Cómo vivir mejor con menos…

Yo creo que si es posible vivir mejor con menos

Sin embargo me podrán preguntar: ¿menos qué?

Dice Mahatma Gandhi: “Un ser humano, debería ser siempre más grande que lo que hace y más precioso que lo que posee”… esto significa que, para una sociedad materialista, donde lo importante es tener y no ser… no podemos seguir valorando a las personas por lo que tienen, ni mucho menos por lo que hacen, profesionalmente hablando, si no más bien por su esencia como personas.

En palabras de Mark Twain: “la civilización es la multiplicación ilimitada de innecesarios necesarios“.  En este orden de ideas, el materialismo, la competencia, la fiebre del prestigio, la envidia y la falta de humanidad son, sin lugar a dudas las enfermedades sociales del siglo XXI y esto de alguna manera produce estrés, depresión y ansiedad.

De otro lado Scott Nearin sostiene que “una economía de mercado necesita empujar y engañar a los consumidores a comprar cosas que ni necesitan ni desean, obligándolos así a vender su fuerza de trabajo como medio para pagar sus adquisiciones”.

Entonces nos asalta la duda: ¿Qué es vivir?  

O la pregunta más directa: ¿Cómo estoy viviendo? 

Y tal vez, la más trascendental: ¿Para qué vivo?  

La vida es un viaje a través del tiempo en un determinado espacio. Y durante ese camino, buscamos status para proteger nuestra reputación.  Así,  ¿Qué es lo que hay que defender?  

Vivimos para rodeamos de posesiones innecesarias. Creemos que la felicidad es la comodidad, la seguridad y el dinero. Con el “slogan” de ganar más para gastar más, la sociedad de consumo diseñó un inmenso aparato que nos inventa necesidades y nos hace creer, que tal o cual bien o servicio, nos hará felices… y en el fondo, lo único que logramos es cubrir un vacío emocional interior, que nos deja aún más insatisfechos.

El problema está en cómo nos han vendido la idea de que la posesión de cosas nos proporciona comodidad, seguridad e imagen de éxito.   La sociedad de consumo nos crea un mundo de experiencias que generan emociones y escapes muy peligrosos. 

Podemos tomar conciencia, de cómo esa inmensa industria del deseo nos manipula y nos hace sus esclavos, pues de la mano del deseo se presentan la envidia y la codicia, enemigos mortales del buen vivir.

Entonces la propuesta es: Vivir mejor con menos dinero.  Vivir mejor con menos problemas de apariencia. Vivir mejor consumiendo menos.  Vivir mejor con menos contaminación.  Vivir mejor con menos manipulación gracias al qué dirán.  Vivir mejor con menos estrés por buscar aprobación.

Según el Doctor Schumacher “Las necesidades materiales del ser humano son limitadas y bastante modestas aunque nuestros deseos materiales pueden no conocer límites“. 

Los tiempos económicos han cambiado;  frente a las alzas de la canasta familiar, nos encontramos desarrollando los mismos oficios y labores profesionales, aunque mal remunerados.  El secreto está en redescubrir lo que realmente se necesita, en vez de aceptar lo que los otros dicen que uno desea.  Por lo tanto es importante distinguir entre necesidades y deseos

La tarea es ¿ser o parecer

El poder está en centrarse menos en las cosas y más en la calidad de las relaciones con las personas.  La autoestima no puede depender de lo de afuera o del qué dirán.

Si continuamente afirmas: ¡Me siento un desposeído, si no tengo vehículo propio! entonces este tipo de eventos exteriores te harán sentir inferior, porque tu valor depende de la marca de tu carro o de tu celular.

No nos gusta admitir que tenemos miedo y entonces le damos al miedo otros nombres como ira, estrés o tensión. 

Recordemos que la tranquilidad vale mucho. Y dicha tranquilidad nace de la libertad y somos libres cuando no dependemos.

Cómo le damos demasiada importancia al qué dirán, sufrimos una compulsiva obsesión por el logro. Entonces, el trabajo más importante, está centrado en nosotros mismos, porque nos permite darnos cuenta de la hipocresía de nuestro estilo de vida; pues, hemos sido educados para el triunfo, para alcanzar metas, no para caminar en el proceso del éxito, por lo tanto cualquier retroceso en el camino huele a derrota.

La idea es desaprender. Y ver los obstáculos de la vida como excelentes oportunidades.

Una vez que aprendamos a liberarnos de la lucha por adquirir más,  llegaremos a desprendernos de objetos, ambiciones e ideas de poder.

Es obligatorio renunciar inteligentemente, para poder ganar vida. 

El cambio se da, como consecuencia de nuestra nueva actitud frente a las cosas.

De todas maneras las renuncias producen dolor.  Como decía Buda: “El dolor existe… lo que no debe existir: el sufrimiento; pues el sufrimiento nace cuando nos resistimos al dolor”.

Entonces para comenzar con pequeñas tareas, recomiendo:

  • Utilizar un automóvil ahorrador de combustible. 
  • Evitar el uso innecesario de tarjetas de crédito
  • En el supermercado sólo tomar lo básico, preguntándome ¿Es necesario llevar este producto para sobrevivir o si no, muero?  
  • Pagar en lo posible de contado.
  • Gastar proporcional a lo que gano. 
  • Ahorrar el 10% de los ingresos
  • Romper el condicionamiento de la publicidad
  • Saber que las apariencias engañan
  • Y sobre todo principalmente, aprender a decir NO.

Definitivamente si me propongo, puedo vivir mejor con menos!

****************************************************************
Para quien desee ampliar estas ideas, sugiero las siguientes lecturas:

Helen and Scott Nearing.  Living the Good Life Shocken, New York 1970
Manfred Max Neef con la colaboración de Antonio Elizalde y Martín Hopenhayn. Desarrollo a Escala Humana, Editado por: Nordan Comunidad, Montevideo, Uruguay, 2001.
Patrick Rivers. Vivir Mejor con Menos, Editorial Cuatro Vientos, Santiago de Chile, 1995.
E. F. Shumacher. Lo Pequeño es Hermoso, Ediciones Orbis, Buenos Aires, Argentina, 1983.
E.F. Shumacher in Resurgence March/April 1975

8 comments

  1. Omar A. Rincón   •  

    Totalmente de acuerdo con lo que dices J.C.. Siempre he percibido que vivimos en una ciudad demasiado light y llena de apariencias me cuestiono la forma en que se están educando las nuevas generaciones. Gracias por tocar un tema tan vital para construir una mejor ciudad.

    ***************************************************************************
    Lo importante es que los mismos padres de familia formemos en el control del gasto… es un estilo que se copia. Ser organizado en lo que se gana y lo que se gasta. Otra cosa es querer comprar afecto y aprobación a partir de regalos y generosidades innecesarias. Los hijos se ganan con amor respetuoso, no con dinero.

    Gracias Omar por tu comentario Juan

  2. Adiela   •  

    Demasiado amplio, cuestionador e interesante este tema y más para quienes estamos en la hermosa misión de educar a nuestros hijos y modificar ciertas creencias.

    Definitivamente hay que priorizar el “SER” sobre el tener”.

    Gracias Juan, por tan importante y aportantes reflexiones.

    ***************************************************************************
    De las cosas mas difíciles de ser padres, es aquella relacionada con el proceso de ser modelo de vida. Por lo tanto es importante hacernos de vez en cuando la pregunta: ¿cómo estoy viviendo? y ¿qué ejemplo de vida estoy dando?. Somos espejos los unos para los otros. ¿Qué ven tus hijos en tí? Juan

  3. Myriam de Santamaria   •  

    Juan Carlos:
    Encontrarlo en tan maravilloso aporte a la sociedad, es bien gratificante. Usted lo viene diciendo hace rato,y muy saludable que lo siga ensañando a traves de este medio. Felicitaciones y gracias por sus sabias reflexiones

    ****************************************************************************

    Myriam, gracias por tus comentarios. Cualquier medio es bueno para llevar mensajes que permitan el arte del buen vivir… Abrazos Juan

  4. Eliana   •  

    Querido Juan Carlos, personalmente creo que se vive mucho mejor con más. Más de todo: más espiritualidad, más altruismo, más lectura, más amor y por supuesto más dinero. En nuestra sociedad existe un falso pudor hacia el dinero y lo material proveniente de quienes creen que ser rico y aspirar a tener mucho dinero está reñido con la espiritualidad; y digo falso pudor porque a la mayoría de nosotros nos gustaría vivir holgadamente, con más dinero y mejor calidad de vida, en una casa hermosa, poder viajar, tener un carro último modelo, ropa fantástica pero al mismo tiempo criticamos a quienes tienen bastante o hacemos afirmaciones que contradicen lo que cualquier persona desea que es vivir bien en todo sentido… yo pienso que estamos en esta sociedad y podemos ser felices en ella, comenzando por cambiar nosotros y ser coherentes en nuestra vida entera.

    Tener mucho es fabuloso en todo sentido.

    Un abrazo cordial,
    Eliana

    **********************************************************************
    Tienes razón, Eliana. El problema no es el dinero, sino la ansiedad que genera en algunos, cuando suplantan su ser, por el tener. Lo importante no es Tener, sino Ser. Ser persona, Ser creativo, Ser generoso y permitir que la riqueza en todo sentido fluya, desde la fe. Juan

  5. AURA LIGIA ROMERO RESTREPO   •  

    Cordial saludo Juan Carlos,

    Yo añadiria que tenemos grandes verdades registradas en nuestro manual de vida “la Biblia” que sería interesante traer algunas a memoria. El maestro nos enseño que la “raiz de todos los males es el amor al dinero” “porque donde este vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón”.
    “porque nada hemos traido a este mundo y sin duda, nada podemos sacar”
    verdades incuestionables.
    Dios lo bendiga y le siga dando sabiduría, pues Santiago nos dice que hay sabiduría humana y de lo alto, y esta última es pura, pacífica, amable, y de buenos frutos…

    ***************************************************************************
    ahora, lo importante ahí, es averiguar de qué tesoro se trata… Juan

  6. Goya   •  

    Hola Juan Carlos
    Me encanto este articulo, sobre todo hoy dia que nuestra sociedad esta tan equivocada al querer juzgar a los demas por lo que tienen y no por lo que son.
    El dinero es bueno, como un medio para sobrevivir y tambien para nuestro disfrute, lo que no esta bien es tenerlo como el dios de nuestra vida.
    Alli radica el problema, permitir que las cosas materiales nos conviertan en objetos y nos olvidemos de Dios.
    http://elsecretoparaserfelices.blogspot.com/
    **************************************************************************
    La vida nos regala continuamente oportunidades, lo importante es ver la oportunidad. Juan

  7. elizabeth   •  

    Felicitaciones por interesarte en estos temas, pork veo k la vida de hoy se suscribe solamente en el tener, en el materialismo, nos olvidamos de vivir, de ser por el tener, es un caos lo que se esta viviendo, una sociedad solo para el consumo, y los principios fundamentales, se quedaron atrás, estamos en una sociedad enferma, me confunde la situación, que bueno gente como usted,que esta parado en la tierra y k nos ayuda a los que vemos la situación a conscientizarnos mas. Gracias Dios te de mas sabiduria para ayudar a esta sociedad.

    *********************************************************************
    Gracias Elizabeth. Entre todos vamos tomando conciencia y descubrimos que en el consumismo, cubrimos nuestros vacíos interiores… Hay otra forma de vivir sin necesidad de consumir por consumir Juan

  8. william   •  

    …Que decir de esto…es bueno saber que no estamos sólos, que aún existen luces deabulando por un mundo ruidoso y efímero, el blog es un llamado a la reflexión, a evitar ser conducidos por cause de una sociedad de consumo cada vez más canival. Por que el fin último de la vida es el AMOR, en todas sus manifestaciones…

    “HAY QUE VIVIR EN LO SENCILLO PERO TENIENDO PRESENTE LO ESCENCIAL”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>