El lugar es aquí y el momento es ahora.

ciencia ficciónYo creo que el lugar es aquí y el momento es ahora.

A lo largo de mi vida consciente, he venido reflexionando sobre la naturaleza humana.

Y este encantamiento en parte, desde niño, se lo debo a las películas de ciencia ficción.

Recuerdo que, en compañía de mi padre, pasábamos buenos ratos frente a la televisión, disfrutando de la magia de los metrajes de este género. Sin embargo, lo más apasionante era la avalancha de preguntas que surgían, no por la vida extraterrestre, sino por las dudas que me generaban las dinámicas psíquicas de los protagonistas.

Pienso que esto fue el origen de mi elección vocacional para estudiar la conducta humana. Porque en estas producciones cinematográficas, de viajes interplanetarios, sigo encontrando fascinación por la psicología profunda.

Los guionistas y directores, (más allá de los combates intergalácticos que, hoy en día, están plagados de efectos y sonidos especiales), deben llenar los momentos que se dan entre batalla y batalla estelar, con personajes que tienen una vida privada, al interior de las naves espaciales.

Rememoro un episodio de “Viaje a las Estrellas, La nueva generación”, donde hay un androide que, por supuesto carece de reacciones humanas y le suplica a su ingeniero constructor y programador, que le dote con dichos sentimientos, pues él quiere vivir esas experiencias “maravillosas” que tienen sus compañeros de la tripulación.

Al terminar el capítulo, el humanoide se encuentra abatido por la angustia que le genera el amor, la sexualidad, el odio, la codicia, la envidia, la ira, la gula, la lucha por el poder y la búsqueda de placeres desenfrenados. Y finalmente decide suprimir esas cargas emocionales, por lo difícil que es para él, soportarlas y comprenderlas.

Ahora entiendo el oficio del psicólogo cuando pretende ayudar a aquellos que dotados con la capacidad de amar y por lo tanto de odiar, sufren y se mueven en un mar de emociones encontradas. Porque al fin y al cabo el odio no disminuye con el odio, sino que disminuye con el amor.

El manejo del tiempo en los humanos es conflictivo y dañino. Quedarse apegado al pasado no permite el avance y adelantarse al futuro le llena de miedo sin sentido y fundamento.

En el ahora, es preferible extasiarse con el milagro que encierra la vida cuando aprendo a vivirla como viene y no necesariamente como yo desearía.

Porque a veces para entender es necesario olvidar lo aprendido. Y es precisamente en el desaprender que me he embarcado en este año buscando la paz adentro, y no afuera, como lo pretendí durante muchos años.

Soy lo que pienso, en consecuencia, en eso me convierto.

Este año estoy más dedicado a sentir la vida en vez de pensarla. Por lo tanto, este es el lugar y el momento es ahora… porque no hay más.

Entre la ofensa y el olvido.

pexels-photo-8711095Yo creo que como decía Sōsan, también conocido como Sengcan, – “Cuando la mente existe imperturbada en el Camino, nada en el mundo la puede ofender. Y cuando nada puede ofender, algo deja de existir”-.

El ego y la expectativa hacen mucho daño.

En estos últimos días me ha sorprendido el incremento de los incidentes callejeros provocados por la carga emocional y el estrés, así como por las expectativas que tiene el ego de ser reconocido.

Ya sea en la calle o en la propia casa, la intolerancia campea, cuando la ofensa se produce fácilmente y algunas veces de manera inconsciente.

Cada vez son más frecuentes los casos de violencia intrafamiliar que reportan los diarios y las autoridades y la manera fácil y espontánea como se detonan dichos conflictos.

Reflexiono y entonces me doy cuenta de que, como todos, estoy en El Gran Camino. Y en ese proceso de caminar la vida, continuamente me encuentro con situaciones emocionales que se tornan difíciles cuando tengo preferencias. Es decir, el proceso sería más fácil si no tuviera opciones preferidas.

Y nuevamente cito a Sōsan cuando sostiene que: – “…si el amor y el odio están ausentes, todo se vuelve claro y sin disfraz”-.

puente en el caminoLo que estoy aprendiendo es que, si deseo ver la verdad, no debo tener opiniones a favor o en contra de nada. Porque si lo hago, así sea la más pequeña distinción, el cielo y la tierra se separan infinitamente.

En este año que comienza sé que no debo contraponer lo que es de mi gusto, a lo que me disgusta, porque termino afectando la mente, ya que cuando el significado profundo de las cosas no es comprendido, la paz esencial de la mente se perturba en vano y el cuerpo paga las consecuencias.

Así que El Camino es perfecto, como el vasto espacio, cuando nada falta y nada sobra.

Y mi expectativa de ver cumplimentado el ego es un esfuerzo inútil, por lo tanto, es innecesario cualquier movimiento en esa dirección.

Yo creo que, entre la ofensa y el olvido, lo mejor es la mala memoria.

Lo que me enseña la naturaleza humana.

pexels-photo-3171811Yo creo que la naturaleza humana tiene aún muchas cosas por enseñarme.

A propósito de estas fechas, donde los amigos y familiares se reúnen para celebrar el fin de año, no deja de sorprenderme la manera como lo inconsciente aflora de manera sutil y taimada, cuando se muestra con todo su esplendor, aunque no para todos los asistentes a estos eventos sociales.

Lo que intento decir es que el licor se vuelve el mecanismo elegido para dejar escapar aquello que se reprime.

Salen a la superficie, los amores, desamores, frustraciones y pasiones escondidas, así como la agresividad guardada durante meses que, al descuido de los “libadores”, se muestra con toda su magnitud.

El paisaje es variopinto, pues al otro lado del salón se siente el regocijo de aquellos que se reencuentran para celebrar la vida y los triunfos del año que termina.

Mientras que, en la otra esquina, observo los más tristes por un año que termina, sin colmar sus expectativas, sumado a la incertidumbre del año que comienza.

Los abrazos se convierten en bálsamo para los viejos que aun disfrutan de la memoria suficiente para recordar de quienes provienen las expresiones de afecto, aunque sus oídos, ayudados por aparatos agudos, se convierten en tortura y estorbo cuando la música festiva supera el volumen y se hace imposible conversar.

pexels-photo-5778892Los niños disfrutan de los regalos y las viandas, mientras los adultos conversan de temas difíciles por aquellos puntos de vista encontrados, que por supuesto terminan en debates inútiles.

Y en la cocina un grupo diverso de expertos culinarios aportan sus conocimientos para elaborar la mejor natilla, los buñuelos más redondos y el chicharrón crocante que se ganará los elogios de la concurrencia.

Mientras esto “sucede afuera”, dentro de mí hay paz y serenidad. Le doy gracias a la vida por todos los dones recibidos y observo con esperanza el horizonte de lo que está por venir.

Todo sucede como debe suceder pues la vida está llena de sorpresas, algunas gratas y otras no tanto, pues al fin y al cabo la vida es eso una sucesión maravillosa de eventos sorprendentes precisamente por mi incapacidad para predecirlos.

La familia lo primero jcpmSe que termino con balance positivo porque todo lo que me sucedió en este año, sirvió para mi aprendizaje y crecimiento personal, porque el dolor también tiene su ventaja y los triunfos si no los se interpretar, se convierten en somnífero que impide estar plenamente consciente.

Yo creo que la naturaleza humana tiene mucho potencial para construir y destruir y que el sagrado arte de vivir consiste precisamente en saber cuándo comenzar y cuándo terminar los ciclos.

El niño creativo y soñador que me habita.

Yo creo que el niño interior, cuapexels-photo-1148998ndo se mantiene vivo, no necesita pretextos ni excusas para manifestarse.

Aunque esta certeza apenas la hago consciente, percibo que me viene acompañando desde hace mucho rato.

Hubo un tiempo maravilloso, en el cual el treinta y uno de octubre era un día mágico y especial, porque representaba la oportunidad para expresar el niño creativo y soñador que me ha habitado.

Porque en esta fecha en particular, está permitido mostrar el verdadero yo, y por ello es fascinante, porque en los otros días del año el yo vive oculto detrás de muchas máscaras.

Entonces durante todo el año, el disfraz es obligatorio para obtener respetabilidad y ofrecer una apariencia de solvencia y control social en virtud de la representación que debo hacer frente a los demás, sobre todo si se tiene mucha expectativa sobre el qué dirán.

Sonreír es una máscara perfecta cuando quiero lograr algo de otra persona, aprendizaje temprano de todo bebé, que sabe que sonreír es una estratagema valiosa a la hora de procurar afecto.

O poner cara de enojo y de manera selectiva, cuando deseo manipular el entorno y generar un desorden emocional en los incautos que se dejan amedrentar por este tipo de estrategia.masked-ball-1176145_960_720

Se que todo esto tiene un toque maquiavélico. Me pongo una máscara para ir a trabajar. Otra para estar con mis amigos. Más tarde y es la más compleja y elaborada, cuando uso maquillaje para conquistar a mi pareja y lo más difícil cuando en la intimidad y merced a la convivencia, el andamiaje se cae porque debo ser yo mismo sin trampas ni escondijos.

Tengo para la venta el disfraz del alegre, del manipulador, del asustado, del neurótico, del seductor, del ofendido, del inseguro, del solapado, del triste, del millonario, del pobre, del catastrófico, del “de malas”, de la víctima, del salvador, del victimario porque ninguno de ellos ahora me sirve para nada… ya no los necesito.

jcpmLo curioso del asunto es que, para todos estos papeles, tengo público, que me aplaude y patrocina en este intrincado juego de la máscara.

Definitivamente el yo está enajenado.

Entonces el último día de octubre, observo en la calle, trajes pintorescos y maquillajes perfectos y muy significativos, de monja, policía, superhéroe, delincuente, prostituta, príncipe de la india o personaje de ciencia ficción todopoderoso.

Como el deseo está proyectado en el disfraz, y saca a la luz la propia sombra, cuando me pongo un disfraz, me oculto, para observar, y ser mirado… Mezcla de narcisismo, y fantasía infantil para jugar por una noche, a ser el personaje que ha creado el deseo.

Yo creo que cuando la máscara es lo habitual, el día de los disfraces, sale mi niño interior y se manifiesta lo inconsciente… con permiso.

Vida real.

Alcázar SevillaYo creo que a veces me invade la sensación de irrealidad. Es decir, con frecuencia me pregunto si es real la realidad o más bien es una construcción subjetiva de mi parte.

En otras palabras, que lo que veo o percibo depende de mi mundo mental interior.

Y me voy por lo último, porque todo depende del cristal a través del cual se mire.

Esta mañana mi recorrido turístico va por las calles de Sevilla en España. Frente a mí el Real Alcázar de Sevilla, un impresionante conjunto de construcciones amuralladas logradas en diferentes momentos de la historia.

Alcazar SevillaEl palacio original se edificó en la alta edad media. Todavía se pueden observar algunos vestigios del arte islámico, así como, resultado de la etapa posterior a la conquista castellana, una zona palaciega mudéjar y otra de estilo gótico.

Como ya es común en las edificaciones antiguas en España, las reformas posteriores fueron añadiendo elementos renacentistas, manieristas y barrocos.

Aquí se encuentra la residencia de los miembros de la familia real española cuando visitan Sevilla, lo que hace que sea el palacio real más antiguo de Europa, que todavía se usa como morada.

Al observar cada detalle y rincón del Alcázar, y conocer las historias de celos, guerras y dificultades de los reyes y gobernantes, me pregunto: – ¿tanto lujo y ostentación, ha valido la pena? – ¿Esta es la vida que sólo merece vivirse como la narran los cuentos de hadas?

Buda dijo: “Considero las posiciones de reyes y gobernantes como motas de polvo. Observo tesoros de oro y gemas como tantos ladrillos y guijarros. Veo las túnicas de seda más finas como harapos andrajosos. Veo miríadas de mundos del universo como pequeñas semillas de fruta, y el lago más grande de la India como una gota de aceite en mi pie. Percibo que las enseñanzas del mundo son la ilusión de los magos. Discierno la más alta concepción de la emancipación como un brocado dorado en un sueño, y veo el camino sagrado de los iluminados como flores que aparecen en los ojos de uno. Veo la meditación como el pilar de una montaña, el Nirvana como una pesadilla diurna. Considero el juicio sobre el bien y el mal como la danza serpenteante de un dragón, y el ascenso y la caída de las creencias como huellas dejadas por las cuatro estaciones”.

Real alcazarContinúa Buda expresando que: “Una de las cosas más poderosas que podemos hacer como criaturas mortales que percibimos un cosmos fugaz desde una posición precaria, es darnos cuenta de que todas las cosas son fugaces”.

Porque: “Todas las cosas están hechas de la misma materia perfectamente imperfecta que todo lo demás. La permanencia es tanto una ilusión de la realidad como el poder es una ilusión de la cultura. Lo sabio es ser consciente de ambos. Y a veces eso requiere una crueldad intelectual y una despreocupación imaginativa”.

JuanCarlosPosada SevillaEspañaYo creo que, como todo es impermanente, debo entender que el oro y la riqueza son relativos, así como la fama y el prestigio, porque al igual que la fruta… se pudren.

Porque lo que crece y florece eventualmente tiene que morir.

Pero como dijo Rumi, “Tal vez esté buscando entre las ramas, lo que sólo aparece en las raíces”.

Decir lo que siento…o sentir lo que digo.

Juan Carlos Posada Mejía Psicólogo Psicoterapeuta GestálticoYo creo que la vida ni es buena ni es mala, he descubierto que la vida es la oportunidad para hacer algo con ella…es decir lo bueno o lo malo de la vida…depende de mí.

Y esta reflexión viene a cuento luego de todos estos años vividos, donde corroboro una vez más que todo depende de la manera como se mire.

No sé si el secreto esté en decir lo que siento, o más bien en sentir lo que digo.

Al fin y al cabo, lo que importa es la plena conciencia de lo que digo y cómo lo digo, porque lo siento. Sin embargo, requiere de valentía.

En el sagrado arte de vivir el coraje es obligatorio para enfrentar las críticas de los demás cuando no estás alineado con sus expectativas. Entonces expresar lo que se siente, no siempre es bien recibido porque va en contravía de la falsedad y apariencia… cosa que se acostumbra hoy.

Por ello lo importante en la vida es el esfuerzo, no el triunfo; porque la verdadera gracia está en el proceso, no necesariamente en el resultado.

Puedo ver en las pérdidas muchas ganancias cuando se tiene la mirada puesta en el mensaje oculto que trae la ausencia y la poda.

Como lo explica aquella expresión que todavía ronda mi cabeza cuando en su momento pude entenderla: “solo cuando te alejaste, te vi… porque necesité no verte…para verte”. Este es el verdadero tesoro de la pérdida.

Así como lo expresa el filósofo Séneca cuando afirma: “Para ser feliz, hay que vivir en guerra con las propias pasiones y en paz, con las de los demás”.

Curiosamente he necesitado la vida entera para aprender a vivir, y también, para aprender a morir y en este caso no me refiero a la muerte física, sino más bien a la muerte del ego y de la expectativa con respecto a los demás.

Los enemigos declarados, son visibles y sé qué puedo esperar de ellos. Pero aquellos odios de los que no soy consciente me hacen más daño precisamente porque desconozco su origen.

En todo caso mientras más conozco la naturaleza humana más entiendo lo importante de anticipar las consecuencias de mis palabras… pues todavía sigo preguntándome si lo mejor es ¿decir lo que siento? o mejor ¿sentir lo que digo?… de todas maneras, es un riesgo que puedo correr a discreción.

Yo creo que la vida me ha enseñado a ver las cosas como son… y no como lo dicta mí deseo.

Por lo tanto, en el sagrado arte de vivir voy a seguir sintiendo lo que digo para decir lo que siento.

El espejo roto.

pexels-photo-4878678Yo creo que es tiempo para un Koan.

Un monje le preguntó al maestro de Kegon, Dao-Xuan: «¿Cómo regresa un iluminado al mundo ordinario?».

Dao-xuan respondió: «Un espejo roto nunca vuelve a reflejarse; las flores caídas nunca vuelven a las viejas ramas”.

Durante estos días he meditado largamente este Koan.

Lo primero que se me ocurre preguntarme para iniciar el análisis es: si el iluminado es el espejo roto o más bien el espejo roto es el mundo ordinario.

Así las hojas caídas no regresan a las viejas ramas porque es un proceso vencido, terminado y no tiene sentido volver atrás si ya se ha dado un paso adelante gracias a la iluminación.

Un año después, soy distinto, me siento distinto. La enfermedad y la quimioterapia me hicieron darme cuenta de la finitud.

La diferencia está en que ahora, la conciencia me permite ver más claro y al mismo tiempo entiendo que todo está dispuesto para la trascendencia.

Entonces como un relámpago desde lo más profundo de mi memoria de estudiante universitario, llega la imagen del libro de Michael Ende, El espejo en el espejo, y que recuerdo se lo presté a la mujer que en su momento amé con locura y sé que nunca me lo devolvió porque fue su manera de quedarse con un pedazo de mí.

El pasaje del texto es este:

“Caminantes en el ajetreo del mundo estamos sin meta en el tiempo.
Sólo a través de un amor puro desinteresado llegarás al ahora y aquí.
Alma prepárate: ¡ahora y aquí es la eternidad!”.

Desde ese día comprendí que he venido a observar el reflejo de mi alma en una corporalidad que engaña pues con sensualidades y seducciones desvía el encargo mayor que consiste precisamente en romper el envase para que lo contenido se libere. De ahí la importancia de no volver al espejo

La ruptura del espejo tiene un simbolismo poderoso, porque al estar roto me obliga a ver más allá.

Así descubro que las viejas ramas no son lugar para el refugio, porque lo que allí buscaba era una ilusión perceptual, tan engañosa como dañina pues me hizo creer durante mucho tiempo que eso era felicidad.

Al romperse ambas cosas, las ramas del engaño sensual y por supuesto el espejo de la vanidad autorreferente, me libero de la atadura de las creencias limitantes y los prejuicios enseñados por una cultura de la apariencia, que le tiene mucho miedo al qué dirán.

Al romperse el espejo no tengo otro remedio que ser yo mismo, sin necesidad de máscaras ni filtros, para que de esta forma sentir la infinita paz de la autenticidad.