenido de contenidos prefabricados, amañados y manipulados por nuestro deseo.

En una terapia de pareja… el terapeuta recomendó a uno de los miembros de la misma, se dedicara a oír lo que el otro decía, al menos durante una semana. Esta persona muy juiciosa, consiguió una grabadora de periodista, una videocámara casera y una libreta de apuntes para no perderse nada de lo que el otro hablaba.  Cómo hizo muy bien la tarea, comenzó a descubrir muchos elementos importantes para la mejoría de la relación como tal.

Sin embargo el terapeuta, sugirió una tarea adicional. Si la semana anterior –dijo, se dedicó a escuchar lo que el otro decía… ahora, esta semana, -¡“Escuche” lo que el otro no dice!

Entonces la pregunta inquietante es: ¿qué no quiero oír?… para de esta forma poder oír y ser consciente de mis sorderas selectivas.

En este video, personas sordomudas…mostrando todo su potencial…

Amigos y amantes

Yo creo que en pareja se nos olvidó ser amigos y amantes. Y además sospecho que es importante ir más allá de la atracción romántica.

El amor pasa por diferentes niveles y momentos de interés, comenzando por la fase erótica, para pasar por la etapa del amor filial, hasta subir a las sublimes cumbres del amor de ágape.

Esto significa que la pareja evoluciona y va madurando y transformando su manera de amar. Y que no podemos quedarnos anclados en el mundo de la atracción física, porque existen otros espacios maravillosos de la vida de pareja, como por ejemplo la experiencia de la “amigabilidad”.

Sería un error creer que la intimidad sexual va a durar toda la vida con la misma intensidad y pasión de los primeros años; más aún si sabemos que existe un coctel hormonal que tiene una duración finita. Sin embargo, sí es posible cuidar y cultivar la “eroticidad” para que no muera pronto, esa relación maravillosa de amigos que ofician como amantes.

La pareja crece, cuando descubre que lo más importante es ser amigos y amantes y esto se logra con la comunicación afectiva y efectiva, la manera como se solucionan los conflictos y el cultivo del respeto, la responsabilidad y el placer.

Si observamos las parejas que sobreviven al paso del tiempo y la convivencia, encontraremos denominadores comunes, como estos:

Se convienen.
Se comunican afectiva y efectivamente.
Tienen personalidades compatibles.
Se aman profundamente.
Se desean.
Tienen centros de interés comunes.
Poseen cualidades especiales que el otro admira.
Proyectan sus respectivas inteligencias emocionales.
Se cooperan.
Son camaradas.
Trabajan para aportar económicamente.
Saben manejar el dinero.
Están en permanente disposición de ayuda.
Son fieles.
Comparten una vida social sana y equilibrada.
Cultivan y cuidad la autoestima.
Son organizados.
Evitan los “juegos de poder”.
Hacen gala de su equilibrio emocional.
Poseen altos niveles de tolerancia a la frustración.
Son pacientes con el otro.
Conocen y estudian sobre el matrimonio.
Fortalecen el sentido del humor.
Estrechan lazos con sus respectivas familias.
Cuidan su salud.
Incrementan su cultura.
Y todos los días honran su compromiso de ser amigos y amantes.

Valiosos imperdibles…

Yo creo que hay valores que no pueden perderse. Y dentro de esos valiosos imperdibles, se encuentra el valor del compromiso, que comprende a muchos otros valores.

Si se trata de la fidelidad, ahí tenemos el mejor ejemplo para el compromiso. En otras palabras, se trata de ser fiel al compromiso. Aunque en algunos círculos se entiende la fidelidad desde el punto de vista sexual, en el fondo lo que significa básicamente, es respetar el compromiso.  Si con la pareja se llegó a un acuerdo tácito o explícito en relación con la exclusividad, estaríamos faltando a ese compromiso en particular. Y no estamos hablando solo de los cuerpos o de lo que se hace con ellos, sino del respeto por la intimidad, la comunicación y la vida en particular que se va construyendo con el otro. Pues el compromiso no puede perderse en la enfermedad, la pobreza, o la tristeza como se promete en el rito matrimonial, pues el otro tiene la esperanza y el compromiso de acompañar en todo momento.

Por eso ser fiel a la palabra, implica honrar los compromisos. Si se quedó con alguien en cumplir una cita a determinada hora, lo correcto es ser puntual y cumplirle. Porque esa persona creyó en tu palabra y en tu actuación.

Así la fidelidad y el compromiso se complementan de manera especial cuando se trata de prometer un acto futuro.

Quien se compromete, adquiere un compromiso y no solo para con otro, sino para consigo mismo. Pues se trata de controlar la conducta para no fallar.

Cuando el otro es un niño, con más razón hay que cumplirle para que no pierda la fe en la palabra de sus mayores y pueda, cuando sea grande, llevar el mismo ejemplo y testimonio de vida, pues cumple su palabra.

Esto quiere decir que el respeto, la fidelidad y la responsabilidad hacen parte del valor de los valores, en mi concepto, el compromiso.

Para educar un niño en los valores, el ejemplo de sus mayores es fundamental… ¿qué estamos haciendo para auto-monitorear nuestra conducta?